A Kingdom of Unfortunates – Volumen 1 – Capitulo 21

Capítulo 21

Toda la delegación Meredica quedo estupefacta en cuanto escucharon las noticias de la boca de su rey… era una Habilidad Pasiva de Rango S e incluso una de muy alto rango.

La bendición del Dragón era una habilidad pasiva con una pequeña activación,

 

Status:

Bendición del Dragón Anciano I

Rango S

Un Dragón de al menos 2000 años te ha considerado digno de compartir su esencia y fusionarla con tu alma.

Otorga: Resistencia al daño Mágico III

Resistencia al daño Físico III

Escamas de semi-Dragon I

Fuerza Hercúlea II

Robustez III

Olfato Dracónico I

Aumento de Mana II

Activa: Una vez al día se puede invocar el Poder Dracónico para aumentar todas las estadísticas en (+12) y todas las Habilidades suben (+1) Nivel/es, durante 3 minutos.

Uno podía ver que tan dominante era esta habilidad, es decir, cuando uno sube de nivel todas sus estadísticas suben, dependiendo del entrenamiento realizado, el talento natural y las correcciones de diferentes habilidades, llegando a ser un aumento que va desde 0 a +4, con raras veces que puede ser un aumento de un punto más, pero el crecimiento más común es de 2 por nivel.

Ahora al activar esta habilidad, no solo todas las demás habilidades, Como por ejemplo Fuerza Hercúlea, Regeneración de Stamina, Etc., aumentan en un nivel, si no que las estadísticas de uno aumentan en 12, en términos de crecimiento de una persona regular es como si de golpe en una batalla subiera tres niveles.

Y esto era solo en el primer nivel de la habilidad, uno podría imaginar cómo sería al nivelarla, o como seria su versión más poderosa, Bendición del Dios Dragón (X)

Una luz de asombro y ambición se pudo ver en los ojos de muchos de los soldados, los únicos que no habían cambiado su expresión eran los guardias reales, quienes se mantuvieron en guardia, completamente quietos pero también preparados para saltar a la acción en cualquier momento.

Dentro del gran cuarto de la mansión de Hero, el rey miro atentamente a sus subordinados, los caballeros plateados, aún estaba anonadado por el hecho de este regalo. No había decidido a quien dárselo y posiblemente no lo haría y lo conservaría como una reliquia familiar y prueba de la alianza con la Confederación de Rosas Rojas. Además era demasiado poder para dárselo a alguien, si ese alguien no fuera completamente leal a la familia real, entonces solo estaría invitando a la calamidad a su reino.

Miro al pequeño orbe con extrañas marcas que constantemente giraban e intercambiaban entre si constantemente.

“Ciertamente este es un gran regalo, pero también plantea un gran problema, no tengo idea de que podemos dar como regalo, no tenemos nada que sea tan valioso como este orbe”

Aunque decía esto si habían grandes tesoros en la “Tesorería de Damaara”, pero todos estos eran tesoros del pasado que no podían ser valorados, dado que sus conocimientos no eran suficientes para poder liberar todo su poder o si quiera comprender su uso en algunos casos.

 

Pronto su mirada se dirigio hacia su hijo menor, Mercenio, quien a pesar de ser mas débil que su hermana de la misma edad, tenía un potencial latente mucho más alto, él era la mejor opción para otorgar este poder, pero aun así se sentía reticente a utilizarlo tan rápido.

Ante las atentas miradas de todos los miembros de su comitiva, Leonido llego a una conclusión.

Un pálido Orco de pelo rojizo y gran musculatura, se acercaba a una gran puerta con grabados de plata, el cuarto de herrería de su padre y aunque realmente no le gustaba irrumpir en este lugar, debía hablar con su padre y finiquitar los últimos detalles de su plan, ya que este padre suyo hizo lo que quiso y finalmente les dio un artículo valioso alejándose completamente del plan original.

“Entiendo que estabas emocionado”

Pensaba para sí mismo.

“Pero en serio debías darles esa habilidad a ellos, no debiste usarla primero para reforzar a nuestros militares… ahhh”

Finalmente golpeo tres veces la puerta antes de escuchar un firme

“Adelante”

Proveniente del interior del cuarto, al instante abrió la puerta y allí vio a su padre, un hombre robusto, como descendiente de gigantes su cuerpo era bastante grande, su pelo color rojo sangre llegaba hasta sus rodillas y estaba en una gran trenza, con sus costados rapados y gran y frondosa barba.

“Ya ha cambiado su apariencia una vez más” dijo en su mente.

En silenciosa vigilia diviso a su padre, quien se encontraba fundiendo varios metales utilizando su magia de llamas, mientras que con su otra mano escribía formulas y dibujos en unas hojas de papel amarillento.

“Que es lo que quieres hijo” dijo con una voz que era firme pero a la vez tierna, como si estuviera viendo a un niño.

Aunque claramente con sus 20 años él era un niño a comparación de su padre, que ya se acercaba  a la segunda mitad de su octavo centenario de años.

Fortaleció su mirada y saco una libreta de su espalda en la que repaso algunas hojas antes de finalmente responder a la pregunta de su padre.

“En realidad padre, estaba curioso porque no has seguido el plan original… es decir, claramente en ese momento ellos estaban por utilizar la proposición de matrimonio, lo que eventualmente no llevaría al primer escenario, es decir la mejor situación.”

Rápidamente cambio unas cuantas paginas más y luego dijo

“Pero ahora que has intervenido y omitido la parte de proposición de matrimonio, más el regalo de alto grado dado, estamos en un escenario 3, así que, no entiendo por qué has hecho algo como esto”

Índice