A- A+ Ahora puede cambiar de capítulo pulsando dos veces las teclas de navegación izquierda y derecha, espero lo disfruten.

 

Dawn Infinity

Vol. 1: Capítulo 12

Nuevo equipo

 

¡No te sientes así! ¡Eres un miembro directo de la familia Emans, esa mala postura traerá vergüenza a nuestra familia!”

“No comas estos alimentos baratos y sucios. Eres un miembro directo de la familia Emans. Eres un noble. ¿Cómo puedes comer esta basura de comida rápida?”

“No se te permite asociarte con ella, ¿conoces a sus padres y su familia? Una mujer tan plebeya no está cualificada para dar a luz a uno de los herederos de la familia Emans. Te daré una opción, o rompes con ella o va a desaparecer…”

“No se te permite… No puedes… No vas a… No… No…”

(Entonces… ¡¡¡¿qué es lo que está bien?!!!)

Ares de repente se sintió un poco perdido, pero casi instantáneamente volvió en sí y continúo conduciendo el vehículo por la ciudad. De hecho, habían repasado el plan numerosas veces para el secuestro de esta operación, incluyendo la mejor ruta de retirada, etc. Todo diseñado por Hao, y en base a su desempeño hasta ahora, aún seguían dispuestos a creerle.

Después de que salieron del edificio y condujeron durante más de diez minutos, ya se encontraban a medio recorrido del refugio. Estaban haciendo todo lo posible para evitarlos en el camino, e incluso entonces casi se vieron atrapados por los extraterrestres en varías ocasiones. Para llegar a su destino, Hao eligió carriles con muchos edificios alrededor que dificultaba el paso de las bioarmas más grandes, como también bloqueando la visión del auto desde el cielo por las bioarmas más pequeñas. El único inconveniente es que el desvío era demasiado y estaba congestionado, asimismo también debían ocultarse en lugares oscuros de vez en cuando, por lo que les tomaba mucho tiempo.

Hao se mantuvo mirando su reloj a lo largo del camino. Jarrod estaba sentado a su lado mientras sostenía a Elaine. No sabía si fue por su preocupación o para sacar algunas palabras de Hao y confirmar su propósito, pero Jarrod preguntó repentinamente, “¿Por qué miras tanto tu reloj? ¿Hay un límite de tiempo para el lugar al que nos llevas?”

Hao respondió sin levantar la mirada, “No se trata de un límite de tiempo, pero la cuestión es cuánto tiempo nos darán los alienígenas.”

“¿Alienígenas?” Tanto Jarrod como Elaine se sorprendieron al oírlo.

Hao los miró, mostrando una expresión de incluso mayor sorpresa, “¿Acaso creen que esa luz azul, que esas enormes cosas justo afuera del auto y los objetos voladores como pulpos en el cielo son todos artificiales? Por favor… He visto muchas películas y programas tanto de europeos como americanos, y por eso sé que son muy excepticos en lo que no pueden comprobar, pero ustedes dos son dos casos demasiado extremos; o son muy supersticiosos, creyendo en fantasmas o alienígenas hasta el punto de la locura, o no creen nada en lo absoluto. Ya los han visto bien, así que incluso si están muy conmocionados que se niegan a creerlo, ¿no les parece que todo lo ocurrido hasta ahora es muy extraño?”

“Ja ja, ja, eso es cierto, pero yo no soy así.” Ares, que estaba conduciendo, de repente dijo con una risa

Jenny en el asiento del copiloto también agregó ansiosamente, “Yo tampoco, pero creo tanto en la ciencia como en ciertas supersticiones. Pienso firmemente que siempre hay algo que la ciencia no puede explicar.”

Jarrod hizo un rápido gesto con la mano, “Espera, me estás confundiendo. ¿Dices que ya conocían a estos alienígenas desde antes? Si no es así, ¿por qué tendrían preparado este vehículo, e incluso un refugio donde escapar de esas cosas… Bueno, esos son tus secretos, pero ¿qué tiene que ver con secuestrarnos? No somos nada especial, ¿así que para qué tomaron el riesgo?”

“No.”

Hao sacudió la cabeza y habló con seriedad, “Eres muy especial. Es por tu especialidad que vinimos a secuestrarte, o a salvarte.”

Jarrod y su novia Elaine se miraron, sin entender por qué los consideraban especiales. No eran figuras públicas ni eran ricos, ¿por lo que cuál era el punto del secuestro?

“Tú eres el protagonista.” Hao dijo simplemente.

“Al empezar una película y mientras el protagonista, aunque sea un desconocido, sea capaz de ocasionar una ola de turbulencia en la trama, tanto la historia como el mundo pertenecen solo al protagonista, y en esta ocasión ustedes dos son los protagonistas de esta película.”

La heroína Elaine habló en ese momento, “Espera, todo lo que dices ahora es aún más confuso, todavía no entiendo a lo que quieres llegar. ¿Por qué nos llamas así? Nada de lo que escucho tiene sentido.”

Hao sacudió su cabeza pero continuó hablando, “Lo que acabo de decir es que cuando empieza la película… Bueno, déjenme ponerlo de otra forma; la manera más directa de decirlo es que todo en su mundo es una película. Conocemos la trama porque ya la hemos visto, sabemos el futuro y cómo será su final si no intervenimos. Esta película se llama Skyline, y el héroe y heroína son ustedes dos. Ahora, ¿ya entienden por qué son tan especiales?”

“¿Ah?” Jarrod y Elaine les dirigieron una mirada difícil de leer. Sus expresiones dejaron de reflejar sorpresa, y eran mas bien de extrañeza. Sí, era como si mirasen a unos lunáticos pacientes psiquiátricos.

“Miren.” Chu Hao se encogió de hombros impotente. “Incluso cuando ya han visto algo tan absurdo como extraterrestres, todavía no quieren creer que son los protagonistas de esta película. Dije que son muy excepticos, pero ¿ni siquiera se pueden atrever a fantasear con la idea?”

Ares volvió a reír de todo corazón, en cambio Jenny susurró algo en respuesta. El resto permaneció sin decir nada, Jarrod y Elaine se sentieron cada vez más nerviosos con este silencio.

Después de un momento, Elaine preguntó de repente, “Ya que somos personajes en esta película y todo esto ya se mostró en ella, entonces por favor dígannos; si no hubiesen intervenido, ¿cuál sería nuestro final?”

Con una expresión de indiferencia, Hao contestó casualmente mientras miraba el reloj, “Son capturados por los alienígenas. En el momento en que ellos intentan transformarlos en armas vivientes, solo el protagonista Jarrod se transforma. En cuanto a ti, por estar embarazada, los extraterrestres pretenden sacarte el feto directamente…” Hao frunció el ceño cuando terminó, sin decir nada más.

(No obtuve puntos de recompensa, y tampoco recibí ningún aviso de alguna misión secundaria… ¿Puede ser… que contar la trama a los protagonistas es insuficiente para producir un gran cambio?)

Aunque Hao detuvo la conversación, Jarrod y Elaine se horrorizaron, especialmente Jarrod al oír que Elaine estaba embarazada. De inmediato se giró hacía ella, y cuando la vio asentir ligeramente para confirmarlo, ambos sintieron una ráfaga de emoción en sus corazones, cayendo en un estado de ánimo indescriptible.

En ese momento, el vehículo todoterreno se detuvo de golpe, y Ares dijo inmediatamente, “¡Maldición! Estos vehículos dañados bloquean completamente la carretera. ¿Qué hacemos, Hao?”

Hao miró enseguida por el parabrisas, y en efecto la carretera estaba del todo bloqueada. No había manera de que el todoterreno fuese a cruzar por allí. Hao miró a su alrededor y dijo luego de unos segundos en silencio, “¡Hay que salir, no estamos lejos del refugio! La razón por la que elegí estos carriles fue para evitar esto. ¡Bajense del auto y síganme!”

Hao ya había salido del carro mientras hablaba, seguido de los otros cinco. En cuanto a Jarrod y Elaine, solo vacilaron un momento pero enseguida los siguieron de cerca; las ocho personas reanudando su camino en dirección al refugio.

Paralelamente, en una comisaría un poco más a lo lejos, se hallaba un grupo de gente arrepentida. Hasta ese momento, no sabían que realmente este era el mundo de Skyline. Muchos alienígenas aparecieron, y con ellos todos los oficiales de la estación salieron huyendo. Ahora estaban atrapados en una celda, aguardando a su muerte.

“¡Oigan! ¿Hay alguien ahí? ¡Déjennos salir ahora! ¡Abran la puerta y déjennos ir!” El joven de gafas gritó con una voz escandalosa fuera del pasillo, pero no había ningún oficial allí.

Un hombre a su lado le gritó con enfado, “¡Ya basta! ¿Cómo crees que aún abría alguien aquí esperando a morir? Todos los bastardos se fueron. Si sigues gritando solo harás que vengan los alienígenas, no quiero que me saquen el cerebro. ¡Antes de eso preferiría suicidarme!”

Otra mujer de mediana edad dijo exaltada, “¡Es tu culpa! De haber seguido a ese asiático, al menos ahora mismo podríamos decidir nuestros destinos. ¡Todo esto es por tu culpa!”

El joven de las gafas también estaba enojado, respondiendo, “Tú eres quien decidió venir conmigo. Si tanto confiabas en ese mono amarillo, no estarías aquí. ¿Mundo de reencarnación? ¡Qué chiste!, ¿dime quién podría haber creído algo así en ese momento?

“Oh, ¿mono amarillo? Hace tanto que no oía a alguien decir eso.”

Justo cuando el joven de gafas gritaba todavía más, abruptamente se escuchó una voz desde el pasillo. Todos los que discutían callaron de pronto, para enseguida comenzar a gritar extasiadamente por ayuda. Efectivamente, en poco tiempo un hombre y dos mujeres aparecieron por el pasillo. No sabían por qué, pero los tres llevaban vestimentas negras de cuello de tortuga, vestidos como si fuesen… vampiros de una película.

“Desde que ese despiadado Equipo China destruyó medio continente en la última batalla de seis equipos, nadie en toda la Dimensión de Dios se atrevió a repetir ese insulto; no esperaba encontrarme con tal guerrero aquí.” El hombre y sus dos acompañantes caminaron hacia el frente, él hablando mientras sonreía a las mujeres.

Ellas solo sonrieron sin decir palabra, el hombre entonces se dirigió a la puerta de la sala de detención y sonrió, diciendo a todos los que estaban dentro, “Ustedes deben ser los miembros del Equipo Glaciares del Norte. Mis condolencias, desde que murió esa estratega y líder de su equipo, el Equipo Glaciares del Norte ha sido eliminado una y otra vez; y en esta ocasión será lo mismo. Ahora ni siquiera tienen un líder, es una pena…”

Todos en la sala de detención sintieron que algo no estaba bien. Se callaron, retrocediendo con lentitud en un intento por alejarse de esos tres extraños.

El joven de lentes apenas y reunió el coraje de preguntar, “¿Quiénes son ustedes? ¿También son… miembros de la Dimensión de Dios?”

El hombre se rió ligeramente y alcanzó la puerta de hierro con sus manos; vieron que la puerta metálica se agrietó bajo su agarre como si estuviese hecha de barro blando, finalmente siendo arrancada del umbral bajo la terrorífica fuerza. El hombre parecía muy relajado cuando entró en la sala de detención.

“¿Que quién soy? Soy el líder del Equipo Llamas del Sur; Equipo Glaciares del Norte; Equipo Llamas del Sur… Es como si fuéramos enemigos mortales, y…”

“Se los diré: ¡casi llegué a morir a manos de la exlíder de su equipo, esa maldita mujer estratega!”

Después de un tiempo, solo quedaron cadáveres en la sala de detención, mientras que un hombre y dos mujeres salían con sangre en la cara.

“Se separaron, hay seis personas más…”

“¡Encuentrelos y mantenlos!, ¡acabemos con ellos antes de que aparezca ese hipócrita Equipo China!


Traductor Lykanos