No soy el Héroe Capítulo 12: Ciudad Trosk.

Cap 12 Ciudad Trosk.

Algunas horas más tarde Kyle llego nuevamente a la ciudad Trosk.

Las puertas eran grandes y a pesar de que la ciudad no era más grande que Eldar, esta estaba rugiente en vida, a todas horas y en todo momento había personas yendo y viniendo, la zona comercial y la zona roja siempre se veía repleta.

Mientras pasaba por la calle principal, vi gente siendo expuesta como mercancía, en varias filas y atados con cadenas al suelo, las mujeres parcialmente desnudas, los hombres solo de la cintura para para arriba.

Un extraño collar en sus cuellos como los que muchos tienen aquí, solo eso hizo falta para darme cuenta de la cantidad de esclavos que hay aquí y aunque no soy fanático de ser llamado “Maestro” me hizo pensar en adquirir una compañera de viajes, después de todo Mia por más que deba venir no lo hace más que por obligación y ella es un No combatiente.

Me acerque a los “Exhibidos” y entonces fue cuando caí en la vista del esclavista.

-Oh… buen día señor cliente, ¡Tenemos todo lo que su corazón pueda desear! Jóvenes vírgenes, mujeres experimentadas, también cubrimos gustos específicos sin hacer preguntas, Venga, venga y vea nuestra mercancía. ¿Es su primera vez aquí?-

Aun sabiendo que existe una razón por la cual estas personas son esclavas, este tipo, solo este tipo… causa que quiera asesinarlo, ¿Por qué? Su aura desagradable que decía “El dinero es justicia” me molestaba inmensamente.

-Es mi primera vez, me gustaría tener una referencia para el futuro, si me es posible comprare en algún momento un esclavo.-

-Oh, en ese caso permítame iluminarlo.-

Rápidamente va y escoge a algunos esclavos casi al azar, las diferencias están en la piel, la tonalidad de su semblante, el ánimo, distinta musculatura y tamaños del físico entre otros detalles… si se observa son variados y al terminar de escoger vuelve con 6 de ellos.

-Preste atención querido cliente… esta chica de aquí es de los países del norte, su piel es suave y blanquecina como puede ver, aún ahora es virgen, una mujer con estas características podría valer fácilmente de 60 a 80 monedas de oro, esta pequeña aquí, es una enana, si bien no es igual a las demás enanas su fuerza es increíble, su adorable aspecto de niña pequeña cumple las fantasías de algunos clientes, ella particularmente es virgen pero su hermoso cuerpo y buenas proporciones hacen que valga al menos 120 monedas de oro… como vera…-

Mientras él hablaba preste atención alrededor y descubrí una jaula en un costado y un sucio cabello color plata sacudiéndose. Sin prestar más atención al esclavista me dirijo hacia ahí. Pero en el último momento el esclavista se interpone.

-Oh querido cliente, por favor no vaya ahí, esa chica es salvaje y peligrosa está ahí esperando a ser eliminada, suele asesinar a cada dueño y si no fuera por esa jaula también a nosotros.-

-Déjame verla…-

-Pero no puedo garantizar su seguridad.-

-No hará falta.-

-Entiendo, si lo hace bajo su responsabilidad no tengo problemas.-

Al acercarme a la jaula veo que esta es de un hierro muy fuerte

-(*siseo*) (*siseo*)-

Al escuchar que me acerco la persona dentro de la jaula emitió un sonido similar al de una serpiente molesta.

-Hola…-

-¿Huh?-

La chica se giró al escucharme, y al enfrentar su rostro hacia mí, abrió ampliamente sus ojos y estos se veían nublados como si la luz no residiera en ellos hace mucho tiempo.

-¿estás ciega?-

-o—S-si… yo… P-perder vista.-

-¿Por qué dicen que eres peligrosa?-

-Y-yo… asesinar … maestros. Ellos … no adecuados, mi raza… muy fuertes guerreros.-

Con su débil fuerza responde, su cabello no es ni por casualidad hermoso, su cuerpo lleno de cicatrices y magulladuras, un par de cuernos cortos en su cabeza y una larga cola blanca con gruesas escamas salía de su espalda baja. Su ropa realmente apestaba y ella misma estaba cubierta de barro y suciedad de caballo, probablemente paso por cosas horribles que no puedo alcanzar a imaginar.

-Comprendo ¿Por qué tengo la impresión de que puedes verme?-

-Tu… mana, llenar aire… yo… poder ver mana, inmenso mana… si tú cerca… yo puedo ver.-

Con confusas palabras y débiles gestos trataba de explicarse, esta pequeña jovencita tiene el aspecto de tener cerca de 16 o 17 años por lo que es más grande que yo en edad probablemente aunque no en altura, si fuera por altura tal vez parece de ¿13 o 14 años? Más o menos.

-¿Me permitirías comprarte?-

-¿Por qué?.. yo … mal mercancía… yo… asesina…-

-Porque creo que eres mucho más que eso, hagamos un trato, si demuestro que no soy un buen maestro puedes matarme luego de que te libere.-

-Yo… no libre… nunca… yo… pecadora.-

-Aun así quiero comprarte… ¿Qué dices?-

-Bien… yo … agradecida…-

¿Huh? Pence que se resistiria mas… bueno es mejor para mí

Me levanto y voy hacia el esclavista y me pongo delante de él abrumándolo con mana para que me tema.

-Te daré una moneda de oro por ella.-

-¡Hiii! V-vera señor cliente le aconsejo.. que no la compre, es p-peligrosa.-

-¿no me oyes? ¿La venderás o no? Si resulto muerto habrás ganado oro y la tendrás de vuelta así que ¿Por qué te preocupas?-

-E-entiendo… una moneda de oro está bien.-

-la llevare.-

Mientras el esclavista asiente frenéticamente y ordena a algunos esclavos ir a por la llave yo me acerco nuevamente a ella.

-¿Cuál es tu nombre?-

-Yo… lagarto.-

-no tienes uno eh… lo veremos después, te llevare, cuando te saquen no mates a nadie ¿sí?-

-Yo… de acuerdo.-

El esclavista volvió y me entrego la llave y algunos papeles junto con un sello, debo usar este en ella para que me pertenezca, al parecer tiene tanto terror a esta pequeña chica que no va a acercarse.

-vamos…-

Extiendo mi mano hacia ella y débilmente la toma, una vez que salió de la jaula no tenía fuerzas para caminar por lo que la cargue en mi espalda.

-Oh cliente va a ensuciarse.-

-Aparta…-

Con mis más oscuras intenciones le dije que se aparte y su sangre abandono su rostro dejándolo pálido y temblando, de esta forma se hizo a un lado y fui hasta la posada donde almorcé con Mia.

-S-señor disculpe, pero el olor de la señorita está molestando a los clientes.- dijo el dueño del lugar.

-No me importa, dame una habitación envía agua caliente y paños por favor, pagare por la molestia.-

Luego de comprar el equipo gastando 87 monedas de oro en total, compre una esclava por 1 de oro y me restan 2 monedas de oro.

-Son 50 platas por día con comida incluida cada persona.-

-Bien, que sean dos noches por favor una habitación con dos camas individuales.-

Las últimas dos monedas de oro se fueron como el agua, ahora no tengo ni un céntimo pero ya asegure comida y habitación para hoy y mañana en una posada de buena calidad y comodidad.

-¿desean comer ahora?- preguntó casualmente el posadero.

-Primero ella debe limpiarse luego comeremos y ella esperara en la habitación, yo debo ir al gremio, si algo le sucede destruiré el lugar y matare a cada uno aquí presente ¿entiende?- le aclare con una voz firme, no es que vaya a matar a nadie, pero es mejor dejarles en claro su posición a esta clase de gente.

-F-fuerte y claro.-

-Vamos…-

Luego de limpiarla y quitar de su cuerpo los distintos tipos de suciedad y cerrar sus heridas con magia trajeron la comida y un cambio de ropa para ella, aún no tiene nombre así que debería pensar uno.

-Veamos… ¿Cómo te gustaría llamarte?-

-quiero.. nuevo nombre.-

-¿quieres algún nombre en particular?-

-No… yo… querer nombre nuevo…-

-¿tenías un nombre?-

-Perder nombre… con orgullo… y familia.-

-Entiendo, quieres comenzar otra vez… entonces ¿Cómo debería llamarte?-

-¿dar nombre?-

-veamos… ahora que estás limpia y con ropa mejor que la te tenías, eres muy linda, tienes algunas escamas en el torso y un par de cuernos rojos sobresaliendo de tu blanco cabello… esa cola… mmm realmente no se me ocurre nada.-

-Entonces… yo… lagarto..-

-No, no no… siento que me golpearían si dejara a una linda chica con un nombre tan malo.-

-¿yo linda? … yo igual… monstruo.. escamas, cola, cuernos.-

-¿eso no te hace linda dices? Creo que si no los tuvieras no serias tu.-

-¿confundida?- dijo mientras ladeaba a un lado su cabeza.

-¿Qué tal… Susan?-

-No.-

Esta vez no tartamudeo… no le agrada en lo absoluto.

-entonces ya que eres de la raza Lizardman y tienes cabello plateado… que difícil ¿Elizabeth? Puedo decirte Liza o Eli.-

-Ese… Bueno… para mí-

-Entonces Eli, vamos a comer algo.-

-¿Maestro?… no maestro… aún… ¿Por qué?-

-no use el sello aún porque no me has aprobado como tu maestro, hay cosas que debo hacer por lo que vamos a comer y luego iré al gremio, una vez que recoja dinero que deben pagarme iremos a comprarte ropa.-

-Ropa… innecesaria…-

-Claro que es necesaria ¿piensas viajar con esas ropas viejas?-

-Esclavo… necesita… comida y refugio…-

-Entiendo, pero no soy esa clase de dueño, así que solo puedes aceptarlo.-

-Entiendo.-

Luego de la cena que fue un guiso con carne y muchas verduras que realmente estaba muy sabroso, deje a Elizabeth en la habitación junto con un cuchillo por las dudas, según parece ella puede defenderse sin él, pero prefiero asegurarme.

Yendo en línea recta y sin perder el tiempo llegue al gremio donde estaban muchos aventureros en filas, probablemente los que participaron en la batalla y la subyugación de monstruos del dungeon.

-¡Oh por aquí Kyle!-

Al parecer entré en la visión de Mia, bueno la gente gato tiene la característica de buenos ojos ¿tal vez? es posible que compartan ciertas características de los animales.

-Me alegro que hayas vuelto, ¡Pero has exagerado!-

-¿Eh? ¿Qué hice?-

-¡Nada de “¿que hice?”! ¿Cómo es que te atribuyen cerca de un 45% o 50% de las bajas enemigas?-

-OW… no pensé que fuera tanto.-

-¡¿Qué no pensaste?! Ahora estamos en un problema… son 6000 soldados los que atacaron la fortaleza, tal vez más y se te atribuyen 3600 muertes a ti. ¿te das cuenta de la cantidad de personas que asesinaste?-

-Bueno… es la guerra creo.-

-Ya lo sé… pero esta ridícula cantidad y el informe que enviaron es exagerado.-

-¿informe?-

-velo por ti mismo.-

Un pergamino me fue entregado y me tome el tiempo de leer todo…

-alrededor de  45% de bajas enemigas… 6 trabuquetes 3 torres de asedio, recuperación completa de los heridos… ¿realmente hice todo eso? ¡Momento! ¡¿Qué rayos es esto de “Mago meteoro carmesí”?!-

-¡No lo sé! Dicen que lanzabas meteoros de tus manos haciendo explotar a los enemigos.-

-Oh… eso… no eran meteoros creo…-

-¿era magia? ¡Fue magia verdad!-

-No, solo arroje unas esferas de acero.-

-¿eh?-

-¿Pasa algo malo? Tal vez no debí usarlas…-

-creo que no entiendes lo anormal que es todo esto.-

-yo lo veo normal, seguro que algún aventurero de aquí podría hacer lo mismo.-

-¡Y un cuerno! Tal vez si fuera uno rango S y solo Tal vez.-

-Hehehe…- reí mientras me rascaba la cabeza fingiendo ignorancia.

-no tiene caso seguir esto… bien la recompensa son 180 monedas de oro por los soldados, 100 por las torres de asedio y 80 más por los trabuquetes, la fortaleza envió 50 monedas de oro extra por las curaciones ¿Podías usar magia de curación? No.. no, si comienzo a sorprenderme no terminare nunca más al parecer. Bueno en total son 410 monedas de oro…-

-Oh… eso ¿no es mucho?-

-¡¿Ahora te das cuenta lo anormal que es?!-

-Eli estará feliz…-

-¡¿Eli?! ¡¿Quién rayos es Eli?!-

-Oh compre a una joven Lizardman, Siento no decirlo antes.-

-¡¿En qué momento?!-

-Hace unas horas creo.-

-Fuuu~ creo que mi alma me va a abandonar… en todo caso ¿porque una Lizardman?-

-no lo sé, solo me agrado… oh.. no la compre con “Esas” ideas en mente.-

-¿de verdad?-

-Sí, no tiene nada que ver con “Eso”, de hecho planeo entrenarla.-

-es lo más extraño que he oído, normalmente compran mujeres para “ESO”-

-Hum… lo imagino, había algunas muy bellas.-

-¡No necesitas una de esas!-

-Ya lo creo, sería muy malo si se lastimaran en batalla, una mujer no debería tener cicatrices, sería malo para la moral de ellas.-

-no lo entiendes eh… mejor así-

Índice