A- A+ Ahora puede cambiar de capítulo pulsando dos veces las teclas de navegación izquierda y derecha, espero lo disfruten.

 

Dawn Infinity

Volumen 1

Capítulo 13: Corriendo por sus vidas

 

“Esta área es realmente compleja.”

“Por supuesto, después de todo es un barrio bajo, al igual que el de cualquier ciudad…”

Ocho personas marcharon por una estrecha calle, y de vez en cuando, también necesitaron entrar en varios edificios abandonados, e incluso tuvieron que entrar en una pequeña alcantarilla bajo el liderazgo de Hao.

Inicialmente creyeron que no sería tan complicado, pero a medida que Hao daba siete u ocho vueltas, todos se pusieron nerviosos e incluso sorprendidos a pesar de saber que Hao estaba básicamente con ellos. Aunque no hubo acción, estas complicadas rutas no eran algo que la gente normal pudiese reconocer y ubicar con solo mirar el mapa.

Jarrod y Elaine podrían no entenderlo, pero los otros cinco estaban muy sorprendidos. Sabían claramente que Hao nunca había estado aquí, y que eligió estas rutas mirando el mapa, ¿pero cómo podía ser capaz de memorizar íntegramente estos caminos laberínticos? Era difícil de creer.

Hao estuvo tranquilo todo el camino, aparte de buscar las rutas y evitar los obstáculos, su cara se estaba poniendo cada vez más sombría.

Todos podían ver claramente la expresión de Hao. Aunque no sabían lo que iba a pasar, era algo que los hacía sentir nerviosos. Las emociones humanas son contagiosas. Cuanto más urgente es la situación, más difícil es mantener la calma, y una vez que alguien la pierde, es solo cuestión de tiempo para que el resto le siga. Eso fue cierto en este mismo momento.

Jenny era la más habladora del grupo. Finalmente, no pudo evitar romper el silencio, “Hao, ¿en qué piensas? ¿No pones siempre una sonrisa falsa ante nosotros? Estás muy pálido, y tu expresión también es extraña, parece… parece como si nos tuvieses llevando a un callejón sin salida.”

“No es un callejón sin salida, pero tampoco es muy diferente…”

Hao no se dio la vuelta, siguiendo su camino al frente del grupo. Miró el reloj y dijo, “No tenemos mucho tiempo, tardamos diez minutos más de lo esperado. La situación se volverá casa vez más peligrosa cuanto más tiempo tardemos. El punto crítico es de cincuenta minutos. Una vez que excedamos el tiempo estimado, caminar por esta calle será lo mismo que cortejar a la muerte. En ese punto sería mejor escondernos en una alcantarilla que tratar de volver al refugio. Ahora… el tiempo se agota.”

Jenny apenas sonrió y dijo, “¿Es… es tan grave? Esta ubicación parece muy remota. No hemos visto ningún alienígena en el camino…”

“Desde el comienzo de la invasión, su primer objetivo debían ser los lugares más poblados, como estaciones, plazas o instalaciones públicas. Usarán los cerebros humanos capturados para producir más bioarmas alienígenas. Si el número de bioarmas en los primeros cinco minutos fuera uno, entonces al cabo de cinco minutos el número llegaría a diez, y cien en veinte minutos, mil en cincuenta minutos. Una vez que hayan alcanzado su primer objetivo, el segundo objetivo será las zonas residenciales pobladas, como comunidades, edificios de apartamentos, etc. Es lo que conocemos por la trama de la película. Al principio fue seguro que el protagonista se quedara en el edificio, pero con el paso del tiempo los extraterrestres empezaron a investigar el interior. Para ese momento, todas las calles deberían estar desérticas. En cuanto a la tercera etapa, je, je…”

Hao no siguió con el tema, y dijo con un suspiro, “Aceleremos, debemos ir más rápido, sigan mi ejemplo, traten de no hacer ningún ruido, debemos llegar al refugio antes de la segunda etapa. ¡Rápido!”

El análisis de Hao explicó a fondo la peligrosa situación en la que se encontraban. Todos se esforzaron por acelerar el ritmo. Poco a poco, la mujer de mediana edad había empezado a cansarse, siendo también la persona al fondo del grupo y del cual se alejaba más y más con el pasar de los segundos.

Le dolían tanto los pies, y tras finalmente perder el equilibrio cayó al suelo. Estaba tirada, jadeando tan fuerte que pareciera se desmayaría en cualquier momento. Después de siete u ocho segundos, pareció pensar en algo y gritó con fuerza, “¡No, no me dejen, por favor esperenme, todavía puedo aguantar!, ¡esperenme, no me dejen aquí, no, no!’

Durante esos segundos, fue suficiente para que corrieran una cierta distancia. Al oír la voz, casi todos se detuvieron sin pensar, y al voltearse se encontraron con la desesperada mujer en el piso. Por un lado, volteaban hacía atrás y luego regresaban la vista, alternando entre Hao y la mujer.

Pero cuando miraron a Hao, de repente se encontraron con que su expresión no era tan serena como antes, sino mas bien horrenda, reflejando incluso intención asesina en sus ojos claros cual agua, como si fuesen capaces de ver a través de uno.

“¡Maldición!, ¡¿acaso no sabe que gritando así alertará a las bioarmas?!” Hao dijo en voz baja, pero sus pies no se detuvieron. En una frase, ya estaba a diez metros del grupo, diciéndoles al tiempo, “Si no quieren morir, síganme de inmediato. No hagan ruidos, y en cuanto a ella… no podemos salvarla. Por supuesto, también pueden elegir quedarse aquí a morir juntos. No los detendré.”

Cuando Hao dijo esto, la primera persona en seguirlo no fue J, sino Ares, quien siempre había sido amable con la mujer. Estaba en medio del grupo, y tras escucharlo les pasó de largo a los protagonistas hasta alcanzar a Hao. La siguiente persona fue J, quien también ignoró a los protagonistas y trató de pasar por delante de ellos antes que la voz de Hao volviera,

“¡J, carga a Elaine!”

Solo le tomó un momento tras oírlo, pero de inmediato agarró a la sorprendida Elaine y la puso sobre sus hombros, corriendo después de Ares. La imagen era similar a la de un oso negro que se aferraba a una niña. En seguida le siguió el miembro de la organización terrorista, Osage. Mientras Jarrod veía a su novia alejándose cada vez más, contrajo sus puños y también siguió de cerca. Solo Jenny se quedó quieta en su lugar con una conflictiva expresión.

“¿Por qué?” Jenny se mordió el labio y preguntó, “No hizo nada malo, solamente es débil físicamente. Si tú o J la llevan, pueden salvarla. ¿Ella… no es un miembro de nuestro equipo?”

“Ingenua.”

Hao se enfrentó a la pregunta de Jenny, sin siquiera disminuir la velocidad de sus pasos. Pasó directamente a su lado y se lo explicó, “Tengo que elegir… y debo elegir. Si perder a alguien puede salvar la vida de diez personas, no dudaré en renunciar a esa persona, como un hombre sabio, un estratega, e incluso como un líder, yo…”

“Debo elegir…”

Sí, elegir…

Renunciando a su conciencia, dejando de lado el bien y el mal, y renunciando a todos sus sentimientos, solo de esta manera podría ser capaz de enfrentar a la Organización C. Solo así podría salvar a más de sus camaradas y obtener venganza…

Ya fuera por la explosión de la bomba nuclear en miniatura en Tokio, la fuga del virus bioquímico en Washington o la gran retirada en las ruinas egipcias, sus manos ya estaban llenas de sangre, no solo de sus enemigos, sino también de gente inocente e incluso de sus camaradas…

Seres queridos…

Todavía podía recordar…

La mujer a quien siempre había llamado hermana…

Cuando ella se transformó en ese monstruo traslúcido de energía pura que la materia apenas podía dañar; en el momento de accionar la explosión que la enterraría, miró los ojos de la docena de camaradas que estaba por abandonar, y también vio los ojos de su hermana…

Hao detuvo sus pasos repentinamente, y como fue tan abrupto, ocasionó que Ares se chocara contra él. Aunque parecía como que nada había ocurrido, su rostro estaba lleno de cautela.

“No es bueno, ya fuimos descubiertos. No sé cuántas y qué tipo de armas vienen aquí, solo espero que no sea el arma gigante más aterradora…”

Antes de que el plan de secuestro fuera implementado, Hao les contó sobre las armas alienígenas de Skyline según su memoria. La mayoría de sus armas y vehículos usaban cerebros humanos como sistema de operación. Había todo tipo de creaciones, desde aviones con aspectos de calamar, pequeñas armas con tentáculos de pulpo y hasta las armas biológicas terrestres más grandes como los simios gigantes.

Lo que Hao más tenía era encontrarse con las bioarmas de tipo gorila. Con sus pies teniendo de diez a veinte metros de anchura, no importaría en dónde se escondieran; solo una pisada y en definitiva estarían muertos. En comparación, los pequeños aviones que sobrevolaban el cielo o las pequeñas armas como pulpo; siempre y cuando el entorno fuera correcto y el momento el adecuado, destruirlos no era irrazonable.

Cuando Hao pensó en ello, miró a su alrededor y encontró una abertura de alcantarilla. Abrió de golpe la tapa y señaló rápidamente a la gente a su alrededor y se lanzó dentro. El resto no se atrevió a dudar más, saltando también. Al cabo de un rato, solo quedaron los miserables gritos de la mujer de mediana edad… 

Después de más de diez segundos, los gritos de la mujer se hicieron más estridentes, para luego callarse abruptamente.

En la oscuridad de la alcantarilla, todos estaban inmóviles, pudiéndose oír el retumbar de sus latidos. En este sitio de silencio y penumbra, el terror… 

… ¡se estaba expandiendo!


Traductor BryanSSC

Editor Lykanos


BryanSSC: ok~ este es mi primer capitulo de Dawn Infinity, ya había traducido uno o dos volúmenes de Terror Infinity, así que no soy un novato en la saga.

P.D: Le temo mas a los otros jugadores que a los pinches robots/gorilas gigantes

N. de E: una cosa respecto a la parte donde menciona a su monstruosa hermana, y es que no estoy del todo seguro si hubo una explosión o fue otro tipo de cosa lo que movió la tierra (o si ella siquiera fue enterrada) Solo sé que la involucra a ella con algo bajo tierra, y por el contexto tendría sentido que fuera Hao quien lo provocase, y ese algo la restringiera, aunque esto no puedo confirmarlo. Estoy traduciendo/editando por celular y eso limita mi versatilidad para interpretar a fondo el chino.