A- A+ Ahora puede cambiar de capítulo pulsando dos veces las teclas de navegación izquierda y derecha, espero lo disfruten.

-Huh… maldición el primer día y me toca la guardia durante la noche.-

No pude evitar maldecir.

-¿Ho? Chico…-

-¿Cómo vas jota?-

-Ya te acostumbraste a ese nombre eh… es bueno, es bueno.-

-Sí, es fácil de recordar.-

-Jajaja ¡A que lo es!- expreso de manera altanera mientras sacaba pecho.

Nos apoyamos en los barandales que daban la vista al mar para poder disfrutar de la noche estrellada sin nubes que se nos regaló esta noche.

La cantidad de estrellas en el cielo me hace preguntarme si estoy realmente en un universo diferente, aunque está claro que sin la contaminación lumínica y atmosférica esto sería más o menos la vista en la tierra aunque tal vez me equivoque en esto.

La cantidad de luces sobre mi cabeza son tantas que es imposible contarlas todas, su luminiscencia es una escena única en la vida, llena los ojos con animosidad y tal vez un poco de incertidumbre dando lugar a interminables cuestionamientos sobre qué tan grande es el mundo o si siquiera acaba.

Reflejándose en el calmado mar las luces se unen en el horizonte creando un infinito continuo donde no se puede entender dónde termina el mar y comienza el cielo, si lo pensara de otra forma podría decir que navegamos el mar del cielo al verse las infinitas luces reflejadas en la calmada agua.

-Sabes… antes te conté sobre que vivía con mi familia…-

Comenzó a relatar Jeff sobre sí mismo, como una auto reflexión más que como una charla, su voz suave y sin demasiado volumen acotaba que quería soltar parte de su carga en este momento.

-Yo vivía en el campo en el reino de Melgaría, ¿lo conoces? Es el reino más al este que hay, aunque es lejos muchos de ahí viajan a lugares como este país, muchos alejándose de las guerras. Perdí a mi familia en una de esas guerras, solíamos vivir del trigo, la cebada y el centeno, adicionalmente nuestra aldea era una zona costera aunque no muy popular, pero gracias a esto nos surtíamos de la pesca siempre que se podía.

Cuando la temporada de guerra nos alcanzó el sitio fue cada vez más peligroso, robos, saqueos y asesinatos, al punto de que salir de la aldea era peligroso luego del ocaso. Siguió de esta manera por un tiempo hasta la invasión.

Los Lores de la ciudad en la que vivíamos se encerraron ante un asedio de sus enemigos y dejaron a la mayoría de la población de los campos sin poder entrar a resguardarse en las murallas. Ellos sabían muy bien que al hacer eso los soldados enemigos se divertirían saqueando, asesinando y violando, también incendiándolo todo pero para ellos era solo una forma de ganar tiempo para salvar sus vidas.

No paso mucho tiempo hasta que llegaron a nuestra aldea que aunque un poco alejada de la ciudad no era imposible de encontrar.-

Mientras hablaba agachaba ligeramente la cabeza, como si la estuviera colgando por “motus propio” mientras su voz se hacía cada vez más estridente al punto de llegar a romperse en nada.

-Ese día yo… yo estaba en el dique seco, estábamos terminando el último de los tres barcos pesqueros que la aldea utilizaría, estos darían un impulso a la vida en la aldea y cuando las cosechas sean insuficientes siempre podríamos pescar. Ese día yo me quede hasta tarde, solo quedaba el engrase del barco, solo era un poco más de trabajo antes de terminarlo, estaba ansioso por llevar a mi hijo a pescar conmigo, es algo que un padre debe hacer de vez en cuando.

Y cuando todo ocurrió fue demasiado rápido. Al principio solo fue una casa incendiada, los que estábamos en el dique seco no nos preocupamos mucho ya que aunque corriéramos no llegaríamos a tiempo y de todas formas la gente que estuviera cerca correría para sacar agua del pozo, es algo que cada cierto tiempo podía pasar, un accidente como una brasa que salta de más o se cae luego de acomodar los leños en la chimenea, no era algo poco habitual. Pero pronto todas las demás casas también comenzaron a arder al poco tiempo.

Al ver eso solo corrimos sin pensarlo, nos dimos cuenta que algo más estaba sucediendo.

Éramos cuatro los que estábamos terminando los barcos pesqueros en el dique seco y para cuando llegamos a la aldea solo la catástrofe aguardaba.

Soldados vestidos con armaduras de metal y largas espadas rectas nos atacaron sin piedad, cortando a los hombres y secuestrando a las mujeres y niños, creí que sería el mismo caso para mi familia, que serían secuestrados ¿Sabes? Desearía que fuera el caso… de ser así podría comprarlos de una u otra forma y recuperarlos.

Como me fue posible, entre a mi casa escabulléndome de los soldados tanto como pude pero todo fue solo para encontrar a mi esposa degollada y a mis dos pequeños con el cráneo aplastado.

La luz de sus ojos ya no estaba ahí cuando los vi por última vez. Antes de eso me despedí con tranquilidad, claro no esperaba que no volviera a verlos jamás… ¿Quién pensaría que el mismo día que uno terminaría un barco de pesca toda su familia moriría? Es impensable, lo único que pude entender es que no los vería nunca más, se habían ido.-

Grandes gotas salían de sus ojos mientras jota apretaba sus dientes en señal de frustración. Estaba claro que el aún seguía resentido por lo que le sucedió y no podía remediarlo de ninguna forma. Las gotas bajaban por sus mejillas y caían al mar perturbando las tranquilas aguas, enviando las pequeñas ondas de choque entre la lagrima y el agua a algún lugar lejano junto a su tristeza e impotencia.

Aunque su cuerpo no temblaba su semblante lo decía todo, era el rostro de alguien que buscaba venganza por ello, tal vez ese sea uno de los motivos o el único motivo por el cual se volvió mercenario.

Como fuere las lágrimas que caían de su rostro fueron empujadas por la brisa marina cayendo en el mar, las saladas lagrimas se perderían en el inmenso mar sin ser notadas… aun así es frustrante para él sin duda alguna.

La incomodidad de no saber cómo reaccionar ante ello solo me dejo paralizado en mi lugar mientras observaba tranquilamente el triste espectáculo.

-Durante toda la noche estuve deambulando entre pastizales y pequeñas colinas para ocultarme, fueron pocos los que sobrevivieron al ataque, probablemente aquellos que fueron a comercializar algunas cosas de la aldea a la ciudad y los que lograron escapar de los soldados ese mismo día.

Por la mañana un navío grande, probablemente un galeón o una galeota llego y los soldados abordaron de a pocos a la vez en pequeños botes auxiliares. Nunca olvidare la inmensa bandera ondeando al viento, esa bandera negra con una gran espada roja en el centro, el Imperio de Séphiar el país vecino.

Aunque antes solían tener conflictos se reducía a escaramuzas en el mar o a pequeños conflictos en tierra, esta vez fue una invasión total. Muchas ciudades cayeron durante ese tiempo e incluso hoy en día seguramente siguen peleando los que aun desean una Melgaría libre, pero la realidad es que ese país no cuenta con suficiente fuerza para seguir resistiendo.

No le debo nada a ese país, ni pienso afiliarme a su causa, pero jure ante todo tomar venganza por mi familia, algún día llegara el momento en que ese navío, el “Throper” se cruce conmigo, daré mi vida con tal de hundirlo junto a todos los que estén con él.

Ese día mi familia descansara en paz y podre reencontrarme con ellos en el más allá.-

Un silencio incomodo comenzó de la nada y aunque Jota ya no estaba derramando lagrimas el quedo en la misma posición mirando al mar mientras las olas nos mecían suavemente como arrullando el malestar y llevándolo lejos.

-Gracias por escuchar, ¿Es una lata vedad?-

-Y que lo digas…-

-¡Jajajaja! Eres honesto, me caes bien… Huh… pronto será el cambio de guardia, debes estar atento, estas horas son las favoritas entre los piratas más talentosos. También hay naves militares disfrazadas de piratas, con tal de obtener algún beneficio del saqueo son capaces de cualquier cosa en estos días.-

-Lo tengo.-

Lentamente Jota se paró normalmente y comenzó a caminar hacia algún lado, por mi cuenta aproveche la completa obscuridad para invocar una mira telescópica 5x25x56 con visión nocturna para explorar los alrededores. Está claro que no había mucho más que algunos islotes y peces que saltaban en la distancia, aun no conozco la fauna marina… pero si los monstruos en tierra son grandes, los de mar deberían ser aún más grandes.

Mientras tanto y luego de la exploración con la mira NV (Night-vision [visión nocturna])  me recosté sobre una caja que estaba tan en proa como la cubierta lo permitía, apreciando los limpios y despejados cielos.

-Morir es fácil en este mundo… es posible que este mundo de “Fantasía” sea más cruel que la tierra y en mayor cantidad tal vez, aunque no sé hasta qué nivel son las guerras aquí es impensable que no llegue a cientos de miles de muertes.-

Tengo que tener especial cuidado con estos viajes, aun cargo mucho dinero conmigo… sería ideal obtener alguna base lejana y vivir ahí, podría incluso tener ciertas comodidades con mi habilidad.

Podría tener incluso mi propia flota, aunque realmente sería difícil ya que las naves que puedo invocar son cientos de veces más poderosas que las naves de este mundo y su armamento está en un nivel completamente diferente, incluso una lancha guardacostas viene con una ametralladora de 20mm y dos o tres multipropósito de calibre 50… momento…

¿No podría utilizar una de esas? Como mucho el personal que se requeriría es de 7 a 10 personas, 5 si se entrenan bien… lo considerare.

Mientras estaban entre la meditación y el delirio pasaba el tiempo y el momento del cambio de guardia llegó.

Dos de los “novatos” que ingresaron junto conmigo les tocó hacer la ronda entre las 00Hs y las 6AM, aunque digo los horarios son solamente aproximados ya que yo únicamente tengo un reloj funcional. Extrañamente el tiempo de este inmenso mundo es exactamente 24 horas, o al menos coincide dentro de las 24hs con un pequeño margen de error como máximo.

-Hey… buen trabajo oficial, es hora del relevo.-

-Lo tengo, Dee, Heck… estén atentos a todo ¿De acuerdo? Si algo sucede hagan sonar la campana como si no hubiera un mañana.-

-Entendido.-

Sin más preámbulos me fui directo a la cama, Estaba agotado mentalmente.

Por la mañana se reanudo el trabajo y tanto la carraca “Sea Goblin” como el bergantín “White Siren” avanzaban sobre el suave oleaje a una velocidad constante, aunque cada  cierto tiempo había que ajustar nuevamente el curso y la velocidad por la diferencia entre las capacidades de una y otra nave, es por eso que normalmente se requeriría una escolta de 2 patrullas en lugar de 1.

Los siguientes días fueron igualmente tranquilos ya que nada sucedió afortunadamente, excepto por uno que otro accidente causado por un oleaje violento y ligeras disputas sin sentido.

Todo el viaje fue tranquilo si quitamos las peleas a puño limpio que a veces ocurrían por aburrimiento, morbo o resentimiento aunque no pasaba de un par de moretones y cortes en la cara por los puñetazos.

Luego de las actividades lúdicas solían reír y beber juntos, si uno no estuviera al tanto de que se trata de un navío escolta, podría fácilmente confundirlos con piratas o corsarios.

Por el contrario a su actitud anterior, Jota está realmente entusiasmado con su trabajo y no muestra señas de depresión, es lo mejor ya que perder a un tripulante por la depresión en muchos casos es habitual o al menos solía serlo en la tierra.

El suicidio y los homicidios son cosas de todos los días en un mundo como este… ¿será divertido para esos Dioses? a lo mejor lo ven como un entretenimiento más.

Sea como fuere la dificultad en este mundo está establecida por defecto en “Hard mode” sin posibilidad de cambiar la dificultad. Es posible que sea para el disfrute de los entes con potestad en esta tierra.

Sin duda alguna en este mundo los seres vivos son los juguetes de los dioses.

Afortunadamente para mí en esta ocasión no hay nada de qué preocuparse.

Los pocos días antes de tocar puerto averigüe qué clase de país es este, resulta que es un reino antiguo que aún conserva sus viejas tradiciones que se arraigan al mantenimiento de sus tierras y bienestar poblacional, dentro de las demás naciones este es un buen país para vivir.

Conocido formalmente como El reino de Bansch tiene uno de los tres territorios más grandes formando parte de las 5 naciones más grandes, que las conforman el Reino de Melgaría, el Reino de Bansch, la Santísima Doctrina de Al Rah Jadar, la República de Benhazir y el imperio Séphiar.

Actualmente tres de ellos en un conflicto que lleva más de una década activo, el Reino de Melgaría el imperio Séphiar y la santísima doctrina son los que pelean constantemente, Melgaría tiene pobres tierras por lo que apunta al imperio, el imperio es expansionista y por ello apunta a todas las naciones cercanas, la santísima doctrina considera blasfemos a Melgaría y al Imperio, los enfrenta en una “Guerra Santa” aunque todo esto se resume a territorio.

Cada nación quiere lo que la otra tiene y como no son buenos comercializando o mejor dicho no tienen la mínima intención de hacerlo, prefieren el conflicto abierto.

En resumen, un montón de idiotas cabezas de músculo y fanáticos religiosos sin cordura o conciencia.

Durante los primeros cuatro días el instructor ni siquiera se molestó en salir de su camarote privado, aunque sí parece que salía a hurtadillas y llevaba alcohol con el de vuelta.

No es mi problema, pero creo que el tendrá algunas amonestaciones si el gremio se enterara de esto, aunque tampoco sucedió nada hasta ahora como para culparlo de ineptitud por lo que no creo que suceda nada realmente.

En entonces toda la adquisición de información fue bastante valiosa y debería agradecer a Heck y Dee quienes son los más charlatanes. Aunque en nivel de conocimiento sobre el mundo de Dee es el mayor y por lo tanto es el más informado de los 4, está claro que Hoz no cuenta ya que no dice ni una sola palabra.

-Entonces Heck… ¿Por qué querías ser un mercenario?-

-Eso es simple… aspiro a un alto rango y un puesto respetable, como un oficial o un capitán… esa es una de mis metas, la otra razón es que no tolero al imperio y su política expansionista, de seguir así no faltaría mucho para que nos alcance la guerra, si llegara la guerra y no pudiera hacer lo mínimo para mantener a salvo a la gente que me importa, a mi país, no podría estar en paz conmigo mismo.-

-Entonces es por patriotismo en gran parte.-

-¿Patriotismo? ¿Qué es eso…?-

-Es una palabra para decir “Amor a la nación de origen” o en otras palabras, es el sentido del deber hacia el país en donde naciste.-

-Oh ya veo, en ese caso soy un Patriota, ¿No es así?  ciertamente no suena nada mal… Gracias oficial.-

-Soy Finn, pueden llamarme así cuando no haya ningún superior.-

-Bien, bien eso es bueno. Entonces ¿Por qué Finn se unió a los mercenarios?-

-Soy un viajero, por algunas circunstancias me quede varado en Bansch y quiero reanudar mi viaje de una u otra forma, no es como que tenga muchas opciones realmente.-

-Oh ya veo, siempre hay personas con ganas de aventuras… Eso también es bueno, sí que lo es…-

Aunque son jóvenes ellos tienen muchas energías. Con un poco de esfuerzo y compromiso llegaran lejos, estoy seguro de que estos cuatro harán algo útil o grandioso en el futuro por venir, son una pieza más en la historia venidera.

Cuando me fui a dormir llego el momento en que el último día de navegación y con suerte un buen desembarco, termine sin ningún problema, algo realmente apreciable desde el punto de vista de un viaje en términos de “Probatoria” para obtener los documentos más importantes. La licencia de mercenario y la licencia APTT, con ambas puedo hacer casi cualquier cosa.

Sin mucho más que hacer, cuando llego el final de mi turno me fui a dormir.

Cuando apoye la cabeza en una especie de almohada rellena con paja probablemente, mi conciencia voló en un instante.