The Dark King Capitulo 379

La misma mañana. Consorcio Scott.

 

Todos discutían ferozmente en la sala de conferencias.

 

Chai Rostov frunció el ceño. Levantó la mano y golpeó la mesa: «¡Por favor, silencio!» La acalorada discusión se calmó en cuestión de segundos.

 

Todos lo miraron.

 

Chai dijo en un tono frío: “Ya ha pasado y no tiene sentido acusarse los unos a los otros. Si no me equivoco, Rosie nos dijo que compraramos el nuevo invento del maestro Dean al precio de un artículo legendario. ¡Nadie que está sentado aquí dio su consentimiento! ¿Cuál es el punto de arrepentirse ahora? «

 

Todos tenían una expresión compleja en sus rostros cuando escucharon sus palabras.

 

Rosie, que estaba sentada al lado de Chai, suspiró. En aquel entonces, cuando escuchó las palabras de la boca de la adolescente, lo mencionó simbólicamente en el consejo y no insistió en adquirir el invento. Quizás si ella hubiera sido un poco más feroz entonces, el consorcio Scott, Chai y sus activos personales se habrían disparado hasta el cielo. La oportunidad se colocó frente a ella, pero ella no …

 

«¡Oye! Podríamos haber comprado un nuevo concepto por el precio de un artículo legendario si tuviéramos un poco de coraje. No nos atrevimos a cambiar un grano de arena por una montaña de oro … » Un viejo aristócrata sonrió con ironía mientras sacudía la cabeza.

 

Otra persona agregó: “Al principio también nos reímos del maestro Dean y dijimos que era arrogante. Parece que fuimos demasiado orgullosos y arrogantes «

 

Chai sacudió la cabeza mientras miraba a todos. Suspiró pero nunca pensó en las cosas que había perdido. Dijo: “Este asunto es irreversible. La tarea actual es tener una buena relación con el maestro Dean. Además, los militares enviaron noticias a todos los consorcios ayer. ¡Hay un gran pedido sin precedentes por parte de los militares para la adquisición de materiales de acero! La industria principal de nuestro consorcio Scott es la minería y nuestros recursos naturales son diez veces más que todos los demás consorcios juntos «

 

“Si queremos ganar dinero, entonces tenemos que comenzar con la oportunidad frente a nosotros. Tenemos que encontrar el precio de reserva de los otros consorcios lo antes posible. Luego, fijaremos nuestro precio un poco más caro y tomaremos todos los pedidos ”

 

Todos escucharon las frías palabras que salían de la boca de Chai. Sin embargo, pocas personas suspiraron con pesar al escuchar las palabras del Presidente.

 

 

El magistrado

 

Los jueces y aprendices se movían por la oficina. Se pasaban documentos y materiales entre ellos. Todos llevaban el uniforme del magistrado. Era de color blanco nieve con un patrón dorado brillante bordado en ellos. Los puños eran de color rojo oscuro.

 

«¡Wow! ¡El maestro más joven en la historia del Templo!”

 

«Mira. Está escrito que solo tiene dieciséis años y ha producido dos artículos legendarios. ¡Dos! No hay muchos arquitectos en el Templo que hayan producido un articulo legendario y mucho menos dos de ellos. ¡Parece que los dos únicos son el maestro Skagen y la maestra Marie!

 

“Entonces él es el tercer maestro con dos inventos legendarios. Anteriormente salió la noticia de que era un traidor y estaba confabulado con los bárbaros. Eso se me hizo muy raro. ¿Por qué un noble arquitecto senior trabajaría con los bárbaros? Incluso ha donado un artículo legendario. ¡No puedo creerlo! «

 

¡Somos miembros del magistrado! Sin ninguna evidencia, cualquier declaración es falsa y no se puede usar como evidencia mucho menos como referencia»

 

«¿Qué quieres decir? ¿Todavía sospechas que haya trabajado con los bárbaros?”

 

«No lo dije. No estoy de acuerdo con que él haga algo así. Sin embargo, creo que la evidencia es la verdad! ¡Solo creo en la evidencia!”

 

«Bueno, deja de ser un tonto entonces»

 

Unos aprendices de juez conversaban en la oficina mientras miraban el periódico.

 

Una esbelta figura se sentó junto a su escritorio en la esquina. Miró en silencio el periódico en sus manos. Había una sonrisa en su rostro. Susurró en voz baja: «¡Sabía que no harías algo así! ¡No eres tal persona! Anhelas la paz mientras todos intentan culparte … «

 

Había un rastro de tristeza en su rostro: «Me equivoqué contigo …»

 

Lentamente pasó la página del periódico. De repente sus ojos se encontraron con una noticia. Su rostro se puso pálido: «… personalmente al campo de batalla …»

 

 

La lluvia caía por montones.

 

En la pared dorada.

 

El general Auburn miró las nubes oscuras que cubrían el cielo. Estaba cansado y su rostro estaba pálido. No había descansado en días comandando el campo de batalla. Las nubes que envolvían el cielo parecían la muerte flotando sobre sus cabezas. Su corazón se tensaba cuando una gota de lluvia caía porque era la señal para otra batalla.

 

“¡Dile a todos los soldados que reúnan toda su fuerza! ¡Tenemos que aguantar! » Los dedos del general Auburn se aferraron al borde del muro: » ¡Si fallamos, la gente morirá! ¡No hay vuelta atrás! ¡Solo adelante! ¡Solo guerra!”

 

«¡Sí!» El ayudante Junlang se fue.

 

La lluvia se intensificó gradualmente. El ejército bárbaro estaba estacionado a una docena de kilómetros de distancia de la pared dorada, en las llanuras. Eran como olas acercándose a la pared dorada y parecían estar a punto de destruirla.

 

El general Auburn respiró hondo y el frio aire fluyo hacia sus pulmones. Su sangre estaba hirviendo, sacó su espada y gritó: «¡Flechas!»

 

Whoosh!

 

Las flechas bloqueaban el cielo. Cayeron sobre el ejército bárbaro que corría hacia el muro. Penetraron en sus cuerpos y resultaron en numerosas bajas.

 

Sin embargo, habían bárbaros sosteniendo escudos que bloquearon con éxito las flechas. Siguieron marchando.

 

Debajo del muro había más de cien figuras. Todos llevaban uniformes muy diferentes a las armaduras de los soldados. Eran cazadores. Sus armas eran diferentes a las armas de los soldados normales. Algunos sostenían látigos, algunos espadas, algunos lanzas y algunos usaban martillos.

 

Había sangre en toda la cara de Sergei. Su cabello estaba enmarañado. Sujeto con fuerza su lanza al mirar a los bárbaros que corrían hacia ellos.

 

Gwyneth sujeto sus espadas en silencio.

 

«¿Estás lista?» Sergei la miró.

 

Gwyneth asintió lentamente: «Sí»

 

¡Roar!

 

¡Roar!

 

Se lanzaron rocas desde la pared dorada hacia los bárbaros que se aproximaban. Algunos de ellos murieron aplastados mientras que el resto tuvo la suerte de escapar con vida. El resto corrió exitosamente hacia la pared dorada.

 

¡Matar!

 

Cientos de cazadores rugieron al unísono mientras sacaban sus armas y atacaban a los bárbaros.

 

 

En el castillo.

 

Dudian estaba acostado la cama mientras una gruesa colcha cubría su cuerpo. Sostenia el lector de tarjetas y leía la información en la pantalla. De vez en cuando escuchaba el sonida de la lluvia. Sentía un poco de frío, así que le pidió a la criada que le diera otra colcha.

 

«¿Por qué tengo tanto frío?» Dudian frunció el ceño. No tenía ninguna respuesta a su pregunta, así que continuó sumergiéndose en el gran conocimiento del chip.

 

Knock ~~

 

Golpearon la puerta.

 

Dudian levantó la mirada y vio el calor emitido por un cuerpo humano a través de la puerta de madera: «¿Qué ha pasado?»

 

Neuss vio que Dudian no lo dejó entrar, por lo que habló desde el exterior: «Amo, los militares vinieron a preguntar por usted. Dijeron que debia prepararse para ir al campo de batalla. ¡Ellos ya están listos!»

Índice