A- A+

 

Goblin Kingdom

Capítulo 187

Problemas En La Región Occidental

 

Gi Ba Hagar, el goblin encargado de la defensa de la región occidental, se ha encontrado de repente en el extremo receptor de un ataque sorpresa.

 

Aunque lograron repeler a los aventureros invasores una vez, cuando fueron atacados por segunda vez, Gi Ba Hagar fue herido. Debido a eso no pudo perseguir a los humanos mientras huían.

 

Gi Ba era un valiente y excepcional guerrero goblin al que incluso el rey reconocía. La forma en que manejaba hábilmente dos armas diferentes al mismo tiempo se parecía a veces a la de Gi Gu Verbena.

 

También era un hábil líder que no perdía ante los otros goblins nobles.

 

Era tanto un brillante guerrero como un líder, pero si había un fallo en él, era que se negaba obstinadamente a trabajar con los humanos. En ese punto, era tan terco que incluso se ganó el disgusto del rey.

 

La raza humana, que era la fuerza dominante en el continente, tenía una ventaja abrumadora en número. Si no logran encontrar un compromiso con ellos, se verán obligados a luchar hasta que un lado sea aniquilado.

 

El Rey Goblin deseaba evitar eso, por lo que adoptó una política generosa hacia los humanos.

 

Pero el Rey Goblin también deseaba gobernar el mundo, por lo que no podía echar por la borda a un excelente guerrero como Gi Ba. Además, como Rey de los Goblins, también deseaba ver a Gi Ba crecer libre de sus ataduras.

 

Después de ser herido, Gi Ba se sometió rápidamente a un tratamiento y envió un informe al rey, y luego salió rápidamente a buscar al enemigo él mismo.

 

“Pensar que los humanos realmente me hirieron… ¡Pagarán por estos humanos! ¡Pagarán!”

 

El rostro de Gi Ba, retorcido por su furia, trajo mucha angustia a los aldeanos. Era tal que los niños a cargo de Shumea lloraban apenas lo veían. Pero sus voces de llanto sólo sirvieron para añadir combustible a las llamas.

 

En lo que respecta a Gi Ba, todos los humanos eran enemigos y no se podía confiar en ellos. No importaba que estuvieran sometidos a ellos. No se sabía cuándo mostrarían sus colmillos.

 

“Cuando llegue ese día, sin duda mataré a cada uno de ustedes” Murmuró para sí mismo.

 

Haciendo acopio de todo el autocontrol que pudo, Gi Ba evitó a los humanos y se concentró en la búsqueda de los aventureros.

 

Los aventureros habían corrido hacia el norte, así que tomó a los goblins directamente bajo él y los persiguió.

 

“¡Mátenlos a todos!”

 

Cuando Gi Ba dio esa orden, de repente se fijó en Shumea y sus esclavos gladiadores.

 

Había alrededor de 30 de ellos en total, cada uno un experimentado guerrero que no perdería ante los goblins.

 

“¿¡Qué crees que estás haciendo!?”

 

Cegado por la ira, Gi Ba asumió que planeaban reunirse con los aventureros.

 

“¿Qué quieres decir con qué? Oímos que te habían vencido, así que vinimos a ayudar” Dijo Shumea con las manos en las caderas.

 

Había tomado prestados algunos esclavos de Yoshu y andaba por ahí patrullando con ellos.

 

Los dos se miraron fijamente, ninguno de los dos se echó atrás.

 

La situación se veía explosiva.

 

“¿Qué estás haciendo? Si estás jugando, vamos a volver, ¿Vale?” La primera ala de las arpías, Yushika, se interpuso desde los cielos.

 

Estaban visitando la capital occidental cuando Shumea les pidió que ayudaran en la búsqueda.

 

“¿¡Estás del lado de los humanos!?” Acusó Gi Ba.

 

“Puede que no lo entiendas, pero si fuera tu rey, seguramente estaría de acuerdo con esto” Dijo Yushika con un suspiro.

 

Mientras Gi Ba apretaba los dientes y hacía todo lo posible para no explotar, Shumea se arreglaba su atado pelo en silencio y sin interés.

 

Suspirando, habló con Gi Ba.

 

“De todos modos, es bueno ver que estás bien. Cuando los encontremos, nos pondremos en contacto contigo” Dijo ella.

 

Pero Gi Ba sólo resopló y se dio vuelta.

 

“¡Hmph!”

 

Cuando se fue, Shumea y Yushika se miraron y suspiraron

 

“¿El rey eligió a la persona equivocada?” Preguntó Yushika.

 

“Estoy seguro de que hay todo tipo de goblins, pero ya sabes… En este caso, diría que el rey es probablemente la excepción y no la regla” Señaló Shumea.

 

“Ahora que lo mencionas, los goblins eran de ese tipo” Asintió Yushika.

 

“Está un poco fuera de lugar, pero eso es probablemente la norma para los goblins.”

 

Al darse cuenta de que su sentido común había empezado a desviarse en alguna parte, las dos compartieron una sonrisa irónica.

 

◆◇◆

 

La noticia de que los aventureros del Reino de Germion habían invadido sus tierras ya ha llegado a oídos de Gi Ga Rax, que se encargaba de proteger toda la región occidental.

 

El hecho de que el rey le haya confiado su defensa demuestra cuánto confía en él y lo mucho que valora sus habilidades.

 

“Supongo que Lord Gi Ba es su objetivo.” La demihumana encargada de la defensa de la capital occidental, Nikea de las araneae, se cruzó de brazos y confirmó con Gi Ga.

 

Ella era considerada como uno de los miembros centrales incluso entre los demihumanos que trabajaban con el rey.

 

“Todavía es muy pronto para asumir eso. Es posible que esto sea sólo una distracción” Dijo Fei de los sílfides.

 

Él estaba a cargo de la administración de toda la región occidental.

 

Los sílfides eran tanto de larga vida como hábiles en las artes arcanas, pero hasta hace poco, estaban obligados a encerrarse en el bosque. El sílfide, Fei, era un hombre que ha prestado un servicio distinguido bajo la sombra del Rey Goblin.

 

El representante humano, Yoshu, inclinó su cabeza mientras mostraba comprensión a las palabras del sílfide.

 

“Tal vez ese sea su objetivo, pero tampoco podemos dejarlos solos, así que mientras tanto, Shumea los está persiguiendo con los gladiadores. Sin embargo, estoy preocupado. ¿No hay ninguna manera de contactar con Lord Gi Ba?” Dijo Yoshu.

 

Es el hermano menor de Shumea y el responsable de los esclavos humanos, que se consideran propiedad del rey. Su posición en la capital occidental es muy alta.

 

Aunque sólo se unió a los goblins debido a los caprichos de su hermana mayor, después de sus viajes con Gi Go, ha comenzado a buscar seriamente una manera de que los humanos y los goblins coexistan.

 

“Si su ataque a Gi Ba es una distracción, entonces el este está en peligro” Dijo Gi Ga Rax sin dudarlo después de escuchar las opiniones de los diversos representantes de la región occidental.

 

“¿Porque no pueden lidiar con tantos soldados?” Yoshu se puso pensativo después de escuchar las palabras de Gi Ga.

 

“Las probabilidades de que apunten a la propia ciudad occidental son bajas, pero por si acaso, sugiero que pidamos a los distintos jefes que se mantengan alerta” Sugirió Nikea, a lo que todos asintieron.

 

“Hagamos que las arpías escojan a las astutas entre ellas y que vigilen a cualquier persona sospechosa” Sugirió Fei.

 

Gi Ga asintió. “Muy bien, pero debemos sofocar este caos lo antes posible. Inquietar al rey es traicionar su confianza en nosotros como sus servidores. Debemos evitar eso.”

 

Después de todo, el Rey Goblin estaba trabajando actualmente para conquistar el sur.

 

“Saldré yo mismo. Todo aquel que vaya en contra de la voluntad de su majestad será castigado.”

 

Cuando Gi Ga Rax dijo eso, la reunión llegó a su fin.

 

Después de ordenar a algunas de las arpías que acompañaran a los sílfides que se quedaban en la capital occidental, él mismo dejó la capital occidental.

 

Cabalgando a lomos de un tigre negro llevó a los jóvenes goblins recién salidos del bosque lejos de la capital occidental.

 

◆◇◆

 

Algunos de los aventureros fueron encontrados en uno de los pueblos del norte.

 

Pero después de ser acorralados, intentaron apoderarse de la aldea ocupando la casa del jefe de la aldea.

 

Los goblins los perseguían, pero Shumea y sus gladiadores llegaron a ellos primero.

 

Los aventureros corrieron en todas direcciones para evitar la persecución, pero la diferencia de fuerzas era simplemente demasiado grande.

 

Y después de correr tanto tiempo, los aventureros que huían ya no tenían la fuerza para pensar. Así que sin importar las consecuencias, se precipitaron a la casa del jefe del pueblo, mataron a su hijo y robaron su comida.

 

Fue el tipo de acto lo suficientemente repulsivo como para hacer que los gladiadores que los perseguían quisieran mirar hacia otro lado.

 

“¡Cesen su inútil resistencia!”

 

Shumea llamó a los aventureros que se habían atrincherado en la casa del jefe de la aldea, pero todo lo que obtuvo en respuesta fue el cadáver del joven hijo del jefe de la aldea, que fue asesinado con una flecha.

 

Esencialmente, decían que matarían a cualquiera que se acercara.

 

Desafortunadamente, no entendieron la personalidad de Shumea.

 

Shumea apretó los dientes y levantó su lanza mientras gritaba.

 

“¡Realmente se atrevieron a matar a un niño!”

 

Aunque normalmente era amable, era una persona diferente una vez que su fusible se encendía. Y los aventureros que sin saberlo la encendieron seguramente pagarían.

 

“¡Traigan aceite, fuego y flechas!”

 

Como sólo quedaban enemigos en la casa, Shumea ordenó que se prepararan flechas de fuego.

 

Se volvió hacia los aldeanos.

 

“¡No se preocupen! ¡Se harán las reparaciones!”

 

Los aldeanos de las aldeas del norte de la región occidental la han visto con frecuencia negociando con los goblins, por lo que confiaban mucho en ella.

 

“Si es ella, definitivamente mantendrá su palabra.”

 

Mientras los aldeanos asentían con la cabeza, preparaban las cosas que necesitaba, y en poco tiempo, se dispararon flechas de fuego a la casa del jefe de la aldea, dando lugar a una flor de loto que la convirtió en cenizas.

 

Los aventureros corrieron con pánico lejos de la casa, pero fueron rápidamente eliminados por Shumea y sus gladiadores.

 

Los números eran demasiado diferentes. Mientras pelearan 3 gladiadores por 1 aventurero, podían deshacerse de ellos fácilmente con poco o ningún peligro.

 

Después de deshacerse de los aventureros, Shumea hizo una tumba para el jefe fallecido y su hijo.

 

Por eso la confianza que el pueblo tenía en ella se disparó aún más.

 

Pero justo cuando parecía que todo había terminado, un problema apareció del lado de Gi Ba, un problema reportado por un mensajero arpía de urgencia, que llegó tan pronto como los aventureros fueron eliminados.

 

◆◇◆

 

El líder de los aventureros invasores, Belthazar, fue al bosque en busca de su presa. 10 aventureros habían invadido estas tierras, pero todos los demás, excepto él y los dos aventureros, que eligieron seguirlo, siguieron su propio camino y se encontraron con su propia destrucción.

 

Belthazar había puesto sus ojos en un goblin.

 

Era un goblin azul conocido como una clase noble.

 

Belthazar era conocido como la Lanza Todopoderosa, pero su fuerza hoy en día ya estaba muy lejos de su apogeo. A cambio, sin embargo, ha ganado mucha experiencia en el inframundo como muro, así como las habilidades para usar a otras personas.

 

Vio cómo los goblins se lanzaban a la caza de los aventureros. Su semblante no cambió en lo más mínimo mientras veía a los goblins acabar con ellos.

 

Esperó paciente y silenciosamente su oportunidad.

El goblin azul lideró a menos de 10 goblins. No había ningún goblin raro o goblin rojo en su horda, sólo los verdes, que eran la clase normal, así que sólo el goblin azul era una amenaza.

 

“Me ocuparé del azul. Ustedes dos se encargan del resto.”

 

Los dos aventureros que eligieron ir con Belthazar asintieron con la cabeza, y después de que cada uno decidiera qué goblin tomar, sacaron sus armas y miraron a los goblins desde la oscuridad.

 

“… ¡Vamos!”

 

Después de matar a los aventureros, los goblins estaban a punto de dar la vuelta y regresar, pero entonces Belthazar y un aventurero salieron corriendo de repente.

 

Mientras corrían, el otro aventurero que esperaba detrás tensó su arco y disparó una flecha a uno de los goblins normales.

 

“¿¡Qué!?” Gritó conmocionado Gi Ba, pero la lanza de Belthazar ya se dirigía hacia él.

 

Gi Ba pudo esquivar esa lanza por un pelo, pero el ataque de Belthazar no se detuvo.

 

“¡Hmph!”

 

Belthazar empujó su lanza, golpeó, barrió con ella… Demostró perfectamente las ventajas de la lanza al atacar a Gi Ba y no le dejó otra opción que defenderse.

 

La hoja en forma de cruz de su lanza rozó a Gi Ba, pero Belthazar la trajo de vuelta para intentar atraparlo.

 

Gi Ba trató desesperadamente de evitarlo, causando que cayera al suelo.

 

Desafortunadamente, Belthazar apuntaba a eso, y dirigió su lanza hacia el goblin caído.

 

“KU, ¿¡Te atreves, humano!?”

 

Mientras Gi Ba intentaba levantarse, Belthazar envió un ataque hacia sus pies, pero aunque Ba pudo bloquear con su espada larga, aún así terminó siendo arañado.

 

Gi Ba trató de correr hacia adelante para acercar la batalla, pero Belthazar retrocedió su lanza y golpeó a Gi Ba con la culata, luego, al moverse, giró su lanza hacia los tendones de los pies de Gi Ba.

 

“¿¡GU!?” Gi Ba balbuceó un grito después de ser golpeado en la cara.

 

Pero en el momento siguiente, el sonido del balanceo de la lanza llegó a sus oídos, y un presentimiento enfermizo atravesó su espalda. Inmediatamente, Gi Ba se volteó hacia adelante.

 

Sangre azul brotó en el aire mientras la lanza rozaba la espalda de Gi Ba.

 

Era sólo un rasguño, pero fiel al nombre de ‘Lanza Todopoderosa’, Gi Ba fue enviado rodando al suelo como una pelota.

 

Mientras Gi Ba intentaba ponerse de pie una vez más, Belthazar ya se precipitaba hacia él.

 

Desafortunadamente para Belthazar, Gi Ba fue capaz de tomarlo por sorpresa lanzándole su espada, creando una muy necesaria apertura.

 

Gi Ba usó esa abertura para sacar su hacha y acercarse a Belthazar. Gi Ba quería terminar la batalla lo antes posible.

 

Por alguna razón, quizás porque Belthazar estaba pasando de la ofensiva a la defensa, tenía su lanza apuntando hacia afuera.

 

Gi Ba la tomó como una apertura, y bajó su hacha con una fuerza impensable para un humano.

 

La fuerza detrás de ese balanceo era suficiente para cortar la lanza por la mitad, pero no golpeó nada más que el suelo.

 

“¿¡Qué!?”

 

Gi Ba se volvió con rabia hacia su enemigo perdido, pero la hoja de la lanza en forma de cruz ya se dirigía a su cuello.

 

“¿¡Desviaste mi hacha!?”

 

El hacha de Gi Ba fue golpeada por el costado, causando que se moviera de su trayectoria prevista.

 

Suena simple en el papel, pero en la práctica, se necesitan muchas agallas y habilidad. El hecho de que el hombre ante él fuera capaz de realizar tal hazaña era un testamento de la altura de su maestría.

 

De hecho, incluso el propio Belthazar estaba sorprendido. Porque esa última parada le recordó su antigua gloria, y con ella, una plétora de recuerdos no deseados.

 

“… Sólo un viejo sueño, huh” Murmuró burlándose de sí mismo, y luego levantó su lanza.

 

Estaba a punto de impulsar el ataque cuando de repente sintió una intención de matar y el sonido de pasos que venían de atrás.

 

Inmediatamente, Belthazar se giró y blandió su lanza.

 

La cabeza de un goblin salió volando por eso.

 

“¿¡GI!?”

 

Sin siquiera el tiempo para gritar, la vida de un goblin fue tomada.

 

Belthazar chasqueó su lengua mientras buscaba a los aventureros que deberían haber estado luchando con él. No hace falta decir que ya estaban muertos.

 

“Inútiles” Escupió.

 

Originalmente había planeado pelear esta batalla solo, así que los aventureros sólo eran realmente extras. Si pueden ser usados, entonces bien, si no, entonces está bien también.

 

Mientras estaba ocupado encargándose del goblin normal, Gi Ba había tomado algo de distancia.

 

Belthazar se volvió hacia él y asumió la postura una vez más.

 

“Quédate quieto y te daré una muerte agradable” Dijo Belthazar.

 

“¡No me des órdenes, humano!” Escupió Gi Ba.

 

Gi Ba corrió con su hacha una vez más.

 

◆◇◆

 

Gi Ba no podía huir de un humano. Su orgullo no lo permitiría.

 

Mientras el hierro chocaba con el hierro, un goblin y un humano respiraban con dificultad.

 

Fue una feroz batalla entre Gi Ba con su resistencia superior y Belthazar con sus habilidades superiores.

 

Las clases nobles originalmente no eran tan diferentes a los humanos, pero bajo el gobierno del rey, donde la comida era abundante, los goblins crecieron sin ninguna deficiencia nutricional, llevando a las clases nobles a ser al menos una cabeza más alta que los humanos.

 

Pero eso no se podía evitar. Después de todo, siempre hubo diferencias inherentes entre las razas.

 

Además, el trato de Belthazar con el inframundo le ha hecho descuidar su entrenamiento. Mientras la mente de una persona estuviera sana, sería capaz de encontrar la voluntad de seguir adelante. Aunque Belthazar estaba por delante de Gi Ba en términos de habilidad, su falta de entrenamiento lo estaba derribando.

 

A pesar de ello, Belthazar seguía estando un poco por encima de los aventureros comunes. Como alguien que una vez fue renombrado como la Lanza Todopoderosa, un guerrero con habilidades a la par de las de Gulland, su lanza aún estaba fuera del alcance de Gi Ba.

 

Gi Ba comprendió instintivamente que aunque su resistencia era mayor que la de su enemigo, su habilidad estaba un poco por debajo. Por eso intentó mover el lugar del campo de batalla, esperando que su oponente bajara la guardia.

 

Tomó un poco de tierra y se la tiró a su oponente. Tomó algunas piedras y las lanzó también. Tomó algunas ramas cuando entró en el bosque y luchó con ellas. Pero por mucho que lo intentara, no pudo detener a Belthazar ni un momento. El enemigo se acercaba cada vez más a él.

 

Ya fuera tierra o piedra, una simple vuelta de la lanza de Belthazar era todo lo que se necesitaba para apartarlas.

 

Y sin que ninguno de sus trucos funcionara, la desesperación se instaló gradualmente en el corazón de Gi Ba. Una desesperación llamada impotencia. Gi Ba ya se estaba agotando.

 

Pero lo mismo ocurría con Belthazar. Después de todo, no era más que un humano, y uno que no se ha entrenado en los últimos tiempos nada menos. Por muy fuerte que haya sido, luchar contra goblins cuya resistencia sobrepasa la del hombre no es algo que su cuerpo pueda permitirse tan fácilmente.

 

Ya el sol se inclinaba hacia el oeste y el área circundante se estaba oscureciendo.

 

“Date cuenta ya, goblin. Por mucho que corras, no puedes ganar contra mí” Dijo Belthazar.

 

Cuando se mencionó la palabra ‘correr’, un gran fuego ardió en los ojos de Gi Ba.

 

“¿Correr? … ¿Yo? ¿¡Contra algún miserable humano!?”

 

Cegado por la rabia, Gi Ba cogió su hacha, se dio la vuelta y se lanzó furioso hacia Belthazar.

 

Gané, pensó Belthazar.

 

Su intercambio duró sólo un momento.

 

Gi Ba corrió hacia Belthazar, pero Belthazar desvió su hacha, dejándole sin más arma que sus puños. Eso resultó ser una mala idea, ya que la lanza de Belthazar le dejó una profunda herida en el pecho.

 

¿Pero quién era Gi Ba? Era un goblin cuya valentía fue reconocida hasta por el mismo rey. Herido puede estar, no se detuvo ni un momento mientras continuaba su carga hacia el enemigo. Y saltando desde el punto ciego de Belthazar, fue capaz de enviar al humano volando con lo último de sus fuerzas.

 

Belthazar cayó al suelo, gimiendo de dolor, pero sus heridas no fueron fatales. Inmediatamente fue capaz de levantarse y mirar a su alrededor.

 

Allí yacía Gi Ba.

 

“… He ganado. Con esto yo…”

 

Cuando Belthazar estaba a punto de arrastrar su doloroso cuerpo hasta donde estaba el de Gi Ba, resonó el extraño grito de un pájaro y el rompimiento de las ramas desde arriba.

 

“¿¡Qué!?”

 

Belthazar se quitó de en medio inmediatamente cuando algo enorme descendió desde arriba. No mucho después, algo se puso delante de él.

 

“~~! Oww…”

 

Era Shumea, cubierta de heridas de las ramas de los árboles.

 

De hecho, las ramas cubrían todo su cuerpo mientras empuñaba su lanza corta. Estaba herida por todas partes.

 

Por un momento, y sólo por un momento, incluso un hombre duro como Belthazar no pudo evitar quedarse estupefacto al ver a un humano caer del cielo.

 

Shumea utilizó ese momento para asegurarse de que Gi Ba seguía vivo, y luego se volvió hacia Belthazar.

 

“Debes ser un aventurero” Dijo ella.

 

Belthazar estaba muy desconcertado por la repentina aparición de una lancera humana, pero aun así, mantuvo la compostura mientras empuñaba su lanza una vez más.

 

“¡Muévete! ¡No tengo ganas de matar a un humano hoy!”

 

Cualquiera que se interpusiera en su camino era un enemigo, Belthazar se convenció a sí mismo de eso mientras sostenía su lanza con fuerza.

 

“¡Desafortunadamente, tampoco puedo dejar en paz a un monstruo que mata niños!” Dijo Shumea mientras giraba su lanza para arrancar las ramas de su cuerpo, y luego dio un paso adelante.

 

Mientras el hierro chocaba con el hierro, Gi Ba finalmente recuperó la conciencia.

 

“Urghh…”

 

A pesar de su gran capacidad de curación como goblin, la profunda herida en su pecho seguía siendo grave. Si se movía mal, podía poner en peligro su vida.

 

De hecho, Gi Ba no estaba tan seguro de cómo seguía vivo.

 

“Urghh…”

 

Mientras el sonido del choque del hierro resonaba una vez más, Gi Ba finalmente recordó lo que había estado haciendo.

 

Sí, estaba luchando con un aventurero humano, ¿No es así? Mientras pensaba eso, notó por el rabillo del ojo a Shumea luchando contra Belthazar.

 

“¿Por qué…?” Gimió Gi Ba.

 

Shumea estaba cubierta de heridas y luchaba contra Belthazar. En cierto modo, podría decirse que se hirió protegiéndolo.

 

¿Podría dejar que ocurriera algo así?

 

¿Podría realmente dejar que lo que tanto odia le proteja así?

 

“… ¡Nunca!”

 

Gi Ba se puso de pie, ignorando el dolor que recorría todo su cuerpo. Él era el que más odiaba a los humanos, así que no podía permitirse ser protegido por uno.

 

“¡GURUUOOAA!”

 

Con un aullido, Gi Ba obligó a su mente a ignorar el dolor, luego tomó su hacha y corrió hacia Belthazar.

 

En eso, Belthazar chasqueó su lengua, y sin otra opción, se dio la vuelta y dejó el bosque.

 

Cegado por la rabia, Gi Ba le persiguió, ignorando las peticiones de Shumea.

 

“¡Maldita sea, Gi Ba!” Shumea escupió cuando ella también se vio obligada a perseguirlo.

 

Mientras arrastraba su cuerpo herido, hizo sonar un silbato para avisar a la arpía que volaba por encima. Naturalmente, su repentino descenso del cielo sólo fue posible gracias a su ayuda.

 

Después de dejar el bosque, Belthazar y Gi Ba reanudaron su batalla.

 

Shumea se metió en su lucha y habló con Gi Ba.

 

“¡Deja de presionarte! ¿¡Quieres morir!?” Dijo Shumea.

 

“¡Cállate! ¡Cállate! ¡No me digas qué hacer, humano!” Respondió Gi Ba mientras Belthazar balanceaba su lanza.

 

Con la sangre en la cabeza, Gi Ba no pudo esquivar el ataque de Belthazar.

 

Cuando la lanza de Belthazar detuvo el hacha de Gi Ba, la culata de la lanza se estrelló contra Gi Ba.

 

“¡Te dije que esto era una mala idea!” Dijo Shumea mientras saltaba al frente para cubrir a Gi Ba.

 

Cuando la lanza de Belthazar atravesó el hombro de Shumea, la sangre salpicó el aire.

 

“… ¡Muere!”

 

Belthazar volvió a blandir su lanza después de recuperar un poco el aliento, pero Shumea no se echó atrás. En su lugar, levantó su lanza para bloquear su ataque.

 

Viendo su intento de algo tan impensable, en contra de su sentido común, Gi Ba gritó.

 

“¡Basta!” Gritó Gi Ba.

 

“— ¿¡GAH!?”

 

Pero la guadaña del destino de la parca no reclamó la cabeza de Shumea. En su lugar, reclamó la de Belthazar.

 

Porque antes de que nadie se diera cuenta, antes de que la lanza de Belthazar pudiera siquiera descender, otra lanza había aparecido en su pecho.

 

La sangre fluía de su boca, y con ella, su fuerza.

 

Con sus últimas gotas, Belthazar se dio la vuelta, y allí vio a un goblin de un solo brazo montado en una bestia monstruosa.

 

Cuando se le acabaron las fuerzas, Belthazar cayó al suelo con su lanza.

 

“Liza…”

 

La última palabra que salió de sus labios fue el nombre de su hija más querida.

 

“¡Srta. Shumea!” Gritó Selena mientras corría hacia Shumea.

 

Ella se había estado moviendo con Gi Ga y sus hombres buscando en la región occidental a los aventureros invasores.

 

Tomó a Selena en sus brazos y – con lágrimas en los ojos – curó sus heridas.

 

Usó el mismo hechizo con Gi Ba, una sensación de calor llenando su pecho.

 

“Debo agradecerte, Gi Ba Hagar” Dijo Gi Ga Rax mientras se bajaba de su tigre negro.

 

“…Yo” Gi Ba no dijo nada más y Gi Ga Rax lo miró con los ojos entrecerrados, luego le entregó a Shumea a Yoshu y a sus hombres que llegaron últimos.

 

◆◇◆

 

Gi Ga Rax arrojó su lanza y mató a Belthazar la Lanza Todopoderosa. En ese momento, el problema iniciado por los aventureros humanos invasores llegó a su fin. Pero con Gi Ba y Shumea fuertemente heridos, el poder de combate de la región occidental ha disminuido como Gulland esperaba.

 

Sin embargo, para su disgusto, los goblins no fueron a atacar la fortaleza, e incluso el arquero aventurero que regresó fue gravemente herido, muriendo tan pronto como llegó a la fortaleza.

 

Por mucho que Gulland intentara pedir al rey que enviara las tropas, el Rey Ashtal se negó firmemente.

 

Así, la guerra no estalló entre la región occidental y el Reino de Germion.

 

Inmediatamente después de que el problema de los aventureros se resolviera, Gi Za Zakuend llegó. Cuando se enteró de que el problema ya estaba resuelto, envió un mensajero al rey y se dirigió al Bosque de las Tinieblas para recoger a los nuevos reclutas.

 

Muchos de los detalles de este incidente fueron difundidos por toda la región occidental por las arpías amantes de los chismes, que como resultado comenzaron a agitar un aire de reconciliación entre los goblins que odiaban a los humanos y los humanos de la región occidental.

 

Como resultado, se puede decir que este incidente fue favorable para la expedición del Rey Goblin al sur.

 

———————————————————————————————————-

Se imaginan que hubiera regresado el Rey solo para ver que todo terminó y su invasión al sur fue destruida por culpa de 10 aventureros.

Traductor: Krailus