A- A+ Ahora puede cambiar de capítulo pulsando dos veces las teclas de navegación izquierda y derecha, espero lo disfruten.

Aaaah… ¿ya es de mañana?, por la luz de la ventana parecen que serán alrededor de las… ¿8, tal vez 9?… la noche anterior se fue la luz, y como no sonó el despertador parece que no volvió, así que no puedo simplemente checar la hora, tuve que apagar mi teléfono para ahorrar la poca batería que le queda, como sea tengo que levantarme y prepararme para salir, desde hace un par de días empecé a ver menos gente en las calles, y cada vez con una apariencia más deplorable, puede que sea debido a la crisis de suministros a nivel global, pero lo dudo, desde que empezó la crisis el gobierno empezó a racionar todo,  así que al menos, en teoría, debería de estar recibiendo lo mismo que todos los demás y aun así, me veo y siento sano.

La única explicación que se me ocurre es que el hongo ya haya llegado a mi ciudad, y por la apariencia de las pocas personas que aún salen a la calle, este ya está en las últimas fases de su incubación; según la información que el gobierno ha dado hasta ahora, el hongo puede tomar desde una semana hasta un mes en su periodo de incubación, y al terminar la persona infectada pierde totalmente la razón y se convierte en zombie; si ese es el caso será mejor irme mientras todavía puedo.

Me pongo la ropa que siempre usaba cuando iba de acampada, es lo bastante resistente como para durar varios años, está hecha de fibra de telaraña artificial, es más resistente que las fibras de acero o kevlar, me costó una fortuna, pero sí que valió la pena, esto debería de ser capaz de protegerme incluso de balas pequeñas, aunque el diseño deja desprotegidos mis brazos y piernas por debajo de la rodilla, lo cual no es exactamente lo más apropiado, pero tendrá que ser suficiente.

Según lo que me dijeron, en las primeras ciudades en las que se detectó el hongo, tan solo un par de días más tarde de lo primeros casos confirmados, la gran mayoría de aquellos que estaban infectados con el hongo e incluso muchos que no presentan los síntomas de este, se convirtieron en zombies, aunque el gobierno no los llamó así, (¿Que otro nombre podrían tener? enserio, parece que en todas las películas de zombies nadie los llama zombies, siempre es algún nombre original como “caminantes”, “infectados”, “contaminados”, siempre lo hacen y me saca de quicio cada vez), son persona que se volvieron locas, atacan a cualquiera que no sea como ellos hasta matarlos para comerlos, tienen una apariencia similar a cualquier zombie que has visto en películas o series, lo único que tienen de diferente es que no te conviertes si te muerden, simplemente te conviertes en su cena del día, pero aun así, las esporas del hongo son más que suficiente para esparcir la pesadilla.

La única razón por la cual no se ha sucumbido al caos es por el increíble trabajo de encubrimiento hecho de forma colectiva por el gobierno, si algo se aprendió con la epidemia de coronavirus de los 20’s es que incluso una enfermedad tan solo un poco más peligros que la fiebre es más que suficiente como para que la población entre en pánico 

¿Quién sabe cómo estarían las cosas si las noticias un día hablarán de una epidemia zombie? 

Las ciudades acabarán devastadas antes que una sola persona se convirtiera en zombie, además la naturaleza de la pandemia hace que incluso con una cuarentena, está todavía se esparza; el maldito hongo puede crecer en drenajes, grietas, basura, madera podrida, ropa húmeda, y cientos de otros lugares, además es tan pequeño y resistente que prácticamente es imposible de exterminar, así que no tendría sentido comunicar las noticias y generar caos por ello.

Debo de admitir mi gran suerte en todo esto, después de las primeras ciudades se supo que una parte de la población generaba una proteína específica, (creo que se llamaba ¿L.B.P?), esa proteína hace a quien la genere básicamente inmune del hongo, luego mediante el registro de sangre y ADN se buscó a candidatos para buscar personas con esta proteína y se les integró a un programa de protección, y al parecer soy uno de ellos, un muni (¿les gusta el nombre?, lo saqué de un libro que leí hace tiempo, se los recomendaría si pudiera recordar el nombre, aunque dudo que lo encuentren en la mitad de una epidemia). 

Sólo así pude aprender del hongo, se nos dio instrucciones de reunirnos en un cierto punto hace un par de semanas y que no podíamos dejar la ciudad hasta entonces, pero hace apenas dos días se me notificó que “el sitio de reunión estaba comprometido”, lo que sea que eso signifique, y no he recibido ninguna instrucción, por lo poco que me dijeron  puedo deducir que a esta ciudad le queda a lo mucho otro par de días y no pienso esperar hasta entonces, así que tengo que escapar de aquí…