No soy el Héroe Capítulo 15

Cap 15 Primera misión como aventurero normal. (parte 2)

La entrada del dungeon era una grieta que contrastaba con el paisaje, ¿a quién se le ocurriría incluir un agujero en medio de la nada con escaleras de piedra? Sería bueno criticar su sentido de la cordura.

-¿Por qué es una grieta en el suelo maestro?-

-Bueno lo mismo me estaba preguntando, antes de entrar me gustaría que escribas tus estadísticas, solo copia lo que ves cuando invocas el Estado.-

-Muy bien, entonces necesitare papel y algo para escribir.-

 

Elizabeth Lvl 3

Raza: Lizardman

Fue 16

Agi 22

Res 12

Des 19

Vit 8

Int 7

HP 80/80

MP 70/70

Hab: “esgrima de Lanza II” “Ojo de la mente” “Sonar de mana”

Magia:-

Afecto: 75%

-¿Huh? Aun no me quiere a un 100%-

-¿dijo algo maestro?-

-me preguntaba si había algo con lo que estés insatisfecha.-

-Maestro no quiere tomarme.-

-Ya veo, si lo hiciera, ¿estarías satisfecha?-

-¡Sería muy feliz!-

-¿Entonces es solo eso?-

-No puedo pensar en nada más que me moleste… tal vez esa gata ladrona…-

-No puedes matarla.-

-Tch, entonces no es un problema.-

Parece que realmente la detesta pero ¿Por qué? No entiendo a las mujeres y tal vez no las entienda aunque viva 1000 años.

-volviendo al tema, como aun tienes estadísticas bajas comenzaremos despacio, pelearas tu sola aunque si necesitas ayuda en algún momento te ayudare, yo por mi parte te apoyare y curare de ser necesario.-

-Entendido, necesito crecer rápidamente.-

-¿Por qué es eso?-

-Bueno… tal vez si me vuelvo fuerte, maestro me vea más linda.-

-Eres Hermosa a mis ojos, veamos, si llegas a nivel 30 hoy te daré cualquier cosa que desees.-

-¿de verdad?-

-Lo juro.-

-¡ANDANDO! ¡Tú también te vienes caballo!- grito Eli de repente.

Nos adentramos en el dungeon e incluso el caballo vino con nosotros, al parecer entiende claramente las palabras, estoy dudando si realmente es un caballo…

Por las dudas tratare de evaluarlo.

*Caballo* Lvl 10

Raza: Equino

Fue 30 | Agi 22 | Res 55 | Des 20 | Vit 25 | Int 5 | HP 250 | Mp 50 |

Hab: “Estampida” “Comprensión de la lengua común”

Magia: –

-Oh el caballo es realmente fuerte… es un poco frustrante creo.-

-¿más fuerte que yo?-

-Bueno… si.-

-¡YA VERA! Llegare a nivel 30 de inmediato.-

*(Relincha) (Relincha)*

-No, la recompensa es solo para mi si llego a nivel 30.-

*(Relincha) (Relincha)*

-No entiendo que está pasando, pero sigamos.-

El primer piso no era más que una simple cueva amplia, tal vez la altura sea de 2 metros y medio y unos 3 y medio metros de ancho, la tosca iluminación era poco más brillante que la luz de luna, algunos cristales emitían luz aunque dudo si valdrán algo, me gustaría tomar algunos para experimentar.

-Maestro… es un duende.-

-¿puedes ver incluso aquí dentro?-

-El mana es más siniestro, pero aun es mana.-

Gracias a que le enseñe a sentir el mana ambiental a Eli y por ello es capaz de ver incluso sin luz, pero no esperaba que sea igual en un Dungeon, la densidad y tipo de mana dentro de este dungeon es agobiante, es como un día caluroso con mucha presión atmosférica junto a un aire rancio y estancado, si una persona con poca fuerza entrara, estaría incomoda y agotada en poco tiempo.

-Apesta a sangre…-

-Oh… santo cielo.-

Un grupo de 6 goblins estaban violando salvajemente el cuerpo ya sin vida de lo que parecía ser una joven aldeana, le arrancaron la ropa y estaban utilizando cada orificio aun ahora que está muerta. Su piel rasgada daba la impresión de que fue torturada hasta la muerte antes o durante el abuso, Aunque es normal este comportamiento en estas criaturas, no deja de ser algo que causa un gran disgusto.

-M-maestro…-

-¡Lanza de fuego!-

Para evitar un trauma en Eli el primer grupo lo tome yo, haciéndolos desaparecer.

-Uuh… maestro y yo… tales cosas…-

Aunque es más probable que el trauma lo adquiera yo mismo…

-¡Concéntrate o no llegaras al nivel 30!-

-¡S-SI!-

Avanzamos y encontramos varios grupos más de duendes esos solo tenían un taparrabos y garrotes de madera, ocasionalmente alguno tenía una vieja daga o espada oxidada, probablemente de algún soldado o aventurero muerto.

-Maestro si esas cosas me atrapan.-

-Creo que sabes que te pasara.-

-¡NOO! Soy del maestro, solo el maestro puede hacerme tales cosas.-

-N-no grites eso aquí dentro.-

Los primeros tres pisos fueron relativamente tranquilos, a excepción de algún que otro monstruo como lobos negros y ciempiés de 4 metros no había nada peligroso, claro el ciempiés era venenoso.

Nos detuvimos brevemente en el cuarto piso.

*Guruguruguru* resonó un estómago.

-Maestro, tengo hambre.-

-yo también, comamos algo.-

Afortunadamente aprendí a conservar carne y otras cosas, así como congelar las verduras, la bolsa dimensional conserva el estado de los objetos ingresados pero no la temperatura por lo que no se pudrirá, pero perderá el calor si es comida y frio si es bebida aunque se mantienen en una temperatura ambiente dentro de la bolsa dimensional.

-Tengo una parrilla y algo de leña pero ¿podremos hacer fuego aquí dentro? No quisiera morir ahogado por Dióxido de carbono.-

-Seguramente estará bien, el aire llega bien aquí, alguna forma de ventilación debe existir. aunque maestro… ¿que es el Dióxido de carbón?-

-Eso es verdad, Este lugar debe tener un tipo de ventilación particular eres muy lista Eli. Es Dióxido de carbono, una sustancia que se crea cuando un objeto es quemado o cuando respiramos. –

-Hehehe…-

Puse a asar un par de trozos de carne condimentados con sal, pimienta y comino, las especias son costosas pero valen cada centavo, por otro lado creo agua y la enfrió con magia colocándola en tazas individuales.

-Aquí tienes, enseguida estará la carne se paciente.-

-me gustaría preguntar algunas cosas.-

-Claro.-

-¿maestro es el héroe?-

-No lo soy, estoy seguro de eso.-

-¿Cómo esta tan seguro?-

-Bueno, le pregunte a la diosa y ella me lo dijo, claro si me mintió entonces no sería digna de ser llamada diosa.-

-Eso es cierto, entonces ¿Por qué la diosa envío a maestro?-

-Bueno, dijo que debo hacer que las personas en este mundo tengan mejores vidas… más o menos.-

-¿Maestro es un Rey?-

-No, tampoco lo soy.-

-¿Cómo piensa lograr eso?-

-No tengo idea.-

-Entonces, sabe cuál es el mandato de la diosa, pero no sabe qué hacer…-

-Más o menos eso es correcto, creo que las circunstancias se presentaran solas y entonces interferiré de ser necesario, pero estoy muy seguro que no soy un héroe o algo por el estilo, solo soy un simple humano.-

-Maestro no es un simple Humano, un Simple humano no podría borrar un país por si solo.-

-Oh tal vez exista alguno.-

-Sí y está aquí.-

-¡¿Soy humano todavía verdad?!-

-Si no puedo tener hijos con Maestro entonces es Humano aun.-

-¿no se te ocurre otra forma de averiguarlo?-

-Nop~- dijo de manera burlona y traviesa.

Mientras comimos la carne que fue asada dentro del dungeon, me di cuenta que esta es nuestra primera expedición como aventureros en regla, digo, no puedo llamar a un duelo y defender una fortaleza el trabajo de un aventurero.

-Ha~ estoy llena.-

-Yo igual, aguardemos un poco más y continuemos.-

30 minutos después seguimos despejando los pisos, gracias a la renovada energía fue como coser y cantar, Eli cortaba y apuñalaba a los Monstros como mantequilla con su lanza, el caballo de vez en cuando pateaba a algún monstruo que lo atacaba y yo estaba tratando de crear una nueva magia utilitaria.

-Cuidado arriba Eli.-

-¡WOO! No me asustes maldita araña.- al parecer le desagradan las arañas… ¿no es extraño?

A partir del piso 14 aparecieron arañas gigantes, serpientes y maticoras. El piso es caracterizado como “Zona de monstruos venenosos” hasta el piso 20 según el documento que Mia me entrego.

-¿Qué está haciendo maestro?-

-Bueno, creo que quiero manipular objetos con mana.-

-¿Eso no lo hace ya?-

-Sí, pero me refiero a cambiar su forma y propiedades, algo así como una modelación mágica.-

-Oh ya veo, eso sería útil.-

-Claro, podría hacer el equipamiento yo mismo, de esa forma no tendría que comprar más bolas de acero.-

-Le gustan mucho esas bolas de acero ¿no es así?-

-Que puedo decir, es divertido como estallan los monstruos al ser golpeados.-

-Con su fuerza, cualquier cosa estallaría al ser impactado.-

-Tal vez tengas razón y tal vez este obsesionado con las bolas de acero, pero me gusta cómo se incendian y explotan en el aire.-

-Aunque sea así, por favor no lo haga más, si sigue asesinando monstruos no llegare al nivel 30.-

-Casi me olvido de eso.-

-¡Está Prohibido! ¡No puede olvidarlo!-

-Bien, Bien… cuidado con la serpiente en la esquina.-

De repente una enorme serpiente de 5 metros sale desde una grieta hacia Eli y ella la recibió con la punta de su lanza incrustando ésta en la mandíbula superior del monstruo, la punta de la lanza atravesó el cráneo saliendo apenas por la parte trasera de la cabeza, tanto sangre como veneno caían al suelo produciendo un funesto aroma al corroer su propia sangre con el veneno.

-es algo tonto preguntar ahora… pero ¿Cómo sabe dónde están los monstruos?-

-No tengo idea…-

-Pero debe sentirlos o algo así.-

-Es como que algo me dice que algo está en un lugar y que es, claro solo funciona cuando hay hostilidad hacia mí, hacia ti o hacia el caballo.-

-Debe ponerle nombre pronto, no me gustaría llamarlo caballo toda la vida.-

*(Relincha) (Relincha)* mientras me empujaba con su hocico desde atrás.

-Ya, ya… pensare en un buen nombre después.-

*(Relincha) (Relincha)*

-Ten una galleta.-

-Maestro, sobornar al caballo está mal.-

-Aquí hay un dulce para ti.-

-Mmm~ no dije nada… mmm~- comió rápidamente llenándose las mejillas como una ardilla.

-Aunque me pregunto de donde saque dulces… no recuerdo haber comprado algunos.-

Seguimos avanzando tranquilamente, me pregunto si para todos los aventureros esto es así, es extraño realmente que bajemos pisos tan calmadamente, claro a veces los monstruos son capases de reaccionar de diversas formas y tal vez son un poco molestos pero no es nada que no podamos manejar con sencillez.

-Maestro… por favor descansemos un poco.-

-Está bien, ya casi llegamos al piso 20, me pregunto qué hora es…-

-Me parece que estuvimos un día entero aquí dentro.-

-¿de verdad?-

-Eso me parece.-

-¿Qué hay en el piso 20?-

-Parece que un jefe Quimera, es un monstruo que tiene rasgos de varios otros monstruos, cola de serpiente, garras de águila, cabeza de león, etc. Al ser un monstruo de nivel alto también dará pelea y por ello debemos tener cuidado.-

-Sé que maestro me curará.-

-No puedo curarte si mueres instantáneamente-

Al escucharlo Eli puso una cara amarga y pequeñas gotas de lágrimas se juntaron en sus ojos, creía que era por el que no podría salvarla si moría instantáneamente, pero resultó que se estaba ahogando con dulces, Luego de servirle un poco de agua volvió a la normalidad

El descanso acabo en media hora y decidimos que el caballo esperara, sería muy problemático si muriera por culpa del jefe, así que quedó haciendo guardia en la entrada del piso 20.

Del otro lado de la puerta una bestia estaba en posición de descanso, recostada como si fuera un gato, un suave sonido de su respiración se podía escuchar, claramente estaba dormido.

-Maestro… ¿Qué hacemos?-

-Ataca tan fuerte y silenciosamente como puedas, oculta tu sed de sangre y acabemos con el de un golpe detrás de la cabeza, secciona la nuca de la columna y morirá de inmediato.-

-¿Dónde es eso maestro?-

-Oh Claro, es en esta zona de aquí, exactamente en este punto ¿sientes el hueso? Es el que debes partir en la parte de atrás de la cabeza del monstruo.- dije mientras tocaba suavemente su nuca señalando con la punta de mis dedos las vértebras que debía atacar.

-lo tengo.-

Poco a poco Eli se acercó a la quimera que había bajado la guardia.

-Fuuuurrrggrrrrrr~- dejo escapar un ronquido.

Eli tomo la lanza y se preparó para golpear, pero en lugar de eso tomo impulso y salto sobre la bestia atacando con todo su peso más la fuerza de la caída y clavo profundamente la lanza en la cabeza del monstruo, este se estiro y convulsiono un par de veces con espuma en la boca, es totalmente acertado que sin importar el monstruo si cortas la conexión con el cuerpo morirá, a menos que sea una hidra o un no muerto.

-¡SIIIII! ¡Maestro lo hice!-

-Excelente Eli, realmente un buen trabajo.-

-Maestro, quiero una recompensa.-

-¿ahora?-

-Sip, ahora mismo.-

-¿Qué deseas?-

-Un B-B-Beso…-

-Está bien.-

Tomo sus mejillas y le beso la frente suavemente.

-¡En los labios!-

-Oh, bueno, debiste decirlo.-

-¡Quiero un beso en los labios!-

-De acuerdo, pero no hagas escándalo, estamos en un dungeon y suelen haber monstruos aquí.-

Acaricie suavemente su rostro, mire directo a sus nublados ojos grises, aunque sudo mucho y se ensucio de entrañas de monstruo y sangre ella sigue siendo hermosa.

Suavemente apoye mis labios sobre los suyos y la calidez se mezcló entre nosotros mientras disfrutaba la sensación de la consistencia de sus labios color rosa.

Separándome lentamente de ella mire nuevamente su rostro que estaba teñido de color rojo brillante. No sé si realmente está bien, pero no quiero arrepentirme de nada, la diosa dijo que podía hacer lo que quisiera ciertamente, así que no me voy a preocupar de más.

-M-Ma-Ma-Maestro… no creí que lo hiciera realmente.-

-¿Estuvo mal?-

-No… solo que fue mi primer beso.-

-Entiendo, este no es el lugar para algo tan importante. Lo siento.-

-¡No se disculpe! Me hizo muy feliz maestro.-

Una vez que dijo esto se lanzó a mí y me abraso con bastante fuerza.

-Yo… yo quiero estar toda la vida con maestro.-

-Lo sé, yo también quiero que estés siempre conmigo porque disfruto de tu compañía, sigue cuidando de mi desde ahora en más.-

-¡SII!-

-Bien volvamos, seguro que el caballo estará molesto.-

-Es posible-

Cuando salimos de la sala el caballo estaba aplastando el cráneo de una serpiente, al lado una montaña de monstruos se formó donde no había nada, el caballo se veía molesto y agotado, su cuerpo estaba cubierto de restos de monstruos, sangre y tripas. el suelo rociado en sangre a punto de coagular solo daba indicios de un genocidio de monstruos que se produjo en este lugar.

-¿Qué diablos sucedió aquí?-

*(Relincha) (Relincha)*

-Maestro dice que los monstruos aparecieron de la nada y él se encargó.-

-¿de verdad? Es sorprendente.-

*(Relincha) (Relincha)*

-¡NO, no voy a decir eso!-

*(Relincha) (Relincha)*

-¡No es necesario que me insultes!-

*(Relincha) (Relincha)*

-Es suficiente, no diré nada.-

*(Relincha) (Relincha)*

-De acuerdo, pero es la última vez.-

-me gustaría saber que está sucediendo, pero por el ambiente tengo miedo de preguntar.-

-Caballo quiere un nombre y una recompensa por llegar al nivel 30.-

-¡¿llego al nivel 30?!-

-Eso parece.-

-¿Qué clase de caballo eres?-

*(Relincha) (Relincha)*

-No seas engreído.-

-¿Qué dijo?-

-Dijo que es porque él es el mejor caballo del mundo.-

-Bueno, es posible que se vuelva el mejor si sigue subiendo de nivel.-

*(Relincha) (Relincha)*

-pregunta si puede darle un nombre ahora.-

-mmm un nombre… entonces ¿Chester?-

*(Relincha) (Relincha) (Relincha)* dijo asintiendo una y otra vez mientras parecía reír.

-Parece que le agrada.-

-Entonces Chester será, volvamos Eli, Chester.-

-Si maestro.-

*(Relincha) (Relincha)*

Aunque los monstruos volvieron a spawnear en los pisos superiores arrasamos con ellos a una mayor velocidad por la subida de nivel de Eli y el caba… y Chester. Ahora todo era más sencillo.

Cuando llegamos al gremio de la ciudad de Trosk Mia ya estaba despachando un grupo de búsqueda y rescate, al parecer estuvimos por casi 4 días ahí dentro. El tiempo se pierde dentro de un dungeon.

Índice