God´s Toys capítulo 7: Plan “L.A” (Lancha Artillada) Inicia. (Parte 1)

Cap 7 Plan “L.A” (Lancha Artillada) Inicia. (Parte 1)

En el momento que salí del gremio pude divisar brevemente a un grupo de personas con los mismos collares que los tripulantes del “Sea Goblin”, esclavos.

Al seguirlos por un tiempo llegué a la parte “acaudalada” donde el comercio aflora y tanto ciudadanos de altos ingresos como la nobleza compraban sus “necesidades” y gustos con amplia comodidad.

Este grupo en donde estaban amarrados con largas sogas que empezaban en las manos del primero siguiendo por su cuerpo y atando a las manos del segundo y así sucesivamente, parecía una forma casi natural en la que estas personas, ahora “mercancías”, eran llevadas; pude notarlo ya que las miradas de las personas eran más evaluando que juzgando, aunque pude ver caras de disgusto, no estoy seguro de si es por disconformidad o por asco. Algo importante a tener en cuenta, todos los esclavos de esta vez parecen tener orejas de algún tipo de animal.

Si, ellos son probablemente semi-humanos.

Por el contrario de lo que uno imaginaria, la tienda esclavista es un lugar muy limpio y bien decorado, si quitamos el hecho de que hay personas exhibidas como si fueran golosinas.

Entre ellos hermosas mujeres con curvas que harían suspirar a cualquier hombre, unas al lado de las otras, bellezas exóticas albinas, morenas de mirada seductora, todas mujeres que tendrían un uso particularmente “definido” dentro de esta sociedad, por otro lado también hay hombres y de todo tipo, aunque mayormente se enfocan en el típico “macho musculoso” aunque puede que sea por puro placer que los expongan, tal vez alguno le dé un uso más laboral que de placer, sea como sea estos son los esclavos VIP o los más costosos, lo que tienen todos en común, hombres y mujeres, es que parecen ser bañados en alguna clase de aceite, lo que para mí es bastante repugnante.

Caminé por este pseudo pasillo ignorando a los alrededores lo cual parece ser poco habitual, ya que algunos se sorprendieron cuando ignoré a las bellezas cautivadoras, sin perder el tiempo llegué a donde una hermosa esclava estaba esperando a los clientes.

-Buenos días señor, ¿en qué podemos servirle? Esta es la casa de esclavos de L´flanet y nuestro lema es “Cumplimos todos los gustos sin hacer preguntas”, ¿Desea vender esclavos o comprarlos?-

Así que este lugar también compra esclavos… interesanteno me sorprendería si este lugar fuera utilizado para lavar dinero o vender esclavos ilegalmente sin que nadie se dé cuenta.

-Vengo a comprar esclavos, me gustaría ver un grupo de esclavos dentro de las 5000 monedas de oro.-

-Correcto, ¿Sería molesto si fueran semi-humanos?-

-Para nada, no me molesta.-

-Entonces por aquí.-

La joven esclava vestía un lindo y practico vestido que llegaba hasta las rodillas, se ajustaba a sus curvas naturales, pero no exponía demasiada piel, solo su espalda estaba expuesta pero la zona del pecho tenía una abundante cantidad de tela y sin mucho escote expuesto.

Me guio hasta una habitación donde había una meza con bocadillos y té, probablemente traídos para atender a los clientes mientras espera, así como un sofá unipersonal.

Al otro lado de los muebles está el suficiente espacio como para formar en fila uno al lado del otro a aproximadamente 10 personas.

-Disculpe la demora… aquí hay algunas personas.- dijo mientras entraba con una tetera caliente y detrás de ella 5 personas, todos semi-humanos.

-No hay problema.-

-Me alegra oírlo, bien ustedes fórmense en fila.- sin decir una palabra los 5 se pusieron en fila uno al lado de otros y todos mirando hacia mí con cierta emoción, en algunos podía verse algo de nerviosismo, en otros, preocupación, una particularmente desprendía cierta sed de sangre.

-Estos son esclavos semi-humanos que llegaron hoy, dentro del presupuesto que usted dio cada uno de estos vale 1000 monedas de oro, claro tienen sus fallas.- explicó despreocupadamente.

Me acerqué a los esclavos y los miré, tres chicas y dos varones…

Las primeras dos con un cuerpo delgado, su altura es aproximadamente 160cm, sin mucho pecho en realidad, sus orejas y cabello blanco, aunque me parecían extrañas sus orejas particularmente, ¿son felinos?

-Disculpen, ustedes dos … ¿Qué raza son?-

-Huh… yo… yo…-

-Permítame responder por favor, mi hermana esta algo asustada.- interrumpió la chica de al lado de la primera, son muy similares se nota el parentesco con facilidad.

-Por favor, no es problema… entonces…-

-Somos de la tribu Puma, nosotras en particular somos pumas albinos.-

-Ya veo.-

¡Pumas albinos! Solo una pequeña cantidad de ellos sufrirían lo que se denomina albinismo, de hecho, es una afección genética que solo se da entre padres con la misma afección por lo que es una línea de sangre con albinismo… ¡Son especies únicas! Probablemente edición limitada.

Mi corazón de coleccionista reacciono ante el estímulo, aunque no son objetos no hay forma de que no las quisiera adquirir. Por otro lado ¿no son muy baratas? Pagaría hasta 20mil monedas de oro por cada una.

Aprovechemos el “Bug”.

Cambiando mi punto de vista a la chica que es más alta, ella tiene orejas largas y puntiagudas junto a unos cuernos algo ramificados, no estoy seguro de que animal será, pero lo más seguro es que venga de la rama de los herbívoros, un alce o algo similar. Su altura cerca de 170 cm la hace incluso más alta que la vendedora esclava, sus pechos… bueno no son GRANDES, pero son de buen tamaño, algunas curvas naturales que su cuerpo posee me dicen que está en una edad cercana a los 19 años.

-Cuál es tu especie.-

-…-

-Oh disculpe, ella está entre los esclavos económicos ya que nadie nunca le saco una sola palabra ni siquiera bajo tortura.-

¡Bajo tortura dijo! Pobre chica ¡¿Qué diablos están pensando?!, puedo ver ligeros rastros de lo que ahora son cicatrices. Es probable que “mucho” no alcance para definir lo que vivió, ella es la que tiene los ojos llenos de sed de sangre.

-Déjame decirte algo, soy mercenario y no pienso aliarme a ningún país, por lo tanto, si estallara un conflicto podría matar a tantos como quisiera y hundir barcos de los países que quisiera.-

Sus ojos se fijaron en mi con aún más intensidad, la hostilidad hacia mi persona era aun mayor de lo que fue en un principio, ahora sé porque es así.

-Pero… quiero preguntarte una cosa. ¿Cuál es tu ambición?-

Cuando escuchó mi pregunta su rostro cambió a una fuerte expresión de sorpresa, sus labios comenzaron a temblar y algunas pequeñas lagrimas se juntaban en sus ojos. Esta es toda la rabia que tiene reprimida y quiere dejar salir, ella es probablemente una bomba de tiempo que puede beneficiarme.

Poco a poco abrió su boca y dijo unas pocas palabras.

-Quiero… asesinar a cada soldado del imperio.-

Al mirarla levanté mi mano y ella cerro instintivamente sus ojos, pero al contrario de lo que esperaba solo le di unas palmaditas en su cabeza.

Con sus ojos ahora abiertos de par en par me miro con confusión, ella no tiene idea de cómo reaccionar.

-Ahora dime, ¿Cuál es tu especie?-

-P-pertenezco a los Deer Folk.-

¡Un ciervo! Aquí esta… un momento ¿No son los ciervos amables herbívoros? Como fuera, es una especie realmente hermosa, aunque ella derrame sed de sangre como grifo averiado.

Los últimos dos tenían un rostro sombrío y una expresión sería muy tensa, realmente lucían preocupados.

Sus orejas no eran en punta y probablemente por algún motivo creo que son perros.

-Su especie…-

-Somos perros.-

Huh… lo sospeche, bien estos cinco me serán útiles.

-Disculpe señorita.-

-¿Sí? ¿Ya ha tomado su decisión?-

-Lo hice, me llevaré a los cinco.-

-¿Qué? D-disculpe… ¿Cómo dijo?-

-Dije que me llevaré a los cinco.-

-E-entiendo, iré a buscar los papeles de propiedad y a alguien que pueda usar la magia de esclavista.-

En ese momento la chica vendedora salió de la habitación y quedé solo con los cinco esclavos que estaba por comprar.

-Escuchen, no sé qué vivieron hasta ahora, no sé si tienen odio a los seres humanos y sinceramente me da igual, solo puedo decirles que no volverán a vivir lo mismo conmigo, serán parte de mi compañía y podrán valerse por sí mismos, incluso podría darles la libertad si lo ganan.-

Cuando escucharon libertad todos levantaron los rostros y me miraron asombrados, pero también con cierto temor y confusión.

-D-de verdad ¿Podríamos ser libres?-

-Es lo que dije.-

-P-puedo preguntar algo.- dijo la chica ciervo.

-Adelante.-

-¿U-Usted ira a la guerra en contra el imperio?-

-Es probable que vaya en contra de varios países, no solo el imperio.-

-P-pero atacará al imperio siempre que pueda ¿no es así?-

-Es correcto, claro solo cuando comiencen los conflictos.-

-E-en ese caso ¡Por favor lléveme con usted! No me importa si nunca me libera o si me utiliza para otras cosas a parte de pelear, solo quiero tomar sus vidas. Aún a costa de la mía, juro que me llevare a uno de ellos a la tumba.-

-Claro que no.-

Cuando negué su iniciativa se quedó callada por un instante y retomó.

-P-pero, entiendo que usted está pagando por nosotros, aun así…-

-Detente justo ahí, dije que no, no morirás por solo matar a uno de ellos, todos aprenderán a manejar armas, con ellas podrán matar a tantos como ganas de hacerlo tengan, no se les permite morir de ninguna forma.-

Una de las chicas puma levanto la mano…

¿Debería de ser pata? No no, aunque su especie sea un puma ellas claramente tienen un cuerpo humanoide.

-P-perdón, pero nosotras no somos buenas para las peleas, a pesar de nuestra especie. Somos frágiles.-

¡Claro! ¡¿Cómo no lo tuve en cuenta?! Debo proteger a las chicas albinas a toda costa.

-No hay problema, mi nave tiene una zona segura donde ustedes podrán cumplir un rol importante, sin estar en peligro o tener que pelear, claro siempre existe el riesgo de que aborden la nave una vez, pero contarán con formas de defenderse.-

-¡¿De verdad?! ¿Podemos ayudar sin tener que matar personas?-

-Es correcto.-

Tan pronto como afirmé su idea, ambas hermanas parecían muy felices, los únicos que aún quedaban pendientes eran los chicos Perro.

Al acercarme a ellos y mirarlos, ambos se miraron uno al otro asintieron y se pararon rectos frente a mi e inclinaron la cabeza.

-¡Maestro! Juramos servirle bien hasta la muerte.-

-¿Eh?-

Ante tal acción solo me quede pasmado sin poder reaccionar a lo que mis ojos veían y mis oídos escuchaban. Esto solo es algo inaudito…

-Así es, nuestro sueño siempre fue vivir en el mar, como parte de una compañía mercenaria o en un barco mercante. Si vamos con usted nuestro sueño se cumplirá.-

Oh entonces es así, bien eso me ahorra problemas en el futuro cercano.

-Me alegra oír eso, pero como dije, ninguno tiene permitido morir.-

-¡Como ordene!- Gritaron ambos y se volvieron a parar rectos como soldados.

Al poco entro la chica vendedora junto a un segundo esclavo y algunos papeles.

En estos especificaba el monto a pagar por esclavo que es de 5000 monedas de oro en total, así como el precio por collar de subordinación y los impuestos feudales sobre los esclavos, está claro que el señor feudal de esta ciudad se está revistiendo en dinero con este método.

El costo total aumenta a 7200 monedas de oro pequeñas, las cuales pagué tranquilamente, el impuesto fue mucho más alto que los collares de subordinación y sin mucho más salimos de la tienda los seis.

-Maestro ¿qué haremos ahora?- preguntó una de las hermanas puma.

-Iremos a mi nave, pero antes… debemos comprar suministros.-

Ante la necesidad de alimento equipé a cada uno con una mochila grande y fuimos al mercado, al principio se sorprendieron por la “invocación”, pero les dije que es mi habilidad especial y que no debían comentárselo a otros sin importar que.

-Oh, sorprendente.- dijeron al ver estos artículos simplemente aparecer.

Luego de eso compramos suficiente para un par de días, lo que nos tomaría preparar y conseguir suministro para un par de meses en el mar.

Índice