No soy el Héroe Capítulo 6 Duelo (Parte 2)

Cap 6 Duelo (Parte 2)

-Fue increíble realmente, Kyle ¡Eres muy bueno!-

-Gracias my lady, estuve entrenando fervientemente para alcanzar sus expectativas…-

-¡Oh que cosas dices! Padre podría malinterpretarlo.-

¡No te sonrojes! La única que malinterpretaría eso eres tú.

Esa noche para la cena se prepararon varios platillos, el principal era muslo de ciervo marinado en salsa con un acompañamiento de papas horneadas finamente saladas y condimentadas y verduras. Luego había cerdo, Jabalí, Pato y muchas verduras y sopas.

-Muchas gracias por aceptarme en su mesa mi lord.-

-Oh no te preocupes Joven Kyle, disfruta la cena.-

-Gracias mi lord-

-¡Si Kyle! Disfruta, después de todo ¡Nadie había mandado a volar al capitán! ¡HA! Sus subordinados se reirán de el por bastante tiempo.-

-eso es cruel Ari… digo My lady.-

-Puedes dejar eso de lado Kyle, comprendo la relación entre mi hija y tú, permíteme decirte que no me molesta siempre que sea entre nosotros.-

-Solo por curiosidad… ¿Qué le dijo Ariadna?-

-Bueno… esto… yo.-

-Ella me dijo que en cuanto te enteraste de la situación y de la perversidad de este hombre que quiere reclamarla como su esposa, te enfureciste y destruiste una considerable cantidad de árboles en el bosque y luego le prometiste liberarla de las garras de tal bruto, sinceramente me llena de orgullo que tal valiente persona esté en mi feudo, eres un caballero a toda regla Kyle.-

¡HOOO~! eso tiene muchos adornos a mi parecer… aunque… si destruí árboles masivamente y prometí ayudarla… ¡Pero es exagerado!

-Querida y hermosa Ari… ¿podríamos tener una pequeña charla luego?-

-Esto… FUAAA~ Que cansancio, iré a dormir…-

-Te acompañare, si me permites.-

-Esto… no es necesario… Hehehe…-

-Por favor, permíteme demostrar mi caballerosidad.- dije soltando una ligera sed de sangre.

-Oh por favor Kyle, ve con ella.- dijo el sonriente Lord Eldar

La tome gentilmente de la mano y la coloque sobre mi brazo, al salir del comedor caminamos por el pasillo de la casa hacia donde se ubicaba su habitación.

-Ari… ¿Qué rayos se supone que dijiste?-

-Bueno, tal vez exagere una o dos cosas, pero ¡No hay problema!-

-¡Claro que lo hay! ¿Qué pasa si quiere que me case contigo?-

-¿Está mal? Digo, creo que no soy fea.-

-No lo eres, pero no quiero casarme-

Sinceramente es hermosa para mí, pero no soy ni la mitad de hombre de lo que me gustaría ser, si llegara a defraudarla… ¿Cómo podría mirarla al rostro? Ella ni siquiera sabe que vengo de otro mundo… ¿si me odiara por eso? Tal vez existe algún tipo de resentimiento hacia los viajeros entre mundos… sería un duro golpe para mí, no quiero pasar por algo así.

-¡¿Por qué?! Serias un lord feudal algún día.-

-No es lo que deseo, quiero ser libre y poder ver el mundo, estar atado a un feudo o a un país, es algo que no deseo, realmente te aprecio mucho Ari y te considero importante para mí, por eso te pido que aclares el malentendido antes de que nos comprometan.-

-Yo… lo entiendo, lo siento por meterte en este problema.-

-No te preocupes por eso, definitivamente te salvaré, pero no quiero un compromiso.-

-Entiendo, pero ¿me quieres?-

-Eres muy preciada para mí, mi amiga de la infancia podría decirse.-

-Entonces, me aprecias… como amigos.-

-Exacto…-

-ya veo. Es tarde, será mejor que descanses.-

-S-sí, lo siento por ser tan brusco.-

-mmm, no te preocupes, no perderé fácilmente.-

-¿Qué?-

-nada, nada, buenas noches.-

-Oh, buenas noches.-

—————————————————–

Sonidos de botas metálicas golpeando el suelo, caballos relinchando, un gran alboroto se oía en el patio de armas, probablemente ese estúpido noble Edrich llego, aunque aún es muy temprano en la mañana.

Algunos gritos dando órdenes podían escucharse débilmente por los alrededores del patio de entrada.

Instantes después la puerta es golpeada tres veces.

-Soy Ari… Kyle, hay un problema.-

-Dame un minuto.-

Me vestí y abrí la puerta rápidamente, ahí estaba Ari con un precioso vestido azul con volantes y zapatos de tacón alto, pero con una expresión de terror en el rostro.

-Supongo que quiere adelantar el duelo ¿no es así?-

-¿Cómo lo supiste?-

-Nadie llega gritando y armando escándalo por nada.-

-Tienes razón, ni bien llego Edrich comenzó a exigir que se presente el plebeyo que lo retó, las circunstancias del duelo cambiaron para mal, un documento que ha de ser firmado por ambos llego a las manos de padre y él me dijo su contenido. Al parecer es un duelo a muerte, la familia del perdedor deberá pagar 100 monedas de oro o caer en esclavitud sirviendo al vencedor.-

-Esas… son exigencias demasiado extremas.-

-realmente lo son, pero se niega a tener un duelo sin tales condiciones.-

-¿Qué compraría con 100 monedas de oro…?-

-¡¿Estás pensando en eso?!-

-¿Eh? Oh lo siento, bien no perderé así que no debes preocuparte.-

-¿Cómo estás tan seguro?-

-No fui en serio contra el Caballero líder.-

-no es una broma ¿o sí?-

-No lo es, pero mantenlo en secreto.-

El ambiente se tensó un poco por la expectativa, Ariadna estaba bastante nerviosa, su comportamiento y acciones ligeramente torpes lo cercioraban.

-Si me mientes te besare antes de que mueras así todo el mundo sabrá que somos amantes.-

-No lo somos.-

-Pero la gente no sabe eso~.-

Y hermosamente arruinó el ambiente…

-Grr… bien, bien… vamos.-

El viento frío soplaba fuertemente, el clima no era bueno, estaba lleno de nubes grises con aspecto de estar cargadas con mucha lluvia. La humedad en el suelo hacía que uno se sienta pegajoso al poco de moverse.

El patio de armas ahora contaba con un par de tribunas rápidamente construidas y un pequeño escenario, en el medio una arena improvisada me esperaba.

Los soldados de dos facciones estaban sentados en la gradas observando mis pasos hacia donde el lord feudal Eldar aguardaba, a su lado un tipo de aspecto bruto con una altura de 180cm y mala cara me veía mientras apretaba los dientes, si estuviera cerca juraría que los está rechinando.

Su armadura de color topacio contrastaba con todo alrededor, aunque su aspecto era costoso no era muy temible, por el contrario la espada bastarda en su cintura era algo que daba más miedo.

-¡HA! ¡Bastardo te atreviste a venir!-

-Lord Edrich, por favor respete la etiqueta.-

-¿Etiqueta? Este bastardo es un plebeyo que se enamoró de una noble, no hay nada que mantener.-

Una vez los tres nos reunimos sobre el escenario el lord Eldar comenzó a hablar.

-¡Hoy estamos reunidos para celebrar un duelo entre estos dos, por este lado se encuentra Lord Edrich, de la casa Edrich, señor de el Feudo de Reinharth, por este otro lado se encuentra Kyle, un joven mago prodigio que obtuvo mérito por su propia cuenta. Ambos se enfrentarán en un duelo a muerte según este documento, el ganador recibirá 100 monedas de oro o la familia del perdedor caerá en esclavitud para compensar la cantidad. Si ambos están de acuerdo Firmen el documento.-

-Tch, maldito plebeyo venderé a tus padres para obtener algo de oro cuando menos, claro luego de matarte tortuosamente.-

-Me sorprende que conozcas palabras tan elaboradas, creía que los brutos no hablaban el idioma común.-

-¡Ambos han firmado el documento! ¡Que su duelo sea justo a los ojos de la diosa y los hombres!-

A una distancia de 3 o 4 metros entre nosotros nos situamos en la arena improvisada, Edrich tenía el rostro rojo y una vena en su frente parecía estar a punto de explotar y bañarnos en sangre.

Con los pocos segundos antes de que comience este duelo tan temprano en la mañana, mientras el viento mese suavemente mi cabello haciendo que este revolotee un poco al mismo tiempo que seca el sudor de mi frente, me pregunto ¿podré tomar una vida?

-Maldito plebeyo, morirás y haré de tu madre mi concubina y a tu padre lo venderé a las minas, haré lo que se me antoje con esa perra de por allá, pero antes de eso tú morirás sufriendo.- dijo sin una pizca de vacilación, los sonidos que salían posteriormente se acercaban a sonidos Guturales sin raciocinio alguno.

Definitivamente este tipo es basura. Es la basura más basura entre un montón de estiércol de orco.

-Que el ganador sea favorecido por la diosa.-

Ruégale por su apoyo, porque yo no me contendré… pensé.

La moneda fue arrojada por los aires girando sobre sí misma, cayendo en medio del campo e iniciando el duelo sin dejar un solo sonido tras de sí.

-¡GGGRRROOOOO!-

Como una bestia arremete hacia mí con brutalidad sin medir la distancia o aplicar estrategia, es un bruto en toda regla.

-¡¿Por qué?!-

-eres muy bruto, lento y sospecho que bastante idiota.-

-¡MMAAALLDIIIITOOOO! ¡MUEEEREEE!-

Como si de un toro embravecido se tratara solo embestía sin tomar conciencia de ello, cada vez que se lanzaba a la carrera lo hacía aplicando todas sus fuerzas en un golpe, si bien eso funcionaria perfectamente con alguien sin habilidad, este no es el caso.

-Bien, no jugare contigo, te hare saber tu posición.-

Tome la espada, claro ambas eran espadas reales. Aprovechando que mi oponente viste una espléndida armadura de metal, recubrí la espada con magia de rayo.

-¡Bastardo! ¡Cobarde! ¡No se usa magia en un duelo!-

-Oh esto no es un duelo, es una ejecución.-

Patee el suelo y en un instante estaba frente a él, no es que mi velocidad sea demasiado alta, pero él es realmente torpe y lento, al grado de que un ogro tal vez sería un contrincante más complicado probablemente.

-¡¡HIIIIIIII!!- chillo Edrich como un cerdo

Al notar que la situación salía de su control comenzó a temblar y eso produjo que la armadura traqueteara.

Balancee mi espada con todas mis fuerzas hacia el centro de su pecho para dar una descarga aturdidora pero al parecer por puro reflejo Edrich colocó su espada en medio.

-¡Abababababa!-

Luego de la descarga convulsionó un rato en el suelo, no está muerto, pero eso ha de ser muy doloroso ya que se podía oír el sonido chasqueante de su carne.

-¡HIIIIII! ¡M-me rindo!-

-No está permitido, es un duelo a muerte. ¿no dijiste que esclavizarías a mi familia y maltratarías a Ariadna? ¿Cómo puedo perdonar tales palabras?-

-¡Soy el lord Feudal de Reinharth! ¡¿Por qué me pasa esto?! ¡SOLO SEGUÍ ÓRDENES DE PADRE! ¡No Quiero morir! ¡No Quiero morir!-

Sus músculos carecían de fuerza, sus ojos se hincharon por el dolor de la electrocución y las lágrimas, por el miedo tuvo un accidente en sus pantalones y ahora estaba en el suelo sobre un charco de su propia inmundicia. Era la definición de Cobardía y miseria en persona, tratando de someter a todos utilizando la piel de un león mientras se esconde detrás de las sombras.

-Entonces qué bueno que estamos en Eldar. Arriba cobarde, muere de pie como hombre.-

Reuní mana en mi única mano libre mientras blandía la espada con la izquierda, al llegar a una corta distancia utilice viento para crear una explosión tras él y hacer que se levante.

-¡HIIIII! ¡NO QUIERO MORIR!- repitió incesantemente una y otra vez mientras moqueaba, seguramente su mente ya no soporto la presión de enfrentar a alguien a quien no tiene posibilidad de derrotar y se rompió, me gustaría saber qué clase de tortuoso dolor estará pasando ahora mismo, la desesperación en tal grado de romperse es algo difícil de lograr normalmente.

Tire la espada y concentre una densa cantidad de mana en mis manos, no me di cuenta de que sonreía hasta que llegue a una corta distancia en donde podría tocarlo si estiro mi mano. Esta sensación… este sentir, ¿esto es el poder? Entiendo porque se hacen adictos los que lo poseen, pero ¿Cómo disfrutarlo? Delante de mí tengo el claro ejemplo de lo que les sucede a los abusivos.

-¡MUERE!-

Edrich balanceo su espada haca abajo, creyendo que por que estaba desarmado podría eliminarme. Aprovechando eso esquive a un lado y trasformé el mana reunido en una esfera explosiva de rayo, la técnica que destruía árboles como si fueran de juguete, ahora reunida en un puño.

Desplegando mi máxima fuerza en un solo golpe empujado por todo mi peso corporal arremetí contra su estómago.

*¡GROOOOOOOOWWWW!*

Un destello apareció junto al rugido característico de la magia de rayo y una estela eléctrica traspasó el cuerpo como si una espada de luz se tratara y desapareció, todo en un momento, en un solo parpadeo, todos quedaron con cierto impacto y algunos tapaban sus oídos y otros tenían expresiones de terror en sus rostros. La realidad es que la el sonido causado por la explosión fue mucho mayor de lo que imaginé y a causa de ello mis músculos terminaron fatigados, con las pocas fuerzas que me quedaban retrocedí un par de pasos, si mi estimación es correcta ahora viene la parte asquerosa.

Soltando la espada la cual reverbero por la caída, la sangre comenzaba a salir por los poros de Edrich su piel pálida y rostizada en algunas partes hicieron que su imagen fuera temible, de su boca salía sangre y sus órganos licuados por el impacto interno, la destrucción masiva de su interior solo logro que la sangre salga de su boca a chorros como en una fuente… Finalmente cayendo sin vida en el campo.

Por mi parte estaba apoyado en mi rodilla en el suelo, mis músculos se negaban a responder, aunque no me iba a desmayar, luego de darme cuenta de la magnitud del golpe lo entendí, coloque cerca de 2000 mp en un solo golpe, los alrededores están ennegrecidos por la temperatura y un poco de tierra se cristalizó. Este poder mágico sobrepasó la capacidad física que ahora mismo tengo, yo no podría moverme luego de esto lo comprendí de inmediato.

-¡KYLE!- grito Ariadna.

Corrió hacia mí con todas sus fuerzas, cielos creo que se ve como una novela…

-Estoy bien, solo algo agotado ¿podrían dejar que me siente un rato?-

-Claro…-

Llamó a los caballeros y el líder mismo vino a ayudarme, y a llevarme a un asiento cercano.

-Oi chico, ¿Qué es exactamente lo que hiciste?-

-Bueno… lo hice explotar creo.-

-No me refiero a eso, jamás vi a un mago que pudiera hacer algo como lo que vi ahora mismo.-

-Bueno, siempre hay una primera vez.-

-¿no me dirás que hiciste?-

-Magia de rayo, puede penetrar el cuerpo, el resto depende de la potencia y el tipo de golpe.-

-Ya veo, eso ciertamente es impresionante y muy espeluznante.-

-Es muy poderoso como puedes ver, pero el retroceso es severo para el cuerpo.-

-Entonces ¿no te quedaste sin mana?-

-No, solo mis músculos están agotados por el esfuerzo, tal vez no pueda moverme hasta mañana, no… quizás tome más tiempo realmente.-

-Ya veo, permíteme encargarme de eso, mis hombres te llevaran a tu habitación.-

-Gracias.-

A un lado podía ver a él lord Eldar y a Ariadna venir hacia mí.

-Disculpe mi lord, me gustaría pararme pero no puedo moverme.-

-No te preocupes, solo quiero felicitarte por tal desempeño, ni en mis fantasías más locas imagine tal capacidad destructiva, mi hija habló sobre sus… circunstancias y solo quiero decirte que en nombre de la casa Eldar te agradezco por tu asistencia y prometo no afiliarte al país ni comprometerte con mi hija, claro puedes cambiar de opinión de lo último si quieres, después de todo me agradaría que tal poder pertenezca a la casa Eldar.-

-Agradezco su oferta, pero rechazo humildemente, mi deseo es volverme un aventurero y ver el mundo.-

-Ya entiendo, bien tienes mucho tiempo para ver el mundo y una vez que estés conforme en nombre de mi casa te prometo que siempre tendrás un lugar bajo mi techo y en mi mesa.-

-Me honran sus palabras mi lord.-

-¡Oh qué distraído que soy! Tengo que arreglar el asunto del pago del duelo.-

Rápidamente se retiró junto con el espeluznante sirviente que lo seguía sin emitir un solo sonido desde atrás.

-Hola Kyle.-

-Hola Ari, creo que a partir de mañana no nos veremos mucho.-

-No creo que te recuperes para mañana ¿no lo crees? ¿no puedo hacer que te quedes?-

-Lamentablemente no, pero te escribiré y visitaré siempre que pueda, además si algo ocurre y necesitan asistencia de un aventurero puedo serles de utilidad.-

-Ya veo, Kyle… cuídate por favor.-

-Lo hare, y tu ten cuidado con los hombres que te buscan.-

no te preocupes… no habrá otros hombres además de ti…

-¿Cómo dices?-

-¡Que no pienses en tales cosas ahora! Debes descansar.-

Luego de que los soldados me llevaran a mi habitación como si cargaran un arcón con oro, caí profundamente dormido casi de inmediato al tocar el colchón de plumas.

Índice