A- A+ Ahora puede cambiar de capítulo pulsando dos veces las teclas de navegación izquierda y derecha, espero lo disfruten.

Pv Reynor

Vaya, quizás me emocione un poco, hay varios cuerpos dispersos en todas direcciones y algunos se están levantando para correr mientras otros yacen en el suelo sin movimiento.

Del otro lado veo que los carros que estaban cerca cayeron de lado por la explosión, revelando a un sujeto flacucho que temblaba mirando en esta dirección.

– Tú, espera, estaré contigo en un momento- procedo a darle un cabezazo al sujeto que tenia de rehén para que dejara de retorcerse, arrojándolo a un lado.

Me acerco al tipo que se cubría en el suelo lentamente, mientras él retrocede arrastrándose.

-P-por favor señor mago ayúdeme, ¡le daré lo que quiera como pago!- exclama arrodillándose.

-Oh…¿qué ofreces? -levanto una ceja y me cruzo de brazos, siempre hay que jugar al difícil con los comerciantes, si hay algo que tienen en común es que son muy tacaños.

– ¡Te daré 50 piezas de oro!- arroja una bolsa a mis pies, sonriendo patéticamente, como si acabara de cerrar un buen trato.

– ¿Eh?, ¿sólo 50? Bueno, de todos modos, ya me iba- me doy la vuelta y comienzo a caminar hacia el otro lado.

-¡Espera! es realmente todo lo que tengo…ya sé, además, puedes tomar lo que quieras de los carros- se sujeta a mi pierna de forma suplicante.

¡Ja!, victoria. Cuando estaba a punto de aceptar oímos un ruido que venía del último carro.

Pv Nala

-Auu… ¿qué fue eso?- me siento algo mareada, sostengo mi cabeza intentando levantarme. -¿Están bien, chicos?-.

-Sí… creo- Sven me ayuda a levantarme con una mano y noto que tiene algo en la otra -¿Qué es eso?- pregunto, sin embargo, antes de que me responda vemos a un lado una imagen que será difícil de sacar de nuestras mentes. Fred y León están desparramados en el suelo, con sus bocas haciendo contacto.

– Uhmm- Fred, abajo, abre los ojos -¿Eh?- León se mueve.

-¡AGGGGH!- ambos se levantan, escupiendo y limpiando sus bocas.

-Jajajaja – Sven y yo reímos inconscientemente, creo que su tontería me hizo olvidar que vamos a morir.

-Dejen de actuar como estúpidos y salgamos a ver qué está pasando- dijo León, molesto.

Fred pateo la puerta trasera del carro y salió inmediatamente, sin cuidado alguno.

-Guau ¿qué paso aquí?- dice en tono asombrado.

Al salir, vemos una zona arrasada y humeante cerca de los carros y dos personas cerca de ella, uno de pie parece un hombre joven de cabello corto y negro, lleva una armadura de cuero marrón oscuro, un sable en su cintura y una capa gris. El otro se ve demacrado, lleva ropajes de aspecto caro, una túnica verde oscuro, manchada de sangre y suciedad con unos pantalones marrones. Su pie derecho tiene una flecha incrustada en él y actualmente esta abrazando la pierna del primer sujeto.

– Vaya, vaya, vaya… que tenemos aquí, no sabría decir si son las personas con mejor o peor suerte del mundo- se acerca a nosotros caminado, mientras arrastra al sujeto que se abraza a su pierna como si no estuviera ahí.

-¿Quién es usted?- digo con mis manos sobre las empuñaduras de mis dagas, mientras los demás se ponen en guardia.

-¿Eh?¿Ya se olvidaron de mí? Que malagradecidos, y pensar que les tendría sin cuidado la persona que les salvo la vida cerca de las tierras salvajes- expresa ofendido, cruzando sus brazos y apartando su mirada de nosotros.

-¡¿Señor Reynor?¡- es el mago de aquella vez.

-¡¿Eh?!- exclaman Sven y León al unisonó.

-Guau… no lo reconocí sin la barba y ese olor extraño que tenía ¡Es increíble lo que un baño puede hacer!- dice Fred sonriendo de forma estúpida, como hace habitualmente.

Hubo un silencio incómodo que duró unos segundos, cuando de repente el Sr. Reynor dio un paso al frente, usando de apoyo su pie derecho para dar una media vuelta, realizando una patada giratoria perfecta con dirección a Fred. No está lo suficientemente cerca  por lo que normalmente no conectaría , sin embargo, para la mala suerte de Fred el otro sujeto sigue aferrado a su pierna por lo que termina golpeándolo, usando al tipo herido como arma, eso sí que fue despiadado.

-Augg, ¿qué te pasa? era un cumplido- solloza Fred, adolorido en el suelo.

-¡Cumplido tu abuela!- grita molesto – ¡¿Y tu cuanto tiempo piensas estar colgado de mi?!

-Hasta que me digas que aceptas ayudarme- dice en forma lastimera el comerciante.

-Si, si, acepto, ahora suéltame antes de que cambie de opinión- el comerciante se suelta feliz. Mientras intenta levantarse, Reynor se dirige a nosotros – En cuanto a ustedes cuatro, si quieren que los ayude deberán darme algo a cambio, como ese sujeto- dice señalándolo.

– Mi nombre es Raimon y soy un comerciante que iba en el segundo carro- se presenta con una expresión de dolor -Lo que sea- contesta Reynor, levantando sus brazos en señal de falta de interés.

-Por cierto, ¿ayudarnos a qué?- interroga Sven -ciertamente la cosa se ve bastante tranquila por aquí ahora.

-Pues…

-¡Ahí están, rodéenlos!- comienzan a salir hombres armados de todas partes.

PV Reynor

– ¿Eso contesta tu pregunta, niño?- la ironía es divertida cuando no recae sobre mí.

Los cuatro se ven nerviosos, es hora de conseguir mis esclavos personales para el viaje.

-La última vez los salvé de los Lobos a cambio de que me guiaran a la ciudad- coloco mi dedo en mi mejilla en forma pensativa.

-¿Necesitas más direcciones? – pregunta la chica.

-No exactamente, quiero algo más- cuando estaba por formular mi petición, el molesto del grupo hablo.

-Bien Nala, vas a tener que sacrificarte por el grupo, es eso o nuestras vidas- dice poniendo su mano en el hombro de la chica.

-¡¿Eh?!- ella exclama cubriendo su pecho, mientras me mira asombrada con rubor en su rostro.

Los demás cierran sus ojos y apartan la mirada, creo que estoy a punto de cambiar de opinión y matarlos yo mismo.

-¿Quieres que te golpee de nuevo?- digo cerrando mi puño hacia él, lo que hace que se esconda detrás del comerciante -No es eso, lo que quiero es que me acompañen hasta Sienas como ayudantes, su trabajo es hacer lo que diga y cocinar para mí hasta que lleguemos ¿qué dicen?- Creo que es justo después de todo es su vida a cambio de un poco de trabajo.

-Eso es muy lejos, ¿cuánto tiempo tendremos que estar viajando?- pregunta la chica.

Uhmm… pude oír el sonido nítido del corte de una espada, invoco un escudo de viento delante de mí, lo que provoca una explosión de polvo en el aire al chocar con la energía de espada.

-Vaya, un Espadachín de verdad- digo mientras desenvaino mi sable, del otro lado puedo ver a un viejo corpulento con un mandoble de dos manos; lleva armadura de metal, lo que contrasta con los bandidos alrededor, cabello blanco peinado hacia un costado, bigote prolijamente recortado y curvado hacia arriba.

-Lo bloqueaste, eh, dime ¿quién eres tú y por qué nos atacas?- exclama inquisitivamente con una voz profunda – Claramente no estabas en esta caravana.

-Pues, no te importa, porque este sujeto me paga y tienes razón. ¿Vas a pelear o también quieres saber a qué edad di mi primer beso o cual es mi comida favorita?- El viejo frunce el seño y avanza a toda velocidad, yo también lo hago de frente.

-[Velocidad] [Fuerza] – me lanzo un par de encantamientos, solo para esta seguro, ya que se ve fuerte.

Quizás si les muestro una pelea complicada se asusten y se den cuenta que soy su única salvación, jajaja.

Probablemente sería mas benévolo que los dejes morir aquí a que te sigan.

Siempre encuentras la forma de molestarme,¿verdad?, reptil inmundo.

Para servirte, humano terco y despreciable ¡Jajajaja!

Cling…cling…cling

Pv Comerciante

Se oyó un fuerte choque.

Vaya, que par de monstruos, se mueven tan rápido que solo veo imágenes residuales y las chispas que provocan el choque de sus espadas. Ocasionalmente el mago arroja hechizos a la cara del tipo con el que pelea.

-Oigan niños ¿Ustedes lo conocen?, ¿verdad?-.

-S-sí, podría decirse que sí- responde la chica.

-¿Saben porqué está peleando de frente contra un espadachín siendo un mago?- es algo curioso, además no parece estar perdiendo.

-Es una buena pregunta- responde el sujeto con el que choqué anteriormente.

-Uhmm…- por un momento me doy cuenta que uno de esos chicos tiene en su mano la “Rodela de Xerth” es el ítem que el Rey nos pidió transportar al reino vecino.

-Psss.. tú…-.

-¿Quién?, ¿yo?- se señala el chico de tés oscura.

– Si, tú, arroja eso lejos vas a hacer que nos maten- mantiene una expresión solemne cuando se dispone a arrojarlo lejos. Lamentablemente el muy tonto lo levanta inconscientemente para arrojarlo, haciendo que todos lo vean.

El Espadachín que pelea con el mago lo ve, abriendo sus ojos como platos y rápidamente ordenando a sus hombres.

-¡Allí está! rodéenlos para que no escapen y ¡tráiganme ese escudo mientras detengo a este sujeto!-.

-¡Oh mierda!- voy a morir por estos idiotas.

-¿Por qué lo levantas así, Sven?, ¿acaso Fred te contagió lo idiota?- grita la chica en tono molesto.

-¡Hey!, esta vez no hice nada- dice el grandote molesto.

Los vemos cargar hacia nosotros cuando Reynor habló.

-¿Crees que soy sordo?- responde mientras invoca fuego con su mano izquierda,formando un circulo, acto seguido lo arroja al cielo haciendo que este se agrande cubriendo el área donde estaba peleando y alrededor de nosotros cinco, impidiendo que los bandidos entren. El viejo espadachín frunce el ceño.

-Así que eso buscaban, ¿eh? -dice con una sonrisa juguetona -¡Oye, Ramon!- grita en mi dirección.

-¡Mi nombre es Raimon!- Acabo de decirlo, ¿tan poca importancia le das a tu contratante?

-Lo que sea, dijiste que puedo llevarme lo que quiera de la caravana, como pago quiero esa cosa-señalando el escudo.

-Pero eso no es parte del trato, técnicamente no es mío, pertenece a…-.

-¡Silencio! quiero esa cosa, en cuanto los otros cuatro ¿aceptan seguirme o no? Esas son mis condiciones, sino todos pueden quedarse aquí a jugar con el Señor Bigotes y sus amigos.

-GRRAAAHH-el Señ… el Espadachín, furioso, golpea el suelo con su mandoble, provocando un cráter y separándose de Reynor.

-¡Ustedes tontos acepten de una vez o nos van a matar a todos!- gritó en forma exasperada haciéndolos reaccionar.

-¡Está bien!,aceptamos, pero sáquenos de aquí- grita la chica.

-¡Sí,vámonos por favor! Si quieres que te suplique lo haré, ¡pero ya sácame de aquí!-.

-Muy bien, luego haremos el juramento- dice feliz.

-¡¿Crees que dejaré que se vayan frente a mis narices?!- grita furioso el Espadachín.

-Oh, cállate viejo estúpido, y dime ¿qué se siente?- exclama sonriendo.

-¿Sentir qué cosa?- dice mientras mantiene su guardia.

– [Ceguera] [Dolor] [Debilidad] [Ralentización] [Miedo] [IlusiónSombría][Marca del Sueño] –

-Eso, jeje- esa sonrisa me provoca escalofríos.

No estoy seguro de lo que hizo, pero balbuceo palabras muy rápido y el espadachín cayó sobre sus rodillas, cuando una niebla oscura lo rodeó.

-Muy bien- Reynor se acerca a nosotros, chasqueando su dedo y haciendo que se apague el anillo de fuego, provocando que los hombres del espadachín nos rodeen.

Un pergamino sale disparado de su sombra, él lo atrapa con su mano libre. Envaina su sable y se para frente a nosotros.

[Actívate]

El pergamino se funde en el aire, cuando vemos que el sujeto al que llamaban capitán se recupera del cabezazo que le dio Reynor y grita a sus hombres.

-¡Ataquen!,¡no dejen que se escapen!-.

-Muy bien, ahora todos tómense de las manos y sostengan mis hombros- seguimos sus instrucciones, cuando la chica y yo posamos nuestras manos en sus hombros hace una alarmante declaración.

-No soy muy bueno con la magia de traslación, así que cuenten sus extremidades al llegar-.

-¡¿EH?!- exclamamos al unisonó antes de desaparecer de ese lugar.

PV Espadachín

Cuando me recuperé los objetivos habían desaparecido.

-¡Mierda!- escaparon los malditos, pero no pueden haber ido muy lejos.

-¡Busquen en los alrededores!, ¡no quiero que nadie salga de este bosque!-.

Uhmm… cuando daba mis órdenes, una serpiente alada cae del cielo en picada hacia mí, la divido en dos mitades con mi espada cuando me doy cuenta de que vienen más.

-¡Goblins en la retaguardia!-.

-¡Una lombriz de tierra me agarro el pie!-.

-¡¿Qué hace aquí un orco?!-.

Gritos de alarma empezaron a oírse por todo el lugar, ¿de donde salieron todos esos monstruos? La realización me golpeó a los pocos segundos, ese pergamino que activó antes de irse…

-¡Ese hijo de….!-.

—————-

Buenas aquí el capitulo 7, espero que les guste, nos vemos 🙂