A- A+ Ahora puede cambiar de capítulo pulsando dos veces las teclas de navegación izquierda y derecha, espero lo disfruten.

Paladín Ray Starling

Liliana era la primer Tian con la que hable. Sus respuestas habían sido tan naturales y ella parecía tan viva que no había sido capaz de verla como una Tian – como nada más que un NPC. Esa sensación seguía viva, y aunque sabía que estaba en un juego, no podía verla como un simple personaje del juego.

“Ha pasado un tiempo”, dijo. “No esperaba verte aquí en Gideon”

“Bueno, sólo llevo aquí unos dos días”, Dije.

Probablemente debido a que ella fue mi primer contacto personal – y físico – en este mundo, mi manera de hablar se convirtió automáticamente en algo cortés. Me dijo que había pasado mucho tiempo desde la última vez que nos vimos, pero en realidad sólo habían pasado ocho días.

Ahora que lo pienso, desde que empecé a jugar, sólo han pasado diez días en este mundo y sólo tres en la realidad, pensé. Hombre, los días de este mundo son muy densos.

“Debo preguntar, ¿por qué las orejas de perro?”, preguntó ella, mirando por encima de mi cabeza.

“Por favor, no lo hagas”, le contesté. “Han pasado demasiadas cosas. Entonces, ¿por qué estás aquí con un grupo?”

Liliana parecía un poco perturbada, así que decidí preguntarle sobre lo que estaba pasando. Estaba rodeada de caballeros con armaduras, banderas y símbolos de unidades similares. Liliana era paladín y vicecomandante de los Caballeros de la Guardia Real. Por eso, puedo asumir que la gente que estaba con ella también era parte de la Guardia Real.

“Bueno, Ray, nosotros…”

“¡Lady Grandria!” Uno de ellos interrumpio sus palabras. “¡No podemos dejar que ningún extraño se entere de esto!”

Era el mismo hombre que había estado interrogando al tendero. Me miraba fijamente, o mejor dicho, en el dorso de mi mano izquierda.

“Pero Sir Lindos, es uno de nosotros, un Paladín”, dijo Liliana.

“No es igual que nosotros sólo porque compartimos una profesión”, respondió el hombre. “Esto es algo que tenemos que hacer sin depender de Maestros”

Ya estaba claro que era camarada de Liliana, un Paladín de la Guardia Real. También parecía tener disgusto por nosotros los jugadores, los Maestros.

“Esta claro que odia a los de tu clase”, comentó Nemesis.

Ciertamente. Los Caballeros de la Guardia Real del Reino del Altar tenían razones para odiarnos, Maestros. Los Maestros del Altar eran los que no habían ayudado mucho durante la guerra, y los Maestros del Imperio eran los que más daño habían hecho.

El rey había sido asesinado incluso por un Maestro, así que era natural que nos odiaran.

“Pero hay cosas que sólo ellos pueden saber”, dijo Liliana. “No estamos en una situación que nos permita elegir de quién obtener ayuda”

“…Eso es razonable”, dijo, cediendo. “En ese caso, por favor, busque la mejor manera que crea que es mejor. Seguiremos buscando como hasta ahora. Sin embargo, sólo debe pedir ayuda a aquellos en los que confía”

“Entiendo”, asintió ella. “Ten cuidado en tu búsqueda.”

“Por supuesto”, dijo. “Vengan, hombres, continuaremos con esto en el cuarto distrito”

El hombre al que Liliana había llamado Sir Lindos dio una orden a los otros caballeros, y todos abandonaron la tienda.

Los únicos que quedamos adentro fuimos Nemesis, Liliana, yo y el tendero, que parecía visiblemente aliviado.

“Ya veo”, dijo Nemesis. “Por cómo expresó su disgusto por los Maestros, pensé que era impulsivo, pero parece que es maleable cuando necesita serlo”

O quizás la situación es lo suficientemente grave como para que un caballero que odia a un Maestro acepte la ayuda de un Maestro, pensé.

“Lo siento, Ray. Sir Lindos no es una mala persona ni nada de eso, pero…” Dijo Liliana.

“No hay necesidad de eso”, dije. “Parecía tener prisa”

“Sí, sobre eso… hay algo que me gustaría preguntarte.” Con esas palabras, Liliana sacó una sola foto.

Me dio un pequeño déjà vu, haciéndome recordar la primera vez que la conocí.

Sin embargo, la persona en la foto era diferente esta vez.

“¿Has visto a esta chica en alguna parte?”, preguntó.

La persona en la foto era una chica joven. No parecía mayor de nueve años. Su cara era una fuerte aspirante a la más bonita que había visto hasta ahora aquí en Infinite Dendrogram. Por supuesto, eso fue sólo entre las mujeres. Rook estaba indiscutiblemente en la cima si se consideraban ambos géneros.

La chica de la foto tenía el cabello dorado en rollos y colas, y unos llamativos ojos azules que parecían expresar la fuerza de su corazón. Tampoco pude evitar darme cuenta de que su ropa estaba muy bien hecha. No sabía mucho de esa ropa, pero hasta yo me di cuenta de que llevaba un vestido de alta calidad.

Su apariencia, combinada con la manera digna en que estaba sentada en la silla, hizo que la foto pareciera una de esas fotos formales de una reunión matrimonial.

Es un poco joven para eso, pensé.

De todos modos, no había manera de que me olvidara de una persona que se destacaba tanto, así que…

“Lo siento, pero no la he visto”, le dije. “Así que, ¿quién es ella?”

Por el pánico de los caballeros, sólo podía suponer que era una señorita de algunos nobles importantes.

“¡¿Eh?! Umm, uhh…” Liliana no podía ocultar su sorpresa ante mi pregunta y me miró con expresión perpleja. No fue porque tuviera problemas para hablar de la mujer de la foto ni nada. El desconcierto parecía demasiado fuerte para eso. Actuaba como si le hubiera preguntado algo raro, como la respuesta a uno más uno.

Una vez que se dio cuenta de que realmente no conocía a la chica, Liliana me dio la respuesta.

“Este es la segunda princesa de Altar, Elizabeth S. Altar”

“Ohhhh.” Todo tenía sentido ahora.

“Cuando alguien te pregunta algo que se supone que es de conocimiento general, es natural que te quedes perplejo”, comentó Nemesis. “Pero no soy nadie para hablar. Como compartimos la mayoría de nuestros recuerdos, tampoco conocía a la chica”

Qué impropio de un Paladín, pensé en mí mismo. Debería haber investigado la estructura de gobierno del reino.

“Así que”, dije. “Si la estás buscando, entonces…”

“Su Alteza desapareció mientras estábamos visitando a Gideon, y nosotros, los de la Guardia Real, la estamos buscando”, explicó.

Esto parece un problema serio, pensé.

Como yo no sabía nada, Liliana me dio todos los detalles sobre la desaparición de la princesa.

En primer lugar, era la hija del rey que había muerto en la guerra con Dryfe. El rey tenía tres hijas, pero ningún hijo. La hermana mayor de la niña desaparecida, la primera princesa, era la gobernante en funciones del país.

El Reino de Altar no tenía ninguna regla que impidiera a las mujeres heredar el trono,pero históricamente, el país había tenido más reyes que reinas.

Debido a esto, aunque habían pasado seis meses desde la caída del rey, la ascensión aún no se había realizado, y Elizabeth seguía siendo “la segunda princesa”.

Ella había venido a Gideon para participar en algún evento oficial. Había llegado aquí y había empezado a quedarse en la mansión del Conde de Gideon hace unos dos días.

Ayer, ella todavía había estado allí para hablar con el conde y participar en los preparativos para el evento de mañana. Hoy, ella tenía planes de hablar con gente poderosa de esta ciudad. Sin embargo, cuando una de las criadas de Elizabeth había ido a su habitación esta mañana, no encontró rastro de la princesa en ninguna parte.

Sólo había un trozo de papel -marcado con el sello real- que decía “Volveré por la tarde”. Por la letra, estaba claro que no había sido secuestrada, sino que se había escapado por su propia voluntad.

Además, era bien sabido que la princesa había deseado mirar los alrededores e Gideon, y se había disgustado bastante cuando se enteró de que no se le permitía hacerlo.

Información adicional: Liliana se aseguró de ser lo más indirecta posible al decir esto, pero la princesa era caprichosa, excesivamente vigorosa, terriblemente insolente y tan llena de curiosidad que era preocupante.

Básicamente, la princesa se había escapado de sus funciones sólo para poder hacer turismo en Gideon.

Por supuesto, la Guardia Real no podía dejarla caminar sola por la ciudad, así que, naturalmente, habían empezado a buscarla.

Si hubiera una cosa que pudiera decir a esta situación…

“¿No crees que deberías aumentar tu seguridad?” Le pregunté.

Quiero decir, dejaron que esta chica se les escapara. Eso claramente no está bien.

“Tienes toda la razón en eso…”, dijo.

Pero resultó que tenían una excusa válida.

Durante el período de tiempo en el que la princesa se había escapado, había habido un cierto problema.

Había ocurrido en el proceso de pasar el papel de proteger a la princesa de la Tercera Orden de Caballeros a los Caballeros de la Guardia Real. No parecía que eso pudiera ser particularmente problemático, pero había una razón para ello.

La visita de la princesa a esta ciudad fue planeada hace mucho tiempo. En aquel entonces, se había decidido que su protección, desde el momento en que dejara la capital hasta que terminara su negocio en Gideon y estuviera a salvo en casa, estaría a cargo de la Guardia Real.

Sin embargo, el incidente de los asesinos de jugadores les había hecho posponer el día en que salieron de la capital.

Una vez que se encargaron de los asesinos, finalmente pudieron irse, pero hubo un nuevo problema. Era el evento ese – que habíamos confirmado con nuestros propios ojos- habían reducido el Bosque de Noz a cenizas.

La mayoría asumió que el responsable era el Rey de la Destrucción el Desconocido, pero no había pruebas de ello.

Sin embargo, había que conocerlo, por lo que el papel de encontrarse con el Rey de la Destrucción y preguntarle sobre él se le había dado a la única en el reino que lo conocía personalmente: Liliana. Aparentemente, todos los que lo conocían habían muerto en la guerra.

Liliana era la Vice Comandante de los Caballeros de la Guardia Real. Sin embargo, como el asiento del Comandante estaba vacío, ella era básicamente la cabeza de la orden.

Como había algunos problemas con la perspectiva de que la Guardia Real protegiera a la princesa sin la presencia de Liliana, el papel se le había dado apresuradamente a la Tercera Orden de Caballeros. Había que hacerlo porque la salida de la princesa ya se había retrasado debido al incidente de los asesinos de jugadores, y no habían podido permitirse más retrasos. Pero esa fue la causa del problema.

Después de terminar de interrogar al Rey de la Destrucción sobre su papel en el incidente del Bosque Noz, Liliana y su Guardia Real se dirigieron a Gideon y llegaron hoy, temprano en la mañana. Justo al llegar, ella había tratado de tomar el papel de proteger a la princesa de la Tercera Orden de Caballeros.

Durante ese proceso, ambos grupos examinaron los documentos del otro y descubrieron que había algunas inconsistencias. Las inconsistencias eran tan grandes, de hecho, que nadie podía creer que realmente habían ocurrido.

Todos ellos tuvieron que comparar y ajustar los documentos que tenían, mientras que ocasionalmente utilizaban herramientas de comunicación mágicas para contactar y confirmar ciertos puntos con la gente de la capital, y eso les había costado más de una hora de tiempo. Una vez que terminaron y se prepararon mentalmente para proteger a Su Alteza, se enteraron de que la princesa había desaparecido.

“…Oh hombre,” dije.

Probablemente se había dado cuenta de los problemas que estaban ocurriendo y había visto la oportunidad de escapar.

Suena como si fuera una chica ingeniosa, pensé.

“El problema de los documentos podría haber sido ideado por la princesa”, dijo Nemesis.

Ha ha ha, como si… Pensé. Entonces me di cuenta, Espera, ¿sabes qué? Puede que tengas razón.

Aunque no tenía nada que ver, el intercambio de Liliana con el Rey de la Destrucción había sido así:

“¿Fuiste tú quien lo hizo?”

“SÍ”

“¿Por qué?”

“Estaba enfadado, así que lo hice. Aunque me siento mal por ello”

“Ya veo. Por cierto, el Bosque Noz era un terreno forestal propiedad del reino. Me gustaría que pagara para compensar toda la madera que ha quemado. 130.000.000 lir, por favor.

“…¡Tómalo, ladrón!”

“Oh, pero yo soy una autoridad”

Con eso, el reino había obtenido instantáneamente suficiente dinero para funcionar a pesar de haber perdido el Bosque Noz. Aparentemente, les había ayudado mucho.

Lo que más me sorprendió fue que la gente estaba en la cima de los Ranks pudiera desprenderse fácilmente de esa cantidad de dinero.

“Pero hombre, ¿él sólo estaba ‘enojado’…? Qué tipo tan problemático”, Dije.

“Ciertamente”, estuvo de acuerdo Liliana. “Asegúrate de regañarlo la próxima vez que te lo encuentres”

“¿Eh? Ah… ¿Seguro?” No sabía cómo responder.

¿Qué le hace pensar que tengo algo que ver con él? Pensé.

Después de contarme todas las circunstancias que rodearon la fuga de la princesa, Liliana corrió a buscarla de nuevo.

Parecía que pasaba mucho tiempo buscando gente. Sólo podía asumir que había nacido bajo ese tipo de estrella.

“De todos modos, aunque es un gran problema, la princesa simplemente huyó”, Dije.

“Sólo tenemos que asegurarnos de decirle a Liliana si alguna vez vemos a la chica”

No había sido secuestrada ni nada de eso, sólo estaba de turismo. No parecía que fuera algo que pudiera dejar un mal sabor de boca.

“No creo que debas decir algo tan descuidado”, dijo Nemesis. “Trata de considerar tus experiencias hasta ahora. Pareces ser una especie de imán de eventos. Te metes en todo tipo de acontecimientos, sin importar si están relacionados con Tians, monstruos o Maestros”

…Puede que tengas razón, pensé. No he jugado el juego durante mucho tiempo, pero he experimentado bastante.

“No sé qué tan agitadas son las vidas de otros Maestros, pero ¿no crees que estás muy por encima de la media en ese aspecto?”

Bueno, había estado pensando que mis días aquí eran bastante densos.

“Si esa chica caballero nació bajo una estrella que la llevó a una vida llena de búsqueda de personas, puede que hayas nacido bajo una estrella de lucha”, dijo Nemesis. “No puedo recomendar hablar de una manera que pueda provocar más eventos de este tipo.”

“Tienes razón”, dije. “Lo tendré en cuenta”

Todos estos intercambios me habían dado un poco de hambre. El hambre era la razón por la que habíamos venido a esta tienda en primer lugar, así que empecé a hablar con el tendero.

“Disculpe. ¿Podemos comer aquí?” Le pregunté.

“Sí, por supuesto”, dijo. “No podíamos hacer ningún trabajo hasta hace unos momentos. Tenemos que recuperar el tiempo perdido”

“Oh sí, fuiste interrogado.” Asentí con la cabeza. “¿Alguna razón específica de por qué?”

“Nuestra tienda es popular entre las chicas jóvenes, así que probablemente asumieron que podrían encontrar un rastro de la pequeña dama aquí”, contestó.

“¿Oh?” Nemesis reaccionó a algo. “‘Popular entre las chicas jóvenes’, ¿dices? ¿Eso significa…?”

“Sí, tenemos una gran selección de dulces”, dijo el comerciante.

Los ojos de Nemesis se iluminaron. “¡Excelente!”, aplaudió. “¡Maestro! Vamos a comer con todo el gusto!”

“Pero acabo de comprar un equipo nuevo”, dije. “No estoy seguro de querer usar mucho más dine…”

“Dos tiros en gacha, 200.000 lir”, me interrumpió.

“Lo siento. Por favor, come todo lo que quieras”, le dije, cediendo.

Una hora más tarde, Nemesis salió de la tienda totalmente satisfecha después de haber comido toneladas de dulces, mientras yo salía con las manos en la cabeza mientras me desesperaba por el estado de mi inventario, en el cual quedaban 10.000 lir.

Eso es demasiado… ¡Comiste demasiado!

“Y aún así cuesta menos que tus jueguitos de gacha”, dijo.

No había nada que pudiera decir al respecto.

“Muy bien, supongo que es hora de salir y abrir la capsula que saque” Dije.

“Ciertamente”, estuvo de acuerdo Némesis. “Espero que valga más de 200.000 lir”.

…Sí, por favor, oh Dios todopoderoso, pensé.

Una vez más, fui a las llanuras Nex, donde probé mis brazaletes Miasmaflame. Me distancié de los muros de Gideon y me paré en la hierba a varias decenas de metros de la carretera principal.

La cápsula decía: “Abrir sólo en áreas espaciosas”. No conocía sus estándares de “amplitud”, pero el lugar en el que estaba parado era lo suficientemente amplio como para que una casa entera o un barco saliera sin ningún problema.

“Después de todo, no quiero generar algo enorme sólo para que se atasque en las paredes, lo destruya y me meta en muchos problemas”, dije.

“Entonces, ¿es hora de abrirlo?” preguntó Nemesis.

Saqué la cápsula X, la giré para que se abriera, y causé que algo saliera. Me recordó a esa serie de juegos de larga duración en la que crecen monstruos y se les hace luchar contra otros monstruos.

“Es un….” Murmuré.

Me había estado preparando para la aparición de algo tan grande como una casa o un barco, pero lo que había conseguido no estaba cerca de ser grande. De hecho, era incluso más pequeño que el ejemplo del “carro” del empleado de una tienda.

Sin embargo, no estaba muy lejos de la marca. Porque lo que había conseguido era un caballo.

Sin embargo, no parecía ser una criatura viva.

El caballo estaba hecho de un metal de aspecto plateado que recordaba a una plancha de correo bien pulida. Su forma era claramente equina. Había sido forjado con lo que parecían ser piezas de armadura, y tenía brillantes orbes blancos donde se suponía que estaban los ojos. Sólo podría describirse como un “caballo robot”. “Entonces, ¿no es un monstruo?” preguntó Nemesis.

Parecía ser su dueño oficial, y su descripción en mi inventario era así:

Corcel de Prisma, Zephyrus Silver

Equipo especial: Montura

Uno de los cinco corceles prisma fabricados por Flagman – un artesano de una civilización antigua.

El que camina en el viento.

Detalles desconocidos.

¿Datos desconocidos? Levanté una ceja. Todo lo que la descripción me había dicho que era montable y que tenía una relación con el viento. Con ojos interrogativos, miré tanto la ventana con la descripción como el Corcel de Prisma, Zephyrus Silver – a quien elegí llamar sólo como “Silver”.

A Silver no pareció importarle, y sólo siguió de pie en el campo.

Después de una inspección más detallada, noté que su cabeza no parecía tener boca. La descripción decía que fue fabricado por un artesano llamado Flagman, así que era obvio que era un robot. Sin embargo, ocasionalmente emitía sonidos similares a los de los relinchos, pateaba el suelo con la pezuña de vez en cuando y movía su cola hecha de fibra de una manera muy parecida a la de un caballo.

La forma en que era imposible saber qué parte del cielo estaba mirando le hacía parecer un poco como un gato.

“¿Qué tal si lo montamos?” sugirió Nemesis.

Buena idea, pensé. Afortunadamente, Silver ya tenía una silla de montar y riendas, así que no tendría ningún problema para subirme.

Me acerqué a él mientras desconfiaba de las patadas o algo así, pero resultó ser muy obediente.

Una vez que tomé las riendas, se bajó de una manera que hizo que su estómago tocara parcialmente el suelo, lo que me facilitó subirme.

Qué caballo tan bien entrenado y amistoso, pensé. Era extraño que en realidad fuera un robot.

Me estaba encariñando rápidamente con él. Quería subirme y correr a través de estos campos con él.

Después de sentarme en la silla de montar, puse los pies en los estribos. Después de eso, Silver se levantó.

“Wow…” Murmuré.

La vista desde lo alto de un caballo era ligeramente conmovedora. Mi punto visual era mucho más alto que cuando estaba parado sobre mis propios pies, o cuando monté un pony cuando era joven.

Silver movió sus pezuñas de tal manera que parecía que quería correr por los campos ahora mismo.

“Ten cuidado”, advirtió Nemesis.

Cabalgar junto a Nemesis me pareció bastante difícil, así que por ahora, la hice esperar mientras intentaba montaba Silver yo solo. Le daría la oportunidad de intentarlo después de un corto periodo.

“Muy bien, vamos”, dije. “¡Arre, Silver! ¡Adelante” (NT: Hi-yo, Silver, away – Hace referencia al llanero solitario)

Diciendo esas palabras que siempre quise decir, tiré las riendas, y en ese momento, el cielo y la tierra estaban al revés.

Incapaz de decir hacia dónde estaba realmente la parte de arriba, me sentí como si estuviera cayendo hacia arriba.

Pude ver a Nemesis, que parecía completamente sorprendida.

Podía oír el sonido de Silver corriendo por los campos.

Con mis cinco sentidos en tal estado, caí al suelo, de cabeza.

“Menos mal que es sólo hierba”, dijo Nemesis mientras me miraba. Con mi mano encima de mi cuello ligeramente crujiendo, usé magia sanadora en mi mismo.

Silver me miraba y no sabía si estaba preocupado o no pensaba nada.

“Nunca hubiera esperado que te cayeras en el primer paso”, dijo Nemesis.

Igual aqui, pensé. Me caí en el momento en que Silver empezó a correr.

“Tenías un pequeño público mirándote desde la carretera principal”, dijo Nemesis.

“Todos hicieron expresiones como las mías cuando vieron lo que pasó.” Me pareció una reacción apropiada, de verdad.

“… ¿Por qué pasó eso?” No pude evitar preguntar. No lo había estado montando de una manera extraña ni nada. La forma en que me había lanzado parecía ignorar todas las leyes de la física.

“Es una sorpresa, de hecho,” estuvo de acuerdo Nemesis. “Eres un Paladín, así que deberías poder montar a caballo sin problemas”

“Exactamente, así que… ¿hm?” Al darme cuenta de algo, eché un vistazo a las habilidades de Silver. Había un total de tres – Correr, Pezuña de viento y una habilidad desconocida que decía “??????”, igual que una habilidad de los brazaletes Miasmaflame.

Eché un vistazo a los detalles de la habilidad “Correr”.

Permite correr mientras alguien está montando. El jinete debe tener equitación o habilidades de montura.

“Equitación…. ¿habilidad?” Leí en voz alta.

¿No puedo montar a Silver sin esa habilidad? Pensé. ¿Sólo puedo hacer que camine?

“Bueno, no tienes la habilidad”, dijo Nemesis. “Extraño, considerando que eres un Paladín.”

“No hay muchas habilidades que pueda aprender de mi trabajo”, dije. Los únicos que tenía hasta ahora eran Égida de Paladín y la magia sanadora de bajo nivel.

“Extraño”, parecía perpleja. “Un Paladín es básicamente un ascenso a Caballero, así que tienes toda la razón para tener la habilidad de equitación”

“Sí”, estuve de acuerdo. “…Espera, ¿una mejora?”

Espera, los Paladines fueron ascendidos a Caballeros.

La comprensión de las implicaciones me hizo estallar en un sudor frío. “Nemesis, voy a desconectarme por un segundo.”

“¿Hm? Bueno, si insistes…”

Después de cerrar la sesión, fui a mi PC y empecé a investigar sobre la habilidad de equitación y la relación entre los trabajos de bajo y alto rango.

Equitación era una habilidad que prácticamente representaba al Caballero – el trabajo de bajo rango que normalmente se hacía antes de Paladín. Por lo tanto, cualquiera que tomara el camino normal y se convirtiera en Paladín después de haber sido Caballero, naturalmente tendría la habilidad de equitación. Pero, debido a algunos giros del destino, terminé saltándome Caballero y yendo directo a Paladín.

Hacerlo me había dado un gran crecimiento de estadísticas y una ventaja sobre la mayoría de los novatos. Sin embargo, el número de habilidades que me había dado el trabajo en Paladín era realmente insuficiente. De hecho, sólo tenía dos: Égida de Paladín y Primera Sanación.

Rook tenía muchas más, como proxeneta, un trabajo de bajo rango. Sólo podía asumir que las habilidades de los trabajos de alto rango requerían que el jugador aprendiera habilidades de los trabajos de bajo rango de la misma agrupación.

Según el wiki de la guía, los Caballeros no tenían acceso a Égida de Paladín ni a ningún hechizo de sanación- sólo podían ser aprendidos después de convertirse en Paladín. Otras habilidades que el Paladín podía aprender eran la Gran Cruz – que se consideraba el ataque definitivo del trabajo – y la Purificación de la Luz de Plata – que nadie sabía realmente cómo conseguirla.

Todas las habilidades, excepto estas cuatro, eran extensiones de las habilidades aprendidas por los Caballeros.

Eso incluía habilidades ofensivas y otras… como equitación.

Me senté en mi PC y procesé en silencio los hechos.

No tenía ni una sola habilidad ofensiva de Paladín. Mi nivel estaba a mediados de los 20. Definitivamente ya debería haber tenido una. Pero no lo hice, lo que significa que mi suposición era correcta.

La mayoría de las habilidades de Paladín requieren que el jugador aprenda las habilidades del trabajo de bajo rango de la misma agrupación – Caballero.

¿Por qué mi hermano no me advirtió sobre esto? Pensé. …Oh, supongo que no conocía a nadie que hubiera empezado con un trabajo de alto rango, así que mi caso fue el primero para él.

Tenía la sensación de que, al igual que el Corazón Perdido de Rook, muchos trabajos de alto nivel exigían que la persona hubiera alcanzado el nivel máximo en trabajos de bajo nivel de la misma agrupación. Ni siquiera los requisitos de Paladín podían ser cumplidos por los novatos de nivel 0, así que era natural que él no supiera nada de esto.

“…Ya veo,” murmuré. Todo tenía sentido ahora. No podría aprender la habilidad y montar a Silver sin cambiar al trabajo de bajo rango, Caballero.

No me importaban mucho las habilidades ofensivas. Tenía a Nemesis conmigo, y recientemente había conseguido los brazaletes Miasmaflame. Sin embargo, para montar Silver, tenia que encontrar una manera de aprender la habilidad de equitación.

Busqué una forma de aprenderlo sin cambiar a Caballero, y no tardé mucho en encontrarlo.

Había un accesorio llamado “Amuleto de la Tribu Equina”, que daba un +1 a la habilidad de equitación. Eso era lo único que necesitaba para poder montar a Silver.

Eso no fue todo. Los trabajos que tenían la aptitud para las habilidades adquiridas a través de los efectos de accesorios podían realmente dominar esas habilidades y hacerlas suyas. Como Paladín era una mejora de Caballero, era obvio que yo tenía la aptitud para la equitación.

“¡Sí! ¡Esto es todo!” exclamé.

Rápidamente concluyendo que tenía que ir al mercado de Gideon y comprar uno de esos accesorios, eché un vistazo a lo mucho que costaba.

Amuleto de la Tribu Equina – Precio de mercado: 100.000 lir.

Caí al suelo.

 

 

“Tenemos que encontrar formas de conseguir dinero.” Me conecté de nuevo y declaré nuestro siguiente curso de acción.

“Bueno, nos quedan menos de 10.000 lir”, asintió Nemesis. “Hubiéramos tenido que conseguir dinero aunque no tuviéramos este problema con Silver”

Ella tenía razón. Estábamos a punto de quebrar, así que teníamos que hacer algo al respecto.

Parece que tengo la habilidad de conseguir mucho dinero y rápidamente perderlo todo, pensé. Es extraño, considerando que no lo estoy desperdiciando.

“Gacha”, dijo Nemesis.

O-otra vez, e-en realidad no lo estoy desperdiciando.

“Por cierto, a diferencia del primer permiso, el segundo no estaba firmado, ¿verdad?”, dijo. “¿Por qué se lo diste a Rook en vez de venderlo? No puedo estar segura de si habrías conseguido los 100.000 lir que gastaste en él, pero podrías haber recibido al menos la mitad de eso, ¿no?”

“…Ah,” dije. Ella tenía razón.

“Tú…” Nemesis no podía encontrar las palabras para expresar lo que sentía.

“No, está bien”, le dije. “Ya se lo di a Rook. Un hombre no se retracta de su palabra. Encontraremos otras formas de hacer dinero”

“Eso es fácil de decir”, dijo ella. “Sin embargo, Rook está actualmente desconectado y dormido, mientras que Miss Gafas de Sol tiene las manos ocupadas con otros asuntos. Hay un límite a lo que podemos hacer solos”

“Sí, eso es un pequeño problema”, estuve de acuerdo. Podía ir y aceptar alguna misión, pero como estaba solo, mis opciones se limitaban a los que tenían poca dificultad y, por lo tanto, pocas recompensas.

También estaba la reunión que habíamos planeado para mañana por la tarde, así que no podía aceptar ninguna misión que durara demasiado tiempo.

“¿Quizás deberíamos buscar una recompensa? Como ese demonio”, sugirió Nemesis.

“Eso nos dará la penalidad de muerte si fracasamos”, le dije. “No lo haríamos para el arreglo de mañana”

“Veo que este mundo no es lo suficientemente agradable como para darnos un medio de conseguir 100.000 lir en poco tiempo”, dijo.

El tiempo no era un gran problema, lo habría tenido a montones después de la sorpresa que Marie tenía reservada para nosotros mañana. Sin embargo, quería montar a Silver lo antes posible.

“¿Y qué hay de la arena?”, preguntó Némesis. “Permite luchar sin el riesgo de la pena de muerte y recompensa al vencedor, ¿no?”

“Sí, bueno, lo busqué y descubrí que sólo puedes participar cuando tu nivel total está por encima de 51”, respondí.

Durante las pruebas de esta mañana, mi nivel había subido a 26. Todavía tenía una manera para ir antes de que la arena se abriera para mí.

“¡Oh, sí!” Algo se me ocurrió. “¡Aún puedo apostar por los luchadores! Apostaré a quién creo que ganará y…”

“No”, Nemesis me interrumpió. “La fortuna puede favorecerte cuando realmente hace falta, pero la mayoría de las veces, eres simplemente desafortunado”

…No te equivocas en eso, pensé.

“Supongo que tendré que dejar lo de conseguir el amuleto de la tribu equina hoy o mañana y hacer algo de dinero básico en su lugar”, suspiré.

“Buena idea”, estuvo de acuerdo Nemesis. “Con eso en mente, vamos al Gremio de Aventureros.”

Nemesis y yo comenzamos a caminar hacia el primer distrito de Gideon, donde estaba el edificio del gremio.

“Por cierto,” dijo Nemesis de nuevo. “Sé que pedirle prestado a Rook no es una opción, pero ¿qué pasa con el Hermano Oso?”

“Que me prestara dinero me haría sentir como un perdedor”, le dije.

“Hmm…” reflexionó. “¿Qué hay de tu viejo equipo…”

“Ya lo vendí”, le contesté antes de que pudiera terminar. Y todas las ganancias que obtuve de él han desaparecido en tu estómago interminable, pensé.

La única propiedad que tenía actualmente era el equipo que llevaba puesto y los menos de 10.000 lir que me quedaban.

“Oh, esta charla sobre el equipo me recuerda…” dijo Nemesis. “¿Por qué eres tan reacio a las gafas?”

“…¿Qué?” Le pregunté.

“Me lo he estado preguntando desde nuestro intercambio con el pingüino”, continuó. “Traté de mirar a través de tus recuerdos, pero no pude hacerlo porque está en la sección más profunda y privada de todas. Honestamente, las defensas son demasiado fuertes, y no puedo evitar preguntarme por qué”

…Eso parece una señal fuerte de que no quiero hablar de ello y que no deberías preguntarme esto, pensé. Pero está bien, hablaré. Nemesis y yo éramos básicamente uno y el mismo, así que no debería haber nada malo en decírselo.

“Cuando era niño,” le dije, “mi vista era muy mala. Cuando llegué al cuarto año de primaria, era el único niño de la clase que llevaba gafas”

“Bueno, cosas así pasan de vez en cuando”, comentó Nemesis.

“Mi apodo se convirtió instantáneamente en ‘Noby’, como el personaje de Doraemon”.

Continué.

“¿…Hm?” levantó una ceja.

“Mis compañeros de clase usaban ‘Noby’ más que mi nombre real”, continué. “A menudo me presionaban para que dijera su frase característica de Doraemon, a pesar de que no me parecía mucho al personaje. No sólo eso, sino que el tema del festival de arte de la escuela se convirtió en Doraemon, y, por supuesto, me dieron el papel de Noby”

No era como si me hubieran intimidado. Tampoco había sido una especie de marginado. De hecho, había tenido muchos amigos. Mis compañeros de clase en ese momento claramente no habían tenido mala voluntad, y sólo me habían dado el apodo porque estábamos un poco cerca. Sin embargo, la falta de un desahogo adecuado había hecho que un cierto sentimiento creciera dentro de mí.

Básicamente podría resumirse con las palabras “¿A quién llamas ‘Noby’?”. O: “Amo a Doraemon y todo eso, pero este es un asunto completamente diferente”

Nemesis me miraba en silencio.

“¿Qué pasa, Nemesis?” Le pregunté a ella.

“La razón es tan insignificante que no sé cómo reaccionar”, respondió.

“…Bueno, hasta yo sé que no es para tanto”, admití. Mi hermana mayor había reaccionado de la misma manera cuando se lo conté.

“Dijiste que tenías mala vista”, dijo Nemesis de nuevo. “¿Todavía usas gafas en la vida real?”

“No”, respondí. “Mi visión fue corregida en el transcurso de los cinco años después del festival de arte de la escuela”

Había comido cosas que eran buenas para mis ojos y los había entrenado mirando hacia adelante y moviendo mis ojos diariamente. Había sido difícil.

“Admiro tu tenacidad, pero ¿no habría sido mejor que te hubieras puesto lentes de contacto?

“La idea de ponerme cosas en los ojos me asusta”, respondí.

“Maestro, tú…” No tenía nada que decir.

“Naturalmente, la cirugía ocular con láser también me asustó, así que tuve que corregir mi vista con un entrenamiento constante y… ¿Hm?”

Mientras Nemesis y yo caminábamos por las calles y charlábamos, de repente oí algunos sonidos desagradables que venían de un callejón cercano. Me hicieron sentir curiosidad, así que fui hacia su fuente.

A poca distancia de la carretera principal, entre los edificios, había un área un poco más grande donde vi a cinco hombres rodeando a una sola chica.

Los hombres parecían los punks más estereotipados, comunes y corrientes. La vista me recordó lo que Liliana me había dicho sobre la princesa que había huido, lo que me había hecho imaginar un escenario genérico en el que me encontré con un grupo de bastardos malvados que la acosaban. Pensando que no podía ser el caso, eché un mejor vistazo a la escena, y… en realidad no lo fue.

La damisela en apuros tenía un aspecto decente, pero sus rasgos faciales eran definitivamente los de una plebeya. No habría parecido fuera de lugar si la hubiera visto parada frente a un restaurante atrayendo clientes. La chica definitivamente no era la princesa, pero eso no importaba, considerando los problemas en los que estaba metida.

El contenido de su intercambio podría resumirse así:

La chica tenía un hermano pequeño que había sido secuestrado ayer.

Estos hombres la habían chantajeado, diciendo que tenía que preparar 200.000 lir si quería que volviera. También habían añadido que su hermano sería asesinado si ella les decía algo a los caballeros.

La chica había andado por ahí, pidiendo dinero prestado y vendiendo las posesiones de su familia hasta que apenas había conseguido reunir los 200.000 lir. Ella había traído el dinero del rescate al lugar que los secuestradores la habían citado – este callejón trasero – y se lo había dado a ellos.

Los hombres habían aceptado fácilmente el dinero, pero no tenían ninguna intención de devolverle a su hermanito. No sólo eso, sino que estaban a punto de tomar a la chica como un extra.

Bueno, maldición, pensé. Son escoria hasta la médula.

Eran Tians, no monstruos -al menos no en el sentido del juego-, pero estaba claro que patearles el trasero no me daría ningún remordimiento de conciencia.

Y dejarlo pasar dejaría un mal sabor de boca.

Con ese pensamiento, me levanté y me presenté ante los cabrones. “¡Alto ahí mismo!” exclamé e instantáneamente me di cuenta de que mi voz se duplicó por alguna razón.

“¿…Hm?” Dije sorprendido, y sucedió una vez más.

Vale, ¿pero que demonios? Pensé.

No había hecho nada especial -simplemente había saltado y dicho algo- pero mi voz había salido como si estuviera sincronizada con otra.

Un momento después, me di cuenta de la causa. Había otra persona de pie detrás de los cabrones y la chica, al otro lado del callejón trasero.

Era un joven que parecía tan mayor como yo y que se había puesto una ropa de diseño extraño que parecía ser una mezcla de un uniforme militar y un traje de jinete. Los guantes que llevaba dejaban al descubierto el dorso de sus manos, y el izquierdo tenía una cresta que hacía evidente que era un Maestro.

“No importa”, dijo. “Aléjate de esa bella dama, viles sinvergüenzas”

Aparentemente, él era sólo un tipo que por casualidad estaba pensando exactamente lo mismo que yo había estado pensando al mismo tiempo.

“¡Por favor, ayuda!”, dijo la chica.

“Heh”, sonrió. “Por supuesto que sí. Todas las flores hermosas tienen espinas. Y mi misión en la vida es ser la espina clavada a damas tan hermosas como tú y picar a cualquier rufián que intente hacerte daño”

Aunque parecíamos ser parecidos en algunos aspectos, yo no era tan pomposo como él. El aura que lo rodeaba casi me hizo imaginarme rosas y rayos de luz antinaturales como en algún manga dirigido a chicas jóvenes o en una actuación de Takarazuka Revue.

“¿Quiénes diablos son ustedes dos?” Preguntó uno de los malandros.

Otro se emocionó. “¿Huh? ¿Quieres pelear? Hagámoslo!”

“¡Hyahaah!” Uno de ellos aplaudió de una manera incómoda.

“¡Somos cinco, imbéciles de mierda!”, dijo otro. “¡Eso es dos veces más que ustedes!”, añadió el último. No son dos veces, idiota, pensé. Son 2,5 veces.

“Heh”, sonrió el pomposo Maestro. “En efecto, hay más de ustedes, pero ¿cuáles son sus niveles?”

“¡¿Huh?!” Uno de ellos se asustó.

“Por lo que puedo decir, todos ustedes están en su primer trabajo de bajo nivel”, dijo el pomposo bicho raro. “Mi nivel total, sin embargo, es 126”

“¡¿Q-qué?!” Todos se asustaron al unísono.

“Heh”, volvió a sonreír. “Ahora, den testimonio de mi poder. Convocaré a mi Garage y…”

“¡Atrápenlo antes de que haga algo”, gritó uno de los cabrones. Los otros cuatro dieron un grito de guerra y lo atacaron.

“¡¿Qué?!” El tipo se sorprendió. “Espera, necesito entrar en mi Magingear y… no importa! ¡Haré esto con mis propias manos si es necesario!”

Me sentí como si estuviera leyendo un manga de delincuentes. Los cinco matones corrieron hacia el tipo con el uniforme militar con sus puños listos para atacar.

Y así, debido a lo mucho que el bicho raro se destacaba, me estaban ignorando por completo.

“Oh, bueno”, suspiré. El momento era bueno, así que hablé con la chica. “Deberías huir ahora”

“¡Mu-muchas gracias!” Me dio las gracias con un miedo palpable en su voz y corrió a la calle detrás de mí.

“Vale, ya está hecho”, dije. “Y la batalla esta… espera, ¿qué?”

Miré hacia el otro lado y, para mi sorpresa, vi cómo golpeaban al tipo de uniforme. Los cinco matones no salieron ilesos ni nada de eso, pero aún así se puede decir que la batalla fue completamente unilateral.

Parece que hay demasiados para que él solo se encargue de ellos, pensé. Pero espera, su nivel total es 126, así que cómo… Oh, ya veo.

“Tener un nivel total alto no significa que también tengas estadísticas altas”, dije en voz alta. Probablemente era como Rook, quien -debido a su condición de proxeneta- tenía la mitad de la mayoría de mis estadísticas a pesar de que su nivel era dos veces mayor que el mío.

Sin embargo, 126 era un nivel formidable. Si los cinco cabrones se estaban encargando de él tan fácilmente, era muy posible que a mí tampoco me fuera tan bien.

Cuando ese pensamiento pasó por mi cabeza, uno de los cinco levantó el puño y corrió hacia mí. “¡Tú eres el siguiente!”

Apresuradamente evadí su ataque y contrarresté con un puñetazo dirigido directamente a su cara.

Al momento siguiente, el hombre fue lanzado al otro lado del callejón.

“…Eh?” Los otros cuatro matones estaban conmocionados.

“… ¿Por qué?” Me pregunté, tan perplejo como los cabrones.

Pensando que Nemesis había hecho algo, me di la vuelta y la miré. Ella respondió dando un ligero suspiro y señalando el dorso de su mano. Esa acción me hizo mirar el dorso de mis propias manos y me recordó un hecho.

Llevaba puestos los brazaletes Miasmaflame.

Mientras los probaba hoy, me había centrado principalmente en su capacidad para liberar fuego y gas, pero esas no eran las únicas características que tenían. El artículo también podría ser utilizado para la defensa y da un bono a mis estadísticas. Específicamente, aumentaba mi STR (Fuerza) en un 100%.

Cuando yo había estado en el nivel 0, mi STR había estado alrededor de 10. No había tenido ningún problema para mover mi cuerpo en ese entonces, así que sólo podía asumir que esa cantidad era representativa de la fuerza de un varón adulto estándar. Había subido de nivel y aumentado mis estadísticas desde entonces, y con el bono de los brazaletes Miasmaflame, mi STR estaba ahora por encima de 400. Eso significaba que acababa de golpear a un matón en la cara con la fuerza de más de 40 hombres adultos promedio.

“¿Está muerto?” Ligeramente preocupado, eché un vistazo al tipo, que estaba tumbado al otro lado del callejón.

Estaba retorciéndose, así que era seguro asumir que había sobrevivido. Suspiré aliviado. Era bastante obvio que sus trabajos estaban orientados al combate, por lo que probablemente eran más duros que el ciudadano medio.

“Todo está bien, entonces”, dije mientras me acercaba a ellos mientras golpeaba mis brazaletes.

Los resultados no habrían sido bonitos si hubiera usado a Nemesis, así que decidí encargarme de los chicos malos con mis manos.

“¿Quién sigue?” Pregunté.

“¡Eee!”, gritó uno de ellos como una niña.

Probablemente me veía un poco amenazante, ya que rápidamente se pusieron pálidos, dieron vuelta y huyeron como cucarachas.

“¡Maldita sea!”, gritó uno de ellos. “¡No se pongan arrogantes, imbéciles! ¡Todavía tenemos al hermano de esa perra!” Con eso, desaparecieron en la carretera principal.

Hombre, qué conjunto genérico de matones, pensé.

“¿Estás bien?” Le pregunté. “Primera sanación”

Me acerqué al tipo uniformado al que habían golpeado y le lancé mi hechizo de sanación.

Sus heridas no eran profundas por ninguna parte de la imaginación, y mi magia sanadora básica rápidamente las cerró todas.

“Gracias”, dijo agradecido. “¿Hm? Esas orejas son…” Miró las cosas que tenía en la cabeza, las orejas de perro que me habían salido por culpa del pingüino loco.

“¿Qué pasa con ellas?” Le pregunté.

“…Oh, nada,” contestó. “Es un bonito accesorio.”

“Encuentra un pingüino y tendrás tu propio par”, le dije.

“Heh.” Volvió a sonreír. “Lo tendré en cuenta”

El hombre se levantó y desempolvó su ropa. Incluso esa acción parecía un poco pomposa.

“Siento que esta reunión está predestinada”, dijo. “Permítame que me presente. Mi nombre es Hugo Lesseps. Soy un Maestro y mi trabajo es Piloto Superior.”

“Soy Ray Starling”, respondí. “Soy un Maestro y un Paladín. Y este es mi Embyo, Nemesis.”

“Ya veo… los Embryos del tipo Doncella son bastante raros”, dijo. “Es un placer conocer a una mademoiselle tan encantadora”

“Encantado de conocerte también”, dijo Nemesis.

Me pareció interesante que se diera cuenta de que Nemesis era una doncella y no una guardiana con sólo mirarla.

Pero hombre, la forma en que habla suena como si perteneciera a una obra de teatro o algo así, pense. Me pregunto de dónde es. Si su nombre es así, entonces probablemente sea francés.

“Por cierto, ¿por qué te golpearon tan fácilmente?” Le pregunté. “¿Tu trabajo no está orientado a la batalla o algo así?” Habían sido bastante débiles cuando me enfrenté a ellos, así que habría asumido que alguien con un nivel total de 126 podría haberse encargado fácilmente.

“Heh.” Ahí estaba esa sonrisa otra vez. “Soy un Piloto de nivel 50, un Mecánico de nivel 50 y un Piloto Superior de nivel 26. Nivelar con estos trabajos sólo aumenta mi HP, MP, SP, y DEX, así que todas mis otras estadísticas están sobre lo que eran cuando empecé”

Eso no parecía algo de lo que estar orgulloso. Además, no pude evitar preguntarme qué tipo de trabajos eran para tener un crecimiento estadístico tan desequilibrado.

¿Conduce un coche o algo así? Pensé. ¿Es un personaje de Metal Max o algo así?

“U-Umm…” Dije.

Mientras reflexionaba sobre la naturaleza del trabajo de Hugo, alguien me llamó.

Me di la vuelta para ver a la chica a la que habíamos ayudado. Aparentemente, había elegido quedarse cerca en lugar de huir completamente.

“¡Muchas gracias por ayudarme!”, gritó.

“Oh, no hay necesidad de eso”, dije. “Lo hice porque me apetecía.” Además, habría dejado un mal sabor de boca si no lo hubiera hecho.

“Heh.” Hugo volvió a sonreír. “Me siento igual. No sé si podría dormir por la noche después de haber ignorado a una dama en apuros”

¿No se parece mucho a mi frase para estas situaciones? Pensé.

“U-Umm… ¿Son Maestros?”, se arriesgó la muchacha.

“Vaya, sí”, dijo Hugo. “Ray y yo somos Maestros”

La chica cayó al suelo ante nosotros y empujó su cabeza contra él.

“Señorita…” Hugo no parecía seguro de cómo reaccionar. “Por favor, levante la cabeza.”

“Por favor… por favor, salven a mi hermanito”, dijo ella. “¡Se los ruego!”

Oh, sí, los cabrones dijeron algo sobre eso mientras huían, pensé.

“¿Salvarlo? De esos matones?” Le pregunté.

“¡Sí!”, dijo ella. “Son la banda Gouz-Maise… secuestran niños, y si no consiguen el rescate por ellos, los niños y niñas son asesinados y c-comid – ohhhh…”

Sus palabras me hicieron callar.

¿Matar y comer niños? Pensé con incredulidad. Ohhhh, hombre…

“¡Secuestraron a mi hermanito, así que por favor, sálvenlo!” exclamó ella. “Yo puede darte este dinero! Y si eso no es suficiente, haré lo que tú quieras…” Ella extendió la bolsa con el rescate hacia nosotros y rogó mientras lloraba.

Sabía las circunstancias por los rumores que había escuchado antes de salir a ayudarla. Como estaban las cosas, su hermano habría sido asesinado y devorado más pronto. Para evitar que ese resultado se hiciera realidad, había que actuar con rapidez, y los únicos que podíamos hacerlo éramos Hugo y yo.

Honestamente, tenía la sensación de que llegaría a esto en el momento en que me mostrara a los cabrones, pensé. Por eso estoy totalmente preparado para enfrentarme a los riesgos.

“Estoy dispuesto”, dije. “Pero no necesito ninguna compensación”.

“P-pero…”

“Hiciste un gran esfuerzo para reunir el dinero del rescate, ¿verdad?” Dije. “No puedo soportarlo.” Tenía la sensación de que habría hecho algo al respecto aunque ella no me lo hubiera pedido. Si lo hubiera ignorado, el sabor en mi boca habría sido francamente asqueroso.

“¿Qué hay de ti, Hugo?” Le pregunté.

“Heh”, sonrió. “Una pregunta tonta. Por supuesto que lo haré. Y tampoco necesito dinero”

Hugo se arrodilló sobre una de sus rodillas, colocó suavemente su mano izquierda sobre su barbilla, y la hizo mirar hacia arriba. Luego secó suavemente sus lágrimas con el pulgar de su mano derecha.

“Señorita”, dijo gentilmente. ” No llores más”. Y así, como si estuviera representando una escena de una obra de teatro, Hugo le sonrió. “Te prometo que lo recibirás mañana por la mañana con una sonrisa en la cara”

[La Misión “Rescatar a Roddie Lancarse, Nivel de dificultad 8” ha comenzado][Por favor vea la ventana de Misiones para más detalles]

Un mensaje dirigido a mis oídos anunciaba el comienzo de una misión de evento.

Aparentemente, lo mismo le había pasado a Hugo.

“Vamos, Ray”, dijo. “La misión aguarda”

“De acuerdo”, suspiré. “Puedo bailar con esta melodía tuya” Nuestro objetivo era de nivel de dificultad 8 “Rescatar a Roddie Lancarse”. Nuestro destino era el escondite de come-hombres y secuestradores, la banda Gouz-Maise.

Nuestro objetivo… era una mañana de sonrisas.

Y así, comenzamos nuestra misión.