A- A+ Ahora puede cambiar de capítulo pulsando dos veces las teclas de navegación izquierda y derecha, espero lo disfruten.

Reino de Altar, Cinturón Montañoso Cruella

Al este de Gideon -la segunda ciudad más grande del Reino de Altar- había una zona montañosa conocida como el Cinturón Montañoso Cruella. Era la frontera del reino con Caldina, un país de extensos y desérticos páramos.

Durante años, esta zona fronteriza ha sido un lugar popular para los grupos de bandidos y sus escondites. Incluso si algún grupo en una misión del Gremio de Aventureros eliminaba a uno de ellos, pronto serían reemplazados por otros.

Había dos razones para ello.

La primera fue que el reino no podía realizar ninguna caza de bandidos a gran escala debido a la posibilidad de que el país vecino de Caldina lo viera como un acto de guerra y, por lo tanto, los provocara.

La segunda fue que el cinturón se encontraba en la principal ruta comercial entre Gideon, una de las ciudades más grandes del reino, y Caldina, una nación conocida por su mercantilismo. Un bandido no podría pedir un área más llena de presas. Por lo tanto, el problema de los bandidos en el cinturón era interminable.

Sin embargo, en realidad no fue algo malo para el Gremio de Aventureros.

Las nuevas bandas de bandidos siempre estaban formadas por gente que se fue a la quiebra y quedaban reducidos a bandidos. Sus trabajos eran de bajo nivel y sus niveles ni siquiera estaban al máximo. La mayoría de los aventureros activos podrían eliminarlos sin mucho esfuerzo, y ya que era un beneficio neto para la economía de los aventureros, el gremio no estaba en contra de la idea de que el problema siguiera existiendo. Las únicas víctimas reales fueron los vendedores desafortunados que fueron marcados por los bandidos.

Sin embargo, en un momento dado, este problema de los bandidos, que ya apestaba a dinero ensangrentado, empeoró.

Uno de los grupos de bandidos comenzó a secuestrar a niños de Gideon y de las aldeas cercanas.

Exigieron dinero para rescatar a todos los niños, y aquellos con rescates no pagados, simplemente nunca fueron devueltos. Algunos parientes no recuperaron a sus hijos ni siquiera después de pagar, mientras que otros sólo recibieron pedazos de sus cadáveres. Todo parecía una broma de mal gusto.

Naturalmente, los padres de los niños solicitaron al Gremio de Aventureros eliminar a esos bandidos, y, por supuesto, el Gremio aceptó.

Los funcionarios del Gremio de Aventureros creían que los secuestradores tenían a alguien particularmente poderoso entre ellos. Así, se reunieron y enviaron a un grupo formado por varios excelentes aventureros tian. Era un grupo que podía incluso derribar a un Dragón Puro.

Todo el mundo creía que independientemente de si los secuestradores tenían personas capaces entre ellos, el grupo eliminaría a los bandidos y traería de vuelta a los niños que aún estaban vivos. Los propios miembros del grupo también estaban seguros de ello.

El líder del grupo, famoso por su aspecto elegante, se puso en marcha a la misión mientras saludaba a la gente despidiéndose de él. La sonrisa intrépida en su rostro hizo que todos los funcionarios del gremio, otros aventureros y, por supuesto, los habitantes de Gideon, estuvieran más seguros de que volverían con éxito.

Al día siguiente, la cara a medio comer del líder fue colocada fuera de los escalones de la sala del gremio. Estaba acompañado de un papel que decía “Los segundos, por favor”, junto con varios dedos pequeños, un dedo por cada niño secuestrado.

Aunque perplejo por este inesperado giro de los acontecimientos, el Gremio de Aventureros rápidamente hizo su siguiente movimiento. Su plan era reunir a varios grupos de aventureros y aniquilar al grupo de bandidos a través de tácticas de olas humanas. Entre los aventureros, casi un centenar, había incluso algunos Maestros. Los Maestros del gremio estaban absolutamente seguros de que saldrían victoriosos.

Tres días después, un Maestro resucitado regresó para reportar lo que había pasado.

“Nos mataron a todos. Simplemente no se puede lograr”, dijo.

Según él, la mayoría de los enemigos eran absolutamente débiles, pero dos de ellos eran ridículamente fuertes.

Uno era un hombre caballo no muerto, mientras que el otro era un hombre grande, con cabeza de buey. Su poder era mucho mayor que el de los tians normales, y era justo decir que eran los que habían matado a la mayoría de los aventureros.

Con ese informe, el maestro del gremio se dio cuenta de que no era un trabajo para aventureros. Se puso en contacto con los caballeros responsables del área alrededor de Gideon, pero el ejército no pudo actuar debido a que el área estaba cerca de la frontera con Caldina.

Incluso el campeón local de Gideon, Super Gladiator Figaro, rechazó la petición, a pesar de poder ocuparse del asunto él solo.

El Gremio de Aventureros había agotado todas sus opciones, lo que les impedía hacer nada. De vez en cuando, algunos más fuertes aceptaban la petición y se dirigían a eliminar a los bandidos, pero siempre terminaban como cadáveres y fueron devueltos al gremio junto con los dedos de los niños. Esta tragedia continuó durante un año, y el Gremio de Aventureros finalmente dejó de hacer que la misión apareciera en sus catálogos.

De esta manera, los bandidos en cuestión, la banda Gouz-Maise, seguían activos en el Cinturón Montañoso Cruella.

Sucedía en el oscuro sótano de una fortaleza abandonada.

“El tercero de este mes. Pago recibido. No hay materiales relevantes. Para ser devueltos”. El hombre murmuró algo mientras miraba un viejo escritorio en una habitación penetrantemente fría, llena de asfixiante humedad.

“Cuarto de este mes. Pago no recibido. Materiales relevantes encontrados. Convertidos en materiales”

Revisó los documentos, pronunció esas palabras y escribió algo en el libro de contabilidad que tenía en la mano. Era muy parecido a un libro de contabilidad que se usaba en un negocio, y el que estaba bajo su mano no era el único que estaba sobre la mesa.

Aunque la idea hubiera sido sombría, parecía como si sólo los hubiera colocado allí por el solo hecho de tenerlos cerca, y el hombre no negaría esa idea.

“Quinto de este mes. Pago recibido. Materiales relevantes encontrados”.

“La cabeza debe ser devuelta después de convertir los materiales” Con esas palabras, el hombre se levantó y se dirigió a una habitación vecina.

La forma en que caminaba era curiosa. Su mitad superior era la de un humano, pero la inferior era la de un caballo. El hombre era una criatura humanoide conocida como “hombre caballo”.

Así como había monstruos de mezclas de caballos y humanos conocidos como centauros, también había humanoides de mezcla de caballos y humanos conocidos como hombres-caballo. Un monstruo promedio tendría su nombre encima de su cabeza, pero eso no se aplicaba al hombre.

Por lo tanto, este hombre-caballo era, de hecho, humanoide…

…A pesar de lo inhumana que era su apariencia y su funcionamiento mental.

“Este es el elegido”, dijo.

La habitación tenía jaulas y en su interior había varios animales pequeños. Eran la mercancía del hombre. Los animales pequeños estaban todos dormidos y por lo tanto completamente inconscientes de la presencia del hombre.

El hombre caballo sacó al pequeño animal de la quinta jaula y lo colocó en el suelo pedregoso de su propia habitación. En el suelo, había un círculo mágico que el hombre había dibujado. El hombre colocó los grilletes, que estaban encadenados al suelo, en las extremidades del pequeño animal. Sacó un cristal negro.

“______”

Mientras susurraba algo, el círculo mágico empezó a brillar, y liberó pequeñas cantidades de rayos púrpura.

En el mismo momento, el pequeño animal se despertó.

“GYAAAAHHHHHHH!”

El grito que se le escapó de la boca estaba lleno de angustia.

Intentó levantar su cuerpo, pero las esposas que lo sujetaban no eran tan complacientes. Mientras el metal de sus extremidades atravesaba su piel, el cuerpo del pequeño animal hizo un espasmo y golpeó su espalda contra el suelo pedregoso en un intento inútil de escapar.

Esto continuó durante cinco minutos….

“Ma…mi…”

…Y al final, el pequeño animal, el miserable niño humano, respiró por última vez.

“Esto es menos de lo que esperaba”, dijo el hombre-caballo, mirando el cristal en su mano.

Luego le cortó la cabeza al cadáver con una gran espada que tenía preparada, la metió en una bolsa y la arrojó en una canasta que decía “Para ser devuelta”. El resto del cuerpo fue cuidadosamente puesto en un contenedor diciendo “Materiales”.

Entonces, como si lo que acabara de suceder no fuera nada especial, el hombre volvió a la mesa y continuó llenando el libro de contabilidad.

Nadie que supiera el contenido del libro de contabilidad lo compararía con los que se usan en los negocios. En ese momento, no era más que un libro maldito que contenía el destino de incontables niños.

“Sexto este mes. Pago no recibido. No hay materiales relevantes. Deshazte de él. ¡Gouz!”

En respuesta al llamado del hombre, algo dentro de la oscuridad comenzó a moverse. “Ahh….”

La criatura llamada “Gouz”, un hombre grande con cabeza de buey y colmillos demoníacos, metió la mano en una de las jaulas y agarró a una niña por el brazo. Ella estaba durmiendo y continuó haciéndolo mientras él la arrastraba por el suelo.

Muchos dirían que hubiera estado mejor si hubiera seguido durmiendo. Sin embargo, Gouz no lo permitió. Suavemente, como un padre o un amigo íntimo, le dio un golpecito en la mejilla.

La niña se movió y se despertó…

“Saben mejor cuando están asustados”, sonrió.

…Y su carne estaba hecha de hueso. Se la comió viva.

Para cuando Gouz terminó con su merienda, el hombre caballo ya había terminado de llenar el libro de contabilidad.

“Gouz, no hagas tanto lío”, dijo.

“¡Gahahah!”, se carcajeó la cabeza de buey.

“Maise, este lugar está básicamente pintado con la sangre de los mocosos y otros fluidos! ¡No podría empeorar las cosas si quisiera!”

“Estoy hablando de tu saliva. Apesta”

“¿Ah? ¿sí? Bueno, entonces trataré de tener cuidado”

El hombre caballo, Maise, suspiró ante la respuesta poco entusiasta y poco fiable de Gouz, y cambió de tema.

“Ya está hecho el conjunto de hoy”, dijo.

“Gouz, después de que pasemos por el conjunto de mañana, nos vamos de aquí”

“¿Eh? ¿Lo haremos?” preguntó el cabeza de buey.

“Sí”, contestó el hombre caballo. “Ese evento comenzará en Gideon en sólo dos días. Algunos de los que se reunirán para ello podrían intentar eliminarnos. Sería demasiado problemático”

“Maestros, ¿eh?” suspiró Gouz. “¿Por qué no patear sus no-serios traseros?” (NT: Al parecer hace un juego de palabras :v . Como es un no muerto)

“Porque no podemos”, contestó secamente Maise. “Podríamos manejar a los que tienen trabajos de alto rango, pero los Superiores y sus trabajos Superiores serían demasiado complicados. También…”

Dejó de hablar momentáneamente, simplemente para enfatizar las palabras que seguían.

“…Ellos están donde nos dirigimos”

Las palabras de Maise, que tenían algún tipo de seguridad, hicieron reír a Gouz en voz alta.

“¡Gehahahaha! No te equivocas en eso”

“Ah, lo tengo”, añadió el cabeza de buey.

“Dijiste que nos vamos, pero ¿qué hay de nuestros subordinados? Hay como cien, y siguen trabajando duro para conseguir a los mocosos y todo eso”

La pregunta de Gouz hizo que se iluminaran los ojos de Maise, unas cuencas vacías donde surgió y desapareció un fuego en forma de mechón.

“Nos los llevamos con nosotros, por supuesto”, dijo el hombre caballo.

“¡Gahahah! ¡Espero que todos concuerden!”

Gouz era un demonio cabeza de buey come humanos con un trabajo de alto rango del grupo de gladiadores: Gladiador fuerte.

Maise: Un hombre caballo no-muerto rencoroso con un trabajo de alto rango del grupo de nigromantes – Lich.

Eran la banda Gouz-Maise.

Eran la banda de secuestradores y asesinos más temida de Gideon.