A- A+

Master Hunter K

Capítulo 109: La Guarida del Dragón Rojo – Parte 15

 

 

Sungjin fue teletransportado a otra dimensión junto con una luz brillante. Trató de buscar a Nada tan pronto como llegó, pero no tuvo oportunidad de mirar alrededor porque había una bola de fuego gigante cayendo hacia él desde arriba.

(Eeh…)

No tenía muchas herramientas a su disposición. Era demasiado tarde para cantar algo, y Artemio estaba roto. Sungjin se vio obligado a recurrir a su última línea de defensa, lanzando su manto congelado sobre sí mismo y gritando…

“¡Solidificar!”

Enseguida…

‘¡Boom!’

La bola de fuego explotó. Gracias al despliegue de su hechizo a tiempo, Sungjin fue capaz de soportar el ataque sin ser arrastrado por el viento, pero tuvo que enfrentarse a la resultante explosión de fuego de frente.

“Ugh…”

El cabello de Sungjin se rizó, y su piel se quemó ligeramente. Pero afortunadamente, Sungjin llevaba la armadura de escamas del Dragón Rojo (probablemente hecha de las escamas de Khal Gal). A diferencia de otras partes de su cuerpo, las partes protegidas por la armadura de escamas habían sido mayormente protegidas de las llamas.

(Esto es realmente útil.)

Sungjin pensó para sí mismo mientras echaba un vistazo. Lo primero que notó fue a Khal Gal corriendo desenfrenado, volando alrededor de la caverna. Estaba disparando bolas de fuego tan grandes como sus puños mientras pasaba volando. Sungjin miró alrededor buscando a los otros cazadores y gruñó.

“Ugh…”

Vio varios cadáveres partidos por la mitad o convertidos en cenizas. Sólo cinco cazadores seguían vivos. Como ella había dicho, estaban en problemas.

Sungjin revisó a Khal Gal de nuevo. Khal Gal estaba volviendo lentamente al suelo. Pero Sungjin no pudo ver ninguna herida importante en su cuerpo. El grupo había sido incapaz de hacerle ningún daño significativo a pesar del sacrificio de la mitad de sus miembros.

(Wow… necesito concentrarme… esta vez es realmente peligroso)

Sungjin pensó mientras se preparaba para luchar contra Khal Gal una vez más… Pero esta vez, Venganza de Sangre y Espectro Lunar parecían morder más fuerte que antes.

A pesar de no recibir ningún golpe adecuado, Khal Gal gritaba de dolor cada vez que sus espadas hacían contacto con sus escamas.

(Ah, claro… tengo eso)

Sungjin acaba de recordar que se ha ganado el título de “Cazador de Dragones”. Aunque no recibió el aumento de daño 4x debido a no tener el título equipado, aun así le concedía el doble de daño comparado con la última vez que había luchado contra Khal Gal. Nada usó su característica magia negra para apoyar a Sungjin.

“Músculos tensos, huesos frágiles, debilidad”

Ella acosó al dragón. Los otros cazadores estaban muy aturdidos por la aparición de Sungjin, pero comenzaron a unirse a Sungjin en la ofensiva. Sungjin tuvo éxito en derrotar a Khal Gal una vez más con su ayuda.

“Kraghwagar…”

Khal Gal dejó escapar una agonía cuando se desplomó en el suelo.

“¡Wahh!”

“¡Lo hicimos!”

Mientras los otros cazadores celebraban su victoria, Sungjin se apoyó en el dragón caído y…

“Uf…”

Dejó salir un profundo suspiro. Fue una lucha difícil. Debido a que había consumido todos sus objetos principales, no tuvo ayuda de sus objetos esta vez. Si no fuera por su título de Cazador de Dragones, habría tenido que arriesgar su vida para acabar con el dragón.

Nada se acercó al Sungjin que descansaba. Primero expresó su gratitud.

“Gracias. Todos nuestros tanques se habían quemado hasta morir, así que estábamos en un apuro. Pero nos salvaste.”

Sungjin agitó sus manos y dijo…

“Ah, no hay problema. En cambio…”

(¡Pechos! Ooooh! ¡Grandioso como siempre!)

Sungjin desequipó a Besgoro una vez más y respiró profundamente antes de responder.

“¿Te diste cuenta de que todo fue un malentendido?”

A su pregunta, ella levantó ambas manos y dijo

“Bueno, sí. Seguiste intentando ayudarme… creo que tenía una idea equivocada de ti.”

Sungjin asintió con la cabeza sin levantarse de su sitio.

“Eso es realmente genial. En ese entonces… no había suficiente tiempo… no tenía opción.”

“Lo pensé anoche… me di cuenta… de que probablemente tenías razones.”

Sungjin terminó su descanso y se puso de pie cuando dijo…

“Bueno, entonces… me iré.”

“¿Irte? ¿A dónde?”

“… tengo que visitar otras dimensiones también.”

Nada respondió a sus palabras.

“¿Otras dimensiones? ¿Ahora mismo?”

Sungjin tenía un total de cinco canicas. Pero había pasado demasiado tiempo en ésta. La mayoría de los trolls ocurrirán justo después de la derrota de Khal Gal en su cámara principal, así que pudo reducir el tiempo que tardaba en encontrar trolls en cada salto simplemente comenzando en la cámara, pero no había garantías con el sistema de incursión. Si el troleo se producía en medio del laberinto, podría tener que invertir una gran cantidad de tiempo en buscarlos en el mapa.

“Bueno, quiero darte una mejor explicación, pero… tampoco tengo tiempo esta vez. Aun así… ya que puede solicitar mi invocación una vez al día, puedes esperar hasta la próxima vez que estés en peligro. Si no…”

Sungjin se tomó una pausa para pensar. Tenía citas a las 5 y 6 de la tarde.

“7pm. Si quieres, por favor llámame a las 7pm.”

“Siete… Lo tengo.”

Sungjin habló a los otros cuatro cazadores y dijo…

“Si son sólo las cinco… la caza podría resultar un poco peligrosa…”

Ella levantó su bastón ante su comentario. Era el bastón del Mago Loco Lenin, Cerbero.

“Los monstruos normales estarán bien con sólo nosotros cinco. Ya que estoy aquí”.

Sungjin la miró.

“Entonces como la Pieza Oculta está detrás de la cascada de lava por ahí, por favor recógela primero. El Tesoro Escondido está entre los tesoros del Dragón.

Sungjin recordó algo mientras hablaba.

“¡Ah! Y no desafíes al Jefe Oculto si puedes… bueno, la mayoría de la gente ni siquiera querrá intentarlo de todos modos, pero…”

“… Entendido.”

Una vez que terminó la conversación, usó una vez más la canica. Fue un encuentro repentino e inesperado, pero se alegró de que el malentendido se resolviera de alguna manera.

Sungjin había conseguido tres aliados confiables y fiables. Sungjin usó la canica para cazar trolls en otros reinos.

Debido a que la incursión se componía de diez cazadores, la escala de la batalla era bastante grande, o abrumadoramente unilateral. El segundo teletransporte condujo a un lugar donde los cazadores luchaban de tres contra tres.

Sungjin que llegó a la escena fue capaz de matar a dos de los tres cazadores y recoger sus objetos. En el tercer lugar al que llegó había dos sobrevivientes que se batieron en duelo para monopolizar los puntos.

Los hombres se habían atacado mutuamente, y ambos habían entrado en estados troll. Luchaban con sus vidas en la línea, pero el ganador, al final, fue Sungjin de otra dimensión. Cuando Sungjin separó a los dos luchadores, lo vieron como un enemigo.

Debido a la aparición de un enemigo inesperado, los cazadores habían acordado una tregua temporal, pero no eran rival para Sungjin. Sungjin los mató a ambos y recogió sus objetos.

A la cuarta dimensión sólo le quedaba un troll.

No sabía lo que pasaba en este reino, pero mató al troll solitario y tomó sus objetos. Sungjin le pidió a la Operadora en la cuarta incursión…

“Operadora, ¿tiempo restante?”

[28 minutos y 32 segundos restantes.]

Sungjin pasó 2 horas corriendo sin parar, matando y teletransportándose.

(Uf… ocupado…)

Sungjin estaba exhausto. Pero, aun así, se abrió paso hasta el cadáver del Dragón Rojo para usar la última canica.

(Esta es la última… y luego finalmente se acaba.)

Dijo…

“Búsqueda de la justicia”

Un pilar de luz apareció y envolvió a Sungjin. Una vez que Sungjin fue teletransportado, trató de buscar a los otros cazadores de nuevo. Pero en vez de eso, se enfrentó a Khal Gal que estaba durmiendo sobre sus manos.

Sungjin saltó hacia atrás. No estaba lo suficientemente cerca como para despertar al dragón, y el dragón siguió durmiendo. Sungjin pensó para sí mismo,

(¿Qué está pasando? ¿Cómo es posible…? Espera, ¿actuaron los trolls antes de enfrentarse al jefe?)

Esto no era un evento imposible. Trolls como el Fraile pensaban…

“Si él muere, yo actúo. Si vive, no hago nada”

Planificaban cuidadosamente sus traiciones, mientras que otros estaban más cerca de

“Me hiciste enojar. Muere”

No pensaban en ganancias o pérdidas y simplemente actuaban por impulso emocional. Por supuesto, si esto sucede antes de que el jefe pelee, se convierte en nada menos que un suicidio.

(Pensé que algo así podría suceder en una rara ocasión, pero…)

Aun así fue impactante experimentarlo de verdad.

(Entonces, ¿dónde están? ¿Los cazadores supervivientes?)

Sungjin caminó cautelosamente hacia la entrada de la caverna, teniendo cuidado de no despertar a Khal Gal, y comenzó su búsqueda. Pero no tuvo que viajar muy lejos.

Los cazadores estaban acurrucados juntos en la curva antes de la caverna. Sungjin rápidamente los contó.

(Uno, dos, tres, cuatro…)

Quedaban cuatro cazadores. Se habían dado por vencidos incluso al intentar hacer una incursión y se sentaron en su lugar. Sungjin se acercó a ellos.

“¿Qué están haciendo? ¿Por qué están sentados aquí?”

Se sorprendieron al ver a Sungjin.

“¿Eh…? ¿Qué?”

“¿Adjudicador? No estabas aquí al principio”

Sungjin no respondió y lanzó su propia pregunta.

“No se preocupen por mí… ¿qué pasó? ¿Qué están haciendo todos ustedes aquí?”

Los cuatro cazadores miraron fijamente al suelo sin decir nada. Finalmente, uno de los cazadores dejó escapar un suspiro marchito. Sungjin pudo ver la desesperación en sus rostros.

Incluso Sungjin se sintió intimidado cuando se enfrentó al Dragón con los diez miembros de su grupo intactos.

Pero el resto de los miembros de este grupo eran sólo cuatro, ni siquiera la mitad del número original de cazadores. Se sentían desesperados, él lo sabía sin duda. Morirían si desafiaban al dragón, o si simplemente esperaban al temporizador; su fin sería el mismo. Sungjin les preguntó…

“Un troll apareció aquí, ¿verdad? ¿Y por eso el número se redujo tanto? Entonces, ¿dónde está?”

Uno de los cazadores respondió

“¿Troll? Sí, había uno. Murió por nuestras manos”

Hizo un gesto con la barbilla. Había un cadáver de otro cazador a lo lejos. Mientras Sungjin estaba siendo invocado, los otros cazadores deben haber acabado con él. Sungjin preguntó…

“Entonces, ¿por qué terminó troleando?”

Una vez más, los cazadores se quedaron mudos ante su pregunta. Sungjin se impacientó y blandió su espada en el aire antes de decir…

“Respóndeme. Si me dan una buena respuesta, los salvaré a todos”

Dos de los cuatro cazadores miraron hacia arriba para mirar a Sungjin.

“¿Qué quieres decir?”

“No sé quién eres, pero ¿crees que puedes matar al dragón?”

Sungjin los miró fijamente antes de decidir mentir.

“Soy alguien que se presenta ante aquellos que pierden la voluntad de continuar… un ayudante”

“¿Ayudante?”

Ahora todos lo miraban fijamente.

“Sí, Ayudante”. Todos pensaban que se había acabado, ¿verdad? Y es por eso que están sentados ahí, ¿verdad?”

Todos se callaron una vez más ante sus palabras. Pero la razón detrás de su silencio era diferente. Esta vez, el silencio fue porque Sungjin dio justo en el blanco. Sungjin blandió sus espadas una vez más y dijo…

“Les haré una pregunta más. ¿Hay otros trolls? Si responden, mataré al dragón en tu nombre”

 

 

 

Trad. BryanSSC