A- A+ Ahora puede cambiar de capítulo pulsando dos veces las teclas de navegación izquierda y derecha, espero lo disfruten.

Capítulo 6: Inicia la aventura 2

 

Hola de nuevo, aunque esta vez no pasó tanto tiempo.

Ah, si se preguntan donde metí todo lo que compré fue en n subespacio creado con magia primordial, aunque fingí meterlo en una bolsa mágica. La magia primordial básicamente sirve para todo, pero es terriblemente ineficiente. Sería más fácil decir que un mago de la corte ser quedaría sin maná apenas antes que yo, aún si hiciéramos lo mismo, además del hecho de que se necesita concentrase mucho más al dar detalles.

Volviendo al tema principal, me acerco a la entrada del gremio, que por cierto es el típico edificio de dos pisos que esperarías, siempre y cuando ignores las plantas ornamentales en la puerta.

Lentamente abro la puerta para encontrarme con justo lo que esperaba. Un par de vagos bebiendo a pleno día por ahí, uno que otro grupo charlando por allá, y las hermosas recepcionistas al fondo, a las cuales me dirijo.

«¿Disculpe, puedo ayudarle en algo jovencito?»

A quien me dirigí precisamente, por supuesto, fue a la única recepcionista de la tercera edad. La razón es porque no quiero lidiar con las otras. Sobra decir, que las demás recepcionistas miran con envidia a la anciana… tal vez usar máscara hubiese sido una buena idea después de todo.

«Me gustaría inscribirme en el gremio»

«Ya veo, por favor espere un momento»

«Está bien»

La recepcionista se fue hacia el segundo piso antes de regresar en poco tiempo.

«Aquí tengo la tarjeta del gremio. Puede sonar algo grosero, pero la inscripción cuesta una moneda de plata»

«No hay problema, solo cumple con su trabajo. Aquí tiene»

«Gracias por entender. Por favor coloque una gota de su sangre en la tarjeta, para ello puede usar esta aguja.»

«No hay necesidad»

Presioné el centro de mi pulgar contra la punta de mi incisivo derecho, antes de colocarlo sobre la tarjeta de gremio. Casi se sintió como si fuera a aparecer un sapo gigante de la nada.

«Bueno, con eso su registro está completo, y su rango actual es G. Los rangos van de G, F, E, D, C, B, A, S, SS, SSS. Conforme cumplas misiones el gremio determinará tu rango dependiendo la cantidad y dificultad de estas. ¿Tienes alguna pregunta?»

«Ninguna, gracias por la explicación»

Tras terminar de escuchar la introducción me dirijo al tablón de misiones. Están escritas sobre un material que se puede borrar cada 24 horas, por lo que pueden poner varias a toda hora. Un 90% de las misiones rango G disponibles eran de recolección de hierbas repetibles, por lo que las tomo todas y vuelvo con la misma recepcionista.

«Disculpe, sé que dije que no nesitaba ayuda, pero quisiera saber si puedo entregar cosas que obtuve antes para las misiones repetibles?»

«Claro, el objetivo es adquirir objetos o matar monstruos comunes después de todo»

Cuando dijo eso, saqué las misiones y sus respectivas hiervas una por una de mi bolsa mágica. Si no me equivoco, entregué unas diez veces la cantidad necesaria para cada misión.

«… Por favor espere un segundo»

Dijo eso mientras volvía a ir al segundo piso y regresar rápidamente. También cabe decir que juraría que tuvo una especie de tic por un segundo.

«Aquí está su tarjeta, felicidades, ascendió a rango E. También, aquí está su recompensa»

«Gracias por su excelente servicio»

Ya que es temprano, decido mirar las solicitudes rango E, aunque es el mismo caso, solo que con algunas misiones de subyugación goblin y Kobold… quiero masacrar goblins. Dichas misiones las paga el reino, cuyo nombre por cierto es Rarim. Supongo que eso es lo que me gano por venir tarde. Bueno, realizo la misma acción que antes, no sin volver a dejar estupefacta a la pobre recepcionista.

«Bueno… felicidades, su rango subió a D, aquí está su recompensa»

«Gracias, por cierto, ¿Hay algún problema si realizo misiones de otro rango?»

«Puedes realizar misiones de cualquier rango menor al tuyo o uno mayor. Las de rango menor no te darán puntos con el gremio a menos de que solo sea menor por un rango, en cuyo caso ganarás la mitad de puntos que un aventurero de dicho rango. Por cierto, si el rango es mayor ganarás el doble de puntos, aunque los clientes no suelen confiar en personas de bajo rango»

«Ya veo, en ese caso, le pediré que me diga donde puedo encontrar goblins»

«¿Solo goblins?»

«Odio a los goblins»

«Todos lo hacen, puedes encontrarlos el bosque al oeste de la ciudad»

«Nuevamente, gracias»

Buff, perdí la cuenta de la cantidad de veces que dije recepcionista y que agradecí. Bueno, vamos a torturar algunos goblins.


Bueno estoy aquí en medio del bosque. Lo que hay ante mis ojos es…

«¡GYYAAaaoooo!»

Un goblin dando su último grito. Si miras el resto de la zona definitivamente lo verías como una masacre. Se podían ver decenas de cadáveres de goblins con extremidades amputadas, ojos faltantes, heridas que obviamente fueron hechas con la intención de evitar los puntos vitales y cosas indescriptibles.

Quien hizo todo eso, por supuesto que fui yo. Estoy en su «aldea», por así decirlo. Normalmente no sería tan rudo, pero lo que encontré además de los goblins… fueron cadáveres frescos de mujeres que murieron dando a luz a esas inmundas criaturas.

Bueno, lamentablemente esas no son cosas raras de ver. Lo mejor será tomar la prueba de la subyugación de los goblins, que naturalmente es su oreja izquierda, y los cadáveres. Tengo que reportar esto al gremio.
Antes de irme, aumento la gravedad en un punto hasta dejar a todos los goblins en una esfera de cinco centímetros de diámetro, antes de crear una potente llama en la misma zona hasta que no queda nada.


De vuelta a la ciudad, me dirigí al gremio, ahora lleno de personas debido a que casi anochece y se suelen entregar los reportes de las misiones a esta hora, o al menos eso me contó mi padre.

Nadie excepto unas pocas chicas están en la fila de la anciana, lo cual es triste, pero conveniente. Eso me recuerda que aún no le pregunté su nombre.

Cuando me dirijo a la fila, la aventurera, frente a mí, que parecía apenas superar la mayoría de edad de mi antiguo mundo se giró hacia mí antes de voltearse de nuevo y… volver a mirarme, aunque esta vez su cara… sería grosero describirlo. Parece que su amiga notó que algo era raro, por lo que la llamó.

«Hey, Mónica, que es lo que…»

Eso causó una reacción en cadena y todas las aventureras que tenía enfrente terminaron con la misma expresión… por favor cierren sus bocas, no sé si hay moscas por aquí pero eso definitivamente da mal aspecto.
Por supuesto, eso no solo llamó la atención de las mujeres.
«Hey, tú, ¿Eres nuevo por aquí?»

Quien dijo eso fue un tipo calvo con un piercing y una mirada desagradable en el rostro. Eso me alegra, me estaba sintiendo solo sin ese cliché.
«Así es, está en lo correcto»

«Vaya, tenemos a un joven señor aquí. ¿Sabes lo que le pasa a los mocosos como tú?»

«Por favor ilústreme»

«¡Pues si eso es lo que quieres!»

Dijo, mientras se disponía a lanzarme un puñetazo. Por supuesto, lo detuve con mi dedo índice izquierdo, y antes de que se escapara su voz de sorpresa, lo golpeo con mi otro índice.

Una vez eso pasó, cayó rígidamente al suelo. Claro que eso no era un golpe normal, usé maná para detener sus procesos mentales, por lo que debería estar así por una hora. Me agacho para cerrarle los ojos y mirar a los demás.

«¿Algún problema?»

Todos volearon como si no hubiera pasado nada, y algunos inclusive se pusieron a silbar. En cuanto al las chicas, están peor que antes.

«Esto… la fila»

Todas ellas exclamaron antes de decir que ya habían terminado e irse sonrojadas. Decidido, en mi próximo viaje usaré la máscara. Como sea, me dirijo a la recepcionista.

«… Me temo de que en caso de asesinato debo alertar a las autoridades»
«No hay problema, sigue vivo»

«En ese caso todo está bien»

Por supuesto, ese no era un tipo común, de todos los aventureros aquí reunidos, ese era el más fuerte por mucho, si me excluimos, claro.
«Supongo que vienes por los de los goblins»

«Es correcto, pero aquí no caben todas las orejas»

«Por favor sígame»

Parece que se acostumbró, eso es bueno. Trivialidades aparte, la sigo hasta lo que parece ser una especie de almacén.

«Bueno, por favor sácalas»

Cuando dijo eso, saqué las verdes orejas, cuyos números llegaban a cientos. Terminó con una cara estupefacta… parece que no se acostumbró del todo.

«Por favor espere un momento»

Antes de poder responder salió a toda velocidad. Honestamente, me estoy cansando un poco de eso.

Un rato después, llegó junto con un tipo de gran tamaño, quien por cierto es varias veces más fuerte que el calvito de antes.

«Así que tu eres el que causa tanto alboroto, aunque no esperaba menos de ti, Ligan»

«¿Perdón?»

¿Lo conozco?

«Jajaja, perdona mi descortesía, me llamo Asdrúbal, soy el maestro del gremio de esta ciudad. El barón Rosen me habló mucho de ti»

«¿El lord de la región?»

«Sí, me contó sobre que salvaste a su hija de goblins hace cinco años»

«…Ah»

«Es una lástima que haya tenido que ir a estudiar a la capital, me hubiera gustado verlos juntos. Bueno, volviendo al tema, veo que trajiste un buen motín. Había una misión de rango C para investigar la posible existencia de una aldea goblin en las cercanías. También veo orejas goblins de rango D y C, así como la de un rey goblin rango B. Con tales números, oficialmente te subiré el rango a B. Además me gustaría darte una recompensa adecuada mañana una vez tengamos los números exactos»

«Me parece bien pero…»

«¿Alguna duda?»

«¿Creyeron lo que les dijo Anne?»

«Veo que eran cercanos. Bueno, esa niña jamás dijo una mentira en su vida, la sangre de goblin en su ropa probaba que no era un sueño, y el hecho de que conozco lo que le hace un trauma a la mente, y lo que dijo no tiene nada que ver»

«¿Por qué nunca hicieron nada aún sabiéndolo?»

Por supuesto, un buen noble nunca haría de la vista gorda ante un poder tan temible, bien sea por ambición o miedo.

«Porque Anne prácticamente le rogó al barón que no lo hiciera»

«…Ya veo»

«Bueno, entrégale tu tarjeta del gremio a Márgaret para que la actualice, te veré mañana, chico»

Así que la recepcionista se llamaba Márgaret. Bueno, adiós.

PD: Olvidé decirles, pero si bien causé alboroto indiscriminadamente, tratar de ocultar mi fuerza hubiera sido estúpido. La verdad hubiera salido a la luz tarde o temprano, así que es mejor obtener tantas ganancias como pueda desde el principio.

Capítulo 6… fin.