A- A+ Ahora puede cambiar de capítulo pulsando dos veces las teclas de navegación izquierda y derecha, espero lo disfruten.

“Si quieres hacer magia, primero debes aprender a sentir el flujo del maná”, dijo Lefi. Ella limpió las migajas de galletas de su vestido y se deshizo de la bolsa de plástico entregándosela a Shii, quien la consumió felizmente sin ninguna queja. La enciclopedia en mi cabeza afirmaba que los monstruos de la dungeon no necesitaban realmente sustento, pero eso no significaba que no pudieran comer. Claramente, el slime pensó en la bolsa de plástico como una especie de deliciosa golosina. Me preocupaba el efecto de la basura moderna en el ecosistema local, pero la voluntad de Shii de consumirla puso fin de inmediato a mis preocupaciones.

“Extiende ambas manos”. Lefi extendió sus manos mientras me instruía para hacer lo mismo.

“Uhh… está bien” No sabía realmente lo que intentaba hacer, pero me encogí de hombros ante mis dudas e hice lo que me dijo.

“¡Woaaaah! ¿¡Qué demonios está pasando!?”

Una especie de energía poderosa comenzó a fluir a través de mí en el momento en que me agarró las manos. Continuó fluyendo de su mano derecha y a través de mi cuerpo antes de volver a ella a través de su izquierda.

Su identidad era evidente.

El extraño poder que sentí corriendo por mis venas era una energía mágica, maná.

La intensa corriente de poder que fluía por nuestros cuerpos era claramente de una naturaleza diferente al maná que llenaba la dungeon. Se sentía como si estuviera enfurecido dentro de mí, como si me aplastara si bajaba la guardia, aunque fuera sólo por un momento.

Lefi mantuvo el torrente mágico a toda potencia durante unos minutos, luego lentamente comenzó a reducir la cantidad que me atravesaba poco a poco antes de finalmente interrumpirlo por completo. Me derrumbé en el momento en que lo hizo. Mi aliento era irregular y mi corazón estaba totalmente fuera de control. Apenas había pasado un tiempo, pero me sentía tan agotado como si hubiera corrido un maratón a toda velocidad.

“Parece que eres afortunado. El proceso ha ido bien.” Lefi me mostró una sonrisa divertida mientras hablaba.

“¿Afor… tuna… do?” Estaba sin aliento por lo que me tomó tres respiraciones para decir una sola palabra.

“El proceso que acabo de completar fue incitar a la fuerza tu energía mágica a la acción vigorizándola con la mía.” Se encogió de hombros mientras hablaba en un tono indiferente. “El proceso habría fallado si no hubieras podido soportar mi esencia, y tu cabeza habría estallado en una violenta explosión de sangre y vísceras”

“¿Q-que rayos acabas de hacerme? Eso es terriblemente aterrador!”

Lefi respondió a mi arrebato con otro encogimiento de hombros indiferente. “No te preocupes. Sólo elegí llevar a cabo la acción porque había juzgado que eras un demonio lo suficientemente poderoso para soportar mi esencia, y se demostró que estaba en lo cierto”

“Pero…”

“Es suficiente. Guarda tus quejas. Empieza a circular tus energías mágicas por todo tu cuerpo antes de que olvides la sensación. Apuesto a que se ha convertido en una tarea bastante simple”

No estaba exactamente satisfecho con la razón por la que había puesto mi vida en riesgo sin siquiera decírmelo, pero dejé de lado el pensamiento por el momento e hice lo que ella dijo. Es decir, me levanté, cerré los ojos y empecé a concentrarme.

Lefi tenía razón. Pude sentirlo. Podía sentir mi maná. La mayor parte estaba centrada en el área alrededor de mi plexo solar. Aunque no había podido sentir ni un poquito antes de que Lefi actuara, ahora podía captarlo activamente.

Empecé a moverlo emulando lo que Lefi había estado haciendo con el suyo unos momentos antes.

Tuve un poco de dificultad para hacer que mi maná comenzara a moverse. Era como agitar un líquido viscoso con una cuchara. Resistió bastante al principio, pero empezó a estabilizarse y a acelerarse a medida que continuaba empujándolo. El globo de energía mágica pronto comenzó a extenderse y a circular por todo mi cuerpo. No tardó mucho en sentir que llegaba hasta el último vaso capilar. Y como esta vez no estaba lidiando con ningún tipo de energía externa, mover mi maná no me desorientó ni me hizo sentir enfermo. Era como si algunas personas tuvieran la tendencia a marearse si no estaban al volante. Todo se sentía bien ya que yo era el que tenía el control. Nunca había conducido un coche, así que no podía confirmar que esto y aquello eran exactamente lo mismo, pero al menos era algo parecido.

“Espléndido”. Has conseguido llevar tu maná a un estado activo. Es precisamente ese estado el que sirve como base de toda la magia.”

Podía oír a Lefi. Sabía que me hablaba y entendía lo que decía, pero no podía responder. Estaba demasiado concentrado en mover mi energía mágica a través de mi cuerpo para realmente estrujar cualquier tipo de respuesta.

“Ha llegado el momento de pasar al siguiente paso. Primero, debes imaginar lo que te describo, y luego debes recitar el canto que yo digo”

Lefi se detuvo a esperar que yo respondiera, así que asentí un poco.

“Imagina un campo abierto, una llanura de hierba.” Sus palabras hicieron que el área que rodea la dungeon apareciera en mi cabeza. “Concéntretate en una sola de las flores que hay allí. Cógela, con tallo y todo, y colócala dentro de la palma de tu mano”

La escala de la imagen en mi mente se encogió de repente; me imaginé a mí mismo arrancando una de las flores justo al lado de mis pies.

“¿Has terminado?” Esperó otro asentimiento antes de continuar.

“Bien”. Extiende tu mano y repite después de mí: ‘Crear Flor’ “.

“Crear Flor”

Una porción de la energía mágica que circulaba por mi cuerpo de repente se concentró en mi mano izquierda mientras repetía las palabras de Lefi. Esperé a que el flujo de maná se detuviera antes de abrir los ojos.

“Woah, eso es un bonito flo-espera, ¿qué demonios?” Tiré la flor a un lado mientras me quejaba. Aunque la había tirado sin cuidado, terminó avanzando suavemente hacia el suelo.

“¿Qué?” Lefi ladeó su cabeza. “¿Estás insatisfecho?”

“Sí y no. Usar la magia por primera vez fue bastante impresionante y todo eso, pero igual… ¿por qué una flor? ¿no podríamos haber hecho algo, ya sabes, un poco más impresionante?” No pude evitar señalar el hecho de que crear flores no era exactamente lo que tenía en mente cuando pensé en la magia.

“Eso es simplemente porque el hechizo sólo estaba destinado a servir como tu introducción a la magia. Pasaremos inmediatamente a cosas más grandiosas. Me gustaría que hicieras otro hechizo, y esta vez, imagina una llama. No es necesario que cantes. Todo lo que necesitas es imaginarte formando una llama con tu maná. Cuanto más clara sea la imagen, mejor”

“Está bien…” Dirigí mi mente hacia mis energías mágicas y las insté a moverse. Como era mi segunda vez, mi maná se sentía menos pesado y más susceptible a la manipulación.

Perfeccionando el concepto de fuego, imaginé un encendedor, específicamente uno de los tipos de Zippo que tenía en casa. La imagen me llegó con una facilidad sorprendente. Tanto el objeto metálico como la llama brillante y parpadeante que producía eran cristalinos.

El pedernal dentro del encendedor podía crear una chispa, que a su vez encendería el aceite que liberaba para crear una llama constante.

“Rgghhh…”

Un pequeño gemido se escapó de mis labios mientras enfocaba mi maná y lo guiaba por mi brazo. La más mínima parte de mi energía mágica se drenó de la punta de mi dedo índice y floreció en una llama.

“Woah…” No pude evitar jadear con asombro. Mierda. Eso es jodidamente increíble.

Mis habilidades eran la definición misma de “miserable”, pero, no le presté atención. Estaba demasiado preocupado por el hecho de que mi dedo estaba emitiendo fuego como para preocuparme. Hacer el primer hechizo era un acto épico que llevaría a cualquier hombre a un estado de excitación. Y aunque lo parecieran, mis acciones no eran ni siquiera un poco infantiles. Crear una llama en la punta de los dedos era una fascinación demasiado grande para ser atada por los conceptos de edad y madurez.

“Muy bien. Veo que hay una razón por la que dicen que los demonios son unos magos espléndidos después de todo”

“Oh, ¿eso es una realidad?” Le di a Lefi una respuesta ociosa mientras encendía y apagaba la llama una y otra vez.

Un par de chispas volaban por el aire cada vez que la llama se encendía, probablemente porque la imagen que tenía en mente era la de un encendedor Zippo. No me entusiasmaba el excesivo realismo, pero no me importaba demasiado porque las chispas eran estéticamente atractivas por sí mismas.

“En efecto. La mayoría sería incapaz de manipular su maná hasta tal punto en el momento en que sus circuitos mágicos se abrieran a la fuerza. Ese es un aspecto por el que puedes agradecer a tu raza”

Huh. Genial. Capté la magia mucho más fácilmente de lo que realmente deberia. Incluso yo esperaba que tomara mucho más esfuerzo y tiempo.

“Es porque los demonios son criaturas originalmente nacidas de partículas mágicas”, explicó Lefi. “Sólo tiene sentido que tu cuerpo haya sido construido de tal manera que tengas una fuerte afinidad por la manipulación del maná”

Su explicación tenía todo el sentido. No podía haber otra razón para que alguien como yo pudiera captar la magia tan fácilmente dado que mi antiguo mundo había estado completamente desprovisto de ella.

Aunque me interesaban las justificaciones de Lefi, mi atención seguía estando demasiado centrada en la llama que flotaba justo sobre la punta de mi dedo para que yo pudiera dar una respuesta.

Me pregunto si puedo ajustar su fuerza…

Según la chica dragón, lo más importante era la imagen que tenía en mi mente, así que rápidamente empecé a imaginar un lanzallamas. Jugué muchos juegos FPS antes de reencarnar y la mayoría de ellos tenían lanzallamas. Tendían a ser bastante quisquillosos y sólo funcionaban realmente bajo ciertos escenarios, pero me gustaban y los usaba bastante a menudo de todos modos. Quería que mi magia de fuego funcionara de la misma manera, así que cerré los ojos y me hice una imagen mental del arma basada en el calor.

“W-Woah! ¿¡Qué diablos!?” Violentas llamas rugientes comenzaron a salir de la punta de mi dedo en el momento en que me las imaginé en mi cabeza. Reaccioné inmediatamente y aparté el dedo de mi cara, pero no fui lo suficientemente rápido para evitar que una repentina ola de calor me golpeara. Las llamas volaron tan cerca de mi cara que estaba seguro de que me quemaron el flequillo.

Shii, que había estado holgazaneando cerca, comenzó a rebotar en pánico. Su lenguaje corporal decía claramente “¿Qué diablos?”

“¿Q-Qué estás haciendo”? ¡Deja de verter energía mágica en la llama inmediatamente!” Incluso Lefi se sorprendió.

“¿C-cómo demonios se supone que voy a hacer eso?”

“¡Interrumpe el flujo de tu maná! ¡No permitas que siga circulando!”

El aliento de dragón comenzó a apagarse cuando de repente empecé a circular mi energía mágica en la dirección opuesta para forzarla a detenerse. Chisporroteó unas cuantas veces como un motor que se había quedado sin gasolina, antes de detenerse finalmente un segundo o dos después de que mi maná se detuviera.

Lefi, que había retrocedido al ver la llama, dio un suspiro de alivio al volver a mi lado.

“Esa… fue una experiencia bastante impactante”, comentó.

“Lo sé, ¿verdad? Santo cielo, mi corazón latía tan rápido que pensé que iba a estallar en mi pecho”

“Debes recordar que debes tener cuidado al ajustar la salida de tus creaciones mágicas. Como alguien que está naturalmente dotado con las artes mágicas, encontrará que es fácil para ti producir accidentalmente un efecto mucho más grande que el que habías previsto. Sólo te harás daño a ti mismo si infundes tus hechizos con toda la energía mágica que puedas reunir”

“S-Sí, mi error.” Me tomé su lección a conciencia; después de todo, casi me carbonizo la cara.

Sí… creo que me voy a abstener de hacer más magia de fuego por ahora. Probablemente no debería jugar con eso hasta que al menos sepa algo de mi.

“Aparte del tema, ya que creo que te he enseñado todo lo que necesitas saber por el momento. Para reiterar, la magia es, en esencia, el poder de tu imaginación. No es otra cosa que tu propia imaginación la que sirve como base para hacer hechizos, y por lo tanto, es también tu imaginación la que te permite crear tus propias técnicas mágicas. Muchos humanos y demonios malinterpretan la naturaleza de la magia. Creen que se centra en el aria, el canto. Y están equivocados.” Lefi se detuvo un momento para tomar un respiro. “Tanto el canto como el nombre de un hechizo existen sólo para reforzar la imagen que uno tiene de él. No son más que auxiliares, extras innecesarios. Eres un demonio, una criatura con el talento innato para la magia. No es necesario que cantes nunca para poder lanzar un poderoso hechizo que requiere una absurda cantidad de maná para activarse. E incluso entonces, puede resultar innecesario. Nunca olvides que el secreto de la magia es tener una imaginación vívida. Y eso es todo”

“¿Una imaginación vívida…? Muy bien, entendido. Mi imaginación es la razón por la que casi me quemo la cara, así que me aseguraré de tener cuidado”

“Eso sería lo mejor” Parecía que Lefi había terminado su conferencia, así que le hice una de las preguntas que había estado en mi mente durante todo el tiempo.

“Entonces… ¿crees que puedo hacer algo más que hacer flores y prender fuego?”

“Aunque ahora entiendo que tienes una afinidad tanto con la magia de la tierra como con la magia del fuego, no puedo decir si podrás o no usar alguno de los otros elementos. No tienes más remedio que probarlos por ti mismo”

“¿Qué otros elementos hay?”

“Los cuatro elementos básicos son la tierra, el fuego, el agua y el viento. Estas cuatro clasificaciones son, desafortunadamente, incompletas. No abarcan todo lo que hay en la magia, y sólo se describen de tal manera que son fáciles de comprender. Hay, por supuesto, otros elementos también. Algunos han sido conocidos por manipular facetas como el tiempo, la luz y la oscuridad. Hay muchos más ahí fuera, y es por eso que no puedo proporcionarte una respuesta verdadera. Debes experimentar para determinar tus capacidades”

***

Probé varios otros elementos bajo la supervisión de Lefi y llegué a la conclusión de que era competente tanto en el agua como en el viento. Demostré mi afinidad por el primero creando agua a la temperatura justa para un baño caliente, y el segundo generando una brisa cálida con la suficiente potencia para secar las cosas. Desafortunadamente, no fui capaz de hacer funcionar ningún otro elemento. Asumí que eso significaba que simplemente no tenía afinidad con ellos, pero Lefi me dijo que estaba equivocado. Era posible que simplemente aún no los hubiera despertado.

No pude hacer mucho con la magia del viento aparte de cambiar la intensidad. Podía funcionar como un secador de pelo bastante decente, pero eso era todo. Tenía más afinidad con la magia de los secadores de pelo que con la verdadera magia de viento. El agua, por otro lado, resultó ser mucho más prometedora.

“¿Podrías tal vez manipular tus hechizos para que sean menos extraños…?”

“No puedo evitarlo. Así es como todo termina saliendo. Realmente no puedo imaginar que nada de esto funcione de otra manera”

Probar un montón de cosas al azar me permitió aprender que la magia se basa en la imaginación, pero no puedes imaginarte cualquier cosa y hacer que funcione. Tenías que tener una imagen muy fuerte de lo que intentabas hacer o acabaría siendo un fracaso.

Encontré que era más fácil hacer que las cosas funcionaran cuando usaba la magia para hacer cosas a las que estaba acostumbrado y que podía imaginar fácilmente. Por eso todos mis hechizos terminaron creando cosas a las que estaba expuesto en mi vida diaria.

Mi imaginación era bastante deslucida, y mi memoria aparentemente tampoco era tan buena, ya que no podía hacer que mi magia de viento hiciera nada llamativo. Era una pena, pero ni mi magia de viento ni la de tierra resultaron ser demasiado útiles. Afortunadamente, el agua era diferente. Podía hacer que hiciera lo que yo quería, probablemente porque mi afinidad con ella era mucho mayor. Tenía un punto de partida bastante bueno, así que doblé mi apuesta por la magia de agua y empecé a practicarla.

Un poco de entrenamiento terminó siendo suficiente para ser lo suficientemente bueno como para crear un dragón hecho de agua. Para ser específico, era un dragón hecho de agua de baño caliente y confortable, pero aún así, era un dragón.

“¿Qué estás haciendo ahora?” Lefi estrechó su mirada mientras me veía agarrar el set de baño que acabo de comprar con DP. Llené el balde de madera con agua caliente antes de mover mis dedos por encima de mi cabeza. Hice otro hechizo y convertí mi dedo en lo que efectivamente era un cabezal de ducha.

“Nada especial. Sólo pensé que sería bueno lavarme el cabello”. Me mojé el cabello y empecé a lavarlo mientras respondía.

Shii comenzó a absorber el agua jabonosa mientras me enjuagaba la cabeza. El slime la tragaba, con burbujas y todo, como si estuviera disfrutando de una especie de aperitivo. Me alegré de que mi nueva mascota hiciera todo tan conveniente para mí, pero empezaba a preocuparme por su salud. Aunque sabía muy poco sobre la biología del slime, de alguna manera dudaba que el champú de limpieza fuera bueno para la pequeña criatura azul.

Quiero decir, Shii se veía muy feliz comiendo basura y otras cosas, así que supongo que probablemente estará bien… probablemente.

No estaba muy seguro de que todo saliera bien, pero decidí usar la magia para secarme el cabello después de terminar una primera pasada con una toalla.

Awwwwwww ssssi. Eso se siente muy bien. El hecho de que no me haya bañado ayer me molestaba, así que esto es genial.

“…”

“¿Qué?”

“Me gustaría que también hicieras eso a mi cabello. ¿Te importaría?”

“Bueno, supongo que también podría. Tu enseñanza de la magia es la única razón por la que puedo hacer esto, después de todo”

“Mi intención no era que aprendieras magia para que pudieras bañarte…”

“Sí, sí, lo que sea. Basta de tonterías. Trae tu cabeza aquí”

Lefi estaba claramente enojada, pero obedeció, así que termine lavandole el cabello.


Traductor: Hamlet