A- A+ Ahora puede cambiar de capítulo pulsando dos veces las teclas de navegación izquierda y derecha, espero lo disfruten.

“No sabía que eras un pedófilo, Yuki.” Lefi me insultó en el momento en que vio a la niña en mis brazos.

“Sí, sí, ya es suficiente de ti. No tengo tiempo de seguirte la corriente a tus tontas acusaciones ahora mismo”

Coloqué a la rubia aún inconsciente encima de mi cama de estilo japonés, que convenientemente no me había molestado en guardar. Como la mayoría de los otros muebles, estaba abarrotada en una de las esquinas del salón del trono. El rincón en cuestión se había convertido en un híbrido bastardo de cama y sala de estar. Las cosas estaban desparramadas al azar, y la distribución estaba tan lejos de estar organizada como era posible. Era efectivamente una casa de soltero. No hace falta decir que la estética del salón del trono se había arruinado. Toda su majestuosidad había sido largamente abandonada al vacío.

Pero para ser justos, eso es lo que termina pasando cuando vives en algún lugar. No es como si pudieras mantener todo perfectamente limpio todo el tiempo, ¿verdad?

“¿Oh?” Lefi levantó una ceja mientras miraba por segunda vez a la joven rubia. “¿Ella es un vampiro?”

“Aparentemente”. Me encogí de hombros mientras echaba un vistazo rápido a las estadísticas de la chica.

***

Información general
Nombre: Illuna
Raza: Vampiro
Clase: Ninguno
Nivel: 3
HP: 17/25
MP: 120/120
Fuerza: 40
Resistencia: 50
Agilidad: 46
Magia: 72
Destreza: 68
Suerte: 412

Habilidades únicas
Vampirismo

Habilidades
Cocinar II
Coser I

***

Su nombre es… Illuna. Supongo que probablemente se pronuncia asi il-loo-na. Supongo que tendré que preguntarle cuando se despierte para asegurarme. Sus estadísticas son un poco bajas, pero es una niña, así que supongo que tiene sentido. Todas sus habilidades están relacionadas con las tareas. Supongo que debe haber ayudado mucho en la casa. Tiene unos siete, ocho años. Debió ser una niña muy dulce al ver que empezó a ayudar tan pronto.

“Qué raro. No he visto un vampiro en mucho tiempo”. El tono de Lefi tenía un poco más de interés que de costumbre.

“¿Qué quieres decir?”

¿No se supone que los vampiros son bastante comunes en la fantasía?

“Tanto los súcubos como los vampiros son famosos por su belleza. Es este preciso rasgo el que ha llevado a su caída. Como todos los otros demonios, las dos tribus han luchado contra el dominio humano, y así, los humanos han pasado varias décadas cazando a ambas tribus hasta casi la extinción. Los que sobreviven son capturados y vendidos como esclavos. Es probable que sea una víctima que escapó con éxito de sus captores después de una de esas cacerías”. Lefi se detuvo un momento para encogerse de hombros indiferentemente antes de continuar. “Es un destino que probablemente le ocurriría a los niños del bosque si no se unieran a los humanos en un pacto de no agresión”.

“Eso es estúpido…” Fruncí el ceño. Lo único que sentí aparte del disgusto fue un poco de confusión, ya que no sabía lo que el dragón quería decir con “niños del bosque”. Sin embargo, mi incertidumbre sólo duró un momento. La enciclopedia construida en mi cerebro me llenó rápidamente y me informó que eran básicamente elfos, así que mi confusión se desvaneció y fue reemplazada por una segunda ola de irritación.

La peor parte de todo fue que, como antiguo humano, los entendía. Sus motivos encajaban conmigo y honestamente no podía ni siquiera sorprenderme. Esclavizar a los que se diferenciaban de ellos era algo tan humano que no sabía qué decir o cómo reaccionar. Era así en el mundo del que yo venía también. Los esclavos han existido a lo largo de casi toda la historia. Demonios, la esclavitud todavía existía cuando yo morí. A mucha gente le gusta decir lo contrario, pero nunca logramos eliminarla totalmente. Lo único que logramos fue cambiar nuestra terminología. A algunos les importan un bledo los derechos humanos, especialmente con toda esa mierda de la guerra santa en el Medio Oriente. Llaman a la gente infiel y la tratan como basura total sin ninguna razón real. Es una maldita estupidez.

No me sorprende que este mundo no sea diferente, especialmente desde que todos han estado en guerra por quién sabe cuánto tiempo. Para ellos, bien podría ser de sentido común. Pero, ¿sabes qué? A la mierda el sentido común. De hecho, que se joda todo en lo que creen. No me importa lo que piensen los humanos. No voy a seguirles el juego.

A pesar de tener la mayoría de las sensibilidades humanas, dudaba mucho de que fuera capaz de llevarme bien con los seres humanos de este mundo. Su cultura era demasiado ridícula y bárbara para que yo quisiera tratar con ellos.

“Bien, probablemente debería dejar de…” Respiré hondo y me calmé mientras seguía cuidando de la joven vampiro. Me concentré en tratarla y dirigí toda mi atención a rociar cuidadosamente el resto de la poción en sus heridas restantes.

“Nrrghh”. Mis esfuerzos valieron la pena. La chica pronto comenzó a moverse. El gemido que hizo fue silencioso y apenas audible, pero ya podía decir por sí solo que su voz era encantadora.

“Oh, por fin te has despertado”. Le hablé mientras se levantaba lentamente de la cama, con su cuerpo balanceándose inestablemente. “Buen momento, acabo de terminar de tratarte. ¿Todavía te duele en alguna parte?”

La chica estaba medio dormida y no parecía haberme escuchado bien. Empezó a mirar a su alrededor con sus ojos nublados y desenfocados, empezó a entrar en pánico en el momento en que se dio cuenta que estaba en un entorno que no le era familiar. Su ansiedad llego a su punto máximo cuando finalmente me vio. De hecho, no se pudo evitar gritar un poco mientra su cuerpo se encogía de miedo.

“Cálmate. No voy a comerte ni nada. Sólo relájate. Relájate”. No me sorprendió su reacción. Era natural asustarse si encontrabas a un extraño al lado de tu cama en el momento en que recobrabas la conciencia, especialmente un niño.

Dicho esto, me había olvidado por completo de explicarlo. Esperaba que me hablara y no sabía qué hacer porque no parecía muy dispuesta.

Hmm… ¿qué demonios se supone que debo hacer ahora?

Sabía de hecho que no iba a ser capaz de encontrar nada que pudiera calmar a la chica. Afortunadamente, no estaba solo. Shii, que había estado durmiendo cerca, se despertó por toda la conmoción. La extraña pero linda criatura se bajó de la almohada que le servía de cama y se subió a mi hombro. No tenía ojos y no podía hablar, pero de alguna manera pude ver que la slime estaba mirando a Illuna y preguntándome quién era, en su habitual y cursi manera.

“¡Vaya, es tan linda!”

Illuna se sorprendió por la repentina aparición del monstruo, pero afortunadamente, parecía más curiosa que intimidada, ya que pronto empezó a mirar de un lado a otro entre él y yo. Estaba claro que quería jugar con la pequeña mancha azul, pero le preocupaba que yo la atacara si lo hacía.

“¿Quieres intentar acariciarla?”

Le di un pequeño empujón a la slime y conseguí que saltara de mi hombro y se acercara a la chica. Incapaz de contener su excitación por más tiempo, Illuna extendió tímidamente un dedo y le dio un toque a la criatura. Su cuerpo se dobló hacia adentro cuando su dedo la tocó y volvió a su posición con una sacudida elástica en el momento en que se alejó.

La delicadeza con la que realizó el gesto permitió a Shii entender que el vampiro no era realmente hostil. La slime rebotó felizmente cerca de ella y se acarició contra su pierna.

“¡Esto hace cosquillas!” Illuna se rió cuando empezó a dar palmaditas a Shii una y otra vez. La inquietud de su cara desapareció, reemplazada por una sonrisa feliz. Como Lefi y yo, ella había caído víctima de los encantos de la slime.

Respiré un suspiro de alivio. Gracias Shii. Te debo una.

“Hola. Soy Yuki. La slime con la que estás jugando es Shii, y la perezosa excusa de persona sentada detrás de mí es Leficios. Como te llamas?”

“¡¿Perdón?!” Lefi grito indignada. “No he hecho nada para merecer que se me llame ‘perezosa excusa de persona’ ”

Sí, claro. Ignoré completamente al “Dragón Supremo”, y mantuve mi atención dirigida hacia el vampiro. Aunque sabía su nombre, lo pregunté de todas formas porque probablemente hubiera sido raro que me refiriera a ella con ello aunque aún no se hubiera presentado.

“¡Soy Illuna!” La chica respondió con una adorable y radiante sonrisa.

Se nombro Il-loo-na tenía razón.

“Entonces, Illuna, ¿te importaría decirme por qué estás aquí en medio de la nada?”

“Uhm… porque estaba siendo perseguido por unos humanos realmente aterradores”

“Eso apesta” Parece que la suposición de Lefi tiene fundamento.

“¿Qué tal si te llevo a casa? ¿Sabes más o menos dónde está?”

“Ya no tengo un hogar” La niña empezó a sorber y a llorar mientras movía la cabeza de un lado a otro. “Mamá y papá murieron. Todos nuestros vecinos murieron también”

“¡B-bien! No te preocupes, todo estará bien!” Inmediatamente traté de calmar a la chica y de calmarla. Mierda. Hablando de pisar una mina terrestre.

“Qué intrigante”. Lefi se rió. “Ni siquiera la presencia del Dragón Supremo es suficiente para asustarte, pero las lágrimas de una doncella te tienen a su disposición”

“Oh, cállate ya, Lefi”

Di un suspiro ante la chica dragón y la obvia mirada de diversión que adornaba su cara antes de voltearme hacia el vampiro, sonriendo y dándole palmaditas en la cabeza.

“No te preocupes, Illuna. No hay humanos que den miedo por aquí y eres libre de quedarte todo el tiempo que quieras. Sobre todo si no tienes otro sitio al que ir”

La idiota que está de pie detrás de mí es mucho más aterradora de lo que cualquier humano podría ser. Dudo que se nos acerquen. Demonios, este calabozo es probablemente uno de los refugios más seguros del mundo.

“¿En serio?” Illuna volteo sus ojos hacia mí. Su mirada aún estaba llorosa y su expresión era cautelosa. Su inquietud era tan clara como el día.

“Realmente. Las chicas buenas como tú son bienvenidas en cualquier momento”

Como la persona que la trajo aquí. Abandonarla sería una irresponsabilidad total. Demonios, abandonarla en medio de un bosque lleno de monstruos sería inhumano, incluso demoníaco. Espera, supongo que técnicamente soy un demonio ahora, pero como sea. No hay razón para que no permita que se quede. Nuestros gastos de vida subirán un poco, seguro, pero es sólo una niña. Añadirla a la ecuación no cambia mucho a largo plazo.

“Pero los humanos dijeron que yo era una niña mala.” Illuna lanzó su mirada hacia abajo. “Me dijeron que por eso mamá, papá y todos los demás tenían que morir. Porque todos éramos malos”

“¿Te lo han dicho?”

Illuna no dijo ni una palabra más. En cambio, respondió con un asentimiento incómodo, impulsada por la preocupación de que no le permitiera quedarse.

¿Estás bromeando? ¿¡Le dijeron eso a una niña!? Lo juro por Dios. Voy a estrangular a esos hijos de puta en cuanto les ponga las manos encima. La rabia comenzó a brotar dentro de mí, pero rápidamente la aplacé. Illuna seguía sentada justo delante de mí, y no quería asustarla.

“Eso es una tontería”. Forcé una sonrisa. “Probablemente se estaban burlando de ti porque estaban celosos. Quiero decir, mira lo linda que eres”

“¿En serio?”

“De verdad”. Asentí con la cabeza. “Escucha, Illuna. No eres una mala chica, y definitivamente no estás mejor muerta, así que asegúrate de que no te alejes y te mueras, ¿de acuerdo?”

“¡Está bien!” Illuna estaba radiante. “¡Muchas gracias Yuki! ¡Eres muy amable! ¡Eres como el hermano mayor que nunca tuve!”

Tu “hermano mayor” se alegra de verte tan feliz, Illuna. La sonrisa de la niña era tan brillante que era contagiosa. Podía sentir mis labios curvándose hacia arriba aunque estaba a punto de tener un ataque de rabia un momento antes.

Fue entonces cuando su estómago empezó a retumbar, y con fuerza. Su cuerpo finalmente se había relajado lo suficiente como para darse cuenta de que estaba hambriento.

“Probablemente deberíamos alimentarte. ¿Qué es lo que más te gusta comer? No soy muy bueno cocinando, pero al menos puedo hacer la mayoría de las cosas”

“Uhmm… hmm… vueno…” Illuna se puso nerviosa unas cuantas veces antes de levantar los ojos: “¿Puedo tomar un poco de tu sangre?”

¿¡Qué diablos!? ¡No me digas que es una especie de psicópata! Er, espera. Bien, ella es un vampiro. Supongo que querer sangre es probablemente normal en lo que respecta a su dieta.

“Uhhhhh, está bien. Pero, ¿estás segura de que quieres la mía en particular?”

“Yup!” Su respuesta fue rápida y decisiva.

“B-bien”. Ve a por ello, supongo”

No puedo evitar sentir que todo esto de chupar sangre es una petición un poco rara, pero al mismo tiempo, que ella sea tan firme en querer la mía me hace sentir un poco feliz. Espera, ¿qué carajo, Yuki? Chuparte la sangre no es algo que debería hacerte feliz. Mierda, ¿me pasa algo malo? Oh, mierda. No me digas que tengo una especie de extraño fetiche del que no sabía nada hasta ahora…

“¿Estas seguro de que realmente deseas concederle su permiso?” Lefi, que hasta ahora había permanecido como una observadora silenciosa, decidió de repente interrumpir y unirse a la conversación.

“Quiero decir, no es como si me fuera a matar o algo así, ¿verdad?”

Recuerdo que había mitos sobre vampiros que convertían a la gente en vampiros y demonios, pero honestamente, no me importa. No es como si siguiera siendo humano. ¿Qué daño podría hacer otro cambio racial o dos?

“No puedo decir que estés equivocado, pero…” Parecía que Lefi sabía algo que yo no sabía, pero se encogió de hombros y no se molestó en explicarlo. “Hago un paréntesis. No importa. Haz lo que quieras”

Eso parece muy sospechoso, pero no puedo echarme atrás. Illuna ya me está mirando con sus ojos llenos de expectativas. No queriendo decepcionar a la joven rubia, me incliné hacia ella y le ofrecí mi cuello.

Ella respondió sonriendo mientras se subía a mis rodillas y me mordía la garganta. Sus dientes atravesaron mi carne y se metieron en mis venas, pero extrañamente no me dolió. De hecho, me hizo cosquillas.

¿Sus caninos segregan algo que adormece? ¿Como tal vez un anestésico? De cualquier manera, todo esto de perder sangre por un vampiro no se siente muy diferente a sacarme sangre con una jeringa.

Aunque no sentí ninguna molestia importante, de hecho había un problema serio. La joven se aferró a mí y me abrazó fuerte mientras me chupaba la sangre. La forma en que me agarró desesperadamente me hizo sentir una sensación de afecto y apego.

Podía sentir su calor y oler su encantador aroma. Eso, por sí solo, habría estado bien, pero su aliento había empezado a ser irregular. Sus cálidos suspiros me hacían cosquillas en los oídos y me estimulaban de tal manera que mis pensamientos se desvanecían. Francamente, era cautivante, casi hasta el punto de que quería llamarlo seductor.

En otras palabras, sentía que estaba haciendo algo inmoral, algo que cualquier hombre razonable rechazaría y etiquetaría como lascivo.

Mierda. Mierda, esto se siente tan mal, pero tan… bien. Espera, no, nononono. Maldita sea, Yuki, contrólate. ¡Cálmate hombre, está bien! No eres un pedófilo. Tu voluntad es fuerte e inquebrantable. Te gustan las mujeres un poco más viejas y maduras. Eres normal. Eres normal, y definitivamente no vas a terminar desarrollando un extraño fetiche por las chicas menores de edad. Vamos Yuki, tú puedes. Eres totalmente normal. Sip. Normal.

“Así que es verdad”. Lefi entrecerró los ojos y me miró como si fuera una basura. “Realmente eres un pedófilo…”

“¡Juro por Dios que no lo soy!”

Maldita sea. Sabía de hecho que no sonaba muy convincente. Demonios, la afirmación carecía tanto de poder de persuasión que ni siquiera fui capaz de convencerme a mí mismo.

***

“Hey Lefi”.

“¿Qué pasa?”

“¿Podrías hacerme un favor rápido y darle un baño a Illuna?”

Me sentía muy cansado. Mi cuerpo estaba bien, pero mi cerebro estaba hecho papilla, y no podía ni siquiera encontrar la energía para levantarme, así que le pedí a Lefi que me ayudara a hacer una nueva tarea.

Illuna no podía beber tanta sangre de una sola vez. La velocidad de succión de la sangre era mayor que la velocidad de consumo, por lo que gran parte de la sangre se filtraba por la boca y se derramaba por toda la ropa, si se puede llamar así. En lo que a mí respecta, lo que llevaba puesto no era más que un trapo. Estaba desgarrado por todas partes debido a su pequeña escapada al bosque, y la espalda estaba en mal estado. Las marcas de las garras hicieron que la mayor parte de su piel quedara expuesta. Además, obviamente había sudado mucho cuando huyó desesperadamente de sus perseguidores. Tanto la chica como su “ropa” estaban tan lejos de estar limpias como era posible.

Teníamos un baño bastante decente, y no había muchas razones para que Illuna no lo usara. Era del tipo que se veía a menudo en los apartamentos pequeños, ya que servía para dos cosas: como retrete y como lugar para bañarse, en lugar de sólo uno u otro.

Fue una adición reciente y la primera renovación que hice desde la creación de la cocina. Tanto la cocina como el baño se consideraban instalaciones de la dungeon. Los compré a través del menú, y pude personalizarlos a través de la misma interfaz. Había muchas opciones. Podía hacer la bañera tan grande como una piscina o incluso obtener el agua de un manantial caliente. Estaba muy interesado en la última de las dos opciones y planeaba ahorrar DP para conseguirlo en algún momento en el futuro inmediato.

“No soy de los que trabajan gratis, Yuki.” Lefi sonrió y se cruzó de brazos mientras me miraba.

Oh, maldita sea. Estoy demasiado cansado para esta mierda.

“Bien. Dos bolsas de galletas”

“Estás subestimando enormemente el valor de mi tiempo. Necesito un mínimo de tres bolsas”

“Y te olvidas que todo lo que tengo que hacer en la dungeon tiene un costo pegado. Puede que tenga un monopolio en el mercado de los dulces por aquí, pero eso no significa que tenga un suministro sin fondo. Probablemente sería mejor para ti no ser demasiado codiciosa”

La verdad del asunto era que tenía más que suficiente DP para conseguirle tres bolsas, pero no quería dejar que se saliera con la suya. Echar a perder a la maldita dragona perezosa era la última cosa que quería hacer.

“Qué lamentable”. Lefi bajó la cabeza. Su voz estaba llena de genuina tristeza. “Es desafortunado, pero parece que no hay nada más que pueda decir para alterar nuestras circunstancias. Muy bien, serán dos bolsas”

No pude evitar sentir lástima por ella.

“Mira. Deja de hacer pucheros. Te compensaré preparando un poco de pastel para cuando terminen”

“¿Fastel, dices? Todavía no he oído hablar de ese dulce. Maravilloso, no puedo esperar a aprender su sabor!” El humor de Lefi dio un giro repentino para mejor.

“Ven, chica. Te instruiré sobre el llamado ‘Baño’ y sus características. Aunque es un concepto extraño, es uno que nunca te arrepentirás de haber experimentado. ¡El baño aquí es uno de los más cómodos que este mundo tiene para ofrecer!”

“¡Lo tengo, Leffers!”

“¡Pffft!” Rocié el agua que estaba bebiendo por todo el suelo delante de mí cuando oí al vampiro llamar al dragón por lo que sólo podía interpretarse como un extraño nombre de mascota.

“¿L-Leffers?” Los ojos de Lefi se abrieron mucho. “Joven, no te refieras a mí de una manera tan extraña! Debes respetar a tus mayores y dirigirte a ellos apropiadamente. ¡Refiérete a mí por mi nombre, Leficios!”

“Mmm… eso es un poco largo, y parece muy distante.” La niña frunció el ceño. “¿Puedo llamarte Lefi? No sé por qué, pero se siente como si fueras mi hermana mayor o algo así, ¡así que quiero darte un apodo!”

“…” El dragón se detuvo un momento para recuperar sus sentidos. Las palabras de la chica habían hecho que su mente se desbordara. “Muy bien. Lo permitiré”

Heh. Parece que la chica ya se ha ganado a Lefi.

Y con eso, Lefi se dirigió al baño, con la pequeña niña.


Traductor: Hamlet