A- A+ Ahora puede cambiar de capítulo pulsando dos veces las teclas de navegación izquierda y derecha, espero lo disfruten.

Punto de vista de Saun:

Siguiendo las ordenes de nuestro señor, tanto Irina como yo marchamos al bosque, teníamos que buscar una manera de obtener a los esclavos del pájaro para nosotros, estoy seguro de que podremos obtener unos buenos resultados, la sonrisa siniestra de Irina es una muestra clara de que está segura de conseguirlo.

Desde mi perspectiva, hubiese sido mejor eliminarlos, si ellos no existieran retrasaría la formación de una zona de aterrizaje, dándonos más tiempo para prepararnos.

Aunque también es cierto que tener vasallos seria lo mejor para nuestro ascenso, pero quien dice que ellos se nos someterán, ya han sido esclavos tanto tiempo, como sabemos que no nos traicionaran o simplemente huirán en busca de libertad.

Dentro de lo que cabe, nosotros le otorgaríamos una libertad a medias, ellos estarían bajo nuestra, bueno, si ellos intentan algo gracioso en nuestra contra, yo seré la sombra que los perseguirá por el fin de los tiempos.

En poco tiempo ya habíamos llegado a una zona interior del bosque, los sonidos ahora eran más audibles, se notaba que había más esclavos y seguro que estaban deforestando a toda prisa, los sonidos retumbantes se volvieron una comparsa para los sonidos de gritos y latigazos, incluso podíamos captar el olor de la sangre.

Nos detuvimos al momento, decidimos subir a un árbol cercano e intentar ver la situación, ocultos en las hojas de la copa.

Para nuestra sorpresa, la zona de aterrizaje estaba repleta de personas, había más de mil de ellos, entre este grupo los monos eran realmente fáciles de distinguir, con su intento de trapo para cubrirse, las innumerables heridas en su piel y carne. También porque eran los únicos trabajando.

La situación actual era realmente peor que hace unas horas, había incluso niños siendo sometidos al trabajo y siendo azotados.

– Parece que la situación va mejor de lo previsto, incluso diría que no los están alimentando – Para mi sorpresa, Irina estaba feliz de la situación actual, a ver, que yo no les tengo ningún cariño, pero… Preferiría matarlos rápido y sin sufrimiento.

Bueno son las perceptivas de cada uno.

En ese momento Irina me estaba mirando y aunque no podíamos vernos a los ojos, podía notar su disgusto.

– No disfruto de su situación, asesino loco, solo que si ellos sufren así, será más fácil atraerlos, incluso podríamos obtener su lealtad incondicional, piénsalo desde otro punto de vista. Unas amables personas, deciden de manera algo altruista alejarles de todo sufrimiento, salvándoles heroicamente y subyugando a sus monstruosos captores, no se sentirían en deuda? – Mientras lo decía ella gesticulaba, dándole dramatismo a su monologo.
Aunque yo solo podía pensar en una cosa.

– COMO QUE ASESINO LOCO? – A lo que ella se rio.

– Sabia que solo estarías pensando en eso, a ver, dime, ¿no estabas pensando que sería más eficiente matarlos a todos? – En ese momento me quede de piedra, ella no tendrá una habilidad para leer la mente, ¿verdad?
– No, no la tengo, pero la mayoría sois como libros abiertos para mí – !BRUJA¡, puede leer la mente.
Irina me enseño el dedo de en medio y salto al suelo.

Tendré que decirle al maestro sobre esta aterradora habilidad de Irina.

Seguí a la bruja y nos quedamos agachados.

– Bien, el plan será este, es muy sencillo, tendrás que buscar un hueco entre los guardias y acercarte a un hombre, el que este más herido pero con mejor constitución, mantente siempre oculto y dile sin más, que tienen una posibilidad de escapar de esta situación, si pregunta el cómo, solo dile que cuando empiece la batalla esté atento a los seres blancos con máscaras y cuando estas estén siendo quitadas, que cierren los ojos y sigan cargando, que transmita esto a todos los de su raza – Asentí, pero no me gusto, este es uno de los secretos de nuestro señor, si ellos pasasen esta información a sus captores entonces estaríamos sin una de nuestras cartas más poderosas.
– Entiendo tu disgusto, pero sé que cuando nuestro señor vea el numero inmenso de enemigos querrá quitarse la máscara y nosotros lo apoyaremos. También estoy segura que ellos no nos traicionaran, su sufrimiento es demasiado grande como para dejar pasar una oportunidad.

Por último, si te preguntan sobre como es el maestro, tu diles lo que piensas de verdad, no mientas bajo ningún concepto, solo así el éxito está casi 100% seguro – Asentí y activé mi personalidad, volviéndome algo parecido a una sombra, sin ningún sonido, más ágil, letal.

Comencé a marchar por el linde de la zona, aprovechando la noche mi figura era difícil de ver, más para algunos guardias con unas estadísticas tan bajas.

Siendo así, pude buscar sin mucho temor al esclavo idóneo, según Irina, fuerte y mal herido.

Tras una hora, pude ver a uno que coincidía, aunque escuálido se podía ver una fuerte fisionomía, también estaba muy mal herido, a tal manera que un anciano esclavo lo apoyaba sobre su cuerpo mientras trabajaban.

En ese momento di gracias a que ellos trabajaban en expandir la zona, haciendo que siempre estén dispersos y en los extremos, haciendo mi trabajo mucho más fácil, si llegasen a estar en medio de todos los guardias, sería casi imposible entrar para hablar con alguno.

Comencé a seguir al par de hombres-mono y llegué justo a un árbol de distancia, escondido detrás de este.

Podía escuchar sus jadeos, sus cuerpos estaban al límite y aun así continuaban su trabajo, la desesperación era clara en sus caras, el hecho de que ese anciano pudiera apoyar al hombre, era realmente un milagro.

– ¿Deseáis libertad? –