A Kingdom of Unfortunates – Volumen 1 – Capitulo 18

Capitulo 18

“Dime entonces Nemesio, que estás dispuesto a ofrecer y que quieres en este duelo?”

El silencio sepulcral que se extendía en los alrededores fue interrumpido cuando los soldados comenzaron a cantar todos al mismo tiempo, en un círculo perfecto con el centro en ambos seres.

Las voces superpuestas de los miles de soldados hacia retumbar la tierra, cientos de símbolos aparecieron en la tierra, el aire frente a ellos y el cielo, entrelazándose mezclándose, destruyéndose y reconstruyéndose.

Hubo un tiempo hasta que los “Símbolos” terminaron de moverse formando un domo perfecto con ambos seres siendo los únicos dentro del mismo.

De pronto el viejo Goblin cancelo su posición de combate, adoptando una más relajada, usando la lanza como soporte, extendió su mano izquierda y una serie de símbolos surgió de ella.

{Nemesio a usado Palabras Rúnicas = Crear, Barrera, Anular, Visión, Sonido, Magia, Interferencia, Visión, Sonido, Magia, Restringir}

[Hechizo Rúnico Formado “Barreta Perfecta De primer Orden”]

“Ahora podemos hablar tranquilos Valdos”

Decía el viejo Goblin, con una mirada nostálgica.

“Entiendo Nem, asumo que sientes el final de tu vida cerca no es así?”

El viejo Goblin no tuvo un sobresalto o intento negar ese hecho, más bien sonrió. Una triste y solitaria sonrisa.

El silencio entre ambos se extendió durante un tiempo hasta que el viejo Goblin saco una daga de su cintura.

“Sabes Vermed, hace poco mi hija se convirtió en aprendiz de Hero, cuando escuche las noticias salte de alegría. Pensar que puede heredar la posición Maestra de La forja cuando crezca es un motivo de gran orgullo para mí y mi esposa.”

La voz de Nemesio mostraba alegría, pero sus ojos seguían tan decaídos como cuando empezó a hablar.

“Además, con tal posición, es muy poco probable que sea llamada a las líneas del frente. ¿Recuerdas a su madre verdad? Increíble pensar que tal hermosa mujer me amaría a mí, sin importar cuantas veces he evolucionado, mi raza sigue teniendo como Rama principal “Goblin”. Ella por otro lado, una bella Kitsune, podría haber elegido a cualquier otro. Por suerte la sangre de mi niña es casi por completo de ella”

El viejo Goblin dejo caer una pequeña lágrima, cuando miro fijamente a la criatura frente a él.

Vermed, un Hechicero Rúnico no-muerto, miro a su antiguo amigo con pena, sabía lo que le estaba sucediendo y sabía porque lo había llamado.

Pero no estaba seguro de poder hacerlo.

“Este es su primer trabajo” dijo el viejo Goblin.

La daga de hoja plateada tenía una pequeña inscripción, la cual rezaba “Gloria y Muerte”.

“Realmente me gustaría verla tener sus propios hijos, fue muy difícil convencerla de que no trate de ocupar mi puesto y más difícil aun de que no aplicara para unirse al ejército.”

Dijo bajando su mirada.

“Pero mi cuerpo ya está muy desgastado y no creo que pueda sobrevivir durante tanto tiempo. No puedo mostrar todo mi poder en este estado, pero no quiero mostrar este momento debilidad a mis hombres. Necesito tu ayuda Vermed”

El enorme ser hincho su cuerpo aún más, dejando ver brillantes venas rojas que recorrían todo su cuerpo.

Cuando parecía que estaba por reventar, su cuerpo se encogió hasta estar del mismo tamaño que el viejo Goblin. Se acercó al viejo Goblin y toco su hombro.

“Estas seguro de que es lo que quieres Nem?”

El viejo Goblin enderezo su espalda y miro con unos ojos penetrantes.

“Aun si fracasa, podre usar este poder durante el asedio a Kiris y mostrarles a mis hombres el extraordinario poder de un Legado”

Saco de su espalda un extraño palo de color negro. Uno de sus extremos brillo unos segundos para luego expandirse y formar una hoja vil y reluciente.

Este era su arma, una que normalmente no se usaría en una batalla ya que su diseño era para sesgar trigo. Pero le había tomado cariño y con el tiempo logro crear un estilo de pelea eficiente para el campo de batalla.

Era su guadaña de Acero Negro. La razón por la que lo llamaban el “Dios de Muerte”

“Entiendo lo que quieres… pero debes saber que ya no estás en forma como para soportarlo, así que dependerá totalmente de tu voluntad y fortaleza mental. Incluso si estuvieras en tu forma óptima ha al menos 40% de probabilidades de fallar”

Le dijo Vermed quien no quería ver a su amigo partir.

“Entiendo los riesgos, pero si no hago esto y doy un buen espectáculo, solo seré recordado como un viejo general perdido en sus días de gloria”

El viejo Goblin le miro más fijamente antes de soltar unas palabras que él no olvidaría durante mucho tiempo.

“Pero también hay otra razón para pedirte esto, en este momento la Confederación planea su mayor iniciativa militar desde la invasión al Gran Imperio de hace 800 años y no pude ver en ninguno de los candidatos a Legado la fortaleza para tomar las decisiones necesarias para estar al frente de semejante campaña. Ni el temple para cargar con la responsabilidad de las muertes que esto causara y mucho menos para saber el secreto de la confederación.”

El humanoide termino de comprimir su cuerpo, dejando únicamente un esqueleto de huesos negros.

“En ese caso solo falta que me des los materiales y empezare de inmediato”

Por primera vez en toda la conversación Vermed pudo ver un brillo en los ojos del viejo Goblin Nemesio. Le miro atentamente mientras esta extendía su mano izquierda para crear unas cuantas runas.

{Nemesio ha usado Palabras Rúnicas: Reducir, Acortar, Espacio, Tiempo, Lugar, Origen, Marca, Objetivo, Señal}

[Hechizo Rúnico Formado: Tele-portación de objeto]

Al instante un círculo mágico se formó en la zona que la mano de Nemesio estaba señalando, apareciendo 10 seres amordazados y atados.

Había 1 Dragonewt, 1 Monarca Hob-Goblin, 1 Minotauro, 1 Alto orco, 1 Elfo, 2 Demonios Mayores, 2 Hombres Bestia y 1 humano.

Todos tenían una mirada asustada en sus rostros. Parecían estar fuertes y sanos, pero no podían moverse.

“Muy bien, veo que has elegido unos buenos especímenes, todos ellos parecen ser de nivel alto y al menos han evolucionado una vez, pero ahora lo importante, a quien uso como base?”

“Al Dragonewt, después de todo es el más fuerte de los 10”

El Esqueleto negro se acercó entonces al poderoso ser, hincho su cuerpo generando músculos y carne de la nada hasta ser más grande que él y lo devoro.

“Bien entonces empezare a crear tu nuevo cuerpo con este como base. Me tomara solo unos minutos, así que hasta mientras concentra tu alma todo lo que puedas en tu arma, es un recipiente temporal fantástico después de todo.

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

Unos momentos después la enorme masa negra que solía ser Vermed se hincho una vez más.

Cuando alcanzó los 5 metros de altura de repente se dividió en dos, estando conectado por un pequeño hilo de una sustancia negra y viscosa. Poco a poco una de las dos masas se redujo, quedando cada vez más pequeña y dejando ver la silueta de un cuerpo.

El enorme de 3 metros de altura tenía piel rojo pálido, mientras que varias zonas de su cuerpo estaban cubiertas por duras escamas negras. Tenía 2 pares de alas de murciélago gigantes, un par de cuernos que salían de la parte trasera de su cabeza, pareciendo un toro. Su cara parecía ser humana, pero había un ligero sentimiento de bestia en ella, 2 de sus brazos terminaban en poderosas garras demoniacas, mientras que los otros parecían ser de hombres bestia. Junto a su largo cabello gris, tenía una mirada fría pero potente a la vez.

“Listo Nem, tu nuevo cuerpo está completamente preparado para la transferencia, pero debo advertirte que puede ser demasiado difícil de controlar si no logras fusionar tu alma con el correctamente, así que definitivamente debes vencer a los remanentes de los 10 seres, de lo contrario existe una gran posibilidad de que seas Eliminado y uno de ellos tome tu lugar”

Índice