Tensei Slime: SS- Visita a lo desconocido- 10 Manifestación de la maldad y el ataque de la super bestia

El imperio mecanizado de Almsbine: Barzephon.

Justo cuando Veldora y Michelle se encontraron, se estaba celebrando una reunión de líderes bajo el nombre del emperador de Almsbine.

Seis personas se habían reunido.

Emperador Almsbine.

Primer Ministro Fudora

Gobernador General de la Ciudad Este, General Kristoph.

Gobernador General de la Ciudad Oeste, Teniente General Alvin.

Gobernador General de la Ciudad Norte, General de División Amit.

Representante del Gobernador General de la Ciudad Sur, Brigadier Jegyll.

El más poderoso del imperio.

El Primer Ministro Fudora se puso de pie y observó la sala antes de declarar que la reunión había comenzado.

Y con eso, el emperador Almsbine abrió la boca con seriedad.

«…¿Dónde está Michelle?»

No era el tema de discusión, sólo una muestra de preocupación por el paradero de su hija.

Fue el ayudante de Michelle, Jegyll, quien le respondió.

«Desafortunadamente, Su Majestad, Michelle ha salido a purgar a los traidores»

«Está bien, no te culpo»

Almsbine dijo eso.

Su voz no tenía emoción, y era difícil saber lo que estaba pensando.

Fue lo mismo con Jegyll también. Ella sintió una presión inmensa al estar aquí como representante.

Entre estos pocos generales.

Eran todos tan diferentes en rango con el de ella.

El Emperador que gobernaba el imperio.

Y el que lo apoyó con su inteligencia, el Primer Ministro Fudora.

Y-

Los Gobernadores Generales de cada ciudad tenían el mismo rango que Michelle y eran conocidos como los Machinery Four.

No era de extrañar que estuviera nerviosa.

Aunque es un problema que no se pueda responder a la convocatoria del Emperador, tal vez hubo un malentendido…

«En ese caso, no podemos culparte»

El Primer Ministro Fudora lo dijo para pasar al tema principal.

«Dejando de lado ese asunto, la razón por la que se han reunido hoy aquí, es para poder decirles que ha llegado el momento»

«¿El momento? ¿Qué quieres decir?»

«Sí. Te lo explicaré»

Kristoph se quedó callado, y así Alvin habló primero.

Kristoph era un héroe.

Un verdadero militar que dirigió el ejército durante la gran guerra.

Después de eso, ayudó a su amigo Almsbine a ascender a la silla del Emperador.

Alvin era el hijo de Almsbine y el hermano mayor de Michelle.

Era despreocupado y brillante.

Siempre fue la primera persona que hacía preguntas en reuniones como ésta.

No tenía miedo de nada y era el alma de la fiesta.

«De hecho, varios planes han estado en marcha en secreto, y han comenzado a dar frutos. Especialmente el proceso de eliminación de la contaminación con el que estamos experimentando en el sacrificio del Seis. Está yendo muy bien. La mayor parte del subsuelo ha sido purificada y estamos pensando en mudarnos a la superficie»

El Primer Ministro Fudora explicó con una leve sonrisa.

Los que lo escuchaban no tenían idea de lo que él estaba hablando, y tenían expresiones de confusión.

«Espera, Fudora. ¿Qué quieres decir? ¡¿Sacrificio del Seis…!?»

Alvin debe haber sentido algo siniestro allí porque frenéticamente pidió una respuesta.

Kristoph permaneció en silencio, pero sus ojos brillaron con fuerza.

Amit continuó mirando la mesa. Su postura no había cambiado desde el principio. Ni siquiera era seguro si estaba interesado.

En cuanto a Jegyll, se sorprendió mucho con las palabras de Fudora.

Seis: lo único en lo que podía pensar era en que debía ser sobre la sexta ciudad.

Eso significaba…

«Jejeje. Todos ustedes son muy buenos fingiendo ser inconscientes. No hay necesidad de eso. Seguro que todos lo sabían. Diez mil millones de personas fueron asesinadas para crear una fundación para el imperio. ¿Cómo puedes actuar tan sorprendido por tener que sacrificar a 50 millones de residentes?»

Había una locura en la sonrisa de Fudora, pero ninguna culpa.

Y fue Alvin, no Jegyll, quien se levantó con furia.

«¡Bastardo! ¿Entiendes lo que estás diciendo?»

Gritó con una mirada de odio.

Alvin había sido consultado por Michelle, y él era uno de los que trabajaba encubierto para ella.

Hasta ahora no habían podido encontrar ninguna prueba y, sin embargo, aquí estaba el culpable, haciendo una declaración audaz. Era probablemente más de lo que Alvin podía haber imaginado, pensó Jegyll.

Fue nada menos que su padre, el propio emperador Almsbine, el que apaciguó a Alvin.

«Cálmate, Alvin. Fui yo quien ordenó el experimento en el 6. No culpes a Fudora…»

Dijo mientras ordenaba a Alvin que se sentara.

Pero…’ murmuró Alvin, pero finalmente obedeció a su padre y se sentó.

«Jejeje. Muy bien, Su Majestad. ¡Tu determinación es admirable!» Le dijo Fudora al emperador.

Tenía una sonrisa obscena en la cara, dejando muy claro que no hablaba sinceramente.

Era una actitud demasiado casual para tener hacia un emperador.

Quizás había ido demasiado lejos porque no sólo era Alvin ahora, sino que Kristoph también miraba a Fudora con una mirada aguda.

Y justo cuando abrió la boca para advertirle-

«Sin embargo, Fudora. ¿No es demasiado pronto para revelar esa información? ¿Por qué lo hiciste? ¿Es por eso que hiciste que todos se reunieran aquí en mi nombre? ¡¿Qué estás planeando?!»

El emperador cuestionó a Fudora con una voz amenazante.

Nadie podía desafiar al emperador que había gobernado este imperio durante más de cien años.

Sí, hasta ahora….

Fudora sonrió con confianza y mantuvo su actitud arrogante.

«Oh, nada serio. Yo sólo estaba…»

«¿Qué? ¿Qué pasa, Fudora?»

«Quería que Su Majestad se desahogara. Eso es lo que mi yo indigno estaba pensando»

«¡Te falta respeto, Fudora!»

Kristoph había estado en silencio hasta ahora, pero empezó a gritarle a Fudora.

Sin embargo, la furia de un héroe como Kristoph no fue suficiente para cambiar la expresión de Fudora.

Miró a Kristoph fríamente y dijo:

«Kristoph el héroe. ¿Seguro que también conocía la voluntad del emperador? Sacar a la población de un mundo que avanza hacia la destrucción, permitiendo que sólo sobrevivan aquellos que son brillantes. Traer estabilidad al mundo mientras te conviertes en un gran criminal. Entonces haz que los nuevos líderes te juzguen. ¿No es un auto-sacrificio tan elogiable…»

Las palabras que Fudora desató fueron suficientes para hacer que la habitación se enfriara.

«… ¡¿Qué?!»

«No puede ser. Padre, ¿es eso cierto?»

«No, no…»

La conmoción atravesó la habitación.

Como si esperara esta reacción, Fudora se puso de pie y comenzó a hablar con una expresión de entusiasmo.

«Seguramente no hay ningún problema ahora, Su Majestad. ¡Deberías decírselos y desahogarte!»

«Esto es ridículo. ¿Te has vuelto loco, Fudora? El mundo sigue contaminado, estamos lejos de alcanzar la estabilidad. El momento no es el adecuado…»

«¡Silencio, tonto senil! La única razón por la que me vi obligado a actuar asi fue porque tenías el control total del sistema Mobius. Si tuviera ese sistema, todos los problemas de energía se habrían resuelto. Y aún así tú…!!»

«¿¡Qué estás diciendo!? ¡Te dije que no estaba completo! Fue sólo un sueño, Fudora. Fue algo que excedió nuestras capacidades como humanos!»

«¡Silencio!»

Gruñó Fudora como si se hubiese vuelto loco. Pero luego, de repente, recuperó la calma.

Y luego sonrió malvadamente.

«Su Majestad. Realmente es todo culpa tuya, ¿sabes?»

Esta parte final del plan que había estado secretamente en marcha se activó ante los ojos de Fudora.

Sucedió al mismo tiempo.

Alvin fue el primero en moverse.

Se levantó para detener a Fudora, y dio un paso adelante.

Fue capaz de controlar perfectamente las características avanzadas de la Machinery Four con Artes Mecanicas. Incluso pudo borrar las ondas de choque mientras se movía como el viento.

Sin embargo, esa fue la señal.

El primero en moverse es tu objetivo. Esa fue la decisión tomada entre Fudora y la otra parte.

Y esa persona era parte del Machinery Four, igual que el General Amit.

Por supuesto, su espalda expuesta estaba completamente desprotegida, así que el ataque de Amits atrapó a Alvin justo detrás de la cabeza.

La energía se convirtió en vibraciones y llegó al cerebro de Alvin.

Un segundo después, la cabeza de Alvin explotó como un huevo que había sido calentado en un microondas.

«Me alegro de que fueras tú quien se moviera primero. La cosa es que nunca me gustaste, Alvin»

El General de División Amit era el Gobernador General de la Ciudad Norte y el hermano menor del emperador.

Sin embargo, su corazón estaba lleno de celos hacia su brillante hermano mayor. Y el sentido de inferioridad de estar relacionado con un emperador tan grande lo había consumido.

Era el más bajo de los Machinery Four, y eso solo lo hizo más resentido.

El Primer Ministro Fudora había visto a través de él y lo había seducido con dulces palabras, llevándolo al crimen que ahora se comete.

«¿¡Alvin!? ¡Amit, bastardo! ¿Qué hiciste…?»

El emperador gritó.

Amit se rió sin preocuparse.

Su siguiente objetivo era el hermano que era la raíz de su resentimiento. El emperador Almsbine en persona.

Amit pareció desvanecerse mientras corría hacia el emperador.

Sin embargo, su mano asesina fue detenida por una voluntad de hierro.

Fue el héroe, el general Kristoph.
El más fuerte de los Machinery Four estaba en el camino de Amit.

«¿Por qué no abandonas a ese hombre y me ayudas? ¡Te ascenderé si me convierto en emperador!»

«Me niego. Mi lealtad es hacia mi amigo, el emperador Almsbine»

«¿Así que te interpondrás en mi camino, Kristoph? Bueno, ¡te arrepentirás de esa decisión!»

Comenzó una batalla feroz.

Fue una batalla de los cyborgs más fuertes, los Machinery Four. Y nadie podía interferir.

Jegyll tuvo que retroceder para que no quedara atrapada en ello.

Trató de moverse para proteger al emperador, pero…

«¡Para, Jegyll!»

Jegyll se quedó inmóvil ante esas palabras.

(¡¿Qué?! ¡No puedo moverme…!?)

Estaba horrorizada.

«¿No puedes moverte? Yo soy el que te modificó. Y así puedo tomar tu libertad de movimiento con una palabra. Además, ¿de qué servirías en esa pelea? Quédate quieta y no te metas en su camino»

Era la voz de Fudora.

«Fudora. ¿Qué es lo que quieres?»

«¿No se lo dije, Su Majestad? Quiero el sistema Mobius. Es lamentable que Michelle no esté presente, pero también ha aumentado la tasa de éxito de mi plan. Sólo Kristoph y Michelle quedan de los Machinery Four. Si Kristoph es asesinado aquí, eso sólo dejará a Michelle. En otras palabras, yo gano»

«Tonto. Subestimas a Kristoph. Incluso si son iguales en características, el cerebro de Kristoph está en un nivel diferente. ¡Amit no puede ganar contra el fundador de las artes mecánicas!»

El emperador Almsbine parecía bastante confiado.

Los Machinery Four había sido modificados por el propio Emperador. Y entre ellos, Kristoph se jactaba de una fuerza que lo hacía el más grande de todos.

Todos podían ver que Amit estaba siendo empujado hacia atrás en la lucha que tuvo lugar antes que ellos.

Estaba claro que había una diferencia de poder.

De hecho, la Barrera de Anillo de Éter de Amit había sido apagada, y la luz estaba empezando a oscurecerse.

Era sólo cuestión de tiempo antes de su derrota.

A menos que los tomara por sorpresa, era imposible derribar a los Machinery Four de un solo golpe.

Y así Kristoph tranquilamente empujó a Amit hacia el punto en el que ya no sería capaz de luchar.

Sin embargo, Fudora seguía pareciendo seguro de sí mismo.

«He reunido suficientes datos. Ahora es el momento. ¡Mátalo!»

El Emperador y Jegyll, e incluso el mismo Kristoph, no podían entender lo que había sucedido.

Todos menos Fudora y Amit sólo podían ver la escena en silencio.

Una mano había brotado del pecho de Kristoph, el héroe más fuerte.

Y esta mano, no era la mano de nadie más al que le habían destruido la cabeza, Alvin.

Amit se burlo con locura.

«Qu- ¿Qué? Pero tu cerebro fue destruido… cómo…» Preguntó Kristoph en estado de shock. Le habían hecho una herida mortal.

La persona que respondió fue Alvin. Su cabeza ya se había regenerado.

«Es muy sencillo, General Kristoph. No soy Alvin. Soy una forma de vida artificial hecha por mi padre, Fudora -un Bionoide. Sin embargo, voy a absorber la información genética en este humano llamado Alvin, así como el biocomputador equipado en este cuerpo. Eso incluye sus recuerdos y habilidades personales. Se podría decir que soy Alvin renacido»

«¡Haaaahahaha! Eso es lo que es. Alvin fingió estar muerto para poder atacarte, Kristoph. Pero si hubieras sido tú el que se hubiera movido primero, te habría destruido con esta mano!»

«Eso es imposible…»

«Ggg….Su Majestad, lo siento….»

El emperador Almsbine estaba conmocionado y confundido.

Y así, dejando solo a su emperador, el héroe Kristoph dejó de funcionar como una forma de vida.

«Cómo puede ser…cómo puede…»

Fudora miró al emperador y declaró fríamente:

«No se preocupe, Su Majestad. Kristoph puede haber muerto, pero no se desperdiciará. Renacerá como un bionoide más fuerte»

Y entonces Fudora produjo una esfera, que luego colocó en el pecho de Kristoph.

«Su Majestad. Es verdad que los Machinery Four, sus obras más grandes, tienen capacidades maravillosas. La capacidad de Auto-Sanación les permite regenerarse, y luego está la increíble durabilidad que aporta la aleación especial. Pueden utilizar la expansión espacial y están equipados con reactores nucleares de alto rendimiento. Su poder es varias veces más fuerte que el de nuestras otras armas. Pero más que nada, tienen individualmente la Barrera del Anillo del Éter, que es el corazón de la defensa de la ciudad. No es de extrañar que sean considerados los más fuertes… sin embargo, eso es cosa del pasado. Los Bionoides que he creado tienen la flexibilidad de los seres vivos. Mira, como evidencia…»

Mientras Fudora hablaba con una mirada de éxtasis, el caído Kristoph comenzó a levantarse del suelo.

Dejó sólo los órganos importantes, el resto fueron absorbidos y descompuestos y luego reconstruidos.

Todavía se parecía a Kristoph, pero las entrañas eran completamente diferentes.

Sin embargo, los recuerdos y las habilidades, todo sobre Kristoph había sido replicado completamente….

No….

El rostro envejecido de Kristoph había recuperado los rasgos de su juventud.

Las células biológicas y de memoria que no envejecen pudieron leer la información genética de Kristoph y recrearla. No era su edad actual, sino una cara más joven que estaba llena del poder de sus mejores días.

Parecería que esas apariencias tenían poco significado para un ciyborg, pero no fue así.

Degradación del cerebro, capacidad para tomar decisiones, reconocimiento y velocidad de reacción.

Esas debilidades habían desaparecido, y Kristoph había renacido como el Bionoide más fuerte.

Pero ya no tenía corazón. Su voluntad era obedecer a Fudora.

«…Saludos, padre. Soy Kristoph, tu escudo y tu espada. Espero sus órdenes»

Y así nació el bionoide más aterrador.

El emperador Almsbine estaba demasiado conmocionado para hablar.

Su amigo de mayor confianza había muerto frente a sus ojos.

Y además, había renacido como el más peligroso de los enemigos.

No es de extrañar que no supiera qué hacer.

«No, no… ¿y Alvin!?»

El Emperador finalmente se dio cuenta de que Alvin no lo había traicionado, sino que había sido reconstruido en secreto.

Era obvio, considerando que había regenerado una cabeza que había sido destruida.

«Sí, eso es muy perspicaz de tu parte. Se negó a ayudarme, así que no tuve elección»

«¡Bastardo!»

«Hahaha. ¿No te lo dije? Todo esto es porque continuaste ocultando el Sistema Mobius. Eso resolvería todos nuestros problemas de energía. Con ese poder, no tendríamos que esperar los resultados de estos experimentos lentos. ¡Podemos purificar este mundo!»

«Te lo dije. Eso…»

«¡Silencio! ¡No tengo intención de seguir tus lentos planes!»

«Exactamente. Hermano, estoy de acuerdo con lo que dice Fudora. No quiero ser el emperador de un mundo tan miserable. Quiero gobernar un planeta que es hermoso. Así que nuestros objetivos coincidían, y accedí a ayudar. Puedes morir en paz y dejarme el resto a mí»

Amit se rindió a sus malos deseos y miró fijamente al Emperador.

Kristop y Alvin, los dos bionoides, observaban en silencio.

Fudora observó esto con la convicción de que sus ambiciones estaban a medio completar.

Había llegado el momento.

Una parte del plan que se había llevado a cabo en secreto ya se había cumplido.

Estos cuatro habían sido modificados por el propio Emperador. Eran las mejores obras de la mente de un genio.

Como el viejo Emperador no podía replicarlos, se les podría llamar un «arte perdido»

Por eso había sido necesario que Fudora desarrollara una tecnología que pudiera ir en contra de ellos.

Y él lo había hecho.

Se habían llevado a cabo experimentos con seres humanos en secreto y se recogieron datos.

Y finalmente, Fudora tuvo éxito en sus experimentos de modificación de formas de vida.

Se lo implementó él mismo hace un mes.

Las cosas se movieron rápidamente después de eso.

Amit había accedido secretamente a ayudarlo. Atrajeron a Alvin y luego lo mataron.

Y luego renació como su mayor peón, un bionoide.

Y ahora…

Su mayor obstáculo, Kristoph, estaba en sus manos. Michelle era la última persona en su camino.

En cuanto al payaso que sólo tenía su puesto porque era el hermano menor del Emperador, podía ser manejado en cualquier momento.

«¡Haaaahahaha! ¡Hermano, esto es un adiós! Deja el resto para…?»

El puño de Kristoph golpeó la cabeza del tonto, destruyéndolo en un instante.

Fudora asintió con satisfacción antes de absorber el cuerpo.

Y al hacer eso, él mismo fue recreado en el ser más fuerte.

Las especiales artes perdidas del Emperador se combinaban ahora con los frutos de su investigación.

Y con eso, el viejo cuerpo del Primer Ministro Fudora también se transformó en un joven de cabello negro.

«Fudora… tú…»

El Emperador murmuró con asombro. Fudora lo miró con una expresión sorprendentemente suave.

«Su Majestad, no, Sr. Al. Realmente no eras apto para ser emperador. Yo haré el resto por ti. Pero sólo necesito tomar tu conocimiento…»

Y con eso, Fudora le concedió al Emperador Almsbine el descanso eterno.

Ese fue el final de un hombre que había gobernado un imperio por 100 años.

«…Ahora. Parece que Michelle realmente ha escondido el Sistema Mobius. Me alegra que el plan haya tenido éxito, pero es molesto que tengamos más trabajo que hacer. Aún así…»

Entonces Fudora miró a Jegyll.

«Tenemos cebo. Puedo usar esta cosa para conseguirla sin ninguna dificultad»

Dijo con una risa malvada.

«N-No! ¡¡Detente…!!!»

Y entonces la conciencia de Jegyll fue tragada por las sombras.

Su deseo fue en vano. También renacería como un bionoide.

Conviértete en un peón para Fudora, despojada de su libre albedrío…

Y así, sus planes llegaron a su fase final.

 

◆◆◆

Habían pasado cinco días desde que Veldora y los demás llegaron a este mundo.

Los sonidos de algo chisporroteando mientras se cocinaba resonaban.

Eso debería ser suficiente para predecir quién era.

Veldora.

Veldora estaba cocinando de nuevo. Esta vez había carne en su parrilla.

«Hey-tu!!! ¡Tú! ¿¡Qué pasa contigo!?»

Y la persona que gritaba también era fácil de deducir.

Zaza.

Había estado con la retaguardia, pero en el momento en que se detuvieron para acampar, se encontró con una escena que le hizo gritar de desamparo.

«Kaaa-hahahaha! Llegas tarde, Zaza. Ya hemos empezado, ¿sabes? Pero no te preocupes. Te guardé un poco para ti!»

Dijo Veldora con una sonrisa.

Obviamente, esta era su manera de intimidarle.

Le gustaba burlarse de Zaza, que no podía comer.

«¡Detengan esto de una vez! En primer lugar, los problemas siempre parecen surgir cada vez que empiezas a cocinar! ¡Es casi como si esa parrilla estuviera maldita!»

«¡Qué grosero! Tenía esta parrilla preparada para hacer bocadillos. ¡¡No es de ninguna manera un objeto embrujado!!!»

«Así es, Zaza. La parrilla del maestro es una parrilla normal. Pero por otra parte, decir eso podría levantar una bandera!»

«¡Kahahaha! No digas eso, Ramiris. ¿Qué harás si algo realmente sucede?»

«Eso es verdad, maestro. ¡Tendré cuidado!»

«¡Sí! Deberías hacer eso»

Zaza no podía estar enfadado mientras estos dos hablaban.

Finalmente recuperó la calma e hizo la pregunta más importante que tenía en mente.

«Este es un lugar tan sucio. Aun así, ¿Cómo…»

Zaza dijo eso mucho antes de congelarse de repente.

Había estado tan enfadado que se le había escapado al principio, pero ahora se daba cuenta de que la escena que tenía ante él era increíblemente extraña.

Después de separarse con Michelle, habían bajado por un pasadizo subterráneo que conducía a la superficie.

Esto fue para que pudieran ir a un escondite diferente que Michelle había preparado para ellos.

Como eran casi mil personas en total, el progreso era lento.

Y el viaje habría sido difícil incluso sin tener en cuenta eso.

Esto se debía a que tenían que recoger trajes protectores que se dejaban en diferentes bases a lo largo del pasillo subterráneo, y todo el mundo tenía que usarlos.

Eran como trajes de astronauta en estructura, y proporcionaban al portador suficiente nutrición y agua para sobrevivir durante una semana sin quitárselos.

Pero aunque había algo de ayuda mecánica, el traje seguía siendo pesado y una carga para el usuario.

Una cosa era que los adultos los usaran, pero era muy difícil para los niños.

Después de un tiempo, hubo algunas personas que empezaron a enfermarse, por lo que se hizo necesario detenerse y descansar….

Ni siquiera podías comer con los trajes puestos.

Aunque ofrecían nutrición, eso sólo significaba beber comida líquida de una pajita.

No podías comer la carne que Veldora estaba cocinando a menos que se quitaran el traje.

Y esta era la superficie.

La atmósfera estaba contaminada por la radiación y los gases tóxicos.

Quitarse los trajes aquí era lo mismo que suicidarse. Sólo un loco empezaría a cocinar carne aquí.

Y sin embargo…

Justo delante de los ojos de Zaza.

Los niños estaban felices comiendo carne y verduras cocidas.

(¿Qué demonios está pasando?)

Zaza sólo podía mirar en estado de shock.

«Aunque puede ser difícil de creer, Zaza. Esta área de aquí no está contaminada por alguna razón…»

Karman, que también formaba parte de la retaguardia y también estaba muy sorprendido, lo dijo mientras reportaba los resultados de los análisis de sustancias.

Sorprendido, Zaza le preguntó a Rindo, el capitán del equipo de avanzada.

«¡Ri-Rindo! ¿Qué está pasando aquí?»

«Ah, esto. ¡De verdad que sabe increíble!»

«¡Idiota! ¡¡Eso no es lo que estaba preguntando!!!»

«Haha. Señor Zaza. Sólo estoy bromeando. Bueno, el señor Veldora de repente dijo: «Si vamos a hacer un picnic, ¡hagamos una barbacoa! «¡El tiempo es bueno para eso!»

«¿Así que fue él después de todo?»

«Sí. Pero me pareció extraño que dijera eso sobre el tiempo…»

En ese momento, Zaza se dio cuenta de que había una extraña luz alrededor de donde estaban.

Como su visión era a través de ojos mecánicos, le había tomado un tiempo darse cuenta.

Pero de hecho, el lugar estaba lleno de una luz que no había visto en años. En otras palabras, fue la luz del sol la que brilló sobre ellos.

«¿…Puede ser…el sol?»

Zaza levantó la vista, sorprendido.

Había una luz que brillaba tanto que era cegadora.

Era el sol.

El sol debería haber estado cubierto por gruesas nubes, pero ahora estaba mostrando su cara.

La verdad es que Veldora había usado su poder para soplar las nubes y purificar la atmósfera en esta área.

Después de eso, había usado ‘Manipulación de la Probabilidad’ para ajustar las cosas para que no volaran más contaminantes hacia ellos.

Fue algo increíble hacerlo de manera casual, pero sólo Ramiris y Beretta lo sabían.

«No puedo creerlo. ¿El sol?»

«El ambiente aquí no es normal…y…»

Zaza estaba aturdido.

Sin embargo, Rindo le habló con calma.

«No tiene sentido pensar en ello. Según el Sr. Veldora, «Tenemos suerte. Tal cosa puede suceder con suficientes ‘probabilidades’ superpuestas!'»

Lo había dicho con una sonrisa.

(¡Eso es ridículo!)

Zaza gritó interiormente.

Sin embargo, la realidad era que este lugar era seguro, y todos se habían quitado los trajes y estaban disfrutando de la barbacoa.

Como dijo Rindo, fue estúpido preocuparse tanto por ello.

Y así Zaza regresó con Veldora.

Sin ningún propósito en particular, se sentó en una roca y observó el trabajo de Veldora.

Parecía tan feliz mientras cocinaba la carne -que tenía orígenes desconocidos- en su confiable parrilla.

Karman se acercó a sentarse junto a Zaza y le ofreció uno de sus puros.

«Gracias»

«No es nada. Zaza, he estado pensando. Ese tipo es probablemente mucho más grandioso de lo que hemos asumido»

«Sí. Yo también lo creo. No quiero admitirlo, pero su ilimitada alegría nos ha salvado. Sin embargo, me duele ver las cosas de esa manera. Después de todo, también es muy problemático…»

«Eso es cierto. Incluso cuando llegó la general Michelle, empezó a freír pancakes en su parrilla»

«¿Verdad? Y esta carne. ¿De dónde lo sacó? Cuanto más pienso en él, más misterioso me parece. Ya ni siquiera sé cómo hablar con él»

«Hahaha. Pero no parece un mal tipo. Sin embargo, uh, ‘banderas’, ¿era así? No me sorprendería que volviera a pasar algo»

«Hey-hey, deténte Karman. Todos están aquí sin sus trajes. No seríamos capaces de lidiar con ningún problema»

Fue justo cuando Zaza había terminado de decir esto.

La expresión de Karman se congeló en la cara.

«Hey-hey, detente. ¿Crees que esto es gracioso?»

Zaza se rió mientras le daba una palmada a Karman en el hombro. Entonces siguió sus ojos y lo vio.

Esa cosa que debería haber estado en el mundo subterráneo.

La cosa con habilidades paranormales, el enemigo de la humanidad.

Se llamaba la Súper Bestia.

«¡¡Te dije que esto pasaría!!! ¡¡Esa parrilla está maldita!!!»

El grito de Zaza resonó.

Y con eso, la repentina llegada de la bestia convirtió la escena en una de caos y miedo.


Traductor: Hamlet


 

Índice