The Dark King Capitulo 397

«¿Órdenes de arresto?» Los ojos de Mark recorrieron las letras de los papeles.

 

Los sirvientes alrededor del salón se sorprendieron al escuchar las palabras del general. No pudieron evitar darse la vuelta para mirar.

 

«¿General Keith?» George usó sus muletas para lentamente esconderse detrás del cuerpo de Mark. Debido a su vejez, su cuerpo se perdió detrás del robusto cuerpo de Mark. Sin embargo, Mark rápidamente se movió hacia un lado y toda la atención se concentró en George.

 

«Parece que tengo que hablarle sobre costumbres y la historia al general» George miró al general Keith: «Entrar en la mansión de un aristócrata con armas es algo muy grosero. ¡Aunque la familia Mellon es sabia e indulgente, no podemos perdonarlo y dejar que suceda! Además no olvides la batalla de Garden, que ocurrió hace 160 años. ¡Después de eso arrestar a cualquier noble, estén en declive o no, es inconcebible!”

 

George golpeó el suelo con las muletas al pronunciar las últimas palabras. Aunque su expresión era tranquila, sus afiladas palabras mostraban su ira.

 

El general Keith los miró con indiferencia. En algún punto, caballeros de la luz, diáconos, generales e incluso los miembros de la iglesia oscura tuvieron que inclinarse ante ellos. Keith dijo en un tono frío: “Lo siento, pero me ordenaron actuar. La orden indica arrestarlos a ambos por cargos de rebelión. Además, su nieta, la Sra. Sarah Mel, también vendrá con nosotros. ¡Espero que sigan la etiqueta y no nos avergüences! «

 

«¿De dónde sacas el coraje para hablarnos así?» Hablo Mark con ira.

 

Keith lo miró: «Sr. Mark, ¿se va a resistir?»

 

«¡Tú!» Mark estaba enojado.

 

George levantó la mano y agarró el brazo de Mark. Sacudió la cabeza y miró intensamente a Keith. George dijo lentamente: «Espero que los militares se responsabilicen por su imprudente comportamiento. ¡Vamos! ” Le dio unas palmaditas en la espalda a Mark y usó sus muletas para salir del vestíbulo. Cualquiera que mirara su espalda, vería un majestuoso ímpetu.

 

Mark miró fríamente a Keith y luego le dijo al mayordomo que estaba a su lado: “Nos iremos ahora. Debes informar de inmediato al magistrado que investiguen el asunto. ¡No le des la oportunidad a los militares de abusar de su autoridad! «

 

El mayordomo entendió el significado detrás de sus palabras. Asintió, pero su rostro era sombrío cuando miro a Keith.

 

Keith se volvió a mirar al mayordomo, pero no le importó mucho su existencia.

 

Aunque fueron arrestados, el carruaje utilizado para transportarlos era lujoso y de muy alta calidad. Parecía como si los soldados estuvieran escoltando a alguna figura distinguida en lugar de arrestandolos.

 

«Lisa, me iré por ahora, así que tú estarás a cargo de todo» Sarah miró a Lisa, que estaba delante del carruaje. Aunque era mucho más madura que la mayoría de las personas de su misma edad, en ese momento no pudo evitar que sus ojos se enrojecieran. Sarah se mordió los labios mientras se acercaba al carruaje. Tenía una vaga idea de la razón por la que se encontraban en tal situación. ¡Tenía que estar relacionado con el adolescente! Aunque el consorcio Mellon tenía muchos enemigos, el más susceptible era ese adolescente. Era su intuición diciéndoselo. Su mente estaba llena de remordimiento y culpa. Si hubiera podido matar al adolescente fuera de la pared gigante, no estarían enfrentando tales cosas en ese momento.

 

«Señorita, ¡conozco mis responsabilidades!» Lisa dijo respetuosamente desde detrás de ella. Ella era como un apuesto caballero. La gente la confundiría con un chico si no fuera por su abultado pecho.

 

Sarah apretó su falda mientras subía al carruaje. El remordimiento y la culpa gradualmente se convirtieron en odio. Nunca pensó que algún día estaría involucrada en una situación tan vergonzosa. Aunque estaba sentada en un carruaje muy hermoso y lujoso que no era inferior al suyo, sintió un odio tan profundo que llegaba hasta su médula.

 

El mayordomo regresó al salón después de que George, Mark y Sarah se fueran. Miró a uno de los ayudantes: «Entrega el mensaje al amo Melk. Que le pida ayuda al obispo para que acuda y libere a los señores de la casa”

 

«Sí» El ayudante respondió y se fue.

 

“Llama al señor Meyers y al señor Mutton. Diles que tenemos algo que discutir”

 

«Si»

 

“Informa al general Williams y que envíe a alguien para cuidar de los señores mientras están detenidos. ¡Nada inesperado puede pasarles!”

 

«Si»

 

El mayordomo dirigió a los ayudantes y las órdenes se pasaron. Todo el castillo era como una gran máquina que funcionaba rápidamente.

 

 

«¿Lo escribiste?» Dudian le preguntó a Kroen.

 

Kroen levantó suavemente la carta del escritorio y se la dio a Dudian: “Sí, maestro. Compruébelo por favor»

 

Dudian miró y asintió: «Enviasela al patriarca Fulin»

 

«¡Sí!» Respondió Kroen, puso la carta en un sobre y salió.

 

Dudian se levantó de la cama. Sintió como si sus huesos estuvieran congelados. Sabía que había algo mal con su cuerpo. Pero no pudo diagnosticarse a sí mismo ya que el superchip solo tenia informacion sobre medicina moderna. Por lo tanto, era inútil para él en ese momento. A menos de que fuera a los mejores médicos, no encontraría la raíz del problema. Sin embargo, todos los mejores médicos estaban relacionados con grandes poderes y podían filtrar su condición física. Tenía que esperar para diagnosticarse con alguien de confianza.

 

Dudian bajo al salon. Jake, Sander y los otros fueron enviados de vuelta al castillo Ryan, por lo que el salón estaba vacío y silencioso.

 

Sin embargo, Dudian estaba acostumbrado al silencio. Miro al cielo. Lentamente bajó la mirada y miró a Nicholas: “¡La lluvia se detuvo! Prepara unos postres y té.”

 

Nicholas se sorprendió pero no dijo nada. Se dirigió a la cocina.

 

Dudian se sentó en el sofá. Leyó un libro en silencio. No pasó mucho tiempo antes de que cascos de caballos resonaran desde el exterior del castillo.

 

Reid y los sobrevivientes del equipo de escoltas detuvieron el carruaje. Un hombre sacó una medalla y Reid les permitió entrar después de mirarla.

 

«Maestro, la gente del Salón de los Caballeros ha venido a verlo» Nicholas se apresuró a informar.

 

Dudian no levantó la cabeza: «Déjalos entrar»

«Si»

 

Después de unos momentos, Nicholas entró en la sala con un joven siguiéndolo. El joven vio a Dudian sentado en el sofá. Dio un paso adelante y saludó a Dudian según las costumbres de los caballeros: “¡Saludos, maestro! ¡Soy Bolt, un caballero de plata del Salón de los Caballeros!”

 

“Siéntate” Dudian bajo el libro y le sonrió a Bolt. Miró a Nicholas.

 

Nicholas había ordenado a un criado que preparara postres y té. Tenía curiosidad por saber cómo Dudian predijo que alguien los visitaria.

 

Bolt se sentó frente a Dudian. Le entregó un sobre y respetuosamente dijo: «Maestro, estoy aquí para darle esto. Compruébelo por favor»

 

Dudian asintió y abrió el sobre. Leyó el contenido y miró a Bolt: “Por favor, regresa y diles que estamos en medio de una invasión bárbara. Los civiles en el distrito residencial y los aristócratas y residentes del distrito comercial corren el riesgo de morir en cualquier momento. Iré pronto al campo de batalla y no tengo tiempo para asistir a la ceremonia de caballero en este momento. Por favor perdóname por esto. Si sobrevivo, procederemos con la ceremonia después de la guerra.

 

Había un rastro de respeto en los ojos de Bolt cuando miro a Dudian: «Escuché que el maestro arriesgó su propia vida y corrió personalmente al campo de batalla. ¡No solo protegiste el valle Escarlata, sino que peleaste durante dieciséis horas y mataste a cientos de bárbaros! Además, también capturaste a un bárbaro de la familia real. ¡Es admirable! Soy una vergüenza en comparación con usted! Como caballero de plata tuve que seguir órdenes y permanecer en el distrito comercial. ¡Es humillante como caballero no participar personalmente en la guerra! ” Bolt suspiró.

 

Dudian sonrió: “¡Justicia, obedecer órdenes y seguir la ley también es parte del espíritu de caballería! ¡Puedes ser considerado un caballero y no necesitas luchar contra el enemigo personalmente! «

 

Bolt asintió al escuchar a Dudian: «¡Maestro, volveré a informar que no puede asistir a la ceremonia!»

 

«Adiós»

Índice