The Dark King Capitulo 414

Dudian vio fila tras fila de sangre cristalizada después de que cortaran la piel sobre el abdomen.

 

El color del cristal era rojo oscuro como si fuera sangre congelada. Era como una armadura que cubría el cuerpo debajo de su piel. Parecía que la piel era solo una capa suave que cubría la armadura.

 

Dudian estaba perplejo.

 

«Joven amo …» El cuerpo de Kroen tembló ligeramente de miedo.

 

Los ojos de Jura estaban llenos de sorpresa y se quedó congelada, confusa.

 

Dudian la miró: «¿Cómo se llama la enfermedad?»

 

Jura reaccionó a sus palabras. Estaba perdida. Nunca había visto una escena tan extraña en su vida. La superficie de la sangre cristalizada era extremadamente lisa. Era como escamas una sobre la otra. Lo más extraño que encontró era que el dueño del cuerpo todavía estaba vivo.

 

«No lo sé» Había una expresión compleja en su rostro mientras miraba los cristales: «La sangre está congelada debido a la baja temperatura pero …» No pudo encontrar las palabras correctas para expresarse.

 

No se atrevió a hacer un diagnóstico a ciegas, ya que no sabía tal condición. Además, no sabía cómo resolver el problema de la sangre congelada por la baja temperatura.

 

Dudian se decepcionó cuando vio la expresión compleja en el rostro de Jura: «¿Hay alguna manera?”

 

«Haré mi mayor esfuerzo …» Ella usó el bisturí para expandir el área. Abrió la piel hasta los intestinos, pero no había nada más que cristales de color rojo oscuro.

 

Ella trató de tocar pero eran extremadamente fríos.

 

Jura dudaba que incluso un cuchillo pudiera perforar la extraña sangre cristalizada.

 

«Tía, ¿hay alguna forma de tratarlo?» Kroen miró a Jura después de adaptarse gradualmente a la escena. Estaba ansioso y nervioso.

 

Sudor frío fluyó por la frente de Jura. Dudó por un momento: “Será un poco doloroso pero trataré de quitar una de las escamas. Intenta soportar …”

 

Dudian respiró hondo: «Aguantaré, continua»

 

Jura asintió y miró el abdomen de Dudian. Miró el borde de la escama y cortó lentamente con el bisturí.

 

Rayas quedaron en la sangre cristalizada como si el bisturí hubiera cortado un bloque de hielo.

 

Dudian vio las venas azules extendiéndose en su muñeca. Sabía que ella estaba haciendo un gran esfuerzo, pero no podía cortar la sangre cristalizada. Aunque Jura era una persona común, su fuerza tampoco era poca. ¿Significaba que para atravesar la sangre cristalizada se debía tener una fuerza extraordinaria?

 

Jura aumentó gradualmente la fuerza que puso sobre el bisturí. Ella usó el setenta u ochenta por ciento de su fuerza, pero todavía no podía perforar la sangre cristalizada. Estaba respirando pesado y su muñeca se sentía entumecida. De repente, una idea pasó por su mente. Se sorprendió y miró a Dudian. En sus ojos se reflejaba el miedo. Ese sentimiento se convirtió en remordimiento y dolor.

 

Dudian se sintió mal cuando vio su expresión: «Tía, ¿no hay forma?»

 

Los ojos de Jura se pusieron rojos y grandes lágrimas comenzaron a caer: «He visto la descripción de una enfermedad similar en un libro de medicina. Es una enfermedad muy rara y extremadamente pocas personas la han contraído”

 

Dudian se sorprendió: «¿Cómo se llama la enfermedad?»

 

«Síndrome de sangre de hielo» Jura inclinó la cabeza y olfateó: «Es una enfermedad terminal muy rara»

 

Dudian perdió la esperanza cuando escuchó la frase enfermedad terminal.

 

¡Era lo mismo que escuchar que tenía cáncer!

 

Su corazón empezó a latir violentamente pero su corazón se calmó gradualmente. En la vieja era, con el desarrollo de la tecnología médica, se podían tratar muchos tipos de cáncer. Como en esta era el síndrome de sangre de hielo se clasificaba como una enfermedad terminal incurable, tenía que confiar en el conocimiento del superchip para encontrar un tratamiento.

 

Dudian guardó silencio por un momento: “¡Tía, gracias! Por favor, cierralo»

 

Jura estaba llorando en silencio. Se mordió los labios al escuchar las palabras de Dudian. Contuvo los sollozos pero su corazón estaba roto. Ella cosió la piel muy delicada y cuidadosamente.

 

Dudian la miró en silencio. Después de que terminara, preguntó: «Tía, ¿cuánto tiempo tengo de vida?»

 

Jura inclinó la cabeza: “No hay registros detallados. Pero no debería ser mucho… » Miró a Dudian: «Es una enfermedad infecciosa. Es mejor que no compartas nada con los demás. Además, es mejor para ti que la Santa Iglesia no esté al tanto de la enfermedad. De lo contrario, te cazarian y aislarian.

 

«¿Enfermedad infecciosa?» La cara de Kroen se puso blanca y retrocedió instintivamente.

 

Dudian lo miró y luego miró a Jura: “Muy bien, tía. No le menciones esto a nadie. Si alguien te pregunta, diles que es un resfriado”

 

Jura continuó llorando: «Me quedaré para cuidar de ti»

 

Dudian sintió la calidez, pero su expresión se volvió fría: «Kroen, paga por los gastos médicos y acompañala hasta la puerta»

 

Kroen salió de la habitación con Jura.

 

Kroen regresó después de un rato. Dudian lo miró: «Dame esos libros de medicina de la estantería»

 

Kroen se sorprendió y le entregó los libros.

 

Dudian miró los libros de medicina que había traído de la biblioteca. Antes no había tenido tiempo para mirarlos, estaba ocupado aprendiendo los conocimientos del superchip. Quería saber más sobre la enfermedad. Tal vez en la vieja era tenía un nombre totalmente diferente. Quería saber el resultado de ser infectado.

 

Revisó otro libro.

 

En algún punto Dudian se detuvo en una página de un viejo libro de medicina. Había una narración de un médico que había vivido cien años atrás. Fue invitado por un aristócrata a mirar a un asistente en un día nevado. La temperatura corporal del asistente era muy baja. Después del chequeo inicial, decidió hacer una cirugía y verificar el problema.

 

Pero el médico descubrió que el brazo del asistente estaba congelado debajo de la piel. Era como escamas congeladas.

 

«Sangre de hielo…» Dudian sabía que la descripción del brazo del asistente era muy similar a su situación.

 

“La cirugía fallo. El noble me echó. Sin embargo, más tarde mencioné esta situación a un amigo mío. Pronto, escuché que la gente de la Santa Iglesia buscó a ese noble y arrestó al asistente enfermo …” Dudian leyó cuidadosamente la página. Según la perspectiva de la narración, la enfermedad se denominó síndrome de sangre de hielo.

 

«¡Parece que la Santa Iglesia fue la que nombró la enfermedad!» Dudian se sorprendió. Pensó que fueron los médicos los que la nombraron, pero no pensó que Santa Iglesia  tomaría la iniciativa y nombrarian la enfermedad.

 

Leyo más. Sin embargo, no habia más información después de que la Santa Iglesia se llevará al asistente.

Índice