The Dark King Capitulo 382

Dudian miró a su alrededor. Sus ojos se posaron en sobre Reid y lentamente dijo: «Coronel, tienes órdenes de los altos mandos y no insistiré en que vayas al campo de batalla. Entiendo que es tu deber cumplir las órdenes, pero no es mi responsabilidad hacerlo. No olvides que no tienes derecho a limitar mi libertad. ¡Puede que me veas como un débil arquitecto pero yo soy un caballero! «

 

«Aunque formalmente aún no lo sea, ¡pasé la prueba escrita y heredé el espíritu de caballero! ¿Por qué crees que doné un arma legendaria a los militares? ¿Cuál crees que era el propósito? Fue para ahorrar costos y asegurarme de que el dinero se utilizará para otras cosas. ¡Quiero ver disminuir la sangre derramada por los soldados! ¡Quiero ver menos personas muertas!”

 

«¡Un soldado muerto significa otra familia rota!»

 

“¡Creo que todos ustedes son conscientes de que, como caballero, debo seguir el espíritu de la caballería! ¡Debo luchar por la gloria, por la protección de los débiles, por la justicia, por el bienestar de todos!”

 

“¡Esto es lo que creo que un caballero debería hacer! ¡Estos son mis criterios!”

 

Los ojos de Dudian se iluminaron: «Ahora, ¿quieres que un caballero se esconda cobardemente mientras la guerra ocurre? ¿Quieres que vea morir a otros soldados mientras miro desde un lugar seguro detrás de la línea de defensa?”

 

Dudian respiró hondo y habló en tono vigoroso: “¡Respeto que sigas y cumplas las órdenes militares! Pero yo soy un caballero! ¡Aunque todavía no he sido nombrado caballero pero cargó con la identidad! ¡Preferiría que me mates ahora mismo a ver morir a mis hermanos! ¡Tal vida es una blasfemia y es demasiado humillante!”

 

Reid y otros rostros cambiaron ligeramente. Se conmovieron al escuchar las palabras de Dudian. Su sangre estaba hirviendo y sus ojos se enrojecieron. Los soldados de élite apretaron sus armas y se mordieron los labios.

 

Reid miró la triste expresión en el rostro de Dudian. Su corazón se sacudió y sintió sus orejas calentarse. Reid respiró hondo y se inclinó: «Sr. Dean … lo siento …»

 

El rostro de Dudian se ensombreció cuando escuchó la palabra «lo siento». No pensaba que seguirian indiferentes después de su emotivo discurso. Sintió un poco de ira cuando los miró: «Admiro la irrevocable resolución que tienes … Lo admiro … ¡Sin embargo, los militares pueden darte ordenes pero no tienes el derecho a mandarme!»

 

Reid dijo: «Maestro, por favor no hagas las cosas difíciles para nosotros»

 

Dudian respondió con indiferencia: «No soy yo, sino tú quien está haciendo las cosas difíciles. Hemos estado perdiendo tiempo aquí mientras deberíamos estar matando bárbaros en el campo de batalla. ¡Cada bárbaro muerto es equivalente a salvar a un soldado y una familia! ¡No tengo idea de lo que piensas, pero no puedo soportar estar aquí sin hacer nada! Tendré pesadillas en el futuro por los gritos de las familias que perdieron a sus hijos en la guerra … «

 

La cara de Reid se puso fea y apretó sus puños. Pero no podía desobedecer las órdenes. Era algo que llevaba mucho tiempo grabado hasta en sus huesos. Se había convertido en coronel por seguir las reglas.

 

Dudian sacó un mapa de su mochila. Lo extendió sobre el lomo del caballo. Miró los círculos que había marcado de antemano. Miró a Reid: «¡Coronel, usted puede ir a la línea de defensa del río Rojo, pero yo quiero ir al valle Escarlata!»

 

«Valle Escarlata?» Reid estaba perplejo.

 

“Los bárbaros marcharan en línea recta después de atravesar la pared dorada. Llegarán al río Rojo pero les será muy difícil atraversarlo. Entonces cambiarán de dirección. El valle Escarlata está frente a los pantanos en el sur. Los exploradores enviados por los bárbaros tendrán que pasar por el valle Escarlata» Dudian dijo lentamente:» El cañón Escarlata es muy empinada y es muy difícil de escalar. Pero tiene un ancho de unos seis o siete metros y puede acomodar a un escuadrón. Los esperare ahi” (NT: Esto es ESPARTA!!) 

 

Reid estaba aturdido. Miró a un joven arquero: «Jessie, dame el mapa»

 

El joven arquero se quitó la mochila, sacó el mapa y se lo entregó a Reid.

 

Reid miró el mapa y rápidamente encontró el lugar. Comprobó la posición del valle Escarlata. La sorpresa era evidente en su rostro cuando miro a Dudian: «Maestro, ¿cómo encontró este lugar? ¡Tiene una gran ventaja geográfica!”

 

Dudian tenía una expresión de confusión. Pero en su mente él resopló. Ni siquiera recordaba la cantidad de veces que había revisado el mapa en los últimos días. Se había preparado lo suficiente para distintas situaciones.

 

Reid vio la expresión de desconcierto en el rostro de Dudian: «Maestro, este valle Escarlata tiene un lago a un lado y un bosque al otro. Hay muchos tipos de lagartos, serpientes y otras bestias en el bosque, mientras que hay monstruos acuáticos en el lago. Incluso tropas de élite sufririan grandes bajas pasando por el bosque. La forma más segura parece ser el cañón Escarlata. Pero eso no significa que el valle Escarlata sea seguro. Hay serpientes, bestias de roca y otros monstruos de piedra. ¡Sí podemos emboscarles y arrojarles piedras desde arriba del cañón, podemos aniquilarlos fácilmente!”

 

«No hay forma de protegerse allí, pero la mayoría elegiría el caños Escarlata por su rapidez»

 

Dudian respondió: “Parece que he elegido un buen camino. Iré ahora mismo» Tiró de las cuerdas del caballo y comenzo a moverse.

 

Reid dijo a toda prisa: “Maestro, por favor disminuya la velocidad. Nuestra misión era escoltarlo al Río Rojo. Pero si insiste en ir al valle Escarlata … ¿Está bien que lo sigamos?”

 

«Sí» Los labios de Dudian se curvaron ligeramente. De hecho, él sabía que Reid y los otros no lo abandonarían bajo ninguna circunstancia. La razón por la que eligió ir al valle Escarlata fue que, en el mejor de los casos, habría operaciones a pequeña escala allí. Si iba solo y mataba a los bárbaros, entonces no tendría a nadie de testigo.

 

Además, era imposible tener una batalla a gran escala en este terreno. Su actitud desde el principio era para influir en Reid y otros para que lo siguieran.

 

«Capitán, ¿no estamos …?» Un espadachín miró a Reid para intentar cambiar su decisión.

 

Dudian frunció el ceño. Se dio la vuelta y miró al hombre mientras decía en voz alta: «¡Caballeros! ¿Están dispuesto a dejar de lado sus órdenes y matar al enemigo conmigo? Si es así, ¡levanten la mano! ¡No olviden que dije eso a pesar de las órdenes del ejército! «

 

Todos levantaron la mano.

 

«¡Vamos!» Dijo Dudian.

 

Reid sonrió. Dudian era definitivamente el maestro más maravilloso que había visto … ¡Además era el maestro más valiente! Se lamió los labios y miró a la multitud: «No habrá ningún combate a gran escala aunque nos enfrentemos con los bárbaros dentro del cañón. ¡Protegan al maestro a toda costa! ¡Yo tomaré la responsabilidad de todo! «

 

Los soldados se miraron entre ellos. Uno de los que sostenía una lanza habló en un tono áspero: «¡Capitán, estoy dispuesto a compartir la culpa con usted en caso de una investigación!»

 

«¡Yo también estoy dispuesto!»

 

«¡Yo también!»

 

«¡Yo también!»

 

Todos gritaron en voz alta.

 

Reid sonrió al ver la expresión seria en los rostros de su gente: «¡En ese caso, vamos a matar a algunos bárbaros!»

 

«¡Bien!»

Índice