A- A+ Ahora puede cambiar de capítulo pulsando dos veces las teclas de navegación izquierda y derecha, espero lo disfruten.

 

Piloto Superior Hugo Lesseps.

El clan del que formaba parte era una agrupación de jugadores que se centraba principalmente en la fabricación.

Ingenieros, mecánicos, farmacéuticos, herreros… este mundo tenía muchos trabajos de este tipo que producían todo tipo de cosas, pero cuando se comparaba el trabajo de los Tians con el de los jugadores, la mayoría de las veces, eran los jugadores los que salían ganando.

Al igual que con los trabajos de batalla, esto se debió a las habilidades y bonos de crecimiento que daban sus Embryos. La calidad del artículo y la tasa de éxito en la producción dependían del nivel de destreza (DEX), no de la capacidad de la vida real. Debido a eso, incluso un jugador que era un principiante en el arte podía producir trabajos que demostraba la maestría genuina.

Como a menudo decía el líder de mi clan: “A diferencia de la batalla, que implica mover tu cuerpo, la producción en este juego no es muy diferente de como era cuando los MMORPGs no eran de RV (Realidad Virtual). Por eso hasta el torpe más lento puede hacerlo”

Pero eso no fue todo.

“Tenga en cuenta que eso sólo se aplica cuando están haciendo algo que ya se ha hecho”, le agradó continuar. “Para crear algo nuevo, necesitas el poder de imaginarlo. Cuando se hace algo sin las instrucciones, los materiales necesarios y la creatividad están en un nivel completamente diferente”

La fabricación de Infinite Dendrogram se divide en dos tipos- la producción de artículos conocidos y la creación de nuevos artículos.

Ambos métodos requerían que la persona tuviera suficientes materiales, habilidades y estadísticas.

Sin embargo, mientras que los artículos conocidos podían hacerse fácilmente siguiendo las instrucciones mostradas en recetas, la creación de nuevos artículos requería la creación de esas mismas instrucciones.

Naturalmente, no eran fáciles de hacer, ya que requerían una comprensión más profunda de los procesos involucrados, un conocimiento detallado de la ciencia y la magia de este mundo, y una comprensión adecuada de los materiales necesarios.

En pocas palabras, la creación de nuevos artículos era demasiado exigente. Por lo tanto, incluso después de que hubiera pasado medio año desde el lanzamiento del juego, los Maestros había estado haciendo sólo artículos conocidos o ligeramente personalizados.

Eso había cambiado con nuestro clan.

Nuestro líder de clan había hecho un gran avance en el departamento de fabricación del juego. En retrospectiva, había sido bastante simple, ya que simplemente había comenzado a reunir a personas que eran hábiles y conocedoras de la realidad.

El Imperio Dryfe era un país que tenía tecnología de máquinas. Aunque había muchas diferencias – como que el combustible de las máquinas era mágico – la tecnología del Imperio tenía similitudes con lo que teníamos en la realidad. El líder del clan había hecho buen uso de ese hecho.

Había reunido a varias personas que tenían conocimientos sobre máquinas, entre las que se encontraban estudiantes de postgrado que se habían especializado en ingeniería mecánica, trabajadores cualificados de fábricas de automóviles, diseñadores de maquinaria pesada, e incluso aquellos que simplemente estaban locos por los coches, los trenes o las armas. Y todo ello por el objetivo de fabricar un nuevo objeto.

Por supuesto, la gente no había ido a él sólo porque estaba reclutando. El líder del clan había comenzado a recibir una cantidad significativa de solicitudes cuando reveló un proyecto específico suyo.

Su objetivo era crear un robot humanoide de combate.

En ese entonces, Dryfe no había tenido ningún magingear humanoide móvil con armas. Cuando el juego había comenzado, los únicos Magingears de Dryfe que tenían en su arsenal eran los trajes de poder apodados “Marshall” y los tanques conocidos como “Geist”. Mientras que los robots bípedos, similares a los humanos, ni siquiera estaban siendo inventados. Por lo tanto, el líder del clan se había propuesto crearlos.

Mucha gente se había sentido intrigada por la idea, así que para cuando se creó el clan, ya había tenido docenas de personas con conocimientos y habilidades. Todos ellos habían comenzado rápidamente a cooperar y a trabajar hacia el objetivo común.

“Todo lo que se necesita son conocimientos, equipo, mano de obra, materiales, dinero, imaginación, nivel de habilidad, suerte y conejillos de indias”, había anunciado el líder cuando puso en marcha el proyecto.

Claramente, había sido una tarea exigente. Sin embargo, habían podido preparar todo lo que necesitaban.

Habían mezclado y adaptado sus conocimientos de maquinaria, comparado y ajustado su tecnología mágica, y habían realizado muchas pruebas y errores mientras intentaban hacer que todo encajara. Había habido innumerables fracasos, grandes costos, y los miembros se iban uno tras otro. Sin embargo, continuaron a pesar de los muchos problemas.

Uno de los miembros más antiguos había comparado todo el asunto con algo llamado “Proyecto X”, y hubo muchos que asintieron a sus palabras. Yo había estado desinformado y no sabía nada de ese programa, pero parecía encajar con los de su generación, especialmente con los japoneses.

Y así, después de dos meses en la vida real – medio año en Infinite Dendrogram – todos los problemas finalmente han dado sus frutos al completar un nuevo artículo.

El nombre que se le dio fue “Marshall II”. Era un arma que se producía en masa con el poder equivalente al de un Demi-Dragón. El robot de batalla humanoide Magingear fue una actualización directa de un Marshall – el traje de poder.

Una vez que el Marshall II se completó y la receta se hizo pública, nuestro clan rápidamente comenzó a crecer hasta convertirse en el más grande del Imperio Dryfe.

◇◇◇

La batalla ante la fortaleza estaba llegando a su fin. “Hugo, cinco en punto, un artillero”, dijo Cyco.

“Oui”.

Mientras Cyco buscaba en la niebla y me daba indicaciones, actué en concordancia girando mi armazón y disparando con el Cañón de Mano en mi mano izquierda.

El artillero que me apuntó con una pistola mágica no pudo eludir mi ataque, y el disparo explosivo de mi Cañón de mano MRW03 lo hizo estallar en pedacitos, dejando sólo el brazo que estaba agarrando el arma.

Esa pistola es uno de los modelos más antiguos del Imperio, pensé. Parece que nuestra tecnología se está filtrando a través del mercado negro de ese país de nuevo.

“Seis en punto, dos luchadores”, dijo Cyco.

“Lo tengo”

Di media vuelta a la parte superior y usé la fuerza centrífuga para cortarlos con mi cuchillo de batalla SRW02.

El primero fue incapaz de reaccionar cuando rompió su armadura, carne, hueso, carne, armadura -en ese orden- y le partió el torso. El segundo reaccionó y detuvo mi cuchillo de batalla con su escudo.

A diferencia de la realidad, los luschadores de este estilo eran fuertes. Aunque un Marshall II tenía un poder que hacía que la mayoría de la maquinaria pesada palidezca en comparación, muchos luchadores podían – evidentemente – bloquear los ataque e incluso dañarlo.

Éste tenía velocidad de reacción y fuerza.

Sin embargo…

“Tus piernas están abiertas de par en par”, le dije.

Asegurándome de que no se moviera obligándolo a resistir la fuerza de mi cuchillo de batalla, usé las piernas del Marshall II para pisarlo. El peso total del robot -que alcanzaba las diez toneladas- era demasiado grande para que sus botas chapadas lo pudieran manejar, y sus piernas fueron aplastadas.

“¡¿HHHH?!”

En el momento en que lanzó un grito sin voz y bajó el brazo que sostenía el escudo, usé mi espada -ahora libre para moverlo- para partirle la cabeza por la mitad.

“No hay enemigos cerca”, dijo Cyco.

“Lo tengo”, le contesté. “Continúa vigilando y dedicar atención extra a la dirección de la fortaleza.”

“Oui”

Aparentemente, me he encargado todo lo que me han enviado hasta ahora. El darme cuenta de que había prevalecido me hizo suspirar profundamente.

Mi Marshall II estaba parado en medio del campo de batalla, rodeado de incontables cadáveres de bandidos. Miré en silencio a mi alrededor. El responsable de esta horrible escena fui yo.

Era plenamente consciente de que había cosas que decir sobre mí matando a tanta gente, pero mis acciones no hicieron que me doliera el corazón, ni me arrepentí de ellas.

Sabía de la existencia de la banda Gouz-Maise antes de que Rebecca me hablara de ellos. De hecho, los conocía desde antes de venir a Gideon. Durante la investigación que habíamos hecho para el plan, los había notado entre las facciones que rodeaban la ciudad y los había grabado en mi mente.

Habían matado a demasiados niños y a demasiadas almas nobles tratando de salvarlos. Era natural que las personas que tomaban la vida de otros seres humanos – a su vez, ser asesinados por ellos también. Creí completamente que eso era verdad. Aunque, considerando que yo era un Maestro inmortal, esa creencia podría ser insolente y contradictoria.

“Muy bien, ahora….” Murmuré.

Aunque el resultado de la batalla hizo parecer que mi victoria había sido impecable, eso estaba lejos de la verdad. Mi propio HP no había caído ni un solo por ciento, pero el daño a mi Marshall II fue severo. Debido a los ataques que había sufrido, alrededor de un tercio de su armadura se había desprendido, lo que había expuesto el armazón interior a una cantidad considerable de daños. El movimiento de su brazo izquierdo también se había vuelto bastante lento.

Los equipos especiales como coches, barcos y Magingear no tenían pantallas de HP, pero si las tuvieran, el medidor de mi Marshall II estaría a un 30% del total. Eso era un testimonio de lo difícil que había sido la batalla.

Aunque un Marshall II era un robot humanoide salido de la ciencia ficción, mis oponentes eran todos verdaderos habitantes de este mundo de fantasía. Las hachas que habían balanceado podían romper el acero, y las flechas que habían disparado habían atravesado fácilmente la armadura del robot. Si mis compañeros de clan no hubieran incrementado las estadísticas del Marshall II afinándolo para un mejor uso por parte de los Maestros del clan, y si no le hubiera dado las bonificaciones de un Piloto Superior al montarlo, me habría visto abrumado por sus números y habria perdido.

Suspiré una vez más, busqué en mi inventario y saque una poción de recuperación de MP.

El movimiento y la lucha en el Magingear tuvieron un coste para mi MP. Durante la batalla, había caído a un 20% del total, y si no lo restauraba, el daño a mi Marshall II sería la menor de mis preocupaciones en las próximas batallas.

“Hugo”, me dijo Cyco.

Me bebí el contenido de la botella y le contesté. “¿Qué pasa, Cyco?”

“No habría sido tan difícil si hubieras usado la habilidad de tu Embryo”, dijo.

“Ciertamente.” Asentí en respuesta. Ella tenía toda la razón. Si hubiera usado la habilidad de mi Embryo, podría haber ganado sin tener ni un rasguño en mí. Después de todo, era básicamente el enemigo natural de personas como éstas.

Sin embargo…

“No puedo”, dije. “Sólo me permitiré usar esa habilidad después de que el plan comience. No lo voy a tocar antes de eso. Eso es una orden del líder del clan, e hice una promesa de seguirla”

“Pero nadie esta viendo – incluso Ray”

“Aun así”, dije. “Si tuviera que usar la habilidad antes de que el plan comience, tendría que ser una situación en la que simplemente tuviera que hacerlo.” Y afortunadamente, no había llegado a eso.

“Qué testarudo”, dijo ella.

“Soy consciente”, asentí. “Ahora, me pregunto si hay niños secuestrados en esos carruajes”

Fácilmente podría ayudarlos ahora mismo, pero hacerlo haría obvio que usarlos como rehenes sería efectivo en mi contra. Si otra batalla comenzaba mientras se daban cuenta de ello, la escoria empezaría a usarlos para amenazarme.

Eso estaría bien si no quedaran más bandidos o si Ray hubiera exterminado a todos los que aún estaban en la fortaleza, pero si algunos estaban vivos, intentar ayudar a los niños en los carruajes sería peligroso. Tuve que dejarlos allí por ahora.

Mientras esos pensamientos pasaban por mi cabeza…

“…Heh,” sonreí.

“Hugo”, dijo Cyco.

“Lo sé”

Suspiré un poco y moví las palancas para hacer que el Magingear reemplazara el cargador vacío de explosivos del Cañón de Mano por uno lleno que tenía colgado de la cintura. Incluso mientras hacía una acción tan simple, no podía evitar darme cuenta de que los movimientos del brazo izquierdo eran notablemente más torpes.

“Pude haber puesto el Marshall II de nuevo en el garaje y arreglarlo, pero parece que tendré que renunciar a eso”, dije. Después de todo, se me había acabado el tiempo.

Apuntando hacia la entrada de la fortaleza, disparé un tiro de mi Cañón de Mano. Atravesó las puertas abiertas y explotó al golpear la cosa que estaba justo detrás de ellos.

Cualquier humano normal golpeado por un ataque de este tipo habría estallado en pedazos tan pequeños que ninguno de ellos habría alcanzado un kilogramo de masa. Sin embargo, eso no le pasó a la criatura que estaba allí.

“¡Maldición, eso duele!”, decía. “También esta caliente”

Con esas palabras, la cosa se mostró sin mostrar signos de lesión o dolor.

Era un demonio de gran estatura. A pesar de que su cabeza era la de un buey, los dientes que se alineaban en su boca eran como colmillos.

Su altura casi coincide con la de mi Marshall II. Incluso tuvo que doblarse un poco para atravesar las puertas de la fortaleza, que eran el doble de altas que la persona promedio. Bastaba una sola mirada para saber que estaba en un nivel totalmente diferente al de los bandidos con los que había estado luchando hasta ahora.

La escena me hizo temblar.

“¿…Asumo que eres uno de los líderes de la pandilla Gouz-Maise?” Le pregunté.

“Ayup”, dijo. “Hablas con uno de los dos grandes líderes de Gouz-Maise.

Banda – Gouz Gran Gladiador”

◇◆◇

“Hugo, ¿sabes acerca de la categoría basada en el análisis de personalidad?. El líder del clan me preguntó poco después de que me uniera al clan. Había sucedido hace un mes en términos de tiempo de la realidad.

El clan ya se había convertido en el más grande de Dryfe. Era conocido por haber jugado un gran papel en la guerra y estaba floreciendo tanto en términos de presupuesto como en términos de recursos humanos. Los Maestros intentaban unirse sin cesar, y el número total de miembros se acercaba rápidamente a los mil.

En aquel entonces, todavía era un novato cuyo tiempo de juego en Infinite Dendrogram ni siquiera pasaba de un mes – un Maestro que se había unido por casualidad en ese momento en particular. Sin embargo, debido a algunas cosas en la realidad, el líder se interesó en mí y me invitó a su clan. Debido a esas circunstancias, él y yo tuvimos a menudo conversaciones como estas.

“¿Es algo así como un análisis de personalidad basado en el tipo de sangre?” Le pregunté.

“Ciertamente suena así”

No me gustaba la idea del análisis de personalidad basado en el tipo de sangre. En lugar de intentar investigar mi personaje examinando los rasgos con los que nací, preferí esforzarme por ser alguien que quería ser. Lo mejor era dejar que la persona decidiera el carácter de la persona. Ya sea aquí o en la realidad, sinceramente creí que eso era verdad.

“Tipos de sangre, ¿eh?”, dijo el líder. “No me gusta el análisis de personalidad basado en eso porque la base para ello es extremadamente débil. Sigo pensando que el cerebro – no la sangre – debería ser la primera cosa a tener en cuenta si quieres saber cómo se comporta una persona. Bueno, de todos modos…”

Metió la mano en su inventario y sacó una pizarra. Luego empezó a escribir algo en él con un marcador. Le gustaba explicar las cosas, así que siempre llevaba esos objetos consigo.

También le gustaban las intrigas, así que a menudo las usaba para trazar los planes que se le ocurrían. No habría sido tan malo si se hubiera podido reír de las intrigas, pero a menudo hacía intrigas que -aunque nos parecían divertidas- eran nada menos que trágicas para los afectados.

Una parte de mí estaba a menudo perturbada por esos planes, pero la parte de mí que lo pararía simplemente no existía.

…Volvamos al asunto en cuestión.

En la pizarra, el líder dibujó una forma humanoide que representaba a un Maestro y escribió varias categorías de Embryos al lado.

“Sabes cómo, en la Forma Zeroth, un Embryo examina las acciones, el carácter y otras cosas personales del Maestro antes de usar los resultados para entrar en la Primera Forma, ¿verdad? Bueno, algunos decidieron darle la vuelta, creando esta idea de que puedes averiguar qué tipo de persona es un Maestro mirando el tipo de su Embryo”

Eso tiene sentido. Puesto que los Embryos nacieron del comportamiento interno de los Maestros, eran mucho más confiables que los tipos de sangre.

“La idea era popular hace un año en términos de tiempo real”, dijo el líder. “Yo también lo intenté. Sin embargo, los Embryos de Alto Rendimiento y superiores tenían tantas irregularidades que no pude entenderlas para nada. Había incluso algunos Embryos como el mío – completamente únicos en términos de composición. Al final, los únicos resultados que fueron un tanto fiables fueron los que obtuve de cuatro de las cinco categorías base y un cierto extra”

Las categorías que escribió fueron Armas, Guardián, Castillo, Territorio, y simplemente “extra”.

“Jefe”, le dije. “No veo a Carruaje entre las cinco categorías principales.”

“Carruaje, ¿eh?”, repitió. “En realidad no noté nada definitivo entre Maestros con esos Embryos. Por eso no está en mis resultados”

Qué pena, pensé. En realidad, tenía mucha curiosidad acerca de esa categoría.

“Ahora, déjame describírtelos”, dijo. “Las armas a menudo pertenecen a la gente que son valientes y no tienen miedo de salir lastimados. Imprudente, estúpido, emocional, de sangre caliente. Hay muchas maneras de describirlos. Los Maestros Guardianes son todo lo contrario – son cobardes, temerosos de salir lastimados, solitarios, o simplemente quieren que alguien los proteja. Estos dos encajan en la imagen general, ¿no crees?”

Armas y defensas. Cuando se consideró la naturaleza de esos Embryos, esa evaluación pareció ser bastante correcta. Aunque no pude evitar preguntarme dónde estaban las armas sin armas en todo esto.

“Los Maestros de Castillo son introvertidos, gentiles, cuidadosos, cooperativos y tienen el temperamento de un artesano. Parece correcto, ¿no?”, dijo. “Los Maestros de Territorio tienen un deseo de control, tienden a acaparar su estrés, crean reglas para sí mismos y son lobos solitarios y virtuosos. Por cierto, la primera categoría de mi Embryo fue Castillo”.

Ya veo, pensé. Así que, dependiendo de la persona, había lugar para las objeciones. Especialmente cuando se considera la personalidad del líder y se alinea con la descripción de los Maestros de Castillo.

“Hay algunos híbridos que mezclan varias categorías a la vez, así que es difícil estar completamente seguro”, añadió. “Pero de todos modos, esas son las principales categorías abarcadas”

“Así que, jefe”, dije. “¿Cuál es la categoría extra?”

“Doncella”

Su respuesta hizo que mis ojos se abrieran de par en par, aunque sólo un poquito.

“Tipo Doncella”, dijo. “Una categoría rara que encontrarás de vez en cuando. Estos Embryos tienen dos características principales. Primero, siempre son híbridos que vienen equipados con otra categoría. Y segundo, su forma base es siempre la de un humano. Por supuesto, hay guardianes que toman la forma de monstruos humanoides, pero las Doncellas son siempre humanas, de pies a cabeza.

Yo estaba completamente consciente de esas características.

“Para que lo sepas, el término ‘Doncella’ sólo se usa cuando su forma humana es femenina”, continuó. “Es diferente cuando es masculino, pero esos son muy raros”

“Entonces, líder…. ¿cómo son los Maestros de Doncella?” Le pregunté.

“No creen que este mundo sea un juego. Para ellos, el peso de las vidas aquí es tan grande como lo es en realidad”

Su respuesta me hizo jadear en silencio.

“Entonces, ¿tienes algo que decir sobre mis deducciones, Hugo?” Tuve problemas para formular una respuesta a eso.

◇◆◇

Finalmente, uno de los dos líderes de la banda había dejado la fortaleza y se presentó como Gouz, el Gran Gladiador.

“Gran Gladiador” era uno de los trabajos de alto rango de la agrupación de gladiadores. Había oído que se centraba principalmente en el combate cuerpo a cuerpo. Lo que importaba más que el trabajo en sí, sin embargo, era el hecho de que incluso tenía un trabajo, lo que significaba que -a pesar de parecer tan monstruoso- era en realidad un Demi-Humano. Esa realidad también se ve apoyada por el hecho de que puede mantener una conversación.

“Hombre, has hecho un desastre aquí”, dijo. “Mis chicos eran un grupo tan simpático, y tú fuiste y los mataste a todos”

“Tu dices eso”, le contesté, “pero no veo ni una pizca de ira ni de tristeza en ti”

“Bueno, sí, significa que me dan un paquete de comida gratis, ¿cierto?”

…Este desgraciado, pensé.

“La carne de un niño es dulce y tierna, por supuesto”, continuó. “Pero de vez en cuando, tengo ganas de hundir mis dientes en la carne amarga de un adulto. ¿Sabías que la carne adulta se vuelve más amarga y sabrosa cuanto más seca esta?”

“Lo siento, pero soy vegetariano”, dije.

“¿En serio, ahora? Me sorprende que puedas mantenerte sano así. Supongo que la inmortalidad que tienen los Maestros viene empaquetada con algunos cuerpos duros, ¿eh?”

Así que sabía que yo era un Maestro.

“Estaba viendo toda la pelea desde la fortaleza”, continuó. “Tus movimientos son demasiado buenos. No tienes que ser un genio para ver que no eres el soldado regular”

“Heh”, sonreí. “Entonces podrías haber salido antes de que matara a cada uno de tus subordinados”

“Oh, pero que tú te ocuparas de ellos nos salvó de la molestia”, dijo.

“…¿Qué?”

“Bueno, en realidad estábamos planeando movernos de aquí”, explicó. “Con “nosotros” me refiero a mí y al otro líder, por supuesto. Los subordinados y los mocosos estaban en el camino, ¿sabes? Planeabamos matarlos y comérnoslos a todos”

Los líderes dejarían su escondite y se desharían de sus subordinados? Pensé. ¿Qué los impulsó a hacer eso?

“Entonces, ¿cuál es la razón?” Le pregunté.

“No lo dire”, dijo. “Bueno, en realidad no necesito ninguna razón. Dijo que lo haremos, así que solo me uní”

Así que el otro líder estaba por encima de él, mientras que él simplemente actuaba como su mano derecha.

…Esa relación me recordó a cierta persona.

“Gracias a que mataste a nuestros subordinados, todo lo que queda es comérselos”, agregó. “Entonces sólo hay que ocuparse de los mocosos del calabozo… y de los que nos trajeron los chicos”

Desvió la mirada hacia los carruajes que había detrás de mí… en concreto, hacia los niños que había dentro.

“No lo permitiré”, dije con frialdad. Hice que mi Marshall II blandiera el cuchillo de batalla y le apuntara con el cañón de mano.

“¡Ha ha ha!” Se rió. “Me lo imaginaba. Pero…” Gouz bajó su centro de gravedad, y…

“¡NO PUEDES GANAR CONTRA MÍ CON ESA PILA DE BASURA ROTA, IMBÉCIL DE MIERDA!”

…con un rugido que parecía sacudir la fortaleza -no, todo el suelo a su alrededor- me atacó mientras movía los hombros.

En respuesta a ese ataque sin refinar, casi suicida, le lancé mi cuchillo de batalla. Como el disparo explosivo de mi Cañón de Mano no había funcionado, decidí usar mi arma cuerpo a cuerpo – un medio de ataque con un tipo de daño más enfocado – para golpear su punto débil. Específicamente, apunté a su arteria carótida, que seguramente se convertiría en una lesión fatal cuando se abriera.

Sin embargo, el resultado estuvo lejos de mis expectativas.

“¡NO VA A FUNCIONAR!”

Mi cuchillo de batalla se rompió – no por sus cuernos o garras, sino por la piel que cubre su arteria carótida.

“¡¿Huh?!” exclamé.

Un momento después, el gran cuerpo de Gouz chocó contra mi Marshall II y sacudió mucho el interior de la cabina.

“MGHHHHOOOOOO!”

Aunque el robot era varias veces más pesado que él, su potencia era suficiente para superar esa diferencia de peso. Después de empujar el Marshall II durante más de diez metros, Gouz se agarró a su torso y lo lanzó en una dirección incierta. Tras una momentánea sensación de flotación, el Marshall II se estrelló contra el suelo.

“Ghh! Ahhhh!” Aunque el arnés que me sujetaba a la máquina no mostraba signos de soltarse, la fuerza del impacto hizo que el aire escapara de mis pulmones. Intenté apresuradamente recuperar el aliento, pero mi sistema respiratorio no parecía funcionar correctamente.

Luego intenté mover las palancas para que el Magingear se colocara en una posición adecuada, pero no funcionó muy bien. El Marshall II o yo mismo, no sabía quien estaba roto.

“¡Hugo!” dijo Cyco.

“Heh… ha ha ha ha ha”, me reí. “Lo subestimé. Este cabeza de buey es fuerte. Claramente entre los mejores trabajos de alto rango. Incluso podría aspirar a un trabajo superior si las condiciones fueran las correctas”

Sin embargo, eso no podía suceder ya que el trabajo superior del grupo de gladiadores -Over Gladiator- ya había sido asumido por “Figaro”.

Sin embargo, no se puede negar que Gouz era fuerte. Fácilmente podría derrotar a Maestros de alto rango como yo. Honestamente, no estaba seguro de si podría haber ganado contra él aunque el Marshall II hubiera estado en perfecta forma.

La habilidad de este robot era equivalente a la de un Demi-Dragón. Mi nivel de habilidad de pilotaje en 7 aumentaba su poder un 140%, pero eso aun no era suficiente para enfrentar a este demi-humano.

“Hugo”, dijo Cyco otra vez.

“Sí, puedo oírte, Cyco”, respondí.

“¿Usarás esa habilidad?”, preguntó ella.

Me quedé en silencio. Todavía no sabía si era una buena idea.

Mi poder estaba por debajo del de Gouz. La brecha entre nosotros se hizo aún mayor por el daño que había sufrido.

El Marshall II y yo no podemos esperar ganar contra este duro devorador de hombres, pensé. Sin embargo, si uso la habilidad – la habilidad de mi Embryo – el resultado cambiará drásticamente. Mi victoria será segura debido al hecho de que el devorador de hombres es fuerte.

Sin embargo, me había propuesto en no usar la habilidad de mi Embryo hasta el proyecto, y…

“Hombre, realmente me esta despertando el apetito aquí”, cortó mis pensamientos con sus palabras.

Oyendo a Gouz decir eso, lo miré a través del ojo de la cámara agrietada del Marshall II. A pesar de estar en batalla conmigo, estaba mirando hacia la otra dirección. Considerando mi condición, podría haber pensado que la batalla había terminado.

Gouz estaba preparando el cadáver de uno de sus subordinados. Le quitó la armadura, le quitó la ropa… y hundió sus colmillos en la carne.

“Mm, son buena comida”, dijo mientras comía, por cortesía el maldito. “Es tan… profundo. No esperaría menos de mis chicos”

Con esas palabras, mordisco a mordisco, devoró a su subordinado. Mientras la vista me llenaba de ganas de vomitar, miré la ventana de mi equipo y probé las palancas para determinar la condición del Marshall II.

Más del 70% de la armadura se perdió, mientras que el daño a la armadura que quedaba era crítico. El brazo izquierdo no se movía para nada. Los movimientos del brazo derecho eran aburridos. Las piernas, sin embargo, seguían siendo móviles.

En cuanto a las armas…. el Cañón de Mano se había perdido junto con la mano izquierda. El cuchillo de batalla había sido completamente destruido. El Marshall II se había vuelto inútil para la batalla.

“Mis opciones son…”

…Usar la habilidad o retirarse sin usarla, pensé.

No podía usar la habilidad debido al plan.

No podía permitir que me dieran penalidad de muerte aquí ya que el plan comenzaba mañana.

Por lo tanto, tenia que huir…

Pero si me retiraba, Ray aun seguía aquí. Había la posibilidad de que pudiera derrotar a Gouz. Por lo tanto, aunque me retirara…

“El plato principal terminó- supongo que tomaré el postre”. Volvió a interrumpir mis pensamientos y sacó algo de la bolsa que colgaba de su cintura.

Una vez que me di cuenta de lo que era… mi mente casi se desvanece por completo. La cosa en la mano de Gouz era del tamaño de una pelota. Ojos pequeños – abiertos y llenos de terror, con el cabello ondulado, largo y empapado de sangre…. era inconfundiblemente una cabeza humana. La cabeza de una niña pequeña.

Gouz lo lanzo a la boca con la misma indiferencia con la que se tiraría un caramelo.

Los colmillos demoníacos que recubren su cavidad oral cayeron hacia abajo, aplastando el cráneo del niño con facilidad.

“Hombre, es tan bueno”, dijo. “La carne de niño es más sabrosa cuando saben que están a punto de morir, ¿sabes? Pero mi apetito aún no está saciado”

Al decir esto, Gouz comenzó a dirigirse hacia el carruaje, y sus intenciones se hicieron evidentes de inmediato.

“Gh…” El hecho que acababa de presenciarlo y la percepción de lo que él iba a hacer hizo que toda la vacilación en mi mente se desvaneciera como si nunca hubiera estado allí. Lo que tomó su lugar fue pura ira.

“¡Hugo!” Cyco me llamó de nuevo.

“Cyco”, respondí.

“¿Usarás la habilidad?”

“Ya sabes la respuesta a eso”

Aunque todavía estaba severamente dañado, hice que mi Marshall II se pusiera de pie.

“¡Gouz!” Grité.

El cabeza de buey se dio la vuelta cuando escuchó su propio nombre.

“¿Ehh? ¿Todavía estás consciente, maestro pedazo de mierda?”, preguntó.

¿Consciente? Repetí la palabra en mi cabeza. Qué apropiado.

De hecho, había estado medio dormido hasta ahora. No había usado la habilidad por el plan. Y debido al mismo plan, había decidido evitar la penalidad de muerte y huir.

Qué absurdo. Ese no era yo en absoluto.

El Hugo Lesseps que me esforcé por ser no era un individuo tan antiestético.

Así, hice sentir mi ira.

“¡Declaro que no te toleraré más!”

Mis palabras hicieron reír a Gouz. “¡Ha ha ha! Grandes palabras, viniendo de un Maestro que trata a todo mi mundo como un pequeño juego. No eres el primero de tu clase en venir aquí, y déjame decirte que ninguno de los anteriores se tomaba en serio lo que sea que estuvieran haciendo. Ustedes no pueden morir en este mundo, así que, ¿qué les importa? “¡No puedes conocer el miedo a la muerte que mi gente conoce!”

“Ciertamente”, dije. “Todos los Maestros entramos en este mundo con la intención de jugar. Sin embargo, hay algunos que escuchan las voces de aquellos que llaman a este mundo su hogar. Algunos que se afligen al escuchar los últimos gritos de los débiles. Y algunos que lo usan para establecer lo que realmente son”

Por lo tanto, yo había decidido mi papel en este mundo.

Yo era la espina de una rosa. Una púa destinada a perforar a todos y cada uno de los canallas que tratan de asolar hermosas flores y preciosas vidas.

Ese era el verdadero Hugo Lesseps. El papel que me había dado voluntariamente a mí mismo.

“Ten cuidado”, le dije. “Por el pecado de acabar con muchas vidas para contarlas, te enviaré a las entrañas del infierno”

Siguiendo el rol establecido, me enfrenté al canalla – Gouz – y declaré: “Mi infierno te destruirá.” Él pagaría por todos sus pecados.

“¡HAZ LO QUE QUIERAS, PEDAZO DE MIERDA!” Gouz gritó exasperado y volvió a atacarme.

Otro ataque suyo podría destruir completamente el Marshall II y matarme a su lado. Sin embargo, eso no tenía ninguna posibilidad de que pasara en este momento.

“¡Cyco!”

Cyco se paró en el hombro del robot.

“Disfraz de Cresta… deshabilitar”, dijo. A través del ojo de la cámara, podía ver la cara de Gozu llena de sorpresa. Eso era natural, considerando lo que había visto.

Cyco apareció repentinamente en el Marshall II e hizo desaparecer la cresta de su mano izquierda, la prueba de un Maestro.

De hecho, Cyco no era una Maestra.

Un Maestro con ese nombre simplemente no existía.

La verdadera identidad de Cyco era…

“Cocytus, es la hora”

“Sí, Maestro”

Cyco – Cocytus – se desintegró para convertirse en un conjunto de partículas blancas y azules que se derramaron en el Marshall II, se fusionaron con él y cambiaron drásticamente su apariencia.

Los alrededores se vieron momentáneamente abrumados por una ventisca, seguida de una breve tormenta de nieve.

En el centro de todo esto estaba Cocytus y yo – tomando la forma de un Marshall II completamente reconstruido.

El robot estaba ahora equipado con una nueva armadura que recuerda al hielo blanco y transparente. En sus manos y en su cabeza había hojas en forma de cruz hechas de hielo azul.

Debido a su magia reabastecida, el rendimiento del Marshall II era ahora mayor de lo que había sido cuando estaba completamente ileso. Su aspecto recordaba a una iglesia antropomorfa hecha de hielo.

Este era mi Embryo.

La verdadera forma de Cocytus – una Doncella Tipo Carruaje.

“GRRROOAAAAAAGGHHHHHHHHHH!”

A pesar de lo que acababa de ocurrir, Gouz no detuvo su ataque.

Esa fue la reacción correcta. Sin dudar ni tener miedo, Gouz fue un ejemplo perfecto de un verdadero guerrero.

Era fuerte, en efecto.

Pero ya se había acabado para él. En el momento en que decidí usar el poder de Cocytus, Gouz había perdido toda oportunidad de salir victorioso. No importaba lo duro que fuera el come-hombres.

El escenario estaba arreglado.

Las puertas del infierno se abrían para dar la bienvenida a otro pecador.

“Omnes renuncia a spes, o vos intrantes”

Después de recitar las palabras grabadas en la entrada del infierno – “Abandonad toda esperanza, los que entren aquí” – activé la habilidad.

“La Porte de l’Enfer”. (Puerta del Infierno)

Momentos después, la vida de Gouz llegó a un amargo final.

◇◇◇

Paladín Ray Starling

El mundo de Infinite Dendrogram tenía un sistema de trabajo.

Así como yo tenía mi trabajo de “Paladín”, así también como otros Maestros y Tians tienen el suyo. Las únicas personas que no tenían trabajo eran los Maestros que acababan de empezar Infinite Dendrogram y los niños tian.

Los trabajos eran muchos y variados. Sólo los roles de vanguardia tenían grupos de trabajo como Cabellero -que incluía mi trabajo Paladín-, Espadachín, Guerrero, Gladiador, Púgil, Samurai, etc.

Luego habia grupos de trabajo para roles de retaguardia, roles de apoyo, roles de creación, etcétera… al resumirlos, eran demasiados para comprenderlos correctamente.

El catálogo que mi hermano me había dado tenía las condiciones para adquirir todos los trabajos de bajo y alto rango. Las anotaciones allí ascendían a varios miles, y – naturalmente – todavía tenía problemas para recordarlas todas. El número de Maestros activos era de varios cientos de miles, y tenía la sensación de que si los trabajos se hubieran repartido equitativamente entre ellos, habría habido menos de cien personas en cada uno de ellos. Por supuesto, la distribución real del trabajo no estaba ni cerca de ser “parejo”. El trabajo de Rook, Proxeneta, por ejemplo, no era muy popular entre los maestros.

No se puede negar que el número de trabajos disponibles para la gente en otros MMORPGS era incomparable al de la libertad de Dendro. Pero a pesar de esta cantidad abrumadoramente grande, había un trabajo que estaba grabado en mi mente.

Era algo de lo que no podía olvidar.

Era un trabajo llamado “Nigromante”

Sus puntos de fuerza eran sus muchas habilidades de debuff, habilidades ofensivas de magia negra…

…Y, por supuesto, Necromancia – la habilidad que permitía convertir cadáveres en monstruos domesticados a cambio de MP.

Puede ser usado tanto en personas como en criaturas sin ningún problema.

Por supuesto, la dificultad de convertir un cadáver en un monstruo domado dependía de que tan poderosa era la criatura cuando estaba viva.

Por otra parte, eso significaba que los niños -que eran casi impotentes- podían convertirse en no muertos sin mucho problema.

El catálogo decía que una de las condiciones para conseguir el puesto de alto rango del grupo de Nigromantes estaba relacionada con el número de usos exitosos de la habilidad de Nigromancia. Había leído en la wiki que algunos criminales tian eran Nigromantes que usaban a los niños y a los enfermos para aumentar ese contador con ese mismo propósito. Algunos teorizaron que conseguir el Trabajo Superior de este grupo implicaba una condición similar.

Las implicaciones de la idea me enfermaron, así que grabé la existencia de los Nigromantes en mi memoria. Y ahora, todo volvió a mí.

Tratando de entender por qué la banda Gouz-Maise estaba secuestrando niños, me dirigí hacia el final del pasillo subterráneo.

Era un camino recto sin bifurcaciones, así que todo lo que tenía que hacer era seguir adelante. Aunque no me encontré con ningún bandido, tuve que enfrentarme a algunos adultos no muertos que bloqueaban mi camino.

Probablemente habían sido hechos de cadáveres que se habían reunido aquí cuando la fortaleza aún estaba ocupada por el ejército. Pero también podrían haber sido los restos de los aventureros que los bandidos habían derrotado.

Destruí a todos y cada uno de los no-muertos a mi manera. Aunque hubieran sido personas alguna vez, no podía dejar que me detuvieran. Si lo hiciera, los muertos seguirían acumulándose.

Finalmente, llegué al final del pasillo, donde me recibió una puerta. Una pesada pieza de madera, sujeta con un candado de acero, me separaba de la habitación de atrás, donde sentí la presencia de seres vivos.

“Hhgh!”

Balanceee a Némesis contra la puerta misma, en vez de contra el candado. Mientras los trozos de madera se esparcían por todas partes, salté dentro y examiné los alrededores.

Estaba dispuesto a matar a todos los pandilleros que me esperaban, pero los únicos seres vivos que había aquí eran niños enjaulados.

Había un total de siete de ellos.

Por sus ojos cerrados, me di cuenta de que estaban profundamente dormidos. No sabía cuál, pero tenía pocas dudas de que uno de ellos era Roddie, el que teníamos que salvar. Por supuesto, tenía la intención de salvarlos a todos, relacionados o no con la misión.

Me pareció un poco extraño que los niños parecieran ser los únicos aquí.

“¿Ni un solo miembro de la banda?” Dije confundido.

“Esta habitación tenía un candado, después de todo”, dijo Nemesis. “Sería justo asumir que dejaron a los niños ser vigilados por los no muertos”

“Supongo que eso tiene sentido.” Examiné cautelosamente a los niños y el estado en que se encontraban. Alcanzandolos a través de las rejillas, sacudí suavemente a algunos de ellos, pero no mostraban signos de despertar.

“Asumo que están drogados o bajo el efecto de algún hechizo de debuff”, comentó Nemesis.

“Probablemente”, asentí. Era sólo mi intuición, pero creía que era magia. Después de todo, el que lo había hecho era probablemente el que había convertido a esos niños en no muertos en el pasillo.

Para él, sólo eran fichas para conseguir el dinero del rescate. Y si no llegaba, los mataba y usaba su necromancia para profanar sus cadáveres. Estaba más que disgustado.

“Maestro, mira a la derecha”, dijo Nemesis.

Miré, vi otra puerta, una de hierro esta vez. Al acercarme, hice girar ligeramente el pomo de la puerta. La forma en que se sintió hizo obvio que no estaba cerrado y que no tendría problemas para abrirla.

“¿Quieres entrar?” preguntó Nemesis.

“Por supuesto”, respondí.

Hice girar el pomo de la puerta y rápidamente la abrí de una patada. Ya había roto una puerta. Si había alguien aquí, entonces no había razón para que actuara con sigilo.

“¿Es eso un….?” Dije.

Lo primero que vi después de entrar fue a una persona. Un chico joven, para ser precisos. Estaba durmiendo, como los niños en las jaulas. En el centro de la habitación, en el suelo debajo de él, había un círculo mágico muy detallado.

“Hay mucho que decir sobre los gustos del dueño de esta habitación” La voz de Nemesis estaba llena de ira.

El círculo mágico en el suelo no era lo único a lo que se refería. De hecho, el círculo mágico era moderado a comparación con el resto de la escena.

Manchas de sangre cubrían tanto las paredes como el techo. El cuero de algo estaba amontonado en el borde de la habitación. Un barril cercano rebosaba de huesos blancos. La mesa junto a la pared estaba cubierta de utensilios y materiales, pero nada destacaba realmente hasta que vi una construcción taxidérmica de una mano derecha con veinte dedos, que me obligó a apartar la mirada.

Silenciosamente suprimí mi ira. No se puede negar que estábamos en el laboratorio del Nigromante que creo a esos no muertos.

Sin embargo, el Nigromante mismo no estaba a la vista. Era seguro asumir que había salido a enfrentar a Hugo.

El niño del círculo mágico probablemente iba a ser su próximo conejillo de indias.

Lo habíamos salvado viniendo aquí.

“¿Y ahora qué?” preguntó Nemesis. “¿Deberíamos asegurar la seguridad de los niños o ayudar a Hugo con la eliminación de los bandidos?”

Fue una decisión difícil de tomar. Salvar a los niños era nuestro objetivo principal, pero llevar a los siete a un lugar seguro sería demasiado difícil para mí solo. Sin embargo, si los dejo aquí y salgo a luchar, aumentaría la posibilidad de que sean utilizados como rehenes.

Mi otra opción era quedarme aquí y proteger a los niños mientras Hugo se ocupaba de los bandidos, pero todo se iría al diablo si Hugo fuera asesinado.

“Hombre, esto es difícil…” Suspiré.

“Por ahora, creo que deberías llevar a ese joven a la otra habitación”, dijo Nemesis. “No sé qué clase de círculo mágico es ese, pero no creo que sea seguro para un niño dormir en él”

Asentí con la cabeza y me dirigí hacia el niño en el círculo.

Después de unos pasos, pisé algo que parecía extraño. Era un trozo de tela particularmente grueso. A primera vista, parecía un colchón delgado hecho de tela, pero pronto me di cuenta de que tenía un par de mangas cosidas, lo que dejaba claro que se trataba de una prenda de vestir, una bata, para ser precisos. Lo que me pareció extraño no fue el hecho de que la ropa estaba en el suelo, sino el hecho de que podía sentir algo duro debajo de ella.

Le di una patada a la bata para averiguar qué era.

“Estos son…”

…Huesos – esa fue la fuente de la dura sensación bajo mis pies. Su presencia no me sorprendió en lo más mínimo. El barril cercano estaba lleno de ellos después de todo. Sin embargo, me pareció extraño que la mitad de los huesos fueran los de un humano, mientras que la otra mitad pertenecía a otra cosa. Los huesos no humanos eran más gruesos y me recordaban a un esqueleto de un caballo que había visto una vez en un museo.

“¿Cómo es que los huesos de los humanos y los de un caballo terminaron en el mismo lugar?” Le pregunté.

“Supongo que pertenecen a un hombre caballo”, dijo Nemesis.

“Hasta donde se, es acerca de como se ven sus restos óseos”

Eso me recordó que, en Gideon, había visto algunos miembros de una raza que se parecía mucho a los centauros de la mitología griega.

Miré de nuevo a mis pies. La parte superior del cuerpo y los huesos del cráneo pertenecían claramente a un humano, mientras que los huesos que coincidían con la parte inferior del cuerpo parecían ser los adecuados para un equino. De hecho, no había duda de que pertenecían a un hombre caballo

Sin embargo, había cosas que decir sobre su gran tamaño. No conocía el promedio de esa raza, pero al menos estaba claro que no pertenecía a un niño.

¿Cómo terminaron aquí los huesos de un hombre caballo adulto? Pensé. “El Nigromante podría de alguna manera haber puesto sus manos en uno de sus cadáveres y lo usó en sus experimentos”, dijo Nemesis.

“Él lo habría limpiado si ese fuera el caso”, argumenté. “Después de todo, ya está preparando su próximo conejillo de indias”

Miré al niño en el círculo mágico. No hacía falta ser un genio para ver que el Nigromante estaba listo para el siguiente experimento. No habría dejado los huesos de un experimento anterior tirados en el suelo así.

Quiero decir, el demente es lo suficientemente metódico como para poner todos los demás huesos en ese barril, pensé.

“Tratar de entender el proceso de pensamiento de un demente es una tontería, si me preguntas a mí”, dijo Nemesis.

“… No tiene sentido considerarlo, ¿eh?” Murmuré.

Ella tenía razón. Mi principal objetivo era alejar a ese niño de aquí. Después de usar a Nemesis para romper el círculo mágico varias veces y hacer seguro de que no activaría una magia extraña, entré y recogí al chico.

Dormir en el suelo frío había hecho que su temperatura corporal bajara. Aún así, respiraba correctamente y tenía un pulso estable. Ligeramente aliviado, empecé a cargarlo en mi espalda y salí de la habitación.

De repente, sentí su aliento detrás de mí.

Eso era normal – considerando dónde estaba – pero por alguna razón, un escalofrío se arqueó por mi columna vertebral como un relámpago…

“Muere”

No estaba seguro de dónde venía esa palabra. Pero era demasiado tarde. Oí el sonido de una espada que me cortaba el cuello.

De alguna manera lo había olvidado, pero el niño en mi espalda tenía una daga en sus manos.

Cuando mi arteria carótida empezó a desangrarse, caí al suelo frío y pedregoso.

◆◆◆

Uno de los dos líderes de la Pandilla Gouz-Maise, Lich Maise. Este mundo tenía un poder al que se le llamaba “trabajos superiores”.

De los miles de trabajos disponibles para las criaturas humanoides, esos eran los mejores – disponibles sólo para unos pocos.

Los trabajos superiores permitían a las personas superar los límites de su forma corpórea. Una de las personas que tenía un trabajo superior era el Arch Wiseman – al que llamaron la deidad guardiana del reino. Su poder mágico era nada menos que divino. Podía partir el suelo y hasta hacer caer los cielos.

Sin embargo, en la guerra contra Dryfe, el Arch Wiseman había sido derrotado por el Rey de las Bestias – un Maestro y otro dueño de un Trabajo Superior.

Aunque eso no había sido más que una tragedia para el Reino de Altar, mucha gente se alegró de que se hubiera ido. Después de todo, el lugar de un Trabajo Superior solo era exclusivo de quien lo poseía. Con la muerte del Arch Wiseman del reino, el rol de Arch Wiseman estaba disponible para aquellos que querían tomarla.

Yo también aspiraba a un trabajo superior. Sin embargo, era un trabajo completamente diferente al de los Sabios.

El trabajo superior sobre el que puse mis ojos estaba en la cúspide del grupo Nigromante. Era un trabajo conocido como el Rey de los Cadáveres.

Su poder estaba muy por encima de la magia de los Nigromantes comunes… y más allá incluso de la Nigromancia de los Liches – aquellos que se convirtieron en no muertos.

Cualquiera sentado en el trono de los cadáveres sería inmortal, imperecedero y con un poder de mando superior al de todos los difuntos. Era el único método para recibir la inmortalidad que solo los Maestros tenían.

Ese era el Rey de los Cadáveres.

Comencé a dirigir la banda Gouz-Maise para promover mis esfuerzos para conseguir este trabajo superior. Los niños secuestrados estaban allí para ayudarme a practicar mi Necromancia. El dinero era necesario para conseguir ciertos objetos mágicos y para sobornar a Caldina.

En ese país, el dinero era el principio y el final de la conversación. Todo en Caldina tenía un precio. Una palma suficientemente llena podría incluso hacer que su ejército actuara en respuesta a los movimientos de los soldados de Gideon.

Como este lugar estaba cerca de la frontera, eso hizo que el reino dudara en atacarnos porque podía provocar a Caldina.

Además, con todos los artículos mágicos de manipulación de ocultación y presencia que les había comprado, el secuestro se había vuelto mucho más fácil. Bendecido con abundantes ingredientes y el ambiente perfecto, podia estudiar el sendero de la Necromancia a gusto de mi corazón y lentamente me dirigí hacia el trono del Rey de los Cadáveres.

Conseguir este Trabajo Superior requería el cumplimiento de varias condiciones difíciles y luego pasar una cierta prueba. Había aprendido las condiciones descifrando un texto antiguo que describía los procesos secretos.

La primera condición allí era “convertir 5000 años de vida en muerte”, lo que había logrado fácilmente haciendo de esta fortaleza mi escondite y haciendo que la banda trabajara para mí. Como me concentré en los niños, que eran fáciles de convertir en no muertos y que todavía tenían un futuro largo y feliz por delante, todo fue muy bien. Necesitaba menos de cien de ellos para esto, pero como los no muertos eran un gran activo, continué haciéndolo.

La segunda condición, que yo también había logrado, era la creación de un Cristal de Resentimiento. Fue hecho forzando enormes cantidades de miedo – o rencor, para ser más precisos – en un Cristal de Pureza – un objeto que limpiaba la corrupción de los no muertos.

Gouz me ayudó mucho con esto. El miedo de los niños que comía mientras aún vivían se manifestaba en rencores exquisitos y dolorosos.

Por supuesto, el rencor que recibí de ellos al usar el Círculo de la Angustia para convertirlos en materiales para los no muertos tampoco fue tan malo.

El cristal, una vez blanco, que había emitido una luz irritantemente divina, estaba ahora ennegrecido hasta la médula.

Con eso, ya había cumplido las condiciones para convertirme en el Rey de los Cadáveres. Todo lo que quedaba era ir a Legendaria -el lugar donde se selló el trono del trabajo- para despejar la prueba y hacer mío el título.

Tanto la fortaleza como la banda habían sobrevivido a su uso. Gideon pronto se llenaría de algunos individuos particularmente molestos. Antes de que eso ocurriera, planeaba llevarme a Gouz – mi único subordinado útil – conmigo, y luego destruir todo el conocimiento que podría haber dejado aquí y marcharme de una vez por todas.

Fue entonces cuando un intruso particularmente imprudente se coló en la fortaleza.

“Muere”

Un momento después de pronunciar esa palabra, oí el sonido de un hombre cayendo al suelo del laboratorio. No podía ver la mirada en su rostro, pero el suelo estaba empapado de su sangre fresca.

A su lado había un niño al que mágicamente controlé para que le abriera la garganta.

Un no muerto habría sido fácilmente reconocido por la descripción sobre su cabeza, pensé. En esos casos, es mejor usarlos vivos.

“Así que un niño te hizo bajar la guardia, ¿eh?” Murmuré. “Qué tonto eres”

Empecé a reconstruir mi cuerpo disperso. Una vez que mi esqueleto de hombre caballo se juntó, reequipé mi bata. Entonces, la piel y el cuero comenzaron a cubrir mis huesos antes de expandirse para que encajara la carne en el interior.

Un momento antes, no había sido más que huesos, lo que fue posible gracias a una de mis habilidades de Lich: la cadaverificación. Para el hombre que ahora yace en el suelo, probablemente parecía un conjunto estándar de restos óseos.

Yo era un no-muerto y un Lich – un trabajo de nigromante de alto rango – como si fuera mío.

Tener esos trucos a mi disposición era natural.

“¿Oh? ¿Aún estás vivo?” Dije mientras miraba al hombre. Aunque había perdido tanta sangre que el flujo de su cuello se había debilitado significativamente, todavía parecía tener pulso. En su mano derecha, sostenía una alabarda negra con una bandera detrás. Intenté identificarlo, pero no obtuve ningún resultado. Eso sólo podía significar una cosa: el arma era un Embryo y el hombre era un Maestro.

“¿Todavía estás consciente, también?” Hablé de nuevo. “Bueno, no importa. La daga estaba cubierta con un fluido que causaba envenenamiento y parálisis, especialmente preparado por su servidor. El veneno de un Lich tampoco es detectable. Morirás sin poder hacer nada al respecto”

La hemorragia y el veneno estaban agotando su vida, mientras que la parálisis sellaba todos y cada uno de sus movimientos. Lástima que fuera un Maestro, podría haber cosechado un rencor realmente potente de él si no lo hubiera sido.

Los maestros eran una fuente terrible de rencores. Cuando los mataban, simplemente volvian a la vida tres días después. En comparación con los tian, su miedo a la muerte y el resentimiento hacia sus asesinos era simplemente… mediocre.

No sólo eso – su absoluta inmortalidad les hizo vivir como si todo fuera un juego.

Así fue exactamente como había sido el grupo de los Maestros que atacaron este lugar. Mi magia y la fuerza de Gouz habían sido más que suficientes para encargarse, pero como ni siquiera había podido convertir sus cadáveres en no muertos, habían sido absolutamente inútiles para mi trabajo de Necromancia. Los maestros me irritaban hasta el extremo. Su forma de tratar a este mundo como un juguete, y el hecho de que automáticamente tenían inmortalidad… la única cosa que había decidido hacer la obra de mi vida.

…Oh, eso me hizo recordar. El primer grupo que vino aquí estaba compuesto en su totalidad por tians, y los rencores que había recolectado torturándolos habían sido simplemente magníficos. Ah, la diversión que había tenido en ese entonces. También sus cadáveres se habían convertido en excelentes materiales.

Convertir a tians en no muertos era extremadamente fácil. Me intrigaba bastante la idea de convertir a los Maestros en no muertos, también, pero por ahora, tenía que simplemente deshacerme de ellos cada vez que se entrometieran.

A estas alturas, Gouz ya se había ocupado del aliado de este hombre en la superficie. Todo lo que tenía que hacer ahora era dejar la fortaleza, ir a donde debo, completar la prueba y convertirme en el Rey de los Cadáveres.

“Con eso en mente, es hora de salir e ir hacia Legendaria”, murmuré.

Mientras me dirigía hacia la puerta del laboratorio, noté los materiales… los niños que había puesto a dormir en la otra habitación. Casi lo había olvidado.

“El acto de banda ha terminado”, dije. “Mejor mato a todos los niños y los convierto en materiales para mis no muer… ¿hm?”

En el momento en que dije eso, vi los dedos del hombre en el suelo temblar un poco. Esa pequeña acción – junto con la mirada en el costado de su cara – me hizo darme cuenta de algo.

“¿Realmente viniste hasta aquí sólo para salvar a los niños?” Le pregunté. “¿No fue por mi tesoro?”

No dijo una palabra. No es como si pudiera, considerando su condición actual, pero su reacción fue más que suficiente.

“¡Hah… hah… HAHAHAHAHAHAHA!” Puse mis manos sobre mi vientre y me reí a carcajadas.

Ninguna otra reacción fue apropiada. ¿Cómo podría no reírme? “¡Hahahahah! ¿Un inmortal inhumano? ¿Saliendo de su camino para salvar a unos cuantos mocosos? Ghahahahahah! Ha encontrado una forma muy heroica de jugar, señor Maestro”

Pensaste que jugarías a ser un campeón de la justicia, ¿eh? Pensé. El hecho de que aquí fuera donde lo había traído me llenó de gran felicidad.

“Heheheh” seguí riéndome. “Muy bien, así es como va a ser. Crearé unas encantadoras criaturas no muertas, y tú verás cómo ocurre hasta que el veneno te mate. ¿Quién sabe? Podrías aprender algo. Después de todo, soy muy hábil en ello, si se me permite decirlo. Pero eso es natural, considerando que ya he creado cientos de ellos!”

En respuesta a mis palabras, el hombre en el suelo irradiaba algunas emociones horribles y traumáticas.

Excelente, pensé. Parece que incluso un Maestro puede ser una buena fuente cuando está debidamente agitado. Pero aún más que eso, como alguien que pronto será el Rey de los Cadáveres, ahora sé que disfrutaré plenamente de la libertad de despreciar a todos y cada uno de los Maestros inmortales.

“Ahora, entonces…” Dije. “Los niños con huesos gruesos se convertirán en esqueletos, mientras que los demás lo harán bien como zombis. Oh, pero podría ser una buena idea convertir estas bonitas en piezas de taxidermia y venderlas en algún lugar. A pesar de las apariencias, mis manos son bastante hábiles, así que soy bastante decente en el manejo de los detalles más finos. Algunos hombres de cultura valoran mucho mi trabajo”

En respuesta, obtuve más silencio colérico.

Ah, la alegría, pensé. Esto es pura felicidad.

Nunca hubiera esperado divertirme tanto con un Maestro. Su dolor era como el condimento perfecto.

Sin embargo, ya era hora de ponerle fin.

“Ahora, empecemos con el mocoso que te cortó el cuello!” exclamé. “Primero, haré que se corte su propio cuello y…”

De repente, una ráfaga de viento…

…Seguido por el sonido de algo golpeando el suelo.

“…¿Qué?” Confundido, miré de dónde venía el sonido y vi algo muy familiar.

Era una mano izquierda, cubierta de anillos mágicos. Anillos mágicos que me habían costado una fortuna.

¿No es eso…. mi propia mano izquierda? Pensé, aturdido.

“Si tú… estás…”

El hombre cuya derrota fue casi segura lentamente habló. Su brazo derecho estaba levantado en el aire.

“Si tú… no estás entre los vivos…”

La hoja de la alabarda que sostenía estaba emitiendo un noble y blanco resplandor. Lo reconocí. Estaba imbuido con la pesadilla de los no muertos – Luz plateada purificadora.

“Si… has perdido de vista lo que significa ser una persona…”

Lentamente se levantó y miró hacia mí. La herida del cuello que seguramente estaba allí hacía menos de un minuto había desaparecido sin dejar rastro.

“Si tú… eres el responsable de esa escena…”

Su expresión no tenía ni el cansancio del veneno, ni la pesadez de la parálisis.

“Si tú… dices que seguirás haciéndolo…”

La única emoción real en su rostro estaba en la luz de sus ojos – un resplandor de pura furia.

“…Entonces te mataré”

Era la primera vez que veía a un Maestro -una de esas inmortales e inhumanas bestias de la inmortales- hacer esa expresión.

No podía articularlo completamente, pero lo que sentía era temor. Un pavor sin igual.

Mis instintos gritaban, diciéndome sólo una cosa:

¡Corre! El te va a matar.

“■■■■■ – ¡Ilusión Abisal!”

¡Atadura del hombre muerto!

Rápidamente usé los más despreciables hechizos que tenía a mi disposición. Eran dos hechizos de alto rango de debuff: uno era vocal y venía acompañado de un canto, mientras que el otro provenía del objeto mágico de mi mano derecha y no necesitaba palabras.

La ilusión abisal era un poderoso hexágono que daba a los afectados los efectos de estado de sentencia de muerte, debilidad y deterioro, haciendo que se pudrieran y se convirtieran en cadáveres mientras aún estaban vivos. Atadura del hombre muerto era otro hechizo con tres debuffs – Atadura, Maldición, y Letargo. Juntos, daban un total de seis efectos de estado particularmente poderosos.

Esta combinación había enviado a muchos de mis enemigos a la muerte. Cualquiera que tuviera la mala suerte de recibirlo se quedaba completamente inmóvil.

“¡Ghaah!”

Sin embargo, no se detuvo. Como si hubiera invertido los efectos de mis hechizos, se volvió más intimidante y balanceó horizontalmente su alabarda – brillando con la Luz plateada Purificadora – hacia mí.

“¡¿Guh?!” exclamé. Si hubiera estado un paso más cerca, su ataque me habría partido el torso.

No podía dejar que eso pasara. El hecho de que él me causara daños mortales era algo que tenía que evitar a toda costa.

Yo era un Lich, un maestro no muerto de la magia. La mayoría de mis heridas se curarían un momento después de que ocurrieran. Podía perder un brazo o partir mi cuerpo por la mitad – ese daño no era crítico para mí.

Sin embargo, en este caso, la restauración no funcionó para nada. De hecho, el brazo que me había cortado ya se había convertido en polvo.

Eso era natural. Después de todo, estaba usando Luz plateada purificadora. Era un brillo usado solo por un número limitado de Paladines y Caballeros del Templo – una luz destinada al único propósito de purgar a los no-muertos. No importaba lo grande que fuera como Lich, no podria recuperarme de un ataque fatal con un arma bendecida con ese repugnante brillo.

El miedo a la muerte me abrumó. Era un sentimiento que con el tiempo se había convertido en algo ajeno a mí. Era un sentimiento que nunca más me golpearía una vez que me convirtiera en el Rey de los Cadáveres. Pero aquí y ahora, estaba sin pulir. Me sacudió mi mismísimo ser.

“¡Despertar no muertos!” Usando mi Necromancia, activé a los monstruos no muertos que había guardado en el barril de esta habitación.

Innumerables soldados esqueletos respondieron a mi llamada.

Sin embargo, significaban poco.

No había ninguna posibilidad de que ganaran contra esta aberración, pero no importaba. Sólo tenían que comprar el tiempo que yo necesitaba para huir.

Cuando los no muertos empezaron a atacarlo, me di la vuelta y me fui del laboratorio.

Si me quedaba más tiempo, sabía que se convertiría en mi tumba.

Entonces, cuando mi aliento se hizo pedazos, corrí hacia la superficie a través del pasillo subterráneo. Una vez que los Liches nos convertimos en no muertos, nuestros corazones y pulmones dejaban de funcionar y eran reemplazados por una reunión de magia cristalizada. Por lo tanto, la falta de aliento físico era algo que nunca debí haber experimentado de nuevo. Y sin embargo, me sentía como si me estuviera sofocando.

“¡¿Por qué es un Maestro…?!” A través de mi andrajoso aliento, expresé mi temor. “¿Por qué está una de esas abominaciones inmortales… realmente furiosa?”

Este miedo era desconocido para mí. El miedo a la emoción de esa cosa. El terror que sentía hacia esa aberración.

Terror, esa era la palabra. El que una de esas abominaciones dirigiera esa pura intención asesina y furia hacia mí no era nada menos que aterrador. Después de todo, eso significaba que un animal inmortal e indestructible me perseguiría por toda la eternidad.

Tenia que escapar. En cualquier lugar cerca de esa aberración había una muerte segura, así que tenia que dejar esta fortaleza y huir a donde él nunca me encontraría.

Tenía que hacerlo, y podía hacerlo.

Aunque era un Lich, mi agilidad era mayor que la suya, por lo que sería perfectamente posible que me distanciara de él.

Llegar a la superficie significaría reagruparse con Gouz. Entonces, simplemente tendría que hacerle luchar contra la abominación mientras yo escapaba.

“¡Puedo hacerlo….!” Imaginando ese futuro me sentí aliviado.

Debido a que yo era un hombre caballo, el paisaje sonoro del pasillo subterráneo estaba dominado por el sonido de mis patas de caballo golpeando el suelo.

Sin embargo, el sonido pronto se mezcló con otro.

“…¿Qué?” Grite repentinamente.

Su origen se me acercaba por detrás. Impactos sistemáticos pero duros en el suelo – el sonido era exactamente el mismo que el que venía de debajo de mis pies. Era el sonido de un caballo al galope.

“¡Gh…!”

Incapaz de soportar la tensión causada por el sonido que se acercaba, me di la vuelta. Lo que vi estaba más allá de mi imaginación. Era un caballo artificial y plateado, corriendo a toda velocidad por el pasillo subterráneo. Y a su lado estaba la abominación.

Por alguna razón, no lo estaba montando. La aberración estaba sosteniendo las riendas del caballo plateado con su mano derecha, raspando la armadura de su pierna por el suelo. Era una reminiscencia de un deporte acuático Granvaloano.

En su mano izquierda, todavía sostenía la alabarda mientras la bandera que salía de ella ondeaba salvajemente en el aire.

¿Por qué no está usando su habilidad para montar? Pensé.

Esa forma de conducirlo pronto le romperá las piernas y las hará inútiles, ¿verdad? ¿Pero por qué no parece que está sufriendo algún daño?

La extraña escena me dejó con varias preguntas, pero sus respuestas no importaban.

Lo que importaba era el hecho de que todavía me perseguía… y que el caballo era más rápido que yo, lo que significaba que pronto me atrapara.

“AAAAAUUUGHHHHHHH!”

Haciendo caso omiso de mi humillación y reputación, grité de miedo mientras corría hacia la superficie tan rápido como podía.

En la superficie, me encontraría con Gouz. Podía comprarme todo el tiempo que necesitara para huir.

“Despierten… “¡DESPIERTEN NO MUERTOS!” Sin disminuir la velocidad, activé a los monstruos no muertos que había enterrado en las paredes para emergencias como estas.

Se llamaban “Guerreros esqueletos de alta gama”. Había hecho a estos no muertos de alto rango usando los cadáveres de hábiles tians. Eran los restos del grupo de la que Gouz y yo nos habíamos encargado.

Seis guerreros esqueletos de alta gama se interpusieron entre él y yo. Aunque se habían convertido en no muertos, todos habían sido dueños de trabajos de alto rango alguna vez, así que había una posibilidad de que….

“¡Fuera de nuestro camino!” dos voces – la suya y otra femenina – dijeron eso al mismo tiempo. Un momento después, la masa de plata atravesó los Esqueletos y los convirtió a todos en polvo.

La alabarda en su mano izquierda y las pezuñas del caballo hecho por el hombre acabaron con mis no muertos en un abrir y cerrar de ojos. Entonces me di cuenta de que no sólo la alabarda, sino todo el cuerpo del corcel brillaba con la luz plateada.

¿”Aaagh”?

No era un caballo vivo, era una pieza de equipo. Emitiendo la luz plateada y galopando a gran velocidad, pulverizó a todos y cada uno de los no muertos que lo tocaron.

No importaba si los no muertos eran de alto rango. La cosa era la perdición de todos los los no muertos. Era una bala de plata que traía el final definitivo.

“GGGHAAAAHHHHHH!”

Completamente desesperado, usé el momento que mis monstruos no muertos compraron para subir las escaleras que conducen a la superficie. Con el Maestro siendo arrastrado por el caballo, no podía subir las escaleras correctamente. Debería afectar su velocidad.

Un momento antes de que pudiera atraparme, subí corriendo las escaleras y escapé a la superficie.

“¡GOUZ! GOOUUUUZ!” Grité mientras corría por la fortaleza. Una vez corrí a través del pasillo en el primer piso y pude ver las puertas de la fortaleza, me sentí aliviado. Eso fue porque vi la cara de Gouz.

Un momento después, ese alivio se convirtió en desesperación.

Eso fue porque la cara de Gouz… era lo único que había.

No podía entender lo que había sucedido, pero la cabeza desmembrada de Gouz, completamente congelada, estaba empalada en la puerta.

¿Adónde se fue su cuerpo musculoso? Me pregunté a mí mismo. No estaba en ningún lugar a la vista. Todo lo que podía ver eran trozos de carne congelada, esparcidos por toda el área fuera de la puerta. Dos de esas piezas, colocadas una al lado de la otra, se parecían mucho a los pies de Gouz.

A su lado había una anomalía que se parecía mucho a una iglesia antropomorfa hecha de hielo – un enemigo de mi especie si es que alguna vez he visto una.

“Elige tu destino, pecador”, dijo la anomalía. “¿Qué fin deseas? ¿Infierno o Retribución Divina?”

Inmediatamente entendí de lo que estaba hablando.

Me decía que eligiera cumplir con mi parte, ya sea a manos de la anomalía helada o de la aberración plateada.

“¡No!” Grité. “¡Esto no está pasando!”

¡No puedo morir aquí! ¡He llegado tan lejos! Y ahora, cuando el trono del Rey de los Cadáveres esta al alcance de la mano, yo…

“¿Por qué…?” Expresé mi desesperación una vez más. “¡¿Qué…?!” ¡¿Qué hice para merecer esto?!

“Muy bien”, volvió a hablar la anomalía. “Es un castigo divino” Luego apuntó con una hoja helada hacia algo que estaba detrás de mí. Me di la vuelta y vi la aberración plateada.

La abominación me había alcanzado.

Un sonido espeso y aterrador se me escapó de la boca. Ya no podía correr ni esconderme. ¡Debe haber algo que pueda hacer! Pensé. ¿No tengo un objeto mágico de teletransportación en mi? ¡¿No?! ¡Debería tener algo! ¡Solo….!

“¿Eh…?” Mientras buscaba en el inventario en mi bata, mis dedos tocaron algo que me hizo jadear. Lentamente lo saqué. Era un objeto cristalino, negro como la boca del lobo, que no emitía luz alguna: un Cristal de Resentimiento.

“No…” Dije en desesperación. Sostuve el objeto parecido a una obsidiana en mi mano. Era un artículo sin el cual no tenía ninguna esperanza de convertirme en el Rey de los Cadáveres. Su creación me obligó a dirigir la banda Gouz-Maise y a pasar casi un año sacrificando a un gran número de niños.

Sin embargo, además de ser la condición para convertirse en el Rey de los Cadáveres, el cristal también era el medio definitivo para la magia del grupo Nigromante. Usarlo aquí era doloroso, pero…

“Si muero…. ¡todo habrá sido en vano!” Grité.

Tenia que elegir entre morir y usar el Cristal para sobrevivir, así que con gusto escogí el segundo. Si no lo hubiera hecho, el tiempo y el esfuerzo que hubiera dedicado a mi causa se habrían desperdiciado. Simplemente tenia que sobrevivir y hacerlo todo de nuevo en otra ciudad. Después de todo, el tiempo, el trabajo que estaba dispuesto a dedicar y los sacrificios eran interminables.

Mientras esté vivo, puedo empezar de nuevo tantas veces como sea necesario. Pensé. De hecho, ¡no puedo permitirme morir aquí! ¡Morir por este encuentro accidental es inaceptable!

“¡MALDITO ASQUEROSO MONSTRUO!” Rugí mientras llenaba el Cristal del Resentimiento – mi mayor tesoro – con grandes cantidades de magia.

“¡USTEDES, MONSTRUOS, NO ME QUITARÁN LA VIDA!”

Después de reformar los sentimientos perversos dentro del cristal a pura energía destructiva, lo liberé todo hacia la abominación, plenamente consciente de que también destruiría la fortaleza. Después de todo, era la habilidad mágica ofensiva más fuerte que podía tener un Lich.

“¡MORTAL MIXEEEEERRRR!”

Con un gran temor y un frenesí que me abrumaba, desaté el ataque más poderoso que jamás había lanzado. Era lo suficientemente grande como para erradicar instantáneamente a un dragón auténtico. Simplemente no había forma de que sobreviviera.

“Counter Absorption”

Y sin embargo…

“¿Ah…? ¿Ugh…? ¿Eahhhh….?” La confusión se me escapó de la boca en forma de extraños sonidos. La magia a la que había dedicado todo mi ser fue bloqueada por una barrera de luz que creó antes ella. “¡Esto no puede ser!”

El shock me hizo perder el equilibrio y caer al suelo. Un momento después, la abominación estaba justo frente a mí.

“¡¿Ghah?! N-No!”

En el momento en que intenté ponerme de pie y huir con miedo, su alabarda -que aún emitía un resplandor plateado- penetró mi torso y me inmovilizó en el lugar.

“¡GYAAAHH!”

No podía moverme, tanto por la alabarda que me perforaba como por el dolor causado por Luz plateada, y la aberración estaba ante mí.

“Deja de… correr”, siseó a través de su andrajoso aliento.

“¡Espera!” Dije. “¡No voy a correr! “¡Me atrapaste!”

Escapar era imposible en ese momento, pero aún así tenía que sobrevivir, aunque eso significara suplicar por mi vida.

“¡Hagamos un trato!” Hablé con pánico. “¡Dinero! ¡Te daré dinero! ¡Todavía tengo un montón! 70.000.000 lir, para ser precisos. Es tuyo! Cógelo todo, pero por favor, ¡déjame ir!”

La aberración no dijo nada.

¡Sí! Eso pensé. ¡Reaccionó a mi oferta! ¡No me importa si tengo que darle todas mis monedas! Ya he sacrificado mi Cristal de Resentimiento! El dinero es un pequeño precio a pagar por la supervivencia!

“Haaahh…” El suspiró y extendió su palma derecha hacia mí.

¡Excelente! ¡Funcionó!

“¡Khah! Hahah!” Me reí. “Dame un momento. Lo sacaré todo del inventario, así que…”

“Tu vida es pago suficiente”, dijo, interrumpiendo mis palabras.

“¿Eh?”

Cuando la confusión se apoderó de mí, su mano abierta se convirtió en un puño, y el brazalete en él comenzó a emitir esa luz plateada tan dolorosamente familiar.

Oí mi propio cráneo romperse y aplastarse. Y luego desaparecí.

◇◇◇

Paladín Ray Starling

El cadáver sin cabeza del Lich se convirtió en polvo y comenzó a desmoronarse. Al mismo tiempo, mi cuerpo rápidamente se volvió demasiado pesado para que yo pudiera pararme adecuadamente y me tiré al suelo antes de poder hacer algo para suavizar la caída.

“Parece que… se acabó”, force un murmullo. Mi ventana de estado mostraba Veneno, Parálisis, Sentencia de Muerte, Debilidad, Deterioro y otros debuffs. Había tantos que seguirles la pista a todos parecía una tontería.

Sin embargo, el hecho de que los efectos de estado que había obtenido de mi oponente me afectaron y me dejó sin ninguna duda que había sido derrotado.

“Como una bandera ondeando la reversa”. Esa fue la habilidad única que Némesis había ganado con su segunda forma – La Alabarda abanderada. Revertía todos los debuffs que me daban las criaturas hostiles. Por otro lado, eso significaba que se detendría en el momento en que los hostiles en cuestión estuvieran muertos. El regreso de sus debuffs fue la prueba definitiva de su muerte.

En cuanto manipuló al niño para que me cortara el cuello, hice que Nemesis pasara de la forma de espada a alabarda y activara Reversión. De este modo reaccione a los debuffs desplegados en mi ventana de estado. Una vez que la habilidad estuvo activa, el desangrado comenzó a incrementar mi flujo sanguíneo, el envenenamiento me sano, y la parálisis mejoro mis habilidades físicas.

El daño que había recibido por el ataque sorpresa había sido sanado por el veneno invertido mientras estaba en el suelo. Una vez que ese efecto cerró la herida en mi cuello, el efecto de estado de desangrado había desaparecido por completo.

Más tarde, cuando me había golpeado con esos hechizos de debuff, también los había invertido a todos en buffs. Aunque había sentido que algunos de ellos no parecían haber sido revertido, estaba claro que yo no estaba bajo ningún efecto negativo.

Acabó mejorándome mucho y revirtiendo el equilibrio de poder.

También había tenido el problema de la compatibilidad. La Luz plateada purificadora era una habilidad destinada a purgar a los no muertos, y eso era exactamente lo que era un Lich. Además, Silver había sido de gran ayuda para alcanzarlo cuando se había escapado.

Por supuesto, todavía no tenía la habilidad de equitación. Así que no lo había estado montando, de por si. Yo simplemente deje que Silver galopara hacia el Lich mientras me aferraba a él, dejando que mis pies se arrastraran por el suelo.

No había sido muy diferente de una de esas escenas de películas genéricas del Oeste en las que la gente era arrastrada mientras estaba atada a los caballos. En ese estado, mis pies se habían dañado continuamente, pero había sido capaz de recuperarme con la curación del Veneno invertido.

Una vez en la superficie, bloqueé su hechizo final con Counter Absorption. Aunque era mucho más poderoso que las llamas de Gardranda, de alguna manera habíamos sido capaces de manejarlo.

Por un momento, pensé que los debuffs me harían colapsar, pero después del ataque, Nemesis había cambiado rápidamente de nuevo a alabarda y reactivó la Reversión, dejándome salir indemne de ello. Entonces yo lo inmovilicé con mi arma y terminé con su vida con mi puño.

Toda esta batalla ha sido extremadamente peligrosa para mí. Sólo lo había logrado debido a la convergencia de varias circunstancias muy específicas. Esta no era una hazaña que repetiría pronto.

“…Tuve mucha suerte aquí”, dije.

“Conozco todas las razones por las que salimos victoriosos, pero ni siquiera yo puedo evitar pensar lo mismo”, coincidió Nemesis.

Quizás el destino mismo me ayudó a cazar y castigar a la escoria que jugaba con las vidas de incontables niños, pensé.

Silenciosamente miré mi mano. La sensación que sentí cuando le pulvericé la cabeza seguía ahí. Debido a que él era un no muerto o a mi Luz plateada, se había sentido como si estuviera destrozando un árbol marchito, pero no obstante, había permanecido allí.

Aunque era un pedazo de inmundicia más allá de cualquier redención, también fue el primer tian que maté.

Si yo, que soy el Maestro de Doncella, sentía este mundo con tanta fuerza como la realidad, esta matanza podría causarme dolor.

“No tengo nada en contra de esas consideraciones, pero deberías dejarlo para más tarde”, dijo Nemesis.

¿”Nemesis”? Le pregunté, un poco perplejo. Ya había vuelto a su forma humana y me miraba.

Señaló una parte de la ventana de estado – específicamente, el debuff de la sentencia de muerte. Después de una inspección más detallada, noté que tenía un contador al lado, que decía “362 segundos”

¿Es uno de esos debuffs que te matan cuando el contador llega a 0? Pensé.

“Entonces, Maestro, ¿tiene usted alguna medicina contra el debuff?”, preguntó ella. “Tengo algunos antídotos para venenos, pero nunca esperé tener un debuff como este” Dije.

Esto es malo… Realmente malo. A este paso, tendré penalidad de muerte.

Hugo estaba aquí, los niños estaban a salvo y la banda fue eliminada, así que no tenia que preocuparme por nada de eso. Sin embargo, morir significaría perder el tiempo que habíamos acordado con Marie. No me gustó para nada ese escenario.

“¡Maldito seas, miserable zombie caballo!” gritó Nemesis. “¡Tenías que dejarnos con este regalo de despedida!”

“…Mierda,” murmuré. Debido a todos los debuffs en mí, sólo mi boca funcionaba correctamente, por lo que ni siquiera podía mantener mi cabeza en la desesperación.

Nemesis comenzó a hurgar en mi inventario para ver si tenía algo que pudiera ayudarme. Silver, a quien todavía no había llamado, me miraba con cierta preocupación.

“Deberías beber esto.” Algo duro fue empujado contra mi mandíbula.

Miré y vi a Hugo – que acababa de salir de… lo que sólo podría describir como un robot de hielo transparente con un Magingear dentro – empujando una poción contra mi boca.

Una vez que me tragué el contenido, mi cuerpo se volvió tan liviano que sentí como si los debuffs nunca estuvieran allí.

Prosiguió con otra poción. Una vez que bebí esa, miré la ventana de estado y vi que todos los efectos de estado habían desaparecido.

“¡Estoy curado!” Grite.

“¡Claro que sí!”, dijo Nemesis. “¡Tienes nuestro agradecimiento, Hugo!”

“De nada”, sonrió.

“¿Qué era esta medicina?” Le pregunté.

“Un elixir y un espíritu superior de agua que remueve las maldiciones”, dijo.

“¿Y no te importó dármelas?” Le pregunté.

“Para nada. Después de todo, vinieron del inventario del que yo derroté”. Hugo señaló al cabeza de buey que colgaba en la puerta.

Miré en esa dirección y vi una serie de objetos que yacían alrededor de los restos.

Algunas de ellos eran botellas, como la que acababa de beber.

“¿Por qué los objetos están dispersos de esa manera?” Le pregunté.

“Su inventario se rompió con mi ataque”, contestó Hugo. “Yo, uh… podría haber exagerado”

Eso me hizo recordar el tutorial, cuando Cheshire había dicho que esto era lo que pasaba cuando se rompía un inventario. Aunque el poder de la liberación a menudo dejaba el contenido roto, era la manera más fácil de tomar las posesiones de los demás. Debido a eso, algunos chicos malos eligieron atacar a los ricos y esparcir sus objetos por todas partes.

Las otras formas de tomar los objetos de alguien eran la habilidad de Robar del grupo Bandido – el cual robaba directamente los objetos de los inventarios de la gente – y la habilidad de Saquear del grupo Ladrón – que cambia la propiedad de los objetos tomados al usuario. Cuando me enteré de eso, me pregunté por qué estas dos habilidades estaban en grupos de trabajo diferentes a pesar de no ser tan diferentes.

“¿Hm? ¿Es eso un…?”

Me di cuenta de que el inventario del Lich que había derrotado se asomaba por debajo de su bata. Mientras que la mía tenía la forma de una bolsa, la suya era una cubo en forma de caja.

En sus últimos momentos, había estado buscando en él para sacar su dinero y comprarme. Así que, al romper eso, probablemente podría conseguir el dinero y algunos de los raros artículos que poseía, pero…

“No tengo ganas de tocar las cosas que ese monstruo dejó atrás” Dije.

Su vida fue más que suficiente para mí. Además, era fácil para mí imaginarme cómo había llegado a tener esas riquezas, y eso no los hacía lucir atractivas.

“Comparto el sentimiento”, dijo Nemesis. “Ese dinero es tan sucio que simplemente recogerlo podría manchar nuestros corazones”

“Entiendo”, dijo Hugo. “Siéntase libre de dejarlo ahí, entonces. Alguien se cruzará y lo tomará eventualmente”

“Cierto”, asentí.

Sin embargo, con la derrota de la banda Gouz-Maise, esta fortaleza estaba ahora tan abandonada como antes de que la convirtieran en su escondite. No estaba claro si alguien volvería a poner un pie aquí.

Por otra parte, informar de este evento al Gremio de Aventureros probablemente les obligaría a iniciar una investigación. Podría ser una buena idea decirles que recojan cualquier tesoro que los desgraciados hayan dejado atrás. Tal vez el dinero se volvería más limpio si se usara para el bien de la sociedad… y de aquellos que sufrieron a causa de las viles acciones de la banda.

“Oh sí, Hugo”, dije. Ese pensamiento me recordó algo. “Me encontré con unos niños secuestrados en el calabozo. Ocho de ellos siguen vivos. Por lo que puedo decir, han sido puestos a dormir por medio de magia. Me gustaría que nos uniéramos y los lleváramos afuera, así que… espera, ¿dónde está Cyco?”

Habíamos terminado con todo aquí, pero ella no estaba en ningún lugar a la vista. Recuerdo que dejó su lugar en el grupo antes de que empezara la batalla, pero ella no apareció más, así que… ¿le dieron penalidad de muerte?

“Cyco está bien”, dijo Hugo. “Dame un momento. Cyco, ven aquí…

” Sí, está bien”

Dijo eso mientras estaba frente al Magingear vestido con armadura que parecía una iglesia helada. Un momento después, la armadura se dispersó en innumerables partículas de luz blanca y azul.

Sin la armadura congelada, el Magingear se derrumbó, haciendo que Hugo dijera algo sobre conseguir una de repuesto de algún “líder”. Sin embargo, Nemesis y yo estábamos más interesados en saber hacia dónde se dirigían las partículas de luz. Todas se reunieron en un mismo lugar y tomaron forma humanoide.

“Holaaa”

Era la Maestra vestida de blanco – Cyco. Sin embargo, ya no tenía la prueba de un Maestro – la cresta en su mano izquierda.

Además, la forma en que había cambiado de forma era como una versión en diferentes colores del cambiaformas de Nemesis.

“Ya veo”, dijo Nemesis. “Así que Cyco y yo… somos iguales”

“Sí”, asintió. “Mi verdadero nombre es Cocytus”

“¿Iguales…?” Levanté una ceja. “Así que en realidad es una…”

…Embryo tipo Doncella – al igual que Nemesis. Y Hugo era su Maestro.

“¿Pero no tenía una cresta en su mano izquierda antes?” Le pregunté.

“Estaba allí por el disfraz de cresta, una habilidad única de los Embryos tipo doncella”, respondió Hugo. “Hace que sus manos y sus ventanas de estado se parezcan a las de un Maestro”

“No tenía ni idea de que esa habilidad existiera…” Dije, un poco sorprendido.

“La consiguen después de un tiempo de luchar en sus formas humanas”, dijo.

Durante todo mi tiempo de juego, todavía tenía que dejar que Nemesis peleara por su cuenta.

Obviamente, no lo tenía.

“¿Para qué sirve esa habilidad, de todos modos?” Le pregunté.

“Te sorprenderías”, dijo Hugo. “Debido a que son únicos e impredecibles, las Embryos son poderosos comodines. Con el disfraz de cresta, puedes hacer que parezca que hay más Maestros y Embryos – de lo que parece”

Así que puedes usarlo para engañar, ¿eh? Pensé. Siento que también podría tener otros usos, así que quizás deberíamos aprender esa habilidad nosotros mismos.

“De todos modos, ahora que estamos todos aquí, deberíamos ir al calabozo y llevar a los niños de vuelta a la luz del día”, dije.

“De acuerdo”, asintió Hugo.

Nemesis, Hugo, Cyco y yo comenzamos a caminar hacia el calabozo de la fortaleza.

Con nosotros cuatro y conmigo teniendo a Silver, había una posibilidad de que pudiéramos llevarlos a todos en un solo viaje. Además, con el Lich muerto, los niños podrían haber despertado de su hechizo, así que tuvimos que apurarnos y calmarlos.

◆◆◆

Los alrededores de la fortaleza abandonada.

“… ¿Se han ido?”, preguntó una voz.

“Sí, entraron en la fortaleza.”

En el bosque que rodea la fortaleza abandonada, en una zona que tenía un volumen de follaje aún mayor que el de la ruta del Marshall de Hugo, había cinco hombres de aspecto sospechoso.

“No esperaba que los jefes fueran derrotados”, dijo uno de ellos.

Estos eran los restos de la banda Gouz-Maise, y los mismos cinco hombres que Ray y Hugo habían encontrado en Gideon.

Después de que Ray y Cyco los golpearon y los entregaron a los guardias, algunos de sus aliados fueron y los rescataron antes de que pudieran ser encarcelados.

Después de eso, habían seguido los carruajes de la banda desde una distancia considerable.

Sólo para asegurarse de que no los seguían, y cuando llegaron a la fortaleza, se encontraron con que su escondite y sus compañeros de la banda estaban completamente destruidos.

Habían tenido suerte de estar en un lugar donde la habilidad de Detectar Enemigos de Cyco no podía alcanzarlos. Así, habían podido ocultarse y sobrevivir a la masacre.

“¿Y ahora qué?” preguntó uno de ellos.

“¿Qué quieres decir con “qué”? ¡Vamonos de aquí!” Respondió otro. “No podemos hacer una mierda contra monstruos que pueden matar a nuestros jefes, que eran bastante monstruosos”

“Mierda, eso significa que tenemos que dejar todo el tesoro atrás.” Uno de los hombres – específicamente, el que había sido golpeado por Ray – chasqueó su lengua con frustración. “…Oh, espera.” Parece que se le acaba de ocurrir una idea. “¡Sí, eso es lo que debemos hacer!”

Asintió, completamente satisfecho consigo mismo.

“¿Qué demonios te pasa?” Los otros hombres lo miraron, completamente confundidos.

“Ahora están en la fortaleza, ¿verdad?”, dijo. “Así que es un buen momento para que nos llevemos todo el dinero y los objetos que los jefes dejaron atrás! Además, podemos llevar fácilmente a los mocosos en esos carruajes. Podemos usarlos para conseguir el dinero del rescate o simplemente venderlos en algún lugar de Caldina. O tal vez podamos comprar nuestra entrada a otras bandas locales”

“¡Oh, hombre!”, gritó otro hombre. “¡Esa es una idea que puedo apoyar!”

La sugerencia de su compañero de banda hizo que los otros hombres se alegraran.

“Entonces, no hay mejor momento que ahora…” dijo uno.

“¡Sí!” gritó otro. “¡Tomemos los objetos y a los mocosos y salgamos de aquí!”

Luego se separaron. Algunos empezaron a recoger los objetos, mientras que otros unieron los caballos vivos a los carruajes con los niños.

Sin embargo, uno de ellos -el que había sugerido que hicieran lo que estaban haciendo- estaba inclinando su cabeza cerca del cadáver de Maise, que ahora no era más que polvo.

“¿Qué pasa?” preguntó otro hombre.

“El inventario del jefe Maise no está roto”, respondió. Era el mismo inventario que Ray y Hugo habían decidido no romper.

“¿Huuhh? Rómpelo, entonces, retardado -dijo el otro hombre-.

“Todos los que habíamos saqueado ya han muerto, así que eso es lo único que podemos hacer aquí”

Como era natural para una banda de bandidos, la banda tenía gente con habilidades para robar y saquear. Sin embargo, todos ellos habían muerto a manos del Marshall II de Hugo.

“Eso es cierto”, asintió el hombre. “Entonces, supongo que haré exactamente eso”

El hombre sacó una daga y -con gran fuerza- atravesó el inventario. Naturalmente, se rompió y liberó su contenido por toda la zona.

“¡Whooaaaaahhhhh! “¡Mira todas estas monedas!”

“¡En serio! ¡No creo que tengamos que seguir siendo bandidos! ¡Podemos vivir como nobles con esto!”

“Nosotros también tenemos a los mocosos, así que tal vez deberíamos empezar a ser traficantes de esclavos”.

“¡Buena idea!”

El dinero que Maise había dejado atrás les hizo imaginar un futuro brillante. Estaban rodeados de grandes riquezas. Tal como Maise le había dicho a Ray, la cantidad que llevaba encima era de más de 70.000.000 de lir. Por supuesto, había muchas gemas raras, piezas de equipo, y materiales, también.

Con todo esto, fácilmente podrían hacer realidad todos sus sueños. Sus futuros se volverían aún más seguros después del siguiente paso. Todos los hombres lo pensaban en ese momento. Cada hombre quería matar a los demás y hacer de todas las riquezas su propiedad exclusiva.

Sin embargo…. eso era completamente imposible. “¿Eh?”, dijo uno confundido. “¿Qué es esto?”

Recogió un objeto que yacía en el suelo. Sólo por su contorno, se parecía mucho a un huevo de gallina. Sin embargo, era de color rojo oscuro y tenía una sola área que se parecía mucho a un párpado.

A primera vista, no se veía muy diferente de los materiales que poseía Maise el Lich, pero el hombre que lo sostenía no habría dicho lo mismo.

Tenía un alto nivel de habilidad de identificación y podía identificar casi todos los objetos que encontraba, pero no obtuvo ningún resultado para el objeto parecido a un huevo. Esto lo confundió, porque nunca había tenido problemas para identificar materiales o huevos de monstruo. Sin embargo, era obvio que no podía ver qué era lo que tenía en la mano. Después de todo, no era un objeto, un monstruo, o cualquier otra criatura viviente, para este caso.

No era más que una maldición.

“Despertar”

Una voz resonaba en cada centímetro de la cáscara mientras el huevo abría su “párpado”.

“¡Eee!”

Sorprendió al hombre e intento tirarlo, pero el huevo parecía estar pegado a sus dedos como una fuerte aspiradora.

“¿Qué?”

“¿Qué pasa?”

Los otros hombres gritaron al que había gritado – sus caras aún sonriendo debido a la gran cantidad de monedas en sus manos.

Si hubieran tenido la inteligencia para darse cuenta de que algo andaba mal y huir, el hombre con el huevo en la mano habría sido el único en morir.

Sin embargo, eso fue inútil. Cualquiera con esa cantidad de sensibilidad al peligro nunca habría tocado las pertenencias de Maise en primer lugar.

Maise había sido uno de los mayores usuarios de la Nigromancia en el Reino de Altar. No sólo fue extremadamente minucioso en su trabajo para convertirse en el Rey de los Cadáveres, sino que también fue un hombre que hizo uso de la gente de una manera que la mayoría no podía entender.

Era el tipo de persona que descarto su más preciado Cristal de Resentimiento – una necesidad para convertirse en el Rey de los Cadáveres, sólo para sobrevivir. Tampoco había dudado en intentar prolongar su vida tratando de comprar a Ray con todas las riquezas que había acumulado.

Si a un hombre tan apegado a la vida lo mataran y le quitaran su tesoro…

¿Qué es lo que haría? ¿Hasta dónde llegaría?

Los hombres fueron eliminados en el momento en que no consideraron esas preguntas. “Destrucción de inventario: confirmada”, dijo el huevo. “Buscando: Longitud Mágica del Lich Maise… no hay respuesta. Muerte de Maise el Lich: Confirmada.

Suposición: saqueo por parte de los hostiles. Invocando el hechizo final – Construcción de rencor de los no muertos”

Una vez que la voz terminó de hablar, los dedos del hombre que tocaba el huevo fueron absorbidos por él. Al igual que las aguas negras que caen por un desagüe, su cuerpo comenzó a hundirse en el huevo, agrietándose y derramando sangre a medida que su forma se comprimía.

“¡¡AUGH!! ¡¡UuGgh!! ¡¡EeuGH!!!”

Dejando sólo sus gritos completamente inhumanos, la cosa que fue una vez que un hombre desapareció en el objeto.

El huevo aumentó de tamaño, llegando a ser casi tan grande como el huevo de un avestruz.

“¡EEEEEK!”

“¡¿Q-QUÉ DEMONIOS?!”

El espectáculo hizo entrar en pánico a los demás hombres, que dieron la vuelta e intentaron huir.

Un momento después, el huevo liberó tubos que asemejan a los vasos sanguíneos y se introdujeron en la espalda de tres de los cuatro hombres que trataron de escapar. Y -como si bebiera jugo a través de una pajilla- el huevo comenzó a succionar a los hombres hacia sí mismo.

“¡GHHHHY! ¡JAUHGHH! ¡EIHH!”

“EGGH… ¡¡UGHAAAHH!!”

“¡¡ASSHHDIEDEAAAGAUGHH!!”

Experimentando dolor más allá de su imaginación, los hombres desaparecieron mientras decían palabras que no pertenecían al reino de los cuerdos.

“AAAAAHHHHH!”

El único superviviente -el que les había sugerido que tomaran las riquezas para empezar- cayó al suelo con miedo y trató de retroceder mientras se orinaba. Pensó que el huevo también le lanzaría un tubo, pero por alguna razón, no sucedió. En vez de eso, el huevo comenzó a extenderse hacia los cadáveres que rodeaban el área.

Los restos eran numerosos. Todos ellos pertenecían a los miembros de la banda Gouz-Maise que habían perdido la vida en la batalla contra el Marshall II. Los tubos llegaban a los trozos de carne dispersos por disparos de cañón, las mitades del cuerpo partidas por cuchillos, los cadáveres aplastados por el armazón del robot y la cabeza de Gouz colgada de la puerta.

Eso no fue todo – la superficie del huevo también creció como un órgano en forma de embudo que comenzó a absorber algo invisible – los rencores – tanto del aire como de la tierra. Y -aunque su cuerpo ya se había convertido en polvo- eso también incluía los arrepentimientos, el odio y el dolor de Maise el Lich. Toda la carne y el rencor que había reunido hizo que el huevo se expandiera una vez más.

Ahora era un orbe que parecía mezclar el tamaño de un tanque de gas y la fragilidad de un globo. La escena ante sus ojos dejó al último superviviente de la banda Gouz-Maise en un completo estupor.

Muy pronto, el orbe se rompió.

Un momento después, se rompió y dio a luz una bestia demasiado asquerosa. Una bestia demasiado horrible.

Fue el resultado final de la banda Gouz-Maise y de todo lo que habían hecho.

No habría sido una exageración decir que esta criatura – esta reunión de carne y emoción vil – era como un ser directo del infierno. Los cadáveres de cientos de personas estaban unidos como un rompecabezas, formando la forma de un hombre caballo con cabeza de buey.

En vez de sangre, lo único que fluía por sus venas era mala voluntad, rencores maliciosos.

La concentración de los difuntos no mostró más que desprecio por todas las criaturas vivientes y sólo se movía con la oscura intención de hacer que el mundo entero estuviera tan muerto como él.

Y, por supuesto, el primer objetivo de su rencor era….

“Ah…. ¿Eh… Aahh?” ….el último superviviente de la banda Gouz-Maise.

Las manos cadavéricas de la abominación agarraron al hombre. Luego cambió a sujetarlo por los brazos, sólo con los pulgares y los dedos índices- antes de empezar a tirar de ellos. La acción fue tan lenta que casi parecía delicada.

“¡AGH! ¡AAGHYAAAAAAAAHHHHH!”

Lentamente… como un niño jugando con un insecto… continuó tirando hasta que uno de los brazos del hombre fue arrancado de su cuerpo. Luego hizo exactamente lo mismo con las piernas. Y cuando el hombre se quedó con un solo miembro, el hombre caballo con cabeza de buey abrió su gran boca.

Aunque el dolor que tenia el hombre lo llevo al borde de la locura, todavía tenía suficiente conciencia para entender por qué la criatura estaba haciendo lo que hacía. Después de todo, lo había visto muchas veces durante sus días con la pandilla Gouz-Maise.

“Ahaha… ¿soy el… postre…?”

Desgarrado como un insecto, el hombre fue finalmente arrastrado a la boca del buey y aplastado por los incontables y letales colmillos que había allí.

Y así, la banda Gouz-Maise se convirtió en una. Literalmente como uno solo, todos compusieron un solo ser de odio.

Mientras que el sentido metafórico podría haber sido noble y grandioso, lo que realmente estaba sucediendo aquí era algo que inducia al vomito.

Fue el nacimiento del más horrible no-muerto.

◆◆◆

[Anuncio de no jugador]

[Se descubrió un monstruo que reúne las condiciones para ser reconocido como un monstruo jefe único]

[Confirmado que no han existido especímenes similares antes]

[Informado al control IA que maneja UBMs]

[Recibió la aprobación del control IA que gestiona los UBM]

[Reconociendo al objetivo como UBM]

[Fortaleciendo la habilidad del objetivo y dándole la función especial de recompensa en caso de muerte]

[Concediendo al objetivo el estado de Épico. Concediendo al objetivo el nombre de “Buey-Caballo Retornado, Gouz-Maise”]