A- A+ Ahora puede cambiar de capítulo pulsando dos veces las teclas de navegación izquierda y derecha, espero lo disfruten.

 

Goblin Kingdom

Capítulo 189

Encierro

En la casa del difunto patriarca, en el cuartel general de los creyentes de Kushain, estaba Santa Mira, actuando al contrario de su santo yo, mientras hablaba con su ayudante, Vilan Do Zul.

 

“¡Ahh! ¡Estoy agotada!”

 

La forma en que sacudía la cabeza con su pelo despeinado podía ser visto como encantador a su manera si fuera una chica normal, pero como una princesa y una santa nada menos, era verdaderamente impropio.

 

“P-Princesa… Ese comportamiento no es apropiado para alguien de su posición…”

 

La princesa le lanzó su almohada a Vilan y le golpeó justo en la cabeza.

 

“¡Al menos déjame desahogar mis frustraciones! Sheesh, quería recuperar a los pequeños señores feudales, ¡Pero ahora mira qué!”

 

“¿H-Huh?”

 

Cuando Mira vio a Vilan incapaz de entender, apretó los dientes.

 

“¡No sé por qué, pero de alguna manera, el mensaje que envié a los pequeños señores feudales fue manipulado! Alguien debe haber hecho esto… ¿Hmm?”

 

Mira hinchó sus mejillas de disgusto mientras despotricaba, pero de repente se detuvo y se puso a pensar como si se hubiera dado cuenta de algo.

 

“¿Sucede algo?” Preguntó Vilan.

 

“Hey, Vil. Los monstruos están oprimiendo a los pequeños señores feudales, ¿Verdad?” Preguntó Mira.

 

“Sí. Los que participaron en la Batalla de Kruzel lo confirmaron, un goblin gigante que nadie ha visto antes.”

 

“¿No había un clan que residía con los pequeños señores feudales?”

 

“Erm… Sí, si recuerdo bien, debería ser el Clan Corazón de León. Son un clan mercenario gigante a la par de los Valkyuria. Sin embargo, su sede principal está situada en el este. Supuestamente, sólo están con los señores feudales porque fueron contratados.”

 

Mira, quién había dejado de escuchar a Vilan a mitad de camino, tenía la mano en la boca mientras murmuraba para sí misma.

 

“¿Podría ser? ¿Podría ser realmente?

 

Mientras se decidía, se dirigió a Vilan.

 

“¡Investiga el estado financiero del Clan Corazón de León! Al menos puedes conseguir esa información, ¿Verdad?”

 

“Sí. No debería tardar mucho.”

 

“¡Entonces ve!”

 

Vilan, que fue expulsado por Mira, regresó después de algún tiempo con los documentos relativos a la situación financiera del Clan Corazón de León a mano.

 

Cuando Mira vio los documentos, asintió con la cabeza y se dijo a sí misma ‘Lo sabía’ antes de volver a caer en el silencio.

 

“¿Sucede algo con el Clan Corazón de León?”

 

Mira sonrió complaciente al pobre Vilan que aún no lograba comprender.

 

“El caos en el sur se debe al Clan Corazón de León. Se confabularon con los goblins y engañaron a los pequeños señores feudales.”

 

“… Está bromeando, ¿Verdad? Su sede principal está en el este.”

 

“Es sólo una conjetura, pero las probabilidades son altas. ¿No ves nada después de ver estos documentos?”

 

“¿No particularmente? Es decir, a mí me parece que está bien.”

 

“¡Exactamente! ¡Se ve demasiado bien! El Clan del Rey Rojo y el Clan de los Alces están luchando por la influencia en el este ahora mismo. Entonces, ¿Cómo es posible que no se vean afectados a pesar de eso?”

 

“Pero, no… ¿Podría ser? ¿Están buscando mudarse?”

 

“Parece que tu cabeza finalmente está funcionando. Así es. Están buscando una nueva base, y es por eso que se encontraron con los goblins.”

 

“Pero esos son monstruos.”

 

“Y sin embargo, están peligrosamente organizados.”

 

Mientras los dos se miraban a los ojos de cerca, se dieron cuenta. Este enemigo es peligroso.

 

“Pero no podemos tocarlos por ahora. El Reino de Germion está actuando de forma sospechosa.”

 

“¿Está hablando de los caballeros sagrados, Sivara y Jize? Probablemente sólo están ahí para mantener las cosas bajo control.”

 

“Y manteniendo el control, se trata de los refugiados, por supuesto. ¿Pero realmente pueden suprimirlos? ¿Aunque yo pueda enviar 20.000 soldados?”

 

“Sin embargo, eso nos llevaría 10 días.”

 

Los Creyentes de Kushain tienen muchos enemigos. Eran enemigos de la Alianza Ashunasan por la guerra santa de Benem. También eran enemigos del Reino de Germion, y lo han sido desde hace mucho tiempo. También eran enemigos de los goblins porque ellos mataron a su patriarca.

 

Lo que necesitaban en este momento era tiempo, así como un socio que estuviera dispuesto a trabajar con ellos.

 

“Conspiraremos contra el Clan Corazón de León. Pero también me interesan los goblins, así que asegúrate de reunir información sobre ellos también.”

 

“Como usted ordene.”

 

Justo cuando Vilan estaba a punto de irse, llegó la noticia de que había llegado un mensajero.

 

“¿Quién es?” Preguntó Mira.

 

“Un mensajero del Reino de Elrain” Informó el guardia.

 

Mira y Vilan se miraron.

 

“¡Cielo santo! ¿¡Por qué una persona así tiene que venir ahora!?”

 

El mal comportamiento de Mira continuó un poco más. Cuando finalmente se calmó, recibió al mensajero. En ese momento, ella ya estaba usando su máscara de santa.

 

“El Rey Yuguno del Reino de Elrain está preocupado por la situación actual” Dijo el mensajero.

 

Mira escuchó al mensajero con una sonrisa mientras él hablaba durante mucho tiempo.

 

El mensajero había llegado con una demanda de rendición.

 

Mira intentó sondear en el mensajero cuánto sabían, pero por supuesto, aún así se negó a rendirse al final de la audiencia. Lo que más le llamó la atención fue que el Reino de Elrain mencionara los movimientos del Reino de Germion.

 

“Me pregunto hasta dónde están tramando.”

 

El objetivo de los Creyentes de Kushain era suprimir los enemigos que les rodeaban y unificar el sur.

 

Había una ligera posibilidad de éxito si repetía lo que el difunto patriarca, Benem Nemush, hizo, y que movilizó incontables soldados bajo la excusa de una guerra santa, pero con 4 grandes potencias en juego, las probabilidades de ser golpeado por detrás estaban casi garantizadas.

 

Vilan podía sostener una línea, pero Mira no podía pensar en nadie más en quien pudiera confiar si ella intentara sostener dos líneas al mismo tiempo.

 

Dicho esto, lo mismo debería aplicarse a las otras fuerzas. Pueden ser capaces de mantener una guerra, pero una segunda guerra al mismo tiempo debería ser imposible.

 

“Es desafortunado, pero parece que tendremos que vigilar en silencio por ahora.”

 

Mientras Mira murmuraba eso para sí misma, sin ánimo, envió a Vilan al lado norte para tratar con el Reino de Germion. En cuanto a los goblins al oeste y el Reino de Elrain al sur, decidió mirar por ahora.

 

Resopló con desagrado mientras jugueteaba con su deslumbrante pelo dorado.

 

Ya que el Reino de Elrain le pidió que se rindiera, deben estar tramando algo. Tal vez intenten atacar a Cultidian, o tal vez a Pena, o incluso a los goblins.

 

Ella tenía planes en marcha en caso de un ataque. Y en el caso de que otra fuerza interfiriera, podría golpearlos por la espalda. Tenía muchos espías en Fatina, así que era capaz de distinguir los movimientos del Reino de Elrain.

 

“Hmph. Sólo observa” Murmuró Mira enojada con nadie en particular mientras vaciaba su taza de té negro.

 

Decidió en su corazón golpear al Reino de Elrain – que ahora estaba controlado por el Rey Rojo – por la espalda si se movían.

 

El té negro era ligeramente dulce.

 

◆◇◆

 

El país mercantil de Pena extendió proactivamente su influencia hacia el norte.

 

Cuando el Rey Goblin se enteró, llamó a las fuerzas que había enviado a los Creyentes de Kushain.

 

Gi Za Zakuend también regresó con 400 nuevos soldados goblins después de que concluyeran los problemas en la región occidental, trayendo consigo la noticia de que Gi Gu Verbena, que se había ido a los territorios inexplorados, regresaba con nuevas fuerzas.

 

Cerca de 2.500 soldados están actualmente reunidos bajo el estandarte del Rey Goblin.

 

Con algo de tiempo, ese número crecerá a medida que el Rey Goblin se reúna con las fuerzas de Gi Gu.

 

El Rey Goblin inmediatamente llamó a un consejo de guerra con los goblins, los elfos y Zaurosh.

 

“La razón de la expansión de Pena son esos caballos de arena suyos que pueden moverse libremente por el desierto. Ya se han expandido más allá de las ciudades estado de la antigua Facción de Protea y continúan expandiéndose hacia el norte” Dijo Zaurosh.

 

El Rey Goblin escuchó en silencio la información del Clan Corazón de León.

 

“Liderándolos está el líder de los Caballeros Azules, Aizas, y su segundo al mando, Allen. Es la alineación perfecta” Continuó Zaurosh.

 

“No creo que haga una tontería y trate de dividir sus fuerzas” Dijo el Rey Goblin.

 

Zaurosh asintió. “Aunque joven, ya ha comprendido el arte de la guerra. Hay aproximadamente 3.000 élites dentro de los Caballeros Azules que él dirige. A este ritmo, es sólo cuestión de días antes de que ataquen Razuel.”

 

“No podemos dejar que los pequeños señores feudales se las arreglen solos. ¡Debemos reunirnos con sus fuerzas!”

 

El Rey Goblin quería encontrarse primero con Gi Gu, pero desafortunadamente, los pequeños señores feudales le juraron lealtad precisamente porque esperan que proteja sus tierras. Tenía que reunirse con sus fuerzas.

 

“Informen a Gi Gu.”

 

El Rey Goblin envió un mensajero para informar a Gi Gu de su punto de encuentro.

 

“Necesitamos limitar su movilidad” Aconsejó Gi Za.

 

El Rey Goblin asintió con la cabeza. “El campo de batalla es una llanura. El lugar perfecto para que los soldados con gran movilidad exhiban su fuerza. En ese caso, usaremos la oscuridad de la noche, y luego sin darles espacio para respirar, los aplastaremos hasta que sean aniquilados. ¡Gi Dji Arsil!”

 

“¡Sí, Su Majestad!” Respondió Gi Dji a la llamada del rey.

 

“Adelántense a nuestras fuerzas y encuentren al enemigo. Mantengan el contacto con ellos al mínimo. Una vez confirmada su posición, contáctennos, pero no toquen al enemigo.” Dijo el Rey Goblin.

 

“Como usted quiera” Respondió Gi Dji.

 

El Rey Goblin apartó sus ojos de Gi Dji y dio sus siguientes órdenes.

 

“Mantengan sus respectivos pelotones separados y prepárense para el ataque del enemigo. Si Gi Dji no encuentra al enemigo a tiempo, seremos nosotros los que recibamos un ataque sorpresa. ¡Manténganse vigilantes y concéntrense en cooperar entre ustedes!” Dijo el Rey Goblin.

 

Los comandantes goblins asintieron a las palabras del rey y se inclinaron.

 

“¡Ahora, vayan! ¡Pisoteen a los invasores y traigan la paz a estas tierras!”

 

◆◇◆

 

“¡Las fuerzas de Fatina han llegado a las afueras de Cultidian!” Reportó un soldado.

 

La santa, Mira, miró con el rabillo del ojo.

 

La gente influyente de Cultidian estaba reunida a su alrededor.

 

“… ¿Sus números? ¿Tienen armas de asedio?” Preguntó Mira con calma mientras evitaba que sus emociones se filtraran.

 

“Aproximadamente 10.000… ¡Podemos ver el estandarte del Rey Rojo de Brandika, pero no podemos ver ningún arma de asedio!” Respondió el soldado.

 

“… Nos han atrapado” Dijo Mira mientras chasqueaba la lengua, pero nadie la escuchó. Eso fue lo que realmente sintió, pero esa silenciosa molestia suya desapareció en medio de toda la conmoción.

 

Han pasado 3 días desde que envió su mayor carta de triunfo, Vilan Do Zul, en respuesta a los movimientos sospechosos del Reino de Germion. Fue capaz de enviar 20.000 soldados sin ningún temor porque sus espías en Fatina dijeron que nada estaba mal.

 

Tanto Fatina como Cultidian eran ciudades gigantes con una población de más de 300.000 habitantes y se centraban en la agricultura. Podían reclutar a sus agricultores cuando quisieran para formar sus ejércitos, pero eso requería tiempo.

 

Debido a eso, creía que mientras sus espías pudieran informarle de antemano, podría responder a cualquier amenaza de Fatina, por lo que estaba más preocupada por los goblins al oeste y el Reino de Elrain al sur.

 

Desafortunadamente, su excelente mente le permitió caer en la trampa del enemigo.

 

Todo esto fue de acuerdo a los planes ideados por el Rey Rojo. Eso incluía averiguar los movimientos del Reino de Elrain, tratar con ellos y permitir que los espías de Mira vagaran libremente.

 

“Engañada de esta manera…”

 

Santa Mira enroscó sus manos en un puño lejos de las miradas.

 

El ejército de Fatina probablemente pretendía restringir los movimientos de los Creyentes de Kushain.

 

El hecho de que no trajeran armas de asedio con ellos era prueba de ello.

 

Era como si el enemigo supiera que ella tenía la intención de atacar por la espalda y mostraron descaradamente el poderío de sus fuerzas. Viendo eso, Santa Mira se arrepintió profundamente.

 

Enviar a sus fuerzas pensando que estaba a salvo sólo para tener al ejército enemigo a sus pies de repente fue la definición misma de tomar a alguien por sorpresa.

 

Esto fue un gran error.

 

“Que la gente de Cultidian sepa que los soldados del Reino de Elrain no han venido a invadir nuestras tierras sino a ayudar a subyugar a los monstruos” Dijo Mira.

 

Un cardenal inclinó la cabeza y se fue.

 

“Una respuesta sin precedentes, pero con esto, la gente debe calmarse.”

 

La gente influyente la miraba gentilmente, pero Mira les escupía internamente.

 

Este fue un mensaje para los espías del Clan Corazón de León dentro de Cultidian.

 

Lo más probable era que aunque enviaran mensajeros a las tierras fronterizas, no podrían superar la marcha del Rey Rojo.

 

También era necesario reorganizar los espías de Fatina.

 

Mira nunca perdonaría el hecho de que sus espías hayan sido desperdiciados. Ésta era ella escupiendo al Rey Rojo.

 

“Pero, por supuesto… La Fe de Kushain existe para la paz del pueblo.”

 

Santa Mira sonrió dulcemente como un ángel.

 

Ni una sola persona entre las personas influyentes sabía del veneno que se preparaba detrás de esa sonrisa inocente.

 

◆◇◆

 

Después de asegurar en esencia al Reino de Elrain, el Rey Rojo puso sus ojos en el país mercantil de Pena a continuación. Los Creyentes de Kushain al norte pueden haber detenido a los altos mandos del antiguo Reino de Elrain, pero fueron capaces de detenerlos usando el Reino de Germion a modo de cuña.

 

La relación entre las Ciudades Libres y el Reino de Germion, que han estado luchando durante tanto tiempo, no era algo que se pudiera arreglar tan fácilmente.

 

“El Reino de Germion es indiferente a los Creyentes de Kushain, pero si utilizamos a los refugiados, deberíamos ser capaces de sellar los movimientos del norte” Explicó Carlion.

 

Los altos mandos del Clan del Rey Rojo, quienes ahora tenían un país, todos asintieron con la cabeza.

 

“A continuación, deberíamos apuntar a la riqueza del país mercantil, Pena. El día que tomemos Pena es el día que tomemos el sur… Bueno, más o menos.”

 

Las cosechas del Reino de Elrain y los impuestos de Pena. Si pudieran tener ambos, podrían ejercer su dominio sobre el sur.

 

“¿Pero no acabas de formar una alianza con Pena?” Preguntó Saldin.

 

Carlion asintió. “Sí, para tratar con los monstruos y los Creyentes de Kushain.”

 

“¿No sería malo si los atacáramos a pesar de ser aliados? Seremos conocidos como traidores” Añadió el viejo hechicero, Grave.

 

Carlion asintió. “Por eso también enviaremos nuestras fuerzas a los goblins que dominan las tierras fronterizas.”

 

“¿Así que vamos a luchar contra ellos con Pena?”

 

“Sí, en la superficie.”

 

“¿Qué quieres decir?”

 

“Filtraremos información a los goblins sobre los movimientos de Pena.”

 

Cuando Carlion dijo eso, todos en la habitación se miraron unos a otros.

 

“Según nuestros espías, también tienen elfos aparte de goblins” Dijo Carlion.

 

“Pero, eso es…” Habló Saldin.

 

Pero Carlion lo ignoró y continuó. “Según nuestros espías en el Reino de Germion, los monstruos sobresalen en los ataques sorpresa. Pero por supuesto, eso es de esperar. Después de todo, son habitantes de la noche y se jactan de tener facultades físicas más allá de las de nosotros los humanos.”

 

“Si los elfos están con ellos, entonces no lucharán hasta el amargo final. Eso mejora un poco sus posibilidades. Deberíamos esperar un ataque sorpresa de ellos, pero… ¿Qué tan grande es su caballería? ¿Tienen siquiera una?”

 

“No lo sabemos. Incluso si tienen una, no debería ser nada considerable. Es poco probable que sean capaces de estar cara a cara con los Caballeros Azules” Dijo Carlion.

 

“¿Así que quieres instigar a los goblins para que ataquen a Pena, y mientras los atacan, quieres que nosotros ataquemos?” Preguntó Brandika, haciendo que todos en la habitación comprendieran finalmente las intenciones de Carlion.

 

“Sí. Estamos poniendo un cebo para que los lobos se peleen y podamos reclamar el premio sin esfuerzo.” Confirmó Carlion.

 

“Sin embargo, eso requeriría que les mantengamos aislados de nuestros movimientos” Dijo Grave.

 

Carlion respondió. “Ah, no tienes que preocuparte por eso. Ya le he preguntado a Cell. Nuestra inteligencia es mucho mejor que la de ellos.”

 

“Bien, entonces. ¿Todos entienden el plan?” Preguntó Brandika.

 

La gente respondió con un feroz sí.

 

“Vamos, consejero genio. ¡Si perdemos, nos reiremos mucho!”

 

Con el espíritu en alto, Brandika partió con el Clan del Rey Rojo.

 

Debido a los planes de Carlion, el Clan del Rey Rojo pudo avanzar un paso más que cualquier otra potencia.

 

“Ahh, por cierto, Carlion.”

 

“¿Sí?”

 

“Sobre el Reino de Germion… Ya que vas a hacerlo de todos modos, podrías hacer un gran lío sobre la alianza.”

 

“… Ah, ¿Quieres usar a Fatina como cebo?”

 

Carlion puso su mano en su boca.

 

Brandika sonrió ferozmente. “No, me refiero a Cultidian.”

 

Cuando Carlion miró fijamente durante un momento, Brandika se rió de todo corazón, y luego dejó a Carlion, cabalgando hacia el norte con su caballería.

 

“Como usted quiera.”

 

Carlion inclinó profundamente su cabeza.

 

———————————————————————————————————-

Es muy bonito que todos tengan sus propios planes y no sean un simple enemigo que va con la cara por delante porque se creen superiores.

Traductor: Krailus