A- A+ Ahora puede cambiar de capítulo pulsando dos veces las teclas de navegación izquierda y derecha, espero lo disfruten.

 

Era plena noche y en cierto bosque se podía oír claramente como las ramas y hojas crujían. Un grupo de cuatro caballeros estaba persiguiendo a una persona que usaba una túnica negra, pero lo que mas resaltaba de esta persona, era el hecho de que usaba una máscara teatral de zorro, ademas esta persona llevaba una ballesta entre sus manos.

Los caballeros seguían corriendo tras esta persona, provocando que sus armaduras negras causaran un leve tintineo metálico, pero, aunque era muy leve se podía oír claramente debido al silencio que inundaba el bosque.

  • ¡No dejen que escape!
  • ¡¿Cómo demonios es posible que nos sea tan difícil atrapar a un mocoso de 8 años?!
  • ¡Ya llevamos tres días persiguiendolo, por fin lo tenemos acorralado!
  • ¡Licia, esta vez no lo dejes escapar como la última vez!
  • ¡Ya te dije que esa vez fue un accidente!
  • ¡Guarden silencio y no se distraigan, esta vez no lo dejaremos escapar!
  • Heh, tal parece que Ogrer en verdad quiere acabar esta misión de una vez.

De forma repentina aquel niño con mascara y túnica, se volteo y le disparo con su ballesta a la mujer caballero. Licia logró esquivar por centímetros aquella flecha, aun así, la flecha rozó parte de su blanquecina mejilla izquierda dejándole un leve corte.

  • Licia ¿Estas bien?
  • Si, solo es un pequeño corte, pero si no hubiera esquivado esa flecha, me habría dado de lleno en el rostro, ¿Cómo es posible que un mocoso tenga semejante puntería?
  • ¿Acaso eso importa? Solo debemos capturarlo o matarlo.

El niño seguía corriendo, hasta que se detuvo y nuevamente le apuntó a los caballeros con su ballesta la cual ya tenía otra flecha cargada. Los caballeros inmediatamente se detuvieron al ver como aquel niño les apuntaba con su ballesta.

El niño les seguía apuntando a los caballeros, pero su concentración fue interrumpida por el crujido de varias ramas y hojas secas, tras escuchar aquel ruido el niño inmediatamente se percató de que a unos cuantos metros detrás de él habían otros dos caballeros negros.

Se podía sentir claramente la tensión que había en el ambiente, pero la primera persona en romper aquella tensión y silencio que había en el bosque fue Ogrer: ‘¡Ríndete, es imposible que puedas escapar!’

La siguiente persona en hablar fue el niño: ‘¿Por qué me están persiguiendo?’

  • Nuestras ordenes son capturarte o eliminarte
  • ¿Eso es todo lo que dirás?
  • No necesito decir nada más, dicho eso, solo tienes dos opciones, te rindes y te entregas o esta será tu ultima noche en este mundo, así que ¿Cuál opción elegirás?
  • Elegiré la tercera opción, los eliminare y seguiré mi camino.
  • Ya basta de esto, Drek, Bren vayan por él.

Ambos caballeros siguieron las ordenes de Ogrer y fueron tras aquel niño, pero al acercarse unos cuantos metros, el piso bajo sus pies colapso, causando que ambos cayeran en un agujero cuyo fondo tenía afiladas estacas metálicas.

Inmediatamente Ogrer, Licia y los otros caballeros escucharon los atroces gritos de dolor de sus compañeros. Ogrer y Licia se acercaron al borde de aquel agujero y vieron la atroz escena de sus compañeros cuyos cuerpos estaban atravesados por aquellas estacas metálicas.

  • Imposible… Ellos estaban usando sus armaduras… ¿Por qué esas estacas metálicas perforaron tan fácilmente sus armaduras?

Ogrer fijo su mirada en aquel niño enmascarado y dijo las siguientes palabras: ‘Esas estacas no están hechas con metal normal ¿Verdad?’

  • Las estacas están hechas con metal Dreus, es el único metal capaz de atravesar fácilmente el metal mágico de las armaduras.
  • De seguro las conseguiste en el mercado negro.
  • Si, las conseguí por un buen precio.

Silenciosamente los caballeros, que estaban a unos cuantos metros de distancia detrás de aquel niño comenzaron a acercarse sigilosamente, pero sin siquiera voltearse a ver a los caballeros, el niño movió una piedra del piso con su pie izquierdo. Al mover aquella piedra, del piso salió una cuerda la cual comenzó a moverse, en paralelo frente a los caballeros, se levanto una pared de madera la cual también contaba con estacas.

Aquellas estacas atravesaron de golpe los cuerpos de los caballeros e inmediatamente los caballeros comenzaron a gritar y a retorcerse de dolor. Los caballeros intentaron desesperadamente de retirar las estacas de sus cuerpos, pero entre más se movían mas sangre salía de sus graves heridas

Al ver como sus compañeros sufrían de tal manera, Ogrer y Licia intentaron ir con ellos, pero se detuvieron al ver que aquel niño enmascarado les seguía apuntando con su ballesta: ‘Licia, yo distraeré al mocoso, tú ve a ayudar a los otros’

Antes de que Licia se moviera, el niño dijo las siguientes palabras con gran frialdad: ‘¿En serio crees que esa es una buena idea?, supongo que los caballeros negros son más estúpidos de lo que pensaba’

  • ¿Por qué dices eso?
  • Dime ¿En serio crees que esas son las únicas trampas que prepare?
  • Tú… ¡¿Qué clase de condenado mocoso eres?!
  • ¿Ah? No me digas que tu voluntad ya se rompió, los caballeros en verdad son patéticos, en fin, tal parece que tus compañeros al fin terminaron de desangrarse.
  • ¡¿Que?!

Ogrer desvió su mirada hacia sus compañeros quienes ya no daban señales de vida, ante tal escena la expresión de Ogrer se desfiguro por la ira e impotencia que sentía, pero antes de que pudiera decir o hacer algo, aquel niño enmascarado dijo las siguientes palabras: ‘Supongo ya solo quedas tú’

Tras escuchar aquellas palabras Ogrer vio claramente como Licia se desplomaba ante sus ojos. Ogrer vio con horror cómo el cuerpo de Licia tenia violentos espasmos mientras salía espuma de su boca, sin poder asimilar lo que estaba viendo Ogrer fijó su mirada en el niño y gritó con gran ira: ‘¡¿Que fue lo que le hiciste?!’

  • ¿Acaso no es obvio? Simplemente la envenene.
  • ¡¿En qué momento tú…?! …La flecha… la flecha que rozó su rostro…
  • Joo, veo que no eres tan estúpido como pensaba.
  • ¡Juro que acabaré contigo!

Tras decir aquellas palabras Ogrer desenvaino su espada y fue directo hacia el niño, pero se detuvo de forma repentina al ver un pequeño frasco que le estaba mostrando aquel niño. El frasco contenía un extraño líquido verde: ‘¿Acaso eso es…?’

  • Si, es el antídoto y por lo que veo, a tu compañera le quedan unos cuantos minutos de vida…
  • ¿Qué es lo que quieres… por el antídoto?
  • Tu vida.
  • Dices que… si yo muero, tú le darás el antídoto a ella…
  • Si.
  • Bien… acept…

Antes de que pudiera terminar su oración, Ogrer sintió un gran dolor en su hombro, tras sentir aquel dolor Ogrer se percato de que una flecha había atravesado su hombro derecho. Ogrer intento retirar aquella flecha de su hombro, pero rápidamente el dolor que sentía inundó por completo todo su cuerpo causando que cayera al piso.

Ogrer comenzó a retorcerse de dolor, pero aun así él mantenía su vista fija en aquel niño, quien comenzó a acercarse tranquilamente, finalmente se detuvo a unos pocos metros de distancia. El niño tranquilamente retiro la mascara de su rostro, en paralelo Ogrer dijo las siguientes palabras: ‘Así que me mataras con una flecha envenenada… en verdad eres un maldito monstruo cruel…, como sea, dale el antídoto a Licia.’

  • No lo haré.
  • ¡¿Que?! ¡Tú dijiste que se lo darías, si yo te daba mi vida!
  • Si, pero era mentira, además ¿Acaso olvidaste lo que dije con anterioridad? Dije que elegía la tercera opción: eliminarlos y seguir mi camino.
  • ¡Tú maldito monstruo ¿Acaso no tienes piedad?!
  • ¿Por qué debería tener piedad cuando el mundo nunca ha tenido piedad conmigo?, pero dejando eso de lado, si puedo hacer algo por tu compañera y es acabar con su sufrimiento.

Tras decir aquellas palabras, el niño cargo otra flecha en su ballesta, en paralelo se acerco a Licia y le apunto con su ballesta hacia la cabeza, ante tal hecho Ogrer comenzó a hablar con desesperación: ‘¡Oye… que estás haciendo… si quieres dispararle a alguien dispárame a mí!’

  • No me hagas repetirme, ya te dije que elegí la tercera opción.

Ogrer pudo escuchar con claridad como la flecha salió disparada de la ballesta, lo siguiente que escuchó con claridad fue como la sangre se esparcía por piso. Y despues solo se oyó en el bosque los incontenibles gritos de ira, dolor e impotencia de Ogrer.

Al ver como Ogrer se retorcía en el piso por el sufrimiento, el niño nuevamente se puso su máscara y dijo las siguientes las palabras: ‘El veneno que tienes es acción lenta, pero cada vez que te muevas sentirás el peor dolor de tu vida, diría que te quedan un día y una noche de vida, el pueblo más cercano está al este a unos cinco kilómetros, como yo lo veo solo tienes dos opciones quedarte aquí y esperar tu muerte o arrastrarte hasta ese pueblo, donde quizás puedan curarte, en fin, es tu decisión’

  • Mátame… para que dejarme vivo… por tú culpa todos están muertos, ya mataste a todos en mi unidad… solo mátame de una vez…
  • Si quieres morir hazlo por tu cuenta, no pienso seguir gastando mi tiempo en individuos, tan insignificantes como tú, además si quieres culpar a alguien por este resultado, cúlpate a ti mismo por ser tan débil e ingenuo.

El niño apartó su mirada de Ogrer y siguió su camino, mientras tanto él lo estaba mirando fijamente mientras hacía una promesa en su interior: “¡No importa lo que me cueste juro que un día te mataré!”

 

9 años después

 

Era plena tarde en la capital del reino Letbet, la gran mayoría de los ciudadanos se encontraban en el coliseo, esperando que el próximo combate iniciara. Desde el palco privado de la familia real, Valerica tenía su vista fija en Jack y Ogrer, en paralelo murmuraba las siguientes palabras: ‘Esto no tiene sentido… esto no tiene sentido’

La primera persona en hablar ante tal murmuro fue Elizabeth: ‘¿Qué es lo que no tiene sentido?’

  • Lo que no tiene sentido, es la cantidad maná que tiene ese mocoso.
  • ¿Cuánto maná tiene él?
  • Su total de maná es de 50, esa cantidad de maná corresponde a un recién nacido, siendo el hijo de Eleanor esperaría que tuviera una cantidad de maná por encima del promedio…
  • Bueno, en su primer combate su oponente también le dijo que tenía una cantidad mínima de maná, debido a eso él respondió que solo estaba suprimiendo su maná.
  • Él esta…reprimiendo su maná…
  • Si, es la primera vez que escucho algo así, ¿Qué me dices tu tía Valerica, habías escuchado algo así?
  • Si, si había escuchado sobre suprimir el maná, es una habilidad bastante difícil de aprender, pero esa técnica te permite ocultar tu maná, de esa forma tu oponente no podrá saber cuanto maná posees.
  • Ya veo… Por cierto ¿Cuánto maná posee ese caballero negro?
  • Ese caballero negro posee un total de maná de 13100-
  • Entonces, posee una gran cantidad de maná.

En ese momento la reina dijo las siguientes palabras: ‘Ustedes dos ya guarden silencio, tal parece que el combate de este encuentro ya está por comenzar’

 

—*—

 

En la arena de combate Jack y Ogrer se encontraban separados por unos cuantos metros de distancia. Jack tenía una expresión tranquila y relajada, en contraposición a Ogrer quien tenía una expresión de ira y odio la cual estaba dirigida hacia a Jack, se podía sentir claramente la gran tensión que había en el ambiente.

De forma repentina la animadora comenzó a hablar: ‘De seguro todos han estado esperando este momento, ya que este combate será el último de la segunda fase de este torneo, en el extremo derecho tenemos al caballero negro Ogrer, mientras que en el extremo izquierdo tenemos al mercenario Jack mejor conocido como Espada Lunática, Bien, participantes es momento de que…’

Antes de que la animadora pudiera terminar su oración, Ogrer desenvaino su espada y fue directamente hacia Jack a quien comenzó a atacar velozmente con su espada, pero Jack esquivaba la espada de Ogrer sin dificultad alguna, aun así, se podía sentir claramente la fuerza y la intención asesina que tenían sus ataques. Ante tal hecho la animadora dijo las siguientes palabras: ‘¡Participante Ogrer, usted ni ningún otro participante, puede comenzar hasta que yo lo diga!’

Ogrer seguía atacando velozmente con su espada, ya fuera de forma horizontal o vertical, sin duda era un espectáculo para la vista, ya que sus movimientos y combinaciones demostraban su gran dominio en la espada, pero aun así Jack logró propinarle una patada a Ogrer en el abdomen, causando que retrocediera unos cuantos metros. despues de hacer esto, Jack fijo su mirada en la animadora y dijo las siguientes palabras: ‘¿Podrías dejarlo pasar por esta vez?’

  • ¿Que?
  • Digo que lo dejes pasar, como vez él está súper emocionado por este encuentro, además no es el único emocionado aquí, solo mira los espectadores.

Siguiendo las palabras Jack la animadora miro a los espectadores, quienes estaban gritando de emoción desde sus asientos: ‘Ah… bien lo dejare pasar por esta vez’

  • Gracias.

Tras agradecerle a la animadora, Jack centro su mirada en Ogrer: ‘Sabes, eso fue descortés de tu parte, su único trabajo es animar y dar comienzo a los combates, aun así, comenzaste antes de tiempo, solo mira a la animadora, ahora está triste, creo que deberías disculparte con ella.’

  • ¡Cierra tu maldita boca, nada de lo que digas evitara que acabe con tu vida!
  • Ah… ¿No crees que el cliché del caballero que busca venganza por sus compañeros caídos, ya está fuera moda?
  • ¡Ya cierra tu boca y desenvaina tu espada de una vez!
  • Lo siento, pero no puedo hacer eso ya que mi compañera esta durmiendo, además si la uso, esto acabaría demasiado rápido, aunque también puedo acabar rápidamente con este encuentro, aunque no haré eso, ya que no sería nada divertido.
  • ¡Si no piensas desenvainar tu espada y atacar, entonces lo haré yo!

Ogrer deslizo su mano izquierda por la hoja de su espada, causando que esta se cubriera de fuego y electricidad, en paralelo Ogrer dijo las siguientes palabras: ‘Gran refuerzo, Paso veloz, Gran velocidad.’

  • ¡Tal parece que el participante Ogrer piensa usar sus mejores habilidades desde el principio!

Jack tranquilamente de entre su abrigo saco sus guantes con placas metálicas los cuales rápidamente se puso: ‘Bien pequeño caballero, muéstrame de lo que eres capaz.’

  • ¡Haré desaparecer esa expresión arrogante de tu rostro!

Tras decir aquellas palabras, Ogrer desapareció de la vista de todos, causando que tanto la animadora como los espectadores quedaran asombrados: ‘¡El participante Ogrer ha desaparecido por completo, tal vez se trata de una de sus habilidades, quizás se trate de magia de invisibilidad! ¿Me pregunto qué es lo que hará el participante Jack?’

Ante la repentina desaparición de Ogrer, Jack aún se mantenía tranquilo, pero, aunque nadie lo notara él parecía estar siguiendo algo con su vista: “Él no está usando magia de invisibilidad, solo se está moviendo a gran velocidad, supongo que esa velocidad debe ser impresionante para los humanos, pero la verdad es que sigue siendo lento, y aquí viene”

Ogrer apareció frente a Jack con su rostro deformado por la ira y el odio, sin perder tiempo le lanzo una estocada con su espada, pero Jack esquivo aquella estocada e inmediatamente sujeto la empuñadura de la espada con su mano izquierda, mientras que con su mano derecha golpeo de lleno la garganta de Ogrer, causando que soltara su espada y retrocediera varios metros, mientras tosía violentamente.

  • Ah… ¿Sabes? La ira es un arma muy buena, pero no sirve de nada si te dejas consumir por ella, prueba de ello es que con dos simples movimientos pude quitarte tu espada, además de eso si lo hubiera querido te habría roto tu tráquea y eso hubiera significado el fin de tu vida, ¿Por qué no enfrías un poco tu cabeza y lo intentas otra vez?

Jack le lanzo la espada a Ogrer quien la atrapo con su mano derecha, pero su expresión de ira y odio no había desaparecido en lo más mínimo: ‘¡Ya cierra tu boca, no me detendré hasta que te mate!’

  • Ahh… Supongo que solo me limitare a pelear a tu nivel, dicho eso, ven y no te contengas veamos que tanto has mejorado desde aquella noche.