A- A+ Ahora puede cambiar de capítulo pulsando dos veces las teclas de navegación izquierda y derecha, espero lo disfruten.

Emperor dragon Historia Heróica 1: La invocación de los héroes

 

 

POV TERCERA PERSONA

 

 

La capital real del reino Helsing.

 

Es un lugar cuya población es ligeramente superior en comparación con otras capitales, con todo lo que conlleva.

 

Fuera de lo mencionado, no hay muchas cosas destacables sobre este lugar.

 

Las cuales serían las siguientes:

 

El reino Helsing es el país que está relativamente más cerca del reino Diabolos, el país de los demonios.

 

Ante los ojos humanos, la raza demoníaca es sinónimo de maldad, crueldad y oscuridad. (Nota de Kurilin: Y todo lo que termine en dad)

 

Como tal, la humanidad y la raza demoníaca están en constante conflicto entre sí.

 

Aún así, los demonkin son biológicamente mejores que los humanos.

 

Ya sea en velocidad, agilidad, fuerza bruta o magia, los demonkin sobresalen en todo.

 

Por eso es que existe el otro detalle.

 

Varias generaciones atrás, los dioses les dieron a los humanos las herramientas para luchar con los demonkin.

 

Esas herramientas fueron los héroes.

 

Cada docientos años, el día dos del segundo mes, se invocaría al héroe.

 

Y ese día es hoy.

 

 

 

Soy Erik, Erick Bradford. Tengo 16 años y provengo de una familia militar.

 

Al parecer, la historia de mi familia en el campo de batalla se remonta al periodo colonial latinoamericano.

 

Mis parientes ocuparon un puesto en el Ministerio de Defensa en varias ocasiones.

 

Mis padres eran estrictos en lo que se refería a mi educación entrenamiento; Pero realmente no tengo quejas sobre ellos.

 

Mi vida era feliz como alguien que era considerado un prodigio en varios campos. ­­­­­Me gradué de la preparatoria hace dos años y pasé todo el tiempo hasta ahora entrenándome y estudiando para ir a la academia cuando se sienta preparado.

 

… Así era hasta que mis padres murieron.

 

Al parecer uno de los tipos que le tenía rencor a mi papá saboteó los frenos de su auto, causando la desafortunada muerte de mis padres.

 

Un tiempo después, los buitres no tardaron en aparecer.

 

Naturalmente, mi padre era una persona influyente que incluso se llevaba bien con el presidente.

 

Mi madre tampoco se quedaba atrás, siendo accionista de una de las empresas mas destacadas del país.

 

Como tal, las personas que querían usarme ya sea política o económicamente no tardaron en aparecer.

 

Mientras ideaba la manera de tomar provecho de la situación meditando en mi habitación… sucedió.

 

De repente, apareció una extraña luz desde el suelo de lo que parecía ser alguna especie de circulo mágico que verías a menudo en las novelas ligeras niponas. Erick podía sentir una energía extraña emanando de él.

 

“No me digas que…”

 

 

POV ERICK

 

 

Mi vista estuvo nublada por un momento antes de que mi entorno cambiara drásticamente.

 

Aunque hasta hace poco estuve sentado en mi escritorio, ahora estoy de pie. Realmente eso es lo más irrelevante, considerando que pasé de estar en mi habitación a estar en medio de una habitación llena de personas que parecen ser caballeros y nobles medievales con quien parece ser un rey en el medio.

 

Solo falta que…

 

“¡Oh, héroes!”

 

¡En su cara, asiáticos!

 

Tal parece que estoy en la típica situación cliché del héroe convocado… espera, el dijo `héroes`.

 

Cuando presto más atención, noto que tengo una chica a cada lado.

 

“¿Huh?” (Chica con apariencia de plebeyo)

 

“…” (Chica de apariencia noble)

 

Ambas pueden ser descritas como bellezas; mientras que la que aparenta ser una plebeya de la época medieval es una belleza rústica con cabello castaño y ojos verdes de unos 15 años, la que parece una noble de rango medio tiene rasgos finos, cabello rubio y ojos azules de unos 16 años.

 

Yo mismo tampoco tengo mal aspecto, pero no puedo negar que estas chicas tienen el potencial de hacer llorar a muchos hombres.

 

Las dos parecen terriblemente desconcertadas, pero no las culpo. Después de todo, yo soy el anormal.

 

“Oh , héroes. Se que deben estar muy desconcertados, pero permitanme explicarme…” (Rey)

 

“¿Nos invocaron para defenderse del Rey Demonio y la raza demoníaca, verdad?”

 

Hay pinturas en la pared de humanos luchando contra los que parecen ser demonios. Si estoy equivocado, será muy vergonzoso…

 

Por suerte, parece que no fue el caso.

 

Todos en la sala parecían sorprendidos ante mis palabras, incluidas mis dos camaradas. El rey confirmó mi afirmación.

 

“Si, eso es correcto…” (Rey)

 

Bien, no dije lo del Demon Lord por nada. A partir de su atmósfera y acciones de cuando nos invocaron y le hablé puedo determinar hasta cierto punto su personalidad. Sin embargo, hay algo que me preocupa…

 

“¿No hay forma de regresarnos a nuestros mundos, no es así?”

 

Las chicas a mis lados palidecieron. Además, la reacción de los nobles iba desde una cara sombría hasta el desagrado hacia mi impertinencia.

 

“… Me temo que estás en lo correcto” (Rey)

 

“¡Hey, como puedes simplemente invocar a gente ajena a tu reino y meterla en tus asuntos!” (Chica de apariencia noble)

 

Sip, nuevamente, esa es la reacción normal. Por cierto, parece que mi otra camarada está apunto de desmayarse.

 

Sin embargo, no puedo dejar las cosas así.

 

“¿Puedo preguntar los detalles sobre nuestra invocación, su majestad?”

 

Parece ser que nuevamente lo desconcerté, pero aún así no tardó en responder.

 

“Eh, claro. Para empezar, este es el reino de Helsing…” (Rey)

 

Así, el rey habló sobre este mundo y de los conflictos entre humanos y demonios. Además, se presentó como Sandibal Estevan Von Helsing.

 

“Lamento haberles hecho algo como esto. No tienen que ser héroes si no quieren” (Rey Sandibal)

 

“¡Su majestad!” (Noble)

 

Inmediatamente los nobles intentaron refutar ante el rey, como era de esperar. Sin embargo, los interrumpí anunciando mi decisión.

 

“Yo, Erick Bradford, juro lealtad a su majestad el rey Sandibal Estevan Von Helsing”

 

Ese sería el inicio de la leyenda del héroe Erick.

 

 

Historia heroica 1… Fin

Autor: Kurilin   Editor: Sergio