The Dark King Capitulo 392

Más de 20 bárbaros cayeron después de unos minutos. La mayoría de los bárbaros y sus monturas fueron asesinados por Dudian. El resto de ellos fueron interceptados por Reid y los otros. ¡Fue una gran victoria!

 

Todos miraron al centro del cañón con miedo y asombro. El adolescente no era solo un maestro inventor sino también un talentoso guerrero.

 

Dudian tomó las flechas de sobra de los otros tres arqueros al final de la batalla. Los tres accedieron sin pedirle ninguna explicación a Dudian.

 

“Descansad pero antes tomad las armas de los bárbaros. Es posible que necesitemos usarlas” Dijo Dudian antes de regresó al lado de los bárbaros capturados.

 

Reid tomó una bolsa de agua y se acercó: «Maestro, ¿quieres un poco?»

 

Dudian lo miró: «Es mejor para ti y para los demás que no es acerquéis a mí si quieres que viva por mucho tiempo. No me des comida tampoco»

 

Reid no pudo evitar suspirar al recordar el intento de asesinato. Retiró la bolsa de agua: «Maestro … lo siento por eso …»

 

Dudian sacó su tubo de agua: “No hay nada que puedas hacer. Ayuda a los demás a limpiar los cadáveres del campo de batalla. No necesito que nadie me acompañe»

 

Reid sonrió con ironía y se fue.

 

Otro grupo de bárbaros apareció media hora después. Gracias al muro cadáveres y a las flechas de Dudian ganaron la batalla. No hubo bajas.

 

La noche paso.

 

Dudian y los otros estaban exhaustos. Lucharon cuatro batallas. Cada batalla no duró mucho, pero la fuerza del grupo estaba agotada.

 

La lluvia comenzó a caer antes del amanecer.

 

Reid y los otros maldijeron antes de rezarle al Dios de la Luz para que detuviera la lluvia.

 

Dudian se puso un impermeable y se sentó frente a los cautivos. Observo la lluvia en silencio.

 

Ivette y los otros bárbaros estaban atados y tirados en el suelo. Ivette tenía el pelo mojado y pegado a s ara. De vez en cuando, el barro salpicaba su cuerpo cuando intentaba moverse.

 

Ivette podría aceptar si solo lloviera. Ella no era como la gente de la pared y no le tenía miedo a la lluvia. Pero el niño demonio sentado cerca de ellos cantaba canciones extrañas de vez en cuando. Además, cuando el barro salpicaba en sus labios y fosas nasales, su ira aumentaba.

 

Dudian estaba tarareando suavemente una melodía cuando se detuvo y miró con curiosidad a la mujer bárbara: «¿Los bárbaros tienen cumpleaños?»

 

Ivette lo miró: «Sí. ¿Por qué preguntas?»

 

«Nada. ¿Cuándo es tu cumpleaños? ” Preguntó Dudian.

 

«¡No es asunto tuyo! ¿Por qué preguntas?»

 

«Charla casual»

 

Ivette estaba a punto de insultarlo, pero el barro salpicó en sus ojos. Quería frotarlos y limpiarlos, pero no podía por sus brazos, y a lo mucho podía guiñar y usar sus párpados.

 

Dudian la miró en silencio por un momento. Extendió la mano y usó su dedo para quitar el barro de sus ojos. Miró la lluvia nebulosa con un rastro de tristeza en sus ojos. Continuo tarareando suavemente una canción que a su hermana le gustaba en los viejos tiempos.

 

Pasaron trescientos años.

 

En la vasta tierra él era el único que quedaba.

 

Este lugar ya no le era familiar.

 

Todos eran enemigos.

 

Tarareó suavemente la canción y gradualmente se callo.

 

La ira de Ivette fue reemplazada gradualmente por sorpresa. Ella no pudo evitar preguntar: «¿Es la música de la pared esa que tarareas?»

 

Dudian la miró y dijo lentamente: «La música no tiene límites y se puede entender independientemente de la especie»

 

Ivette se sorprendió al mirar al demonio. Su corazón se calentó y la imagen que tenía del adolescente cambió. Pero poco después lo empezó a mirar con sospecha. Agacho la cabeza y ya no dijo nada. Pensó que el adolescente estaba actuando para después burlarse de ella. Decidió ignorarlo.

 

La lluvia no paró.

 

Dudian agarró el arco y ordenó a todos que se prepararan para otra batalla. Después de las feroces batallas de la noche, la multitud parecía aceptarlo como líder. Nadie se negaría a sus órdenes.

 

La batalla terminó pronto. La sangre fue lavada por la lluvia. Pronto la lluvia paró también.

 

Vieron que el arquero había regresado. El joven arquero se sintió aliviado al ver a Dudian y a los demás vivos. Saltó de su caballo y miró a Dudian: «Maestro, los militares han enviado refuerzos»

 

Reid y los otros sonrieron aliviados.

 

Dudian miró a la multitud: «Preparémonos para entregar a los cautivos. Los prisioneros deben ser escoltados de vuelta e interrogados para obtener información útil» (1)

 

Habían luchado muchas batallas continuas y matado cientos de bárbaros. Además, pudieron capturar a un bárbaro de la familia real. Estos dos méritos eran suficientes para convertirse en caballero.

 

«Sí» Todos ellos respondieron al unísono.

 

Dudian se detuvo frente a los cautivos. Le susurró a la mujer bárbara: «En un momento serás llevada al interrogatorio militar. Habrá una variedad de torturas para hacerte confesar. Ya te lo he dicho. Tienes que cooperar conmigo si quieres sobrevivir. Harán todo lo posible para que confieses. Solo debes decir «Consorcio Mellon». Si piden nombres, diles «George Mel», «Mark Mel» y «Rudolph» … Además, no te olvides de decir «Sarah Mel».

 

Ivette miró profundamente a Dudian: «Son tus enemigos, ¿no? ¿Quieres atacarlos usandome? ¿No tienes miedo de que te dé tu nombre? «

 

La mano de Dudian se extendió sobre su mejilla. Ivette cerró los ojos instintivamente, pero Dudian no la golpeó, sino que le pellizcó la mejilla. Dijo suavemente: «¿Por qué te mantendría con vida si ni siquiera puedes hacer eso? Además, ni siquiera sabes mi nombre. Incluso si lo supieras tu confesión sería inútil ya que otro bárbaro ya lo hizo y nadie le creyó. Deberías obedecerme. No olvides que a nadie le gustan las mascotas que no escuchan. ¿Me entiendes?»

 

«¿Mascota?» Ivette se enojó cuando escuchó la palabra.

 

Dudian sonrió y le tocó la cara: «Tus ojos son hermosos»

 

El corazón de Ivette se enfrió cuando escuchó las gentiles palabras. Se sentía como si hubiera sido mordida por una serpiente. Después de un momento dijo: «Prometo actuar así, pero debes asegurarte de que estaré a salvo»

 

Dudian sonrió: «No morirás si eres obediente. Pero tendrás que enfrentar un poco de dificultades » Se puso de pie y se dirigió hacia el joven arquero:» ¿Cuándo vendrá la gente del ejército? «

 

«Pronto» El joven arquero respondió: «Ya casi están aquí»

 

NT:

1: Aquí hay un poco de ambigüedad en el hecho de que no se especifica cuantos bárbaros son exactamente, parece que fueran 2 pero luego se hace alusión a que son mas asi que decidi dejarlo como si fueran muchos, además del hecho de que jamás se menciona exactamente cuando fueron capturados los otros bárbaros.

Índice