Caelesti Flame – capítulo 7: ¡Eso es trampa!

El combate había terminado y Jack, salió tranquilamente de la arena de combate y se dirigió a la zona de espera, en donde estaban los demás participantes, quienes lo estaban observando detenidamente.

De forma repentina Floyd se acercó a Jack: ‘¡¿Por qué hiciste eso?!’

  • ¿Eh?… ¿A qué te refieres exactamente con ‘eso’?
  • ¡No te hagas el idiota; sabes perfectamente a lo que me refiero! ¡¿Por qué usaste una técnica de la raza de los Demonios?!
  • No lo sé, simplemente la utilice y ya; deberías dejar de alterarte de esa forma, además no es como si hubiera roto las reglas del torneo
  • Ese no es el punto, por culpa de tu imprudencia ahora todos nos miran de manera extraña, de seguro ahora pensaran que tenemos, alguna relación con la antigua raza de los Demonios
  • Aaagh… sabes iré a dormir
  • ¡¿Ah?! ¡¿Acaso no escuchaste nada de lo que dije?!
  • Si te escuche, pero lo hecho, hecho esta, no es como si pudieras cambiar lo que ocurrió
  • Sabes, a veces me gustaría tener esa gran despreocupación que posees

Jack ignoro el comentario de Floyd, y se dirigió a una de las bancas, pero repentinamente se detuvo, y dirigió su vista hacia cierta dirección: ‘Esa enorme cantidad de maná, ¿acaso pertenece a una persona?  No, se trata de tres individuos, se encuentran a varios kilómetros de distancia de la ciudad, pero a la velocidad que vienen, diría que llegaran a la ciudad en tres o cuatro horas, tal parece que no tienen prisa, más importante aún, parece que nadie más, se ha percatado de esto’

En ese instante Jack escucho la voz de Floyd: ‘Oye idiota te estoy hablando, desde hace unos minutos, ¿Por qué estas mirando esa pared y por qué estas sonriendo?’

  • Tal parece que en un, par de horas este aburrido torneo, se volverá más divertido
  • ¿Eh? ¿Por qué dices eso?
  • Aaa… después entenderás a lo que me refiero, así que por ahora dormiré un poco

Tras decir aquellas palabras Jack, se recostó en la banca y cerro sus ojos, al mismo tiempo Floyd se volteo, y vio claramente como los otros participantes los observaban atentamente: ‘Genial de seguro ahora nos consideran Demonios o algo así’

 

—*—

 

Desde su palco privado, la familia real había observado atentamente el combate entre el noble Weilus y Jack. El primero en hablar fue el rey: “Dime ¿Estas satisfecha con las habilidades y destrezas del mocoso?”

La persona en responder, la pregunta del rey fue la reina: ‘Si, sin duda tiene grandes habilidades, no esperaría menos del hijo de Eleanor, pero es obvio que el chico solo jugo con su oponente, espero que, en su próximo encuentro le toque un oponente que le exija más’

  • Entiendo que él sea el hijo de Eleanor, pero ¿Por qué estas tan interesada en sus habilidades?
  • Lo que realmente quiero ver de ese mocoso, es que tanto heredo de su padre, estoy segura de que también quieres saber eso
  • Es verdad, lo peor que podría pasar, es que él sea como su padre

Elizabeth quien mantenía su vista, en la arena de combate, había escuchado atentamente la, pequeña conversación de sus padres: ‘¿Por qué mis padres están tan concentrados en ese tonto, y por qué el hecho, de que se pareciera a su padre seria lo peor que podría ocurrir? además sigo sin creer que, una persona tan irritante y maleducada como él, pueda ser el hijo de la gran heroína Eleanor; en verdad tengo varias preguntas y dudas, pero dudo mucho que mis padres respondan mis preguntas, necesito respuestas’

En ese instante todos escucharon las palabras de la animadora: ‘¡Bien lamento la demora, pero ya estamos listos, para dar inicio al sexto, y último combate de la primera fase del torneo, este combate será realizado entre el hechicero Keilar y la guerrera Laina; por favor participantes entren a la arena de combate!’

En ese momento los reyes, observaron cómo los participantes entraron a la arena de combate, pero sin que nadie lo esperara, Elizabeth se puso de pie y se dirigió a la salida del palco, en paralelo la reina inmediatamente le hablo: ‘¿A dónde vas Elizabeth? El combate está por iniciar’

  • Creo ya he visto suficientes combates por ahora, así que iré a dar un pequeño paseo por el coliseo
  • Ya veo, si ese es el caso, le pediré a dos caballeros que sean tus escoltas
  • No, eso no será necesario, dudo mucho que algo me pueda ocurrir, pero para no preocuparte llevare a Gretel como mi acompañante
  • Está bien, pero no salgas del coliseo
  • Como digas madre

Tras decir aquellas palabras, Elizabeth salió del palco acompañada por su sirvienta, al mismo tiempo el rey le dirigió la palabra a la reina: ‘¿Estás segura de haberla dejado ir solo con su sirvienta?’

  • Si, después de todo, Gretel esta a su lado, nada malo le ocurrirá a Elizabeth, ya que Gretel fue una de las mejores dentro de la orden caballeros
  • En eso estoy de acuerdo.

 

—*—

 

Elizabeth iba caminando tranquilamente, por uno de los pasillos, del coliseo mientras era acompañada por su sirvienta Gretel: ‘Princesa Elizabeth ¿Qué es lo que realmente planea hacer? Dudo mucho que haya salido solo a dar un paseo’

  • Me conoces realmente bien, Gretel
  • Obviamente, después de todo, a usted la cuido desde que era una pequeña y dulce niña, dicho eso, ¿Qué es lo que planea hacer?
  • Solo quiero conseguir algunas respuestas, y quiero que me ayudes.

 

—*—

 

Habían transcurrido varios minutos desde, que el sexto combate había iniciado, todos los espectadores estaban observando con gran entusiasmo, en paralelo los demás participantes estaban observando desde la zona de espera.

Floyd estaba observando atentamente, cada movimiento de los combatientes: “Ellos son fuertes, debo observar con atención cada una de sus habilidades y movimientos, ya que uno de ellos puede tocarme como oponente en la siguiente fase del torneo, pero a decir verdad me gustaría descansar como cierta persona”

En ese momento Floyd desvió, su mirada hacia Jack quien, estaba durmiendo plácidamente en una banca, en paralelo una sirvienta se acercó a Floyd: ‘Disculpe si no me equivoco, usted es el mercenario espada ebria’

  • Si, usted es… la sirvienta de la princesa… ¿Qué hace aquí?
  • Vine aquí, porque la princesa, desea hablar con su compañero
  • ¿Ella quiere ver a Jack…?
  • Si, ella desea hacerle unas preguntas
  • ¿Qué clase de preguntas, desea hacerle?
  • No lo sé, solo me dijo que sea hablar con su compañero ¿Por cierto dónde está él?
  • Él está ahí, en esa banca
  • Ya veo, puede ir a buscarlo
  • Si… iré a buscarlo

Floyd tranquilamente se dirigió a la banca, en la cual estaba durmiendo Jack: “¿Por qué la princesa desea hablar con Jack?  Tengo un mal presentimiento de todo esto”

De forma inesperada Floyd se detuvo e inmediatamente le lanzo una patada a Jack, pero repentinamente Jack abrió sus, ojos y detuvo la patada de Floyd con su mano derecha: ‘Jejeje, esta vez no me sorprenderás’

  • ¿Acaso estabas despierto?
  • Claro que no, simplemente deje que mis instintos me advirtieran del peligro
  • ¿tus instintos?… sin duda eres alguien extraño
  • En fin, ¿Por qué me ibas a golpear?
  • Te iba a despertar, pero contestando a tu pregunta, ella quiera hablar contigo

En ese instante, Jack soltó el pie de Floyd y se levantó. Tras ponerse de pie Jack se acercó a la sirvienta: ¿Tú eres la que quiere hablar conmigo?

  • Para ser más precisos la princesa me envió a buscarlo, porque desea hablar con usted
  • ¿Ella desea hablar conmigo?
  • Si, dicho eso, me podría acompañar
  • Mmm… está bien
  • Bien, entonces sígame

Antes que de Jack comenzara a seguir a la sirvienta fue detenido por Floyd: ‘¡Espera un momento!’

  • ¿Qué quieres?
  • Escucha no tengo ni la menor idea, de por qué la princesa desea hablar contigo, pero por favor ¡no hagas una tontería que nos lleve a una ejecución!
  • ¿De qué hablas? Yo nunca hago tonterías
  • ¡¿En serio te atreves a decir eso, aun cuando besaste a la princesa en frente de sus padres y guardias?, tú siempre haces estupideces que nos meten en problemas, estoy seguro de algún día moriré a causa de tus estupideces!
  • Vamos, no seas tan exagerado, debes aprender a relajarte o de lo contrario envejecerás más rápido
  • Contigo y tus estupideces, dudo mucho que llegue a la vejes
  • .. en fin, nos vemos después

Tras decir aquellas palabras, Jack siguió a la sirvienta en silencio. Trascurrieron varios minutos, en los cuales Jack siguió a la sirviente, por diferentes pasillos del coliseo, finalmente Jack rompió el silencio y hablo: ‘Dime ¿Por qué la princesa desea hablar conmigo?’

  • Digamos que usted llamó su atención
  • ¿Su atención?
  • Si, después de todo usted fue su primer beso
  • Dudo mucho que haya llamado su atención por ese beso, pero dejando eso de lado, veo que no estás enojada, porque bese a la princesa
  • No, no estoy enojada, de hecho, ese momento fue inesperadamente divertido
  • Joo, eso es una sorpresa; siendo su sirvienta personal, lo normal sería que estuvieras completamente enojada, ya que un plebeyo como yo, besó a la princesa
  • Si, eso sería lo normal, pero por algún motivo usted me agrada
  • Eso en verdad es extraño ¿Y por qué te agrado?
  • Mmm… diría que usted de cierta manera es sincero y autentico, a diferencia de los nobles que normalmente le presentan a la princesa Elizabeth
  • Es la primera vez que alguien, dice que soy sincero, lo cual me hace dudar de tu habilidad, para juzgar a las personas
  • Ya veo, pero le puedo asegurar que mi habilidad, para juzgar a las personas nunca falla, pero cambiando de tema, me gustaría pedirle un favor
  • ¿Qué clase de favor quieres pedirme?
  • Solo quiero pedirle que intente ser un poco más amable, con la princesa Elizabeth
  • Está bien, lo intentare, pero no prometo nada
  • Con eso es más que suficiente

Jack y la sirvienta siguieron, caminando hasta que se detuvieron, frente a una puerta. Gretel rápidamente abrió la puerta, ella y Jack entraron e inmediatamente, vieron a Elizabeth quien estaba sentada en un elegante asiento de madera frente a una mesa la cual tenía varios dulces y bocadillos

  • Princesa Elizabeth, he traído a su invitado como pidió
  • Gracias Gretel, siempre puedo contar contigo

Tras decir aquellas palabras, Elizabeth dirigió su mirada hacia, Jack quien en paralelo dijo las siguientes palabras: ‘Hola Eli’

  • ¿Eli?
  • Si, tu nombre es Elizabeth ¿No?
  • Ya entiendo; mi nombre es Elizabeth Éire Letbet Den Lumiel centésima cuarta princesa del Reino Letbet, dicho eso, agradecería que no acortaras mi nombre
  • Me gusta más Eli, además no pienso decir a cada instante un nombre que parece trabalenguas
  • Aaa… olvidemos mi nombre y toma asiento por favor
  • Está bien
  • Gretel serias tan amable de…
  • Enseguida su alteza

Rápidamente y con gran elegancia, Gretel sirvió dos tazas de Té, una era para Jack mientras que la otra era para Elizabeth: “Gracias Gretel”

  • No necesita agradecerme alteza
  • Aunque digas eso, en verdad te lo agradezco, siempre me ayudas con todo

En ese momento Elizabeth nuevamente centro su vista en Jack: ‘He de suponer que ya sabes por qué te invite a este lugar’

  • Mmm… quieres otro beso ¿verdad?

Al escuchar aquella respuesta Elizabeth inmediatamente se sonrojo un poco, pero rápidamente respondió: ‘¡Claro que no, por qué querría ser besada por alguien como tú!’

  • Jee, solo era una pequeña broma, no necesitas alterarte tanto, se perfectamente que quieres que responda tus preguntas
  • B-Bien, entonces ¿Responderás mis preguntas?
  • No
  • ¡¿Qué?! ¡¿Por qué no responderás mis preguntas?!
  • Para empezar, dime, ¿Por qué debería responder tus preguntas?, dicho eso, espero que no me des una respuesta estúpida como ‘Debes responder por que yo soy la princesa de este reino’
  • Aaa… sabía que algo así, pasaría y por eso vine preparada

De forma inesperada Gretel le paso una extraña baraja de cartas a Elizabeth: “Que tal si apostamos”

  • Joo, ahora tienes toda mi atención
  • Sabía que esto llamaría tu atención, después de todo uno de los vicios de los mercenarios son las apuestas, dicho eso, si yo gano responderás todas mis preguntas
  • ¿Y qué me darás si yo gano?
  • Si tú ganas puedes pedirme lo que quieras, así que, dime que es lo que quieres si es que ganas
  • Dime, ¿Cuál es el otro gran vicio de los mercenarios?
  • Ya entiendo, lo que quieres es oro ¿verdad?

Ante aquella pregunta Jack solo, guardo silencio y simplemente le guiño su ojo derecho a Elizabeth: “Bien, si ganas, te daré cien monedas de oro, pero antes de comenzar tienes que firmar esto”

Tras decir aquellas palabras Gretel le entregó un documento junto a pluma de escribir a Jack: ‘¿Qué es esto?’

  • Es un acuerdo, en la que ambas partes cumplirán, sus palabras sin importar el resultado, además también se acatara la regla de no hacer trampa, dicho eso, si vez abajo hay un lugar el cual debes firmar; además como puedes ver mi firma ya está ahí
  • Es la primera vez que alguien, me hace firmar algo antes de jugar, pero supongo que hay una primera vez para todo

Jack rápidamente firmo y le devolvió el documento y la pluma a Gretel: ‘Bien, ahora que firme ¿Qué es lo que jugaremos?’

  • Jugaremos el juego de cartas elementales
  • Ya veo, si no mal recuerdo este es un juego de puntajes y son siete cartas, la carta de agua vale 1 punto, la carta de fuego vale 2 puntos, la carta de viento vale 3 puntos, la carta de tierra vale 4 puntos, la carta de rayo vale 5 puntos, finalmente las cartas de luz y oscuridad valen 10 puntos, cada ronda los jugadores deben mostrar sus cartas y ver cuantos puntos tienen, finalmente el ganador de este juego se decide por la cantidad de puntos acumulados
  • No necesitabas dar esa explicación, se perfectamente como se juega este juego de azar
  • Ya veo, por cierto ¿Cuantas rondas jugaremos?
  • Que tal cuatro rondas
  • Está bien
  • Entonces yo seré la repartidora de cartas

Tras decir aquellas palabras Elizabeth comenzó a barajar las cartas rápidamente: “Jee, caíste en mi trampa, no soy tan ingenua para jugar limpiamente contra alguien, que tiene experiencia jugando esta clase de juegos, estuve practicando este truco, talvez seas alguien genial cuando se trata de combatir, pero para mí solo eres, un tonto con mucho musculo y poco cerebro”

En ese momento Elizabeth termino de barajar las cartas e inmediatamente repartió tres cartas para cada uno: ‘¿Estas listo?’

  • Si, tengo 3 puntos
  • Vaya, tres cartas de agua, eso sí que es empezar mal, pero en mi caso tengo una carta de viento y dos cartas de agua en total tengo 5 puntos, en fin, sigamos

Elizabeth nuevamente repartió tres cartas, para cada uno: ‘¿Estas listo?’

  • Si, tengo 12 puntos
  • Yo tengo 14 puntos
  • Jee, veo que realmente tienes suerte
  • Eee… si…

Tras responder Elizabeth nuevamente repartió tres cartas, para cada uno: ‘Tengo 15 puntos’

  • Tengo 11 puntos
  • Bien sigue la última ronda

Rápidamente Elizabeth repartió tres cartas, para cada uno: ‘Jee, parece que ya sabemos quién es la ganadora de este juego, tengo 13 puntos, en total son 47 puntos acumulados’

  • Aaa… tengo 30 puntos, en pocas palabras gane
  • ¡¿Que?! ¡Eso es imposible!
  • No es imposible, solo debes sumar; mi total de puntaje acumulado es de 56 puntos
  • ¡No me refiero a eso, lo que quiero saber es como ganaste, se supone que era imposible que ganaras!
  • Jee, ¿y como sabes eso? Se supone que esto es juego al azar
  • ¡No cambies el tema, y dime que hiciste, para ganar!
  • Aaa… simplemente conté las cartas
  • ¿Contaste las cartas?
  • Conviertes las cartas en números y las cuentas, las cartas de uno y dos puntos son +1, las cartas de tres y cuatro puntos son -1, finalmente las cartas de cinco y diez puntos son 0, cuentas los números de las cartas que se han jugado, y de esa forma podrás saber más o menos cuáles serán las cartas que se jugarán después
  • Imposible… nunca imagine… que se podían usar las matemáticas, para sacar la probabilidad de las cartas que se usarían en las siguientes rondas… ¡Espera! ¡¿ESO NO SERIA HACER TRAMPA?!
  • Hacer trampa aplicaría a la barajada forzada que hacías
  • ¿Te diste cuenta?
  • Tu estúpido truco hizo que, contar las cartas fuera mucho más fácil

En instante Elizabeth, cayó sobre su asiento debido a que, aquellas palabras se convirtieron en afiladas flechas que atravesaron su orgullo

  • Oye ¿Estas bien? te ves algo pálida
  • Si, estoy bien… solo necesito tiempo, para sanar mi orgullo, creo iré a buscar tu oro, si caminar un poco, me hará bien
  • El oro no es lo único, que me debes
  • ¿Eh? ¿Qué quieres decir?
  • Gretel, cuando la princesa y yo hicimos esta apuesta ¿Qué fue lo que dijo ella?
  • La princesa Elizabeth pregunto qué era lo que usted deseaba
  • Si, pero acaso respondí su pregunta
  • No, no lo hizo
  • ¡Ah! ¡espera! ¡eso no es cierto! ¡Te pregunte si querías oro!
  • Si, pero ¿Acaso respondí tu pregunta?

En ese instante Elizabeth se percató de lo que estaba sucediendo: “No, esto… puede ser… él nunca me respondió… el solo me guiño su ojo… en otras palabras… yo misma me hice creer que él quería oro”

  • Parece que, al fin, te diste cuenta de todo, Jee desde el principio ya habías caído en mi trampa
  • ¡Esto es fraude!
  • ¿De que estas hablando? Yo obedecí al pie de la letra, tu regla de no hacer trampa; si alguien es un fraude esa eres tú, después de todo estabas utilizando esa baraja forzada para jugar, además no es mi culpa que, confundieras mi guiño con una respuesta, ya que en ese instante alguna pequeña basura pudo haber entrado a mi ojo, lo cual provoco que yo guiñara, pero si no quieres cumplir lo que prometes, no te puedo obligar, aunque me pregunto qué dirán las personas cuando sepan que la familia real no solo no cumple lo que promete, si no que hacen trampa para intentar ganar
  • ¡Está bien ya entendí, no necesitas seguir hablando, te daré tu oro y también hare, cualquier cosa que me pidas!
  • Bien, quiero mi oro después de que termine el torneo, además no necesitas poner expresión de frustración y enojo, aunque no lo creas, responderé algunas de tus preguntas
  • ¡¿En serio?!
  • Si
  • ¿Y qué es lo otro qué deseas?
  • ¿A qué te refieres?
  • Me refiero a que harás conmigo, ya que, aun te debo algo por lo de la apuesta
  • Mmm… por ahora no se me ocurre nada, así que digamos que, de momento me debes un favor el cual cobrare más tarde, dicho eso, dime ¿Cuál es tu primera pregunta?
  • Bien, entonces mi primera pregunta es esta; ¿De verdad eres el hijo de la gran heroína Eleanor?
  • Si, hasta donde yo sé, ella es mi madre

En ese instante Elizabeth hablo con gran entusiasmó: ‘¡¿Y cómo es ella?!’

  • No lo se
  • ¿Ah? ¿Cómo que no lo sabes? Es imposible que no sepas como es tú madre
  • No lo sé, porque nunca la conocí en persona
  • ¿Qué? Entonces ¿Cómo sabes que ella es tu madre?
  • Aaagh…Esa es una larga historia, veamos de seguro conoces el emblema que ella usaba en sus ropas
  • Claro que lo conozco, el emblema que la heroína Eleanor usaba era una espada azul cubierta por llamas plateadas
  • Ahora mira esto

Jack comenzó a buscar algo, en el interior de su abrigo, finalmente tras unos breves instantes el saco un brazalete el cual tenia el emblema de una espada azul con llamas plateadas. Al ver aquel brazalete Elizabeth se sorprendió: ‘¿De dónde conseguiste eso?’

  • Esto ha estado conmigo desde que yo era un bebé, al principio no tenia ni idea de por que tenía este brazalete, ni tampoco sabía a qué clase de familia pertenecía este emblema, pero después de unos cuantos años conocí a Rusty
  • Rusty es el caballero negro, en quien más confían mis padres ¿Cómo llegaste a conocerlo?
  • Si, esa no es una muy buena historia, digamos por ciertos motivos, yo intente matar a Rusty, pero falle y el me capturo; tras capturarme el vio ese, brazalete y se sorprendió, tras ver ese brazalete el me hizo una prueba
  • ¿Una prueba?
  • Si, de seguro conoces la prueba de comparación de maná
  • Si, es una prueba en donde los nobles comparan sus manás con el maná de sus bebes, para comprobar que dichos bebes sean realmente sus hijos
  • Así es, el maná de un hijo, es muy similar al maná de sus padres, en mi caso Rusty comparo mi maná con una muestra del maná de esa mujer llamada Eleanor, y el resultado fue que mi maná coincidía casi por completo con el maná de esa mujer
  • Ya veo, así que de esa forma descubriste que eras el hijo de la heroína Eleanor
  • Si, de esa forma supe que esa mujer era mi madre
  • Pero si nunca conociste a tu madre, entonces ¿Quién te crio y quién te enseño a combatir?
  • Eso lo hizo mi maestra
  • ¿Tu maestra?
  • Si, ella me encontró cuando yo era un bebé, ella me crio y me enseño casi todo lo que sé, pero a decir verdad se podría decir que tengo dos maestras
  • ¿Dos maestras?
  • Si, mi segunda maestra es Morgana, a ella la conocí un año y medio después de separarme de mi primera maestra, Morgana me enseño todo sobre la magia y el control de maná
  • ¿Y cómo se llama tu primera maestra?
  • Mmm… no necesitas saber su nombre

De manera repentina Jack desvió, su mirada hacia su espada: ‘Mmm… así que eso es lo que piensas de ella’

  • ¿Por qué haces eso?
  • ¿Qué cosa?
  • ¿Por qué le hablas a tu espada?
  • No le estoy hablando a una espada, le estoy hablando a mi querida compañera
  • ¿Tu compañera?
  • Si, Slad ha estado conmigo desde que era un bebé
  • ¿Slad?
  • Ese es el nombre de mi compañera
  • ¿Qué clase de trauma sufriste, para ponerle un nombre a una espada?
  • Aaa… Slad podrías ayudarme
  • Sabes deberías dejar de hablarle a tu espada, de esa forma o de lo contrario pensaran que estas…

En ese momento Elizabeth escucho, de forma repentina una voz, que provenía de la espada de Jack: ‘¿Por qué quieres que hable con esta desagradable mujer?’

  • ¡L-La espada… la espada acaba de hablar!
  • Si, ella es Slad
  • Se que existen espadas mágicas, pero es la primera vez, que veo a una espada que puede hablar, ¿Qué clase de espada es esta, puedo verla?
  • Si te atreves a ponerme, un dedo encima te prometo, que perderás tu mano; la única persona en este mundo que puede tocarme y usarme es Jack
  • ¿De dónde sacaste esta espada?
  • Ya te lo dije, Slad a estado conmigo desde que yo era un bebé
  • Ya veo…

En ese instante Jack y Elizabeth, escucharon la voz de la animadora, la cual provenía de la arena de combate: ‘¡El ganador de este combate es el Hechicero Keilar, en este combate el hechicero Keilar nos deslumbro con sus grandes hechizos, este fue el último combate de la primera fase del torneo, pero no se marchen, ya que, en algunos minutos comenzara la segunda fase del torneo!’

  • Así que ya termino el combate, me pregunto con quien me tocara combatir, espero que sea alguien divertido o mejor aun espero que me toque combatir contra un caballero negro
  • ¿Eh? Normalmente alguien evitaría combatir contra un caballero negro, después de todo son los caballeros mas fuertes de nuestro reino
  • Mmm… yo no lo veo así, los humanos tienen un concepto de fuerza, y poder muy pequeño
  • Si sabes que estas insultando, a la raza a la que perteneces
  • ¿Eh? Pero yo no…
  • Tú no ¿qué?
  • Olvídalo, no es nada

Tras decir aquellas palabras, Jack se puso de pie, y se dirigió a la puerta de aquella sala, en paralelo Elizabeth inmediatamente le hablo a Jack: ‘¿A dónde vas?’

  • Voy de vuelta a la zona de espera, después de todo anunciaran la segunda fase del torneo y quiero saber con quien me tocara combatir, así que nos vemos después Eli
  • Si… nos vemos

Jack salió de aquella habitación, dejando solas a Elizabeth y Gretel en aquella habitación, ambas estaban en completo silencio hasta que Gretel comenzó a hablar: ‘Supongo que estuvo bien, para una primera cita’

  • ¿Una cita?
  • Si, desde mi punto de vista, esto parecía una cita
  • ¡Esto no fue para nada una cita, simplemente quería hacerle algunas preguntas!
  • Jee, por cierto ¿Logro hacerle todas las preguntas que quería?
  • No, no pude hacerle todas mis preguntas
  • Entonces, supongo que tendré que organizar otra reunión para que usted, pueda hacerle las preguntas que le faltan
  • ¿Por qué dices eso, mientras sonríes?
  • Simplemente sonrío de alegría, porque tuvo su primera cita
  • ¡Ya te dije, que esto no fue una cita, además él es una persona desagradable!
  • Mmm… yo no pienso que sea una persona desagradable, pero si hay algo que me molesta de ese chico
  • ¿Y qué es lo que te molesta de él?
  • Lo que me molesta de ese chico, es la gran tristeza que hay en sus ojos
  • ¿Tristeza? ¿De que estas hablando? Yo no vi nada de eso en él
  • Aaa… princesa Elizabeth si quiere entender, de mejor manera a las personas, debe aprender a mirar más allá, de lo que ve a simple vista
  • Mmm… no comprendo bien
  • Talvez no lo entienda ahora, pero estoy segura de que con el tiempo lo entenderá, en fin, creo debemos volver con sus padres
  • Si, estoy de acuerdo, volvamos con mis padres.

 

—*—

 

Habían transcurrido unos pocos minutos, desde que el sexto y último combate, de la primera fase del torneo había concluido. La familia real había observado, el combate tranquilamente desde su palco privado, la primera en romper el silencio fue la reina: ‘Todos los combates fueron bastante, entretenidos’

  • Así es, además los mocosos que Rusty recomendó en su carta, lograron pasar a la segunda fase
  • Es verdad, pero ahora veremos si logran pasar a la tercera fase

En ese instante una mujer con traje de hechicera, entro al palco privado de los reyes. El cabello de aquella mujer era azul igual que sus ojos, aquella mujer llevaba un extraño bastón en su mano izquierda

Ante la llegada de aquella mujer, la reina comenzó a hablar: ‘Vaya, al fin, la mejor hechicera de nuestro reino y poseedora de la cuarta Divinum Reliquae decidió salir de su torre’

  • No necesitas burlarte hermana mayor
  • No me estaba burlando, solo estoy feliz de que salieras de tu torre
  • Ya veo, por cierto ¿Cómo va el torneo?
  • La primera fase ya termino, pronto iniciará la segunda fase
  • Así que, llegué justo a tiempo, para ver el comienzo de la segunda fase
  • Si, dime ¿No quieres participar? Estoy segura de que causarías gran revuelo en los participantes
  • Es obvio que no participaré ¿Por qué perdería mi tiempo en ese torneo? Sin mencionar que sería demasiado fácil para mí
  • Con tu habilidad mágica y tu Divinum Reliquae supongo que sería demasiado fácil, para ti ganar
  • De hecho, sólo con una Divinum Reliquae ganar un torneo sería fácil, después de todo, las Divinum Reliquae son armas y artefactos legendarios de gran poder qué poseen conciencia propia
  • Nuestro Reino sólo posee en su poder, la tercera y cuarta Divinum Reliquae, ambas son artefactos para los hechiceros, prácticamente son nuestros tesoros nacionales
  • Si y el único problema con las Divinum Reliquae, es que al tener conciencia propia ellas eligen a sus usuarios
  • Si, ese él único problema con las Divinum Reliquae, hasta ahora la tercera Divinum Reliquae no ha elegido a ninguno de los candidatos que le he presentado
  • ¿Qué hay de las otras Divinum Reliquae has encontrado sus ubicaciones?
  • No, no he encontrado nada, no es como si fuera fácil encontrar la ubicación de armas y artefactos legendarios
  • Así que no hemos encontrado ninguna otra Divinum Reliquae, me pregunto si los otros reinos, habrán encontrado las Divinum Reliquae faltantes
  • Eso no lo sé, lo que, si he logrado averiguar, es que desde la primera hasta la novena Divinum Reliquae se sabe que existen, pero de la décima hasta la treceava sólo son mitos y cuentos ya que nunca se han visto
  • Ya veo, pero, aun así, quiero que sigas investigando
  • Si, seguiré investigando.

En ese instante el rey comenzó a hablar: ‘Miren van a anunciar a los participantes, de los próximos tres combates de la segunda fase’

Rápidamente todos en el coliseo, escucharon la voz de la animadora: ‘¡Hola a todos agradecemos su espera, ahora anunciare a los participantes de los próximos combates!

En el primer combate tendremos, al participante Floyd mejor conocido como Espada Ebria contra el espadachín Cristan mejor conocido como Silbido de Viento

En el segundo combate tendremos a la caballero negro Freya contra el hechicero Keilar

Y el tercer y último, combate de la segunda fase del torneo será entre Jack, mejor conocido como Espada Lunática contra el caballero negro Ogrer’.

Índice