A- A+ Ahora puede cambiar de capítulo pulsando dos veces las teclas de navegación izquierda y derecha, espero lo disfruten.

Partu Deorum

“El Nacimiento de los Dioses”

 

Capítulo 7 (parte 1): El Escape de la Princesa.  

 

  Antes de que cualquier habitante del castillo pudiera enterarse, la pequeña princesa ya les había acompañado por más de tres primaveras. Tanto se habían acostumbrado a su presencia, que ni siquiera fueron capases de darse cuenta del día en que la encontraron tonteando mientras exploraba el castillo en solitario.

  Los sirvientes, que solo sonreían al ver a la pequeña de cabellera plateada vagando por los pasillos, entraron en pánico al darse cuenta que la encargada de cuidarla estaba desesperada.

  El rey y la reina estaban completamente consternados, pues antes de que pudieren darse cuenta, aquel pequeño copo de nieve había comenzado a caminar hacia sus brazos preparándose para brindarles un cálido abraso.

  El día en que la pequeña les dijo “te amo” con una sonrisa de alegría pulcra y pura, no pudieron seguir trabajando como habían estado.

  Durante una larga semana batallaron contra el congreso para lograr liberar un poco del peso, pero por más que refunfuñaran su valor para el rey el algo que simplemente no podía ser pospuesto.

  Si tan solo hubieran sabido que hacer esto le generaría al mundo más problemas que los pocos que fueron solucionados en su momento. Fácilmente le hubieran dado permiso a la pareja de padres primerizos para disfrutar de los primeros años de vida de su amado retoño. Pero esta historia será narrada en un momento posterior.

  En los años venideros, las leyendas e historias sobre la princesa fueron decayendo y sobresaliendo cual peses desvariados que no conocen bien su nado.

~Θ~

  Esta niña es un problema más grande que descifrar la síntesis de materia. Después de todo, mediante la magia puede generarse un fenómeno muy similar a remodelar la materia para darle la forma que el mago desea, aunque esto nos plantea otro problema ¿Cómo funciona este sobrenatural proceso del reacomodo de la materia? He visto muchas veces como la alquimia emplea una simple piedra, la reduce y la convierte en un pequeño trozo de hierro u madera. Pero el verdadero problema recae en ¿Cómo se desarrolla este enigmático proceso mágico? Sabemos bien que requiere del mana como fuente principal de energía, y también sabemos que no existe energía más fuerte que la generada por el mana. Ahora el dilema es el siguiente ¿Qué es el mana? ¿Por qué puede alterar tan fácilmente las leyes del universo?

  -¡Rodrigo!

  -¿Qué necesitas querida Kara?

  ¿Por qué habrá venido a buscarme Kara? Estoy seguro que debería de estar muy ocupada atendiendo las necesidades de la princesa Jessica, estoy completamente seguro de que no tiene muchos descansos. No comprendo la razón por la que me ha visitado, debería saber que siempre estoy ocupado por el esclavizador trabajo que me deja el pesado de Jorge. Además, poco puedo hacer en contra de la voluntad del rey. Aunque sea mi mejor amigo, comprendo bien la importancia que tiene mi rol para el reino en el que vivo. Después de todo, este ha sido el sueño por el cual arriesgamos nuestras vidas. Esta es la promesa que hicimos sobre la santa tumba, este es el mundo que construimos sobre una pila de cuerpos molidos. Solo recordar el pasado hace que mi corazón se llene de dolor, desearía que todo se pudiera haber arreglado de una mejor manera, pero incluso ahora sigo sin poder ver otro camino. Es por todo esto que no debería de ilusionarme con una mujer como Kara, sé que a mis veinticinco años mi cuerpo está deseando a las mujeres con mucha más fuerza, pero ello no justifica que quiera tener una relación con la persona que me cuido desde que tengo memoria.

  -Rodrigo ¿No puedes usar alguna magia que nos ayude a encontrar a la princesa?

  -¿Qué le ha pasado a la princesa?

  -Veo que el estrés solo hace que te vuelvas aún más despistado. Jessica se escapó de tu cuidado por tu manía de siempre estar delirando.

  -¡Ho! Así que por eso estoy en el pasillo. Ya me parecía extraño el que haya salido, perdóname querida Kara, dame un momento para encontrar a nuestra escurridiza damisela.

  Eso dije, pero ¿Qué podría utilizar? Hay tantos métodos para localizar a alguien mediante la magia. Podría crear un círculo mágico con una formula única que me permita localizar la huella de mana de la princesa, ahora que lo pienso, si logro optimizar la fórmula de tal manera de que el consumo de mana requerido para generar un pulso localizador sea mínimo, incluso Kara podrá usar la formula en el momento en el que se requiera localizar a la princesa. No no no, eso sería muy peligroso ¿Qué pasaría si alguien logra robar la fórmula? Podría localizar a la princesa en cualquier parte del planeta, no quiero ni siquiera imaginar lo que pasaría que algún extranjero le hiciera daño a la princesa. Así que descartaré la idea ¿Qué otra cosa puedo hacer para localizar a la princesa? Sin duda alguna el método más rápido y practico sería provocar una poderosa onda de mana, su funcionamiento es idéntico al de una ola en el mar. En cuanto se encuentre con un objeto con mana rebotará y volverá, como las reservas de mana de la princesa son un tema simplemente absurdo, solo tendré que localizar la ola más fuerte… Pero esto plantea un nuevo problema, pues al lanzar un pulso de mana puro de alta magnitud, es muy probable que las personas con un bajo nivel de mana se vean afectados ¡incluso podrían caer desmallados! Además, hoy es lunes, eso significa que hay sirvientes limpiado las paredes exteriores. Si llegara a usar un pulso demasiado fuerte podría provocar que esas personas inocentes caigan desde una altitud catastrófica. Idea rachada por generar efecto colateral muy peligrosos. Supongo que tendré que hacerlo de la manera difícil, lanzaré una seria de hebras de mana y haré que se extiendan por todo el castillo como las raíces de una planta que ha brotado he infectado un jardín desolado. Con ellos tendré que procesar cada huella de mana presente en el castillo hasta que encuentre la de la princesa… En verdad que es el método más lento y molesto, descifrar cada formula de mana es demasiado tedioso. Desearía poder desarrollar un objeto mágico que hiciera los largos cálculos por mí… ¡Esa es una muy buena idea para mi próxima investigación! Perfecto, guardemos la idea. Ahora a hacer la molesta magia.

  En menos de medio segundo Rodrigo ya había encontrado la magia que utilizaría. Su naturaleza meticulosa no le permitirá ser despistado, por lo que se tomó su tiempo para encontrar el mejor resultado.

  Los pequeños hilos de mana invisible para el ojo no entrenado se extendieron por todo el castillo cual raíces que crecen hasta consumir la tierra del jarrón en el que se han criado.

  En una sucesión tan rápida, que una persona normal simplemente se desmayaría por observar. Los datos de cada ser vivo en el castillo volaron por los hilos hasta Rodrigo, cada uno cargando una serie de número que esperaban por ser analizados.

  Desde la potencia del mana, la cantidad de mana, la edad, descripción de la persona, personalidad, cualidades, particularidades… Para identificar a la princesa debía de encontrar la frecuencia correcta, ignorar el mar de números innecesarios, y centrarse solo en aquellos que deseaba conocer.

  Todo este proceso le tomó solo tres segundos al mago más experimentado del mundo.

  -La encontré, está en el pasillo de camino a la sala de baños.

  -¿Cómo pudo llegar hasta hay tan rápido?

  -Lo más probable es que un sirviente la haya encontrado por el camino y decidiera llevarla a su habitación. Después de todo, todo el mundo sabe que usted es la encargada de cuidar a la princesa.

  En serio… Nunca volveré a hacer algo como esto, en verdad que sigo siendo un mago inexperto. Usar la fuerza bruta para hacer una simple localización es un error de novato, en cuanto tenga un momento para pensar mejor crearé un hechizo de localización universal mucho más simple y cómodo de manipular. Me duele la cabeza después de hacer tantos cálculos consecutivos.

  El resto de habitantes del castillo contemplaron atónitos como los respetados tutores de la princesa, corrían por los pasillos de mármol mientras gritaban a los transmudes con la esperanza de cruzar el río de personas sin destrozarles su día.

  No era una gran emergencia, pero si la reina llegará a darse cuenta, definitivamente el castigo para ellos, no será la clemencia. Por lo que el miedo a conservar todas sus partes unidas al cuerpo, esa razón suficiente como para lanzar la dignidad y correr por el pasillo.

  Fue una suerte para ellos el no haber encontrado ninguna figura importante en su riesgosa travesía de reencuentro. Los sirvientes, quienes tenían un miedo incluso mayor a la ira de la realeza, fácilmente comprenderían su pensar; pero los nobles no pensarían dos veces ante la oportunidad para hurtar un puesto de autoridad.

  Al entrar en la habitación, Rodrigo se sorprendió de mala manera, pues la habitación de la dama estaba completamente desolada. En ese lugar solo había una cama, un closet, una mesa y una pequeña ventana. Como si fuera una habitación lista para ser desocupada, el vacío del habitáculo de su camarada, le hiso recordar que su vida se basaba únicamente en trabajar sin parar.

  – ¡Ho! Al fin llegaste Kara, estaba comenzando a considerar que te habías olvidado de la princesa.

  En la desolada habitación estaban un adulto y una niña de no más de cuatro años recostadas en la cama.

  Hace unos momentos Clara se había encontrado con la pequeña princesa, la pequeña estaba intentando tomar una hermosa flor turquesa de los grandes jarrones que decoraban el pasillo de la casa de la realeza. En un desesperado intento por evitar que la niña rompiera algo, cuyo valor era mucho mayor que lo que ganaría una familia trabajando sin descanso por un año, la tomó en brazos antes de que pudiera llegar a hacerle daño.

  Grande fue su sorpresa al recordar que la pequeña que, aunque la pequeña hubiera roto el jarrón, nada hubiera pasado; después de todo, cualquier cosa que este en este castillo es propiedad de la realeza.

  Era extraño que la princesa no estuviera con Kara, por lo que instintivamente se dirigió a la habitación de su amiga mientras cargaba a la revoltosa.

  -Clara, nos salvaste. Gracias. Antes de que pudiera darme cuenta este idiota ya había olvidado en donde la había dejado.

  -Gracias Kara, en verdad que no me percaté el momento en que la princesa escapó de mi vista. Admito que estaba muy distraído al darme cuenta del gran talento que tiene su alteza.

  – ¿Talento? Es extraño que tú digas eso. Para que digas que tiene talento, asumo que tiene que ser un monstruo del calibre del Rey al menos.

  – No… estoy seguro de que algún día será mucho mejor que su servidor.

  La confesión del mejor mago conocido conmocionó a las dos. Rodrigo era un genio que solo nacía una vez cada mil años, pensar que podría existir alguien que fuera mejor que él era una idea que simplemente no se acoplaba a sus cabezas.

  Pero si alguien con ese talento es enseñado por el mejor mago… Dios tenga piedad de los enemigos que osen enfrentarla cuando haya pasado veinte años.

  Como estaban en medio de la clase de Jessica, Rodrigo cargo a la princesa e insistió en que Kara descansará mientras él se encargaba de cuidarla. Obviamente no funcionó, pues fue culpa del mago el que la niña se haya escapado.

  En el camino de regreso al habitáculo del mago, un tema controversial se había generado.

  -Rodrigo ¿Por qué siempre tengo que estudiar todos los días? ¡Es aburrido!

  -Princesa, ya le he respondido infinitas veces ¿Acaso no quieres hacer magia tu también?

  – ¡Quiero ser la mejor maga del mundo!

  – ¡Claro que te convertirás en la mejor maga del mundo! Pero para ser la mejor maga del mundo tienes que mejor que yo usando la magia.

  – ¡Eso no es justo! Rodrigo hace trampa.

  – ¡Hey! Yo no hago trampa, lo que pasa es que soy mejor que tú.

  La pequeña princesa refunfuñaba y replicaba, eso es lo normal para una niña de su edad. Lo extraño era ver a Rodrigo pelear con ella, definitivamente parecían un par de niños discutiendo por ver quién era mejor.

  – ¡Estudiaré mucho mucho más que tú! ¡Definitivamente te ganaré y me convertiré en la mejor maga del mundo!

  El mago solo sonrió al ver a la niña, que hace tan solo unos momentos estaba protestando por tener que estar sentada estudiando, completamente decidida a superarlo estudiando.

  Pequeña Jessica… Si solo supieras como me siento cada día al ver como la distancia entre nuestro conocimiento se encoge como un lápiz. Desearía que dejaras de desgastar tan rápidamente ese frágil lápiz… ¡Dañaras el poco orgullo que me queda!

  Aunque pensará eso, Rodrigo no podía evitar sonreír al recordar el largo camino que han recorrido hasta poder llegar hasta aquí.

  Las interminables horas ayudando a la niña a comprender la naturaleza del irracional poder que reside en su interior. Los millones de veces que la pequeña lloró hasta que se desmayó pensando que mataría a alguien por el simple hecho de no poder retener su desbordante poder. Los ojos de terror al ver como lo había herido sin querer… Para los ojos extraños, una brutal cantidad de mana puede parecer la bendición más grande que puede haber. Pero para un experto como él, descubrir esto solo hiso que su corazón gritará de dolor.

  La noche en que conoció a Jessica, se había molestado increíblemente porque Kara se había retrasado… Hoy en día ha pasado tiempo suficiente como para que la niña llegara a formar parte de su vida, es cuando más teme que no pueda verla la mañana siguiente.

  Explosión por concentración de mana, un fenómeno natural que generalmente es el culpable que alterar completamente la geografía de un lugar, es generado luego de que una insana cantidad de mana se almacena en un único lugar.

  Los núcleos de las jóvenes mazmorras, que en un afán por asegurar su propio bien almacenan demasiado mano en un único ser, son los principales responsables de estas catastróficas explosiones.

  El momento en el que Jessica tocó sus manos, se maldijo profundamente por ser un despistado. La niña estaba a punto de explotar por completo cada centímetro del castillo.

  Sigue siendo inexplicable como un recién nacido puedo concentrar una cantidad tan insana de mana, pero inmediatamente cuando tocó sus brazos tuvo que comenzar a trabajar para salvar las vidas de todos en la ciudad.

  En un primer momento pensó en acabar con la vida de la princesa, con la débil ilusión de que con ello logrará frenar la espontanea acumulación. Pero no podría perdonarse el vivir después de haber asesinado a la hija del hombre que consideraba su hermano.

  No sabía cuánto tiempo había pasado desde que había comenzado a dispersar el maná que la princesa estaba acumulando. Podía sentir como la sangre brotaba de sus ojos por el simple hecho de intentar lidiar con la abrumadora cantidad de cálculos que estaba realizando sin parar.

  No podía darse el lujo de dejar morir a la princesa, le debía demasiado a Jorge como para pagar su deuda salvando a un simple trozo de tierra. Ese día tomó la decisión más arriesgada que había tomado en su vida.

  Calculando y enviando constantemente el mana concentrado al cielo, la insana cantidad de mana que flotaba en el aire dispersó las nubes invernales. Tomó la forma de una aureola, que brillaba y coloreaba el cielo de toda la ciudad.

  La famosa presentación de la princesa, había sido la gran apuesta de un mago por salvar la vida de todas las personas que celebraban fuera sin darse cuenta.


Autor: Aldohnc

Editora: Rosi