A- A+ Ahora puede cambiar de capítulo pulsando dos veces las teclas de navegación izquierda y derecha, espero lo disfruten.

Occidente de Caldina, Desierto de Valeira –  zona fronteriza con el Reino de Altar.

Antes del amanecer, un viento soplaba a través de un desierto tenuemente iluminado, desplazando suavemente sus arenas. Era una brisa marina que se dirigía hacia el este y que venía desde el océano occidental, cruzando todo el Reino de Altar en el proceso.

Caldina era un país de arenas. El 99% eran páramos desolados, mientras que el 1% restante contenía oasis.

Una tierra tan deficiente -por no llamarle mortífera- no era un buen ambiente para que ningún país prosperara, pero Caldina estaba situada en el centro del continente. Prosperó debido a estar en el centro de todas las transacciones entre los dos países del este (Huang He y Tenchi) y los tres países occidentales (el reino, el imperio y el país de las hadas). Pero también abundaban los recursos subterráneos, los minerales y las ruinas llenas de diversos objetos mágicos. Cualquier problema de alimentación que pudiera haber tenido debido a la falta de tierra fértil se solucionaba fácilmente con el comercio de esas riquezas.

Caldina podría resumirse con las palabras “arena”, “riqueza” y “comercio”. Los desiertos que conformaban su territorio se convirtieron en un camino que conectaba el este y el oeste, creando un inmenso flujo de riquezas.

Era similar a lo que la gente de la Tierra había llamado la “Ruta de la Seda”.

En uno de esos caminos había una hilera de unos diez grandes carruajes dragón, llamados así porque eran tirados por los Demi-Dragones.

Desde su diseño, era obvio que los carruajes vienen de Huang He en lugar de Caldina. Aunque era poco común que el país del este hiciera entregas al oeste sin parar en el país desértico, definitivamente no era algo inaudito. Sin embargo, había dos cosas sobre los carruajes que a muchos les parecerían extrañas.

El primero fue el hecho de que todos y cada uno de ellos ondeaba la bandera de Huang He. Mientras que algunos carruajes dragón mercantes llevaban patrones que indicaban a qué país pertenecían, ninguno de ellos izaba jamás una bandera.

La segunda rareza no era con los carruajes, sino con la persona sentada en el techo de un carruaje en la parte trasera. La persona estaba mirando los senderos que dejaron las ruedas en el camino y el paisaje desértico del amanecer que pasaba. Disfrutando del paisaje, la persona sopló en un artículo que parecía una pipa de tabaco, en el extremo pasó por una boquilla y liberó continuamente burbujas de jabón en el viento.

Si eso hubiera sido lo único notable, muchos habrían considerado a la persona como simplemente “excéntrica” en lugar de “extraña”. Sin embargo, no fue ninguna conducta lo que justificó esa descripción, sino una cuestión de apariencia general.

Las extremidades de la persona eran demasiado largas. Aunque la larga ropa parecida a la de un monje Taoista hacía un buen trabajo cubriéndolos, no hacía nada para ocultar su anormal longitud.

La altura total del excéntrico era superior a cuatro metros, y las piernas constituían más de la mitad. Eran una reminiscencia de los clásicos caminantes de zancos que se pueden ver en un circo. Sin embargo, los brazos de la persona también eran inapropiadamente largos. Sin embargo, eran más que largos – aunque los cinco “dedos” que sostenían la pipa se parecen más a cuchillas finas como espadas que a cualquier otra cosa.

Los brazos eran demasiado largos y tenían que ser doblados de una manera peculiar sólo para permitir que la persona mantuviera la pipa en la boca y soplara en ella mientras disfrutaban del paisaje que atravesaba.

El estado de la cara de la persona también era bastante extraño. El sombrero que llevaba tenía un talismán pegado, que colgaba hacia abajo y escondía el rostro del excéntrico. Cuando se combinan con la ropa taoista, hacía que la persona pareciera un Jiangshi de las películas chinas.

La apariencia palpablemente extraña hizo que esta persona se destacara del resto del mundo. Al mismo tiempo, la persona emitió un aura de intimidación sin forma que no tenía nada que ver con lo que se podía ver a simple vista, sin embargo, estaba definitivamente allí para aquellos que podían sentirlo.

Esta excentricidad era lo suficientemente anormal e impresionante como para parecer una amenaza para el mundo sólo por la virtud de existir. A pesar de ser tan amenazante, sin embargo, la persona no hizo otra cosa que disfrutar silenciosamente del paisaje desértico y de las burbujas flotando en el viento.

“¡Maestro Xunyu!” Muy pronto, alguien llamó al personaje al estilo Jiangshi usando ese nombre. (Jiangshi = Zombie Chino o vampiro)

La fuente de la voz era un niño de unos diez años. Estaba tratando de llegar al mismo techo en el que Xunyu estaba sentado. Como el carruaje dragón no tenía escalera, el joven lo consideró una tarea particularmente difícil.

De hecho, con el vehículo en movimiento, que se cayera era un escenario perfectamente posible.

Al darse cuenta de eso, Xunyu usó uno de esos largos brazos para tomar al niño por la nuca y tirar de él hacia el techo. Y así, el niño se subió con seguridad a la misma superficie que el excéntrico Jiangshi. Aunque los dedos que sostenían al niño eran como espadas, ni la ropa lujosa del niño ni su frágil piel se dañaron de ninguna manera.

“¡Ah! ¡Muchas gracias, Maestro Xunyu!”, dijo.

“Por supuesto que viniste temPRano, Cang,” contestó el jiangshi.

Aunque la entonación de Xunyu era peculiar, al chico al que se refería como “Cang” no pareció importarle y respondió con una sonrisa. “No tan temprano como tú, Maestro Xunyu.”

“…Ya sabes, que me llames ‘maestro’ me hace sentir bastante incÓModo”

El chico miró al Jiangshi con ojos brillantes, lo que hizo que Xunyu exhalase un fuerte suspiro y soplase más burbujas.

El nombre real de Cang era “Canglong”- que significa “Dragón Celeste”. En el imperio Huang He, las únicas personas a las que se les permitía llevar nombres con referencias al tipo de dragones a los que los Maestros se referirían como “orientales” eran los descendientes directos del emperador, lo que significa que este chico Cang era de sangre imperial. Específicamente, era el tercer hijo del actual emperador.

De hecho, la razón por la que estos carruajes dragón eran tan diferentes de los que pertenecían a los comerciantes era porque eran una misión de escolta a la realeza del imperio hacia el reino.

“Estamos a punto de llegar a la frONtera”, dijo Xunyu.

“¡De hecho ya lo estamos, Maestro Xunyu!”, dijo el chico con alegría. “Hablando de eso, ¿has visitado el Reino de Altar antes?”

“No puedo decir que he estado antes, pero el tipo del traje aliení – la ”Tortuga Espiritual o ‘Linggui’ o como quiera que se llame – dijo que había estado ahí una vEz”

“Maestro Gray α Centauri? ¿Qué dijo él de ello?”

“…Aparentemente, y cito textualmente, ‘Había un disfraz interesante allí’”

“¿Disfraz?” El chico parecía razonablemente confundido.

Como estaban teniendo esos intercambios, la fila de carruajes dragón finalmente llegó a la frontera del Reino de Altar.

Los oficiales del reino cumplieron con las formalidades necesarias para permitir su entrada al país. Se veían seriamente tensos durante todo el proceso, mientras que las dos personas que estaban en el techo parecían estar completamente normales. La tensión estaba presente incluso entre los propios oficiales del imperio y los chambelanes. Era obvio que querían decir algo, pero su reverencia por el estatus real de Cang y Xunyu en general les hizo dudar.

Cang era un chico honesto lleno de curiosidad. Debido a esa naturaleza suya, a menudo se refería a los que no eran de la realeza de una manera muy indiferente. Sin embargo, no muchos de ellos respondían como Xunyu. La mayoría se volverían humildes y se humillarían a sí mismos, teniendo en cuenta el estatus del niño, tenían toda la razón para hacerlo. Xunyu, sin embargo, era especial – incluso entre Maestros – y por lo tanto se le permitió responder diferente.

Había pasado cerca una hora desde que cruzaron la frontera entre Caldina y Altar, y comenzaron a atravesar el Cinturón Montañoso Cruella.

La gente del reino ya les había hablado de la banda Gouz-Maise que tenía su escondite en esta zona. Dijeron que el grupo estaba liderado por un poderoso dúo de no-muertos gladiadores, y que -aunque se centraban en los secuestros- la posibilidad de que atacaran los carruajes dragón no era cero, y sugirieron que estuvieran en guardia.

El problema claramente no era algo que pudiera ser ignorado con sólo aumentar su vigilancia, pero los oficiales del reino no habían dicho nada más. Aun así, no había sido negligencia por su parte. Simplemente no habían dicho nada más porque “estar en guardia” era más que suficiente para este grupo de carruajes.

“…Algo apesta” Xunyu de repente habló mientras olfateaba. “No es el hedor de no-muertos, auNQue Cang, baja por un raTo”

“¡Muy bien!” El niño escuchó las palabras del jiangshi y se deslizó boca abajo sobre el techo del carruaje. Un momento después, el largo brazo de Xunyu liberó un destello.

Dos segundos después de eso, ambos escucharon el sonido de algo que se hundía en el suelo húmedo cercano.

Aquellos con el conocimiento apropiado sabrían instantáneamente que el objeto era una bala de rifle.

Sin decir una palabra, Xunyu miró a través del talismán que cubría el rostro que atravesaba la cara y observó el área rocosa a varios cientos de metros de distancia de ellos.

 

◆◆◆

Caldina era una tierra que conectaba el este y el oeste, creando un inmenso tráfico de oro y otras riquezas.

Además, con la posibilidad invasora de la caída del Reino de Altar, muchos ricos comerciantes habían comenzado a abandonar el país en favor de las naciones orientales y de la propia Caldina. Tanto si se dirigían hacia el país desértico como si se iban, los que pasaban por la frontera siempre tenían un tesoro.

Debido a esto, muchos lobos hambrientos con un gusto por la riqueza desnudaban sus colmillos a los que pasaban por la zona.

“La primera bala no pudo golpear al objetivo. Lo siento mucho. Parece que he fallado”

En el área rocosa que Xunyu estaba mirando, una mujer estaba tumbada con un rifle grande y con visor en las manos.

No estaba sola, pues había más de veinte personas escondidas en las rocas que la rodeaban. Cada uno tenía sus armas preparadas mientras fijaban sus ojos en los carruajes dragón varios cientos de metros más adelante.

Eran bandidos. Eso por sí solo no los hacía especiales de ninguna manera, pero este grupo en particular compartía una cierta característica.

En el dorso de cada una de sus manos izquierdas había crestas únicas. Marcaban a la gente como Maestros – jugadores del juego conocido como Infinite Dendrogram y seres inmortales que comandan poderes especiales conocidos como “Embryos”.

El nombre del grupo era Goblin Street. Era el mismo clan PK que había participado en el bloqueo que rodeaba la capital real del Reino de Altar, atacando a cualquiera que intentara atravesar la Ruta del Mar de Wez que conducía a la ciudad portuaria al oeste de la ciudad. Ese incidente había sido causado por alguien que había contratado a tres clanes de PK y al solitario asesino de jugadores para hacerlo. Aunque los cuatro -Goblin Street, K&R, Mad Castle y Asesino Superior- se centraron en el asesinato de jugadores, sus motivos fueron diferentes.

El objetivo de Mad Castle era robar y ejercer el dominio sobre otros jugadores mientras actuaban como villanos.

El objetivo de K&R era cazar a otros jugadores.

El Asesino Superior actuó como un sicario contratado que dio penalidad de muerte a los jugadores de acuerdo con las peticiones de la gente. Y finalmente, Goblin Street era una banda de bandidos que atacaban y robaban a cualquiera.

Durante el incidente del bloqueo, la única de las cuatro áreas donde los tians fueron heridos, asaltados y asesinados fue la Ruta Marítima de Wez – la que maneja Goblin Street. Debido a eso, el clan era el único de las cuatro entidades culpables que habían entrado en la lista de buscados del reino.

En Infinite Dendrogram, el asesinato y el robo entre jugadores no se consideraba un crimen. Eso fue porque las leyes de los tian no tenían poder sobre las disputas de Maestros.

Sin embargo, no se puede decir lo mismo de los casos en los que Maestros cometían crímenes contra tians.

Al igual que los NPCs criminales, estos jugadores fueron incluidos en la lista de buscados del país, o -siempre que los delitos fueran lo suficientemente graves- en la lista de buscados de todos los países en el juego.

Si los puntos de reaparición de un Maestro estuviera en todos los países que lo tenían en las listas de buscados, recibir una penalidad de muerte haría que el jugador reapareciera en el punto de guardado en la cárcel.

Esa fue la razón por la que las actividades de Goblin Street se llevaron a cabo cerca de una frontera.

Una vez que no pudieran utilizar los puntos de guardado del reino por estar en la lista de los buscados, uno de los superiores del reino, Lei-Lei “el pródigo de las fiestas” había impuesto la penalidad de muerte a todos los que estaban en línea en ese momento. Aunque algunos volvieron a reaparecer en otros países, muchos no tenían puntos de guardado fuera del reino y fueron enviados a la cárcel, lo que provocó que alrededor de la mitad de los miembros del clan se fueran.

Obviamente, el daño que sufrió el grupo fue severo, y no habría sido extraño que hubiera cesado sus actividades o que se hubiera separado por completo. De hecho, eso era exactamente lo que le había pasado a otro clan que había hecho parte del bloqueo: Mad Castle. A pesar de no estar en la lista de buscados, el grupo se había separado después de haber sido aniquilados por Figaro.

Goblin Street, por su parte, simplemente había trasladado sus puntos de guardado a Caldina y aun así continuó su cacería en el reino. Se habían colado por la frontera oriental del país y comenzaron sus actividades una vez más. Debido a la cercanía de la zona a Caldina, era mucho más conveniente que la Ruta Marítima de Wez de la última vez. De hecho, el Cinturón Montañoso Cruella era tan bueno para los bandidos que incluso el infame grupo tian, la banda Gouz-Maise, había tenido su escondite aquí. En realidad, encontrar un entorno más propicio para los bandidos no sería tarea fácil.

Por supuesto, con Goblin Street como banda de asesinos de jugadores y criminales, existía la posibilidad de que fueran perseguidos por aventureros o atacados por otras bandas cercanas como la ya mencionada banda Gouz-Maise. Sin embargo, Goblin Street no era el tipo de grupo que temía estos eventos.

“Oye, ¿qué demonios?”, dijo uno de ellos. “¿No dijiste que cambiar tu trabajo a Francotirador hacía que tu alcance efectivo fueran 1.000 metros?”

“Parece que calculé mal la velocidad de movimiento del carruaje”, contestó la mujer. Hablaban del ataque que habían intentado hacer a la persona que estaba en el carruaje dragón. Todos -incluida ella misma- pensaron que había fallado.

No, no todos. Había una excepción.

“Te equivocas, Neeala. No fallaste. La bala solo fue desviada”

“¿Qué quieres decir, jefe?”, preguntó.

El hombre que había hablado era joven y pelirrojo. La mitad superior de su cuerpo estaba cubierta por una chaqueta de color similar que tenía la melena de un león recortada. Sin embargo, mientras que el rojo de su cabello parecía natural, el carmesí de su chaqueta hacía que pareciera como si simplemente estuviera bañado en algo de un color sanguinario.

“Disparaste una bala, y ese bicho raro la desvió”, dijo.

“No hay nada más que eso”

“Pero eso es imposible”, contestó la chica. “La bala era más rápida que el sonido”

“Puedo hacerlo, ¿sabes? Y resulta que hay alguien más que puede hacerlo”, dijo el hombre rojo con indiferencia.

Sus palabras causaron revuelo entre los que lo rodeaban. No fue causado por la afirmación de que el propio jefe podía hacerlo, sino por la afirmación de que el oponente también era capaz de hacerlo.

Creían y eran conscientes de que su líder podía desviar las balas. Era el Rey del Hurto, Eldridge. Teniendo el trono de un trabajo superior de grupo ladrón como propio, fue considerado uno de los asesinos de jugadores más fuertes del reino.

Cuando su clan fue purgado por el Superior, había estado desconectado. Debido a eso, sobrevivió al evento completamente ileso. Sin embargo, los miembros de Goblin Street estaban absolutamente seguros de que ni siquiera un Superior podría derrotar a su líder, y que las cosas habrían resultado diferentes si hubiera estado en línea en ese entonces.

De hecho, la fuerza de Eldridge fue la única razón por la que el clan continuó funcionando, a pesar de que se vio obligado a cambiar de terreno de caza. Los miembros confiaban en que Goblin Street seguiría vivo y bien mientras lo tuvieran.

Eldridge miró al grupo de carruajes dragón cientos de metros más adelante.

“Ese fenómeno probablemente tenga uno de los trabajos superiores de Huang He”, dijo.

“No dejaremos que eso nos detenga. Puedo encargarme de eso yo solo. Ustedes ataquen a todos los débiles que salgan cuando acabe. Eso será suficiente”

Luego abrió sus manos y las extendió detrás de él. Muy pronto, sus palmas se llenaron de poder e intención asesina, haciendo que pareciera que estuviera tensando un arco hasta el límite absoluto.

Sus músculos crujieron cuando cerró y abrió sus manos. Era una acción subconsciente, habitual, que no era más que una muestra de su deseo innato de agarrar y robar las pertenencias de sus objetivos.

“Gran carterista… Gran Adquisición… ¡listo!”, gritó.

El Rey del Robo tenía tres habilidades únicas, las cuales usaban sus manos.

En su mano derecha, colocó una habilidad que le roba a la gente sus objetos: Gran Carterista. Le permitía elegir cualquier artículo transferible dentro del rango efectivo, un radio de 100 metros, y los almacena a la fuerza en su propio inventario. Incluso un carruaje dragón era una opción viable, lo que lo convertía en una habilidad particularmente temible.

En su mano izquierda, colocó una habilidad que le roba la vida a la gente: Gran Adquisición. Mientras estuvieran dentro del rango de alcance efectivo, él podría usarla para remover las partes del cuerpo de sus oponentes. Todo lo que encajaba en su mano podía ser arrancado de lejos y acabar en su poder.

Tengo que apuntar al carruaje dragón con ese fenómeno sentado en él, pensó Eldridge. Debido a su habilidad de identificación al máximo, podía fácilmente decir que ese carruaje dragón en particular era especial. Es un punto de guardado móvil.

El imperio Huang He estaba muy avanzado en lo que se refiere a la creación de objetos mágicos, pero este vehículo se destacaba incluso cuando se consideraba. Para Eldridge, que había perdido sus puntos de guardado en el reino, era algo que simplemente se vio obligado a robar.

El carruaje dragón estaba a unos trescientos metros de distancia. Por su velocidad, calculó que tardaría entre uno y dos minutos en llegar a su alcance efectivo.

Eldridge planeaba tomar el carruaje dragón en el que estaba sentado el “bicho raro largo”, arruinando a la fuerza la postura del extravagante alto y dándole una oportunidad para quitarle la cabeza.

Estaba seguro de que todo terminaría con eso.

Había que tener en cuenta que los cálculos de Eldridge no eran los correctos.

Si las condiciones hubieran sido como él las había establecido, probablemente las cosas habrían salido exactamente como las planeó. Sin embargo, había una cierta condición en la que se había equivocado.

Había asumido que Xunyu era simplemente el dueño de un trabajo superior del grupo Huang He.

Desgraciadamente, había una diferencia decisiva entre su suposición y la realidad.

“¿El fenómeno se fue…?”, dijo, levantando una ceja. Justo como decía, Xunyu ya no estaba sentado en el carruaje dragón.

Los miembros de los Jiangshi parecían ser incluso más largos de lo que parecían cuando Xunyu había estado sentado. Desde lejos, la impresión general que daba la excentricidad era más cercana a un “poste de servicios” que al de una “persona”.

“¿Estamos a punto de ser atacados?”, gritó uno de los bandidos. “¡¿El primer ataque le dio nuestra posición?!” Otro gritó.

“¡Estén en guardia! ¡Los trabajos que se pueden tomar en el este del continente son diferentes que en el oeste! ¡No sabes qué te espera!”

Cuando su clan empezó a armar un escándalo por el cambio de situación, Eldridge observó en silencio a Xunyu.

…Esto podría ser malo, pensó, y no sin razón. Ya fuera por la habilidad que había adquirido para el Sentido de Peligro o por los instintos con los que había nacido, sentía que estaba en peligro.

Sin embargo, había sentido lo mismo por muchos de los monstruos, Maestros o tian que había encontrado durante todo su tiempo de juego, y en innumerables ocasiones, había salido vencedor.

Incluso con el peligro considerado, Eldridge -propietario del trabajo superior conocido como “Rey del Robo” – no pensó que la excentricidad pudiera salir victorioso.

Ahora que el fenómeno dejó el carruaje, es seguro esperar un ataque, pensó. Aun así, sólo tengo que esperar hasta que el imbécil entre en mi rango efectivo y tomar su cabeza antes de que algo suceda.

Con eso en mente, cambió instantáneamente la habilidad de su mano derecha a Gran Adquisición.

Debido a la larga vestimenta del Jiangshi, Eldridge no sabía cómo se veía el cuerpo debajo de ello, pero pensó que Xunyu moriría en el momento en que le quitara la cabeza.

No había nada malo con esa forma de pensar. Perder sus signos vitales significaba la muerte para casi todo el mundo. Habiendo matado a innumerables personas de esta manera, Eldridge lo sabía mejor que la mayoría.

Y también Xunyu.

“El fenómeno no… Ghuh… ¿Ah?”

Eldridge empezó a hablar de su confusión sobre la falta de actividad del Jiangshi. Pero antes de que pudiera terminar su frase, su voz fue reemplazada por un poderoso flujo de sangre.

De hecho, el líquido sanguíneo comenzó a fluir de cada orificio de su cabeza – boca, fosas nasales, oídos y ojos.

La sangre que bajaba de los siete agujeros pintó su cara de carmesí.

“¡U-UAAAHHHH!”, gritó uno de sus subordinados. “¿¡J-JEFEE?!”

“¡Eh! ¿Dónde está nuestro sanador? Espera, no, ¡que alguien le dé un Elixir!”

Cuando los miembros de su clan empezaron a entrar en pánico, Eldridge estaba rodeado de un misterioso silencio. Apenas podía distinguir los sonidos más fuertes. Inclinando la cabeza hacia un lado, se tocó el pecho.

…Oh, ya veo, pensó mientras dirigía su mirada a Xunyu. En la mano derecha del Jiangshi – que era más bien como una amenazadora garra metálica – había un objeto rojo oscuro.

Se parecía mucho a un corazón.

…Me han robado.

Un momento después de darse cuenta de lo que era, el hombre conocido por ser uno de los asesinos más grandes del Reino de Altar fue reducido a partículas de luz, y desapareció.

“¡J-JEFEEEE!”

“¿Qué…? ¿E-eh?!”

La repentina y misteriosa muerte del hombre en el que tanto confiaban hizo que los demás miembros entraran en pánico y gritaran.

“Demasiado lEnto”

Sin embargo, antes de que pudieran terminar de hacer eso, Xunyu- que había estado a unos trescientos metros de distancia hace un momento – de repente se paró en el centro de su grupo. Una mujer intentó apresuradamente apuntar con su rifle, un hombre blandió rápidamente su espada, y otros trataron apresuradamente de usar su rifle.

Habilidades Embryo, pero el Jiangshi actuó más rápido que cualquiera de los presentes.

La acción fue un simple giro. Xunyu dobló ese alto cuerpo e hizo girar esos largos brazos. Un segundo después, la gente que rodeaba al Jiangshi fue cortada en finos rodajas y cayó al suelo como trozos de piña enlatada.

Algunos de ellos llevaban accesorios que evitaban daños fatales, pero Xunyu se aseguró de cortarlos así que no significaba nada.

El inmenso daño rápidamente los mató, y la severa destrucción de sus cuerpos no dejó tiempo para la resurrección, casi instantáneamente haciéndolos desaparecer.

Sin ellos, todo lo que quedaba era el sonido de los árboles bailando en el viento y la ridículamente larga sombra hecha por Xunyu de pie a la luz de la mañana.

Así fue como el clan del PK, conocido como Goblin Street, experimentó su segunda aniquilación.

Todo esto ocurrió en menos de dos minutos después de que Xunyu se alejara del carruaje dragón.

“Hombre, eso fue abUrrido”, dijo el Jiangshi mientras sacaba la pipa familiar del inventario y la ponía en la boca de nuevo. “¿Esto es lo mejor de los trabajos supEriores del reino?”

Soplando burbujas y suspirando, Xunyu usó esas agudas garras, el Embryo Superior que acababa de cortar a más de veinte personas, para rascarse la cabeza hábilmente. “Esto me hace preguntarme si debería esperar mucho de los SuperiOres del país”

Una vez más suspirando de aburrimiento, Xunyu, el Superior del Imperio Huang He, regresó al carruaje dragón.

 

◇◆◇

“¡Bien hecho, Maestro Xunyu!” dijo Cang.

“¡Qué espléndida exhibición!”, dijo uno de los chambelanes. “Un Geomántico dijo que los bandidos eran un grupo de docenas de Maestros y, sin embargo, usted pudo encargarse de todos ellos por sí solo”

“No esperaría menos de uno de los cuatro más grandes del imperio, Huang He Si Ling”, agregó uno de los oficiales del país.

“En verdad, sólo el Maestro Xunyu merece los apodos de ‘Mina terrestre’, ‘Velocidad divina’ y ‘Yinglong’.”

Al regresar al carruaje dragón, Xunyu fue bañado en alabanzas. A pesar de las valoraciones positivas, sin embargo, todos, aparte de Cang, parecían tener algo de miedo del Jiangshi.

“No es muCho”, dijo Xunyu. “Aun así, un trabajo es un trabajo, y como es tan temprano, me hace sentir muy somnoLiento”

Esas palabras hicieron que los chambelanes y los ofiaciales abandonaran apresuradamente el carruaje dragón de Xunyu.

Cang también se inclinó ligeramente y se retiró.

Quedando solo, Xunyu se sentó en el largo sofá hecho a medida y suspiró una vez más.

“Con Cang siendo tan sincero, la forma en que halaga tiene un cierto encAnto, pero la descarada nariz marrón de los adultos es desagRadable” (Narriz marron se refiere a un lamebotas)

Sin embargo, nadie puede culparlos por su comportamiento. Estaban transportando sangre real -Cang- al Reino de Altar para una misión tan importante que ni siquiera a Xunyu se le había hablado de ella. Habían esperado que el viaje estuviera lleno de muchos ataques como el que acababa de ocurrir, y la protección del Jiangshi era invaluable.

Sin embargo, Xunyu era un Maestro – uno de los poseedores de poderes únicos debido a los cuales su existencia en este mundo era inconstante. Si Xunyu dejara este reino – “cerrar la sesión” – por un largo período de tiempo, nunca podrían completar su misión. Sin mencionar que sus cabezas rodarían en el momento en que algo malo le pasara al Príncipe Cang.

Originalmente, el papel de proteger de esta misión no había estado en ninguna parte en la agenda de Xunyu, y la excentricidad seguramente los habría dejado a su suerte. La única razón por la que el Jiangshi habían aceptado el rol era el hecho de que la misión se dirigía a la capital real del reino al mismo tiempo que Xunyu tenía algunos negocios no relacionados en el mismo país. Por supuesto, habría sido una mentira decir que el Jiangshi no encontraba atractiva también la recompensa, este carruaje dragón personalizado.

“HmPh.” Todavía tumbado en el sofá, Xunyu alcanzó el inventario y sacó dos trozos de papel.

La primera era una petición escrita dirigida a Xunyu, mientras que la otra era un folleto.

La petición escrita había llegado a través del gremio de aventureros de Huang He, y mostraba una recompensa lo suficientemente buena como para que el viaje al reino valiera la pena.

Pedía a Xunyu que tuviera un encuentro en la arena de la ciudad de los duelos conocida como Gideon. El solicitante era el Conde Gideon, el gobernante de la ciudad.

No fue difícil para Xunyu entender por qué el hombre había pedido eso. El Jiangshi obtuvo el segundo lugar en la clasificación de duelos de Huang y era un Superior, portador de un Embryo Superior.

Según la información que Xunyu había reunido, la situación en Gideon no era la mejor, así que el conde probablemente estaba intentando disipar la atmósfera sombría con un gran espectáculo digno de una ciudad de los duelos.

Eso fue mostrado en el otro pedazo de papel – el folleto del evento con las palabras ” Encuentro de Superiores ” escritas en él. Informaba a la gente del duelo entre Fígaro -uno de los Superiores del Reino de Altar, el llamado rey de la ciudad de los duelos- y Xunyu, otro Superior.

Un encuentro entre dos Superiores. Era un evento sin precedentes que aún no había ocurrido en ninguna ciudad de los duelos en ningún país, dándole mucha atención tanto dentro como fuera del reino.

El Conde Gideon probablemente esté pensando en hacer que el héroe local, Figaro, ganara y elevar el espíritu de su gente… Tristemente para él, perder no es parte de la petición, pensó Xunyu con una sonrisa extendida por esa aterradora cara.

Aunque el talismán colgando del sombrero y cubriendo una parte de la cara la hacía difícil de ver, la sonrisa rebosaba de ferocidad.

No sé si no lo pensó bien o si simplemente confía en la fuerza de Figaro, pero yo haré lo mismo de todas formas: luchar con todo lo que tengo, disfrutar todo lo que valga la pena y vencerlo con todo lo que tengo. Aún cubierto por el talismán, Xunyu se rio de una manera amenazadora.

“Khahahah. Espero que puedas entretEnerme, SuperiOr de Altar”

Así fue como los carruajes dragón que llevaban a uno de los más poderosos del este y el príncipe del Imperio cruzaron la frontera y entraron en el Reino de Altar.

El Encuentro de Superiores -Figaro y Xunyu- estaba a pocos días de distancia.

Sin embargo, sin que la mayoría lo sepa, la batalla actuaría como un detonante para un acontecimiento aún mayor.