A- A+ Ahora puede cambiar de capítulo pulsando dos veces las teclas de navegación izquierda y derecha, espero lo disfruten.

Master Hunter K

Capítulo 173: Isla Bakash – Parte 2

 

‘¡Boom!’

Los cazadores se volvieron simultáneamente para mirar hacia la selva.

‘¡Boom!’

El sonido era cada vez más fuerte. Alguien susurró,

“¿Eso es…?”

No terminó de hablar, pero todos podían adivinar lo que quería decir. El lancero rápidamente comenzó a tragar la poción que tenía en sus manos.

‘¡Boom!’

[¡Advertencia!]

[El devorador “Kiazen” ha aparecido.]

Pronto se pudo ver la figura de un enorme Tiranosaurio sobre el dosel.

Alguien murmuró en voz baja,

“Maldita sea…”

Todos estaban extremadamente tensos excepto Sungjin. Pronto el enorme Tiranosaurio, Kiazen el Devorador, salió de la selva.

“¡Brillante protección!”

Una luz intensa salió del escudo del tanque.

“Grr~”

El Tiranosaurio apartó sus ojos debido al intenso brillo.

(¿Lo está cegando con la luz… Ese tipo realmente tiene buenos artículos…)

Los ataques de los DPS de largo alcance no tardaron en llegar. Primero, el arquero soltó una flecha.

“Flecha explosiva”

La flecha que disparó aterrizó directamente en el ojo derecho del Devorador Kiazen y explotó.

‘¡Boom!’

Como su nombre lo sugería, creó una inmensa explosión. Todos los cazadores observaron la explosión de cerca.

(¿Funcionó?)

Sin embargo, después de un breve momento, Kiazen miró a los cazadores con un ojo aterrador que se había transformado en el de un panda.

Fue una buena idea apuntar al ojo, pero… el momento no fue bueno. Si el tanque hizo que el jefe cerrara los ojos, entonces hubiera sido genial si hubiera retrasado su ataque un poco… O podría haber apuntado al cuello que era más estrecho en comparación con esa cabeza…

El arquero también carecía, por desgracia, de instintos de combate. A continuación, el mago comenzó a cantar un hechizo.

“La fuente de la fuerza, ¡destruye a mis enemigos! ¡Luz de Ashurian!”

Una luz se encendió violentamente en la mano del mago antes de dispersarse en varias direcciones.

‘¡Boom! ¡Boom! ¡Boom!’

Los rayos de luz explotaban cada vez que entraban en contacto con el cuerpo de Kiazen, sacudiéndolo de un lado a otro. Los cazadores dirigieron su mirada hacia el jefe al unísono.

(¿Funcionó?)

Pero después de un corto tiempo, Kiazen gritó aún más furioso hacia los cazadores. Cuando Sungjin vio esto, pensó-

(Antes, era muy bueno adaptándose a la situación… …pero parece que su poder mágico no está a la altura, ya que invirtió puntos de estado en sus habilidades físicas.)

Si el mago principal del equipo tenía tiempo suficiente para terminar un cántico, entonces debe tener la habilidad de dar un golpe crítico al enemigo.

(Cuando se le compara con Mustafá… o Edward… no está ni cerca de ser tan bueno…)

Los dos que tenía algunas esperanzas terminaron por decepcionarlo. Por si acaso, Sungjin le pidió a Besgoro su opinión,

“Señor Besgoro, ¿qué piensa de ellos?”

(¿Hrm? ¿Quién?)

“Las habilidades de estas personas”

(No importa cómo lo mires, parecen ser peores que tus compañeros de equipo, ya sea esa señorita que usa el arco o la que tiene las tetas grandes… o ese tipo que blandía la gran espada.)

“Como era de esperar, ese es el caso”

Parecía que no había nadie en este grupo que fuera digno de ser llevado hasta el final como un aliado. Incluso si se tienen en cuenta las bonificaciones que los actuales “Elegidos” recibieron por el título, estas personas no estaban ni cerca del nivel de habilidad de los “Elegidos”. Mientras Sungjin los evaluaba…

“Gaaaah”

“¡Kaghk!”

El Lancero fue enviado volando al cielo por el pie de Kiazen, y el arquero fue golpeado contra el suelo. El tanque, bastante exasperado, gritó hacia Sungjin.

“¡Eh! ¡Cazador Maestro! ¿Qué está haciendo?”

Fue entonces cuando Sungjin se dio cuenta de que estaba parado sin hacer nada y conversando con Besgoro mientras sus compañeros morían.

“Aahh… Lo siento.”

El tanque gritó enfadado,

“¿Arrepentirse es suficiente? ¡Estamos a punto de morir!”

Sungjin sacó el huevo de Rajenta de su chaleco y lo lanzó al aire mientras decía,

“No te preocupes. No hay necesidad de que te observe más.”

Rajenta salió del huevo y gritó fuertemente mientras daba vueltas alrededor de Kiazen.

“¡Kyaaaang!”

Kiazen desconfió de Rajenta e intentó morderle, pero no pudo seguirle el ritmo porque Rajenta era demasiado rápido. Sungjin le gritó a Rajenta,

“¡Por aquí! Rajenta, no hay tiempo para jugar. “

Con las palabras de Sungjin, Rajenta voló obedientemente al lado de Sungjin. Sungjin saltó ligeramente y se subió a la espalda de Rajenta.

“Rajenta, estamos apuntando a la cabeza de ese tipo. Besgoro, ajusta nuestro tiempo y activa el Frenesí.”

(De acuerdo.)

Sungjin, que sólo había estado sosteniendo sus espadas libremente, ahora agarraba con fuerza su Venganza Sangrienta y el Espectro Lunar. Rajenta siguió las órdenes de su maestro y ascendió por el aire sobre la cabeza de Kiazen con Sungjin a la espalda.

(3, 2… 1)

Sungjin buscó el momento adecuado antes de saltar de la espalda de Rajenta directamente a la cabeza de Kiazen. Al mismo tiempo, el casco de Besgoro se volvió carmesí. A los pocos segundos de haber descendido, Sungjin había desgarrado la cabeza del Tiranosaurio con el Espectro Lunar y la Venganza Sangrienta. Kiazen, cuya cabeza había sufrido varias docenas de heridas en un instante, soltó un grito de lástima que no se correspondía con su tamaño gigantesco cuando se desplomó.

“¡¡¡Kyaaaaaaaaann!!!”

Justo antes de que Sungjin cayera al suelo, Rajenta atrapó a su maestro en su espalda y voló tranquilamente hacia el cielo. Mientras Sungjin tomaba el viento de la espalda de Rajenta, la voz de la Operadora sonó.

[El monstruo jefe ‘Kiazen’ despejado]

Sungjin le dijo a Rajenta quién lo llevaba,

“Buen trabajo Rajenta.”

“Kyang”

Rajenta gritó felizmente antes de dejar a Sungjin cerca de donde los otros cazadores estaban reunidos. Todos se quedaron boquiabiertos ante Sungjin. Era de esperar ya que Sungjin había masacrado al jefe él solo en unos pocos segundos mientras que los cuatro no pudieron hacer mucho a pesar de trabajar juntos.

“A… Asombroso, Cazador Maestro Kei.”

“Pensé que los rumores eran exagerados, pero… en realidad eres aún más fuerte…”

Sungjin, avergonzado por sus cumplidos, agitó su mano mientras decía,

“Erm bueno, ya es suficiente de eso.”

Los cazadores corrieron hacia Sungjin y comenzaron a bombardearlo con varias preguntas.

“¿Cómo te volviste tan fuerte?”

“¿Qué son esas espadas? ¿Son ambas legendarias?”

“Ese casco tampoco parece ordinario…”

“Espera, primero, ¿no son tus estadísticas increíblemente altas? ¿Realmente las ganaste honestamente?”

Sungjin comenzó a sudar frío mientras intentaba calmar a los cazadores.

“No… yo…”

Sungjin miró detrás de él e hizo un gesto a Rajenta.

“Vamos”

Rajenta se dio cuenta.

“¡Kyaaang!”

Rajenta extendió sus alas y se acercó al lado de Sungjin. Cuando el enorme grifó caminó hacia ellos con sus alas abiertas, los cazadores sintieron una sensación de opresión y retrocedieron.

“En cualquier caso… ya que el jefe está muerto… me despido ahora.”

“¿Ir? ¿Adónde?”

Como siempre, no pudo explicar todo sobre sus circunstancias. Sungjin montó a Rajenta, y luego dijo,

“Voy a ir a matar al Jefe Oculto yo mismo. Deberían matar a los otros monstruos antes de irse. Entonces, adiós”

Los cazadores extendieron sus manos hacia Sungjin como si fueran fans de una celebridad.

“¡Maestro Cazador Kei!”

“¡Señor Kei!”

Habiendo dejado esas palabras, Sungjin montó a Rajenta en el cielo. Los cazadores varados en el suelo no persiguieron a Sungjin hasta aquí. Sungjin entonces dejó escapar un suspiro.

“Uf… estaban muy pegados…”

Besgoro se interpuso repentinamente,

(¿Por qué no les diste algunos consejos para ser más fuertes? Especialmente a ese Lancero. Parecía ser de un tipo decente.)

Sungjin pensó en la conversación que acababa de ocurrir.

“Ese casco tampoco parece ordinario…”

Por supuesto, el que dijo esto era alguien que tenía una lanza en la mano, el lancero.

“… Está bien, Señor. Ahora veamos… El huevo del Jefe Oculto está…”

En ese momento, Rajenta comenzó a girar hacia el lado.

“¿Qué … ¿Por qué … Rajenta!”

Sungjin estaba nervioso al principio, pero una vez que vio el inmenso nido frente a él, se dio cuenta de que Rajenta había encontrado el objetivo primero.

“Gran trabajo, Rajenta. Vamos.”

 

 

*****Espaciador Fan*****

 

 

‘Boom’

El cadáver del pterodáctilo gigante cayó en la selva con un fuerte ruido. La voz de la operadora pudo ser escuchada,

[Jefe Oculto, ‘Tirano de los Cielos, Karez’aard’ eliminado.]

Sungjin elogió a su Invocación, que se estaba aferrando a él,

“Gran trabajo, Rajenta.”

“Kyang”

Ahora que había matado al Jefe Oculto, no quedaba nada en particular que hacer en esta incursión.

“Lo que es realmente importante es reunir aliados, pero ya es demasiado tarde para eso… ¿Debería ir a cazar troles…?”

Justo cuando estaba pensando en ello, escuchó el sonido de alguien llamándolo.

[El Elegido ha solicitado su teletransportación.]

(¿Qué ha pasado?)

Sungjin inmediatamente miró hacia su Cubo de Operador. La figura de Nada apareció encima de él.

“Hola, Kei. ¿Creo que ese hombre al que llamaste Mustafá está en mi grupo?”

Sungjin le preguntó,

“¿Mustafá? ¿Es un Mustafá que es muy delgado, tiene un bigote largo y usa magia? El nombre Mustafá es bastante común en el Medio Oriente después de todo.”

“Sí, es súper delgado, tiene un bigote largo y es bueno usando la magia. Ven y compruébalo tú mismo”

Sungjin asintió con la cabeza.

“Entendido. Estaré allí enseguida.”

Sungjin dejó inmediatamente la dimensión y se teletransportó al mundo de Nada después de recibir su título y sus recompensas.

Ella lo esperaba con su habitual armadura de cuero y con una camiseta sin mangas. Nada abanicó su cuerpo curvilíneo mientras se quejaba,

“Ugh… Hace demasiado calor y humedad aquí. ¿Cómo puedo usar una armadura cuando estoy sudando tanto?”

Sungjin miró a otra parte ya que temía cometer un error una vez más.

“Entonces, ¿Mustafa?”

“Por allí, descansando en la selva. Ahora mismo es la hora del descanso.”

Sungjin miró en la dirección que ella señaló. Un grupo de cazadores se sentó en un círculo bajo la sombra de un árbol mientras descansaban. Sungjin descubrió a Mustafá sentado entre ellos vistiendo una túnica blanca y sosteniendo un bastón, cuya cabeza tenía la forma de una serpiente. El color de su túnica y la forma de su bastón eran bastante diferentes a los de antes, pero ese físico delgado y ese largo bigote habían confirmado innegablemente su identidad. Sungjin no pudo evitar exclamar sorprendido mientras caminaba hacia Mustafá.

“¡Woah!”

Los cazadores se asustaron cuando vieron a Sungjin y recogieron sus armas. Fue una respuesta bastante natural. Normalmente, todas las formas de vida en esta dimensión eran enemigas excepto los cinco que se habían reunido al principio. Pero ninguno de ellos atacó al humano con el título de “Cazador Maestro” sobre su cabeza que se dirigía hacia ellos. Además, Sungjin había mantenido sus armas envainadas mientras caminaba hacia los cazadores armados. Mientras estaban atónitos por esto, Sungjin se acercó rápidamente a Mustafá y le dio la mano.

“Es grandioso conocerlo al fin, Sr. Mustafa.”

 

 

BryanSSC: Ese Besgoro es un desmadre xD

Trad. BryanSSC