Goblin Kingdom Entreacto: Pensamientos Viles

 

Goblin Kingdom

Entreacto

Pensamientos Viles

 

Estado
NombreRyutanu Organdia
RazaHumano
Nivel78
TrabajoAventurero Experto; Sublíder
Habilidades<<Brazo Fuerte>>  <<Dominio Del Hacha B+>>

<<Ojos De Murciélago>>  <<Cleptómano>>  <<Asesino De Cien Demonios>>

Protección DivinaNinguna
AtributosNinguno

 

Maldito sea todo.

 

Puede que no creamos en Dios, pero eso no significa que merezcamos esto. Apostamos nuestras vidas y ahorramos todas las monedas que pudimos para poder salir de ese callejón podrido, ¿Y así es como terminamos?

 

Ni siquiera Touri pudo escapar con vida.

 

Pelear con esas graves heridas no era una buena idea, pero él tuvo que ayudarnos a escapar. Esos inútiles curanderos dijeron que lo hicieron lo mejor que pudieron, ¿¡Pero de qué sirve si no pudieron salvar al tipo!?

 

Gash era como un hermano mayor para mí, Connery era como un hermano menor… Y ahora, después de correr por quién sabe cuánto tiempo, se han ido… todos se han ido.

 

¡Maldita sea! ¿Por qué?

 

¿Por qué todos tuvieron que morir y dejarme atrás?

 

Han pasado 6 días desde que llevé a los sobrevivientes a la aldea abandonada de Fenis.

 

Quién sabe desde dónde nos atacarán esos hijos de puta de Webrus.

 

Ahora sólo quedan 40 mocosos.

 

Hace apenas un año éramos un clan de 300 élites, y ahora… Todo lo que tenemos es este lugar, si lo perdemos también, realmente no tendremos ningún otro lugar a donde ir. Todos aquí son unos mocosos, después de todo.

 

Todos los veteranos murieron para ayudarnos a escapar, y tuve que cuidar a estos mocosos ya que la hermana mayor (Pale) ya no estaba con nosotros. El deber de enseñar a estos niños terminó siendo empujado hacia mí.

 

Debido a eso todavía estoy vivo. Qué desgracia.

 

Mierda, hermano mayor (Touri)… ¿Por qué tuviste que levantarte y morir, huh, Touri?

 

Cada uno de nosotros es una pluma que se dirige a la libertad, y lo que nos une es nuestro deseo mutuo de volar hacia esa libertad. ¿No es eso lo que nos enseñaste?

 

Entonces, ¿Por qué? ¿Por qué tuviste que morir antes que yo?

 

Recogiste a los mocosos que no tenían un lugar al que llamar hogar, los criaste y los ayudaste a caminar bajo el cuerpo del dios del fuego. Hemos estado creciendo estos últimos 10 años haciendo precisamente eso.

 

«Hermano mayor, te traje tu comida. Kirina la hizo.»

 

Mientras yo estaba fijado en el mapa, Sophia me trajo una barra de pan.

 

«¿Has comido?» Le pregunté.

 

«Por supuesto.» Sophia contestó.

 

Qué horrible mentirosa. Tiene los ojos llorosos.

 

«No tengo ganas de comer. Come tú.»

 

«¡Pero!»

 

«Cállate y come.»

 

Después de ser fuertemente reprendida, Sophia inclinó mansamente la cabeza, luego tomó el pan y se fue.

 

Maldita sea, si Pale estuviera aquí, habría podido regañarla más suavemente.

 

Realmente apesto con los niños.

 

Ignoré los ruegos de mi estómago mientras miraba el mapa.

 

¿Se está vigilando la frontera sur?

 

El orden público debería ser bueno hasta el Santo Reino de Shushunu, así que nuestra situación podría mejorar, pero…

 

Aunque sería genial si pudiéramos salir directamente por el oeste, probablemente estén vigilando la frontera oeste. Parece que tendremos que permanecer en la frontera de otro país.

 

Los bosques del norte y el desierto del sur.

 

A diferencia de mi hermano mayor (Touri) o de mi hermana mayor (Pale), yo apesto al usar mi cabeza. Sería mucho más fácil balancear mi arma en el frente, pero por un extraño golpe del destino, terminé siendo el cerebro.

 

«¡Hermano mayor, el enemigo está atacando!» Sophia regresó y dijo.

 

«¡Despierta a todos! ¡Usen los edificios como escudos! ¡Los detendremos!» Le ordené.

 

Al recibir mis órdenes, Sophia asintió y corrió.

 

Tomé mi hacha.

 

¡Que ardan todos esos bastardos de mierda de Webrus! ¡Mataré a todos y cada uno de ustedes!

 

◆◆◇

 

Ataques durante la noche… Justo el tipo de táctica que cabría esperar de unos asesinos cobardes.

 

Desafortunadamente para ustedes, bastardos, no son los únicos que pueden ver en la oscuridad.

 

«¡Sophia, Kirina, cúbranme!»

 

«¡Entendido!»

 

Bajo la cobertura de aquellos con una visión nocturna igualmente buena, di un paso adelante.

 

«… Parece que aún queda uno grande. ¡Ryutanu el Brazo Fuerte! ¡5 monedas de oro por su cabeza!»

 

«¡Hyaha!»

 

Mientras un asesino se reía a carcajadas, balanceé mi hacha. Debería haber al menos 20 enemigos aquí.

 

«¡Hah! ¡Esto es pan comido! ¡No subestimes al oficial al mando del cuerpo de asalto del Clan de los Alces!»

 

Tan pronto como salí, me lanzaron una daga, pero la desvié con mis guanteletes y seguí mi camino. Los enemigos me atacaron por ambos flancos, pero yo sabía que los arqueros que estaban detrás podrían cubrirme, así que los ignoré y moví mi hacha.

 

La cabeza del enemigo se abrió como una granada, pero no dejé de moverme. Di otro paso adelante y tomé el cadáver sin cabeza como mi escudo.

 

«¡Mátenlo!»

 

¿¡Creen que ustedes, matones de poca monta, pueden conmigo!?

 

Otra daga fue lanzada, y esta vez la desvié con mi escudo cadáver que había arrojado sobre mi hombro, luego me fui y corrí hacia la parte tensa del cerco enemigo.

 

«¡No se pongan tensos!»

 

«Eek—»

 

Uno de los matones de poca monta gritó mientras aplastaba su cabeza, luego continué eliminando a otros 3 de los enemigos nerviosos, cortándolos de hombro a pecho, y luego arrojé mi escudo cadáver para impedir que el enemigo se moviera.

 

En ese instante, saqué mi hacha del último enemigo que había cortado y la giré hacia un nuevo enemigo.

 

El futuro, mis camaradas muertos… No necesito pensar en ninguno de ellos ahora mismo. Ahora mismo, todo lo que tengo que hacer es matar a estos bastardos.

 

Mientras la sangre salpicaba mi cara, grité un aullido.

 

«¡¡Maldita sea!!»

 

Solía cazar bestias, pero antes de darme cuenta, ya era un experto en la caza de humanos. Mientras levantaba la cabeza y miraba a los tres asesinos que se acercaban, me precipité una vez más.

 

Uno de los asesinos trató de cortarme, pero yo salté sobre su pecho y golpeé mi guantelete contra su cara, luego, casi al mismo tiempo, moví suavemente mi hacha con una mano para sostenerla con ambas manos y solté un movimiento de barrido, decapitando a los dos enemigos que se estaban acobardando.

 

Finalmente, acabé con el último enemigo que quedaba y que gemía impotente.

 

«Tch… Inútil.»

 

Uno de los enemigos, que estaba haciendo un escándalo, vino a ver.

 

«Si eres tan duro, ¿¡Por qué no vienes tú mismo!?»

 

Sacudí los pedazos de carne pegados en mi hacha y arreglé mi postura. Después de un rápido chequeo para asegurar que los arqueros de atrás continuaban con su fuego de contención, corrí una vez más.

 

No sé si es porque me embriagué con la sangre del enemigo o porque simplemente bajé la guardia, pero…

 

«¡Vayan!»

 

Dos asesinos equipados con espadas largas corrieron tras de mí, e intenté barrerlos.

 

«¡Idiota! ¡Disparen!»

 

Fue un ataque que vino de un punto ciego, así que no pude reaccionar a tiempo. El enemigo disparó sus armas sin tener en cuenta a sus propios aliados.

 

Los dos asesinos de enfrente murieron instantáneamente cuando sus cuerpos fueron penetrados, e incapaz de detener mi propio impulso, esas dos flechas se clavaron limpiamente en mi cuerpo.

 

¡A la mierda todo! ¡Estas personas no son humanos!

 

Una en el hombro y otra en mi flanco izquierdo, pero tenía que seguir adelante.

 

¡El camino estaba finalmente despejado, después de todo! ¡No tendré una oportunidad mejor que ésta!

 

«¡GURAAaAAa!»

 

Con un grito, corrí hacia el enemigo, barrí con mi hacha y aplasté la cabeza del tipo que parecía ser su comandante.

 

Tan pronto como murió, el enemigo huyó dispersado y gritando, pero yo no tenía fuerzas para perseguirlos.

 

Joder, está oscureciendo. Ellos envenenaron sus…

 

◆◆◇

 

«¿Así que tú eres Ryutanu? He oído que has sido un chico malo últimamente.»

 

Ahh… Sé que esto es un sueño, pero… es tan nostálgico.

 

Hermano mayor, Touri.

 

«¿Hah? ¿Quién demonios eres tú?»

 

Ese debo ser yo cuando era un pequeño rufián. Qué cara tan horrible. Mis ojos están podridos… Bueno, pasaba todos los días sin ninguna esperanza, así que básicamente me estaba pudriendo.

 

Cierto. Esa vez me golpearon en negro y azul… Y me di cuenta de que nunca podría ganar contra él.

 

«… ¿Estás bien?»

 

Ahh, qué triste espectáculo. Esto fue también cuando conocí a mi hermana mayor (Pale). Ella llamaba a Touri hermano mayor y lo seguía por detrás como si fuera un polluelo.

 

En ese momento, yo… Claro. Es vergonzoso, pero en ese momento, pensé que era una princesa.

 

Ridículo, en realidad. Nunca he visto ni siquiera una.

 

«Eres un tipo grande.»

 

Después de ser golpeado en negro y azul por mi hermano mayor, me miró con una mirada extraña mientras yo estaba tumbado en el suelo.

 

Recuerdo su cara incluso ahora. Su cabello dorado ondeaba en el viento mientras me miraba con curiosidad con esas deslumbrantes joyas que tenía en los ojos y caminaba a mi alrededor.

 

Estaba llena de curiosidad, pero también parecía un poco asustada de mí.

 

Ahora que lo pienso, puede que ahí sea cuando mi corazón fue robado por la princesa.

 

Viví una vida de mierda de principio a fin, pero ese encuentro es lo único de lo que me enorgullezco. Puede que hayamos perdido todo, pero la única gracia salvadora fue que ella no quedó atrapada en esta guerra de mierda.

 

«Como prometimos, te unirás a nosotros. Ryutanu… ¡Oye, Pale! ¡Estarás cuidando de él!»

 

«¿¡Ehh!? ¡¿Lo haré?!»

 

«De ahora en adelante estarás a cargo de los nuevos reclutas.»

 

«¡Nunca dijiste eso!»

 

«¡Bueno, acabo de pensarlo!»

 

Hermano mayor se rió y hermana mayor puso cara de preocupación mientras apoyaba mi cabeza sobre sus rodillas. Una almohada de regazo, en otras palabras.

 

Yo estaba rojo hasta las orejas.

 

«¿Estás herido en alguna parte?»

 

Una pregunta estúpida. Buscar un lugar que no duela sería más fácil que lo contrario.

 

«Nah…»

 

Hasta entonces, las únicas mujeres que conocía eran prostitutas. Era la primera vez que veía a una princesa tan hermosa.

 

No sé cómo decirlo, pero los chicos tienen su orgullo.

 

«Permítame que me presente. Soy Pale Symphoria. Empecé a seguir al líder hace seis días.»

 

«… Ryutanu.»

 

La hermana mayor me sonrió como una flor floreciente. ¿Quién iba a pensar que alguien como yo, que nunca ha estudiado poesía, tendría pensamientos tan floridos?

 

Unos días después… No recuerdo dónde estábamos entonces, pero el cielo estaba despejado ese día.

 

«Ryutanu, ¿No tienes apellido?»

 

«Para un rufián como yo, tener un nombre es suficiente.»

 

«¿De verdad?»

 

Al entrar en el Clan de los Alces encontré un lugar al que podía pertenecer. Ya no estaba en ese callejón podrido, sino en un lugar luminoso al que podía llegar el sol.

 

«Entonces vamos a darte uno.»

 

«Está bien, no es que me moleste.»

 

«Eso no es verdad. Los elfos damos mucha importancia a nuestros antepasados»

 

Hermana mayor se sentó a mi lado y suavemente me dio una palmadita en mi buena para nada cabeza.

 

«Ryutanu, un día encontrarás una esposa y tendrás hijos, y entonces esos hijos también se casarán y tendrán sus propios hijos… Y lo que os conecta a todos es vuestro apellido. ¡Así que un apellido es muy importante!»

 

No tenía padres ni hermanos, así que para mí, lo único que podía llamar familia era el propio clan.

 

«Hmm… ¿Qué tal ‘una persona gentil’ (Organdia)?»

 

«Erm, ¿Qué tal algo más genial?» Dije con mucha vergüenza.

 

La hermana mayor agitó la cabeza y se rió. «Conozco tu secreto, sabes. Usas tu salario en secreto para comprar dulces para los nuevos reclutas.»

 

«E-Eso es…»

 

Entré en pánico. Nunca pensé que me estaban observando.

 

Cuando nuestro clan recibió oficialmente a los jóvenes vagabundos, me vi a mí mismo en ellos, el viejo yo que no tenía nada que comer y soportó desesperadamente el hambre, así que quise ayudarlos.

 

«Por eso Organdia. Porque al menos así es como te veo.»

 

Me enamoré de la princesa. Eso puede parecer un pensamiento tan débil para un hombre tan grande, pero qué puedo hacer, me enamoré de ella.

 

Desafortunadamente, ella sólo tenía ojos para el hermano mayor.

 

No estaba ciego. Me di cuenta. Así que dejé de pensar en ello. (Krailus: Jaja pero ella ahora sí)

 

La princesa y yo éramos muy diferentes, de todos modos. Tuve que empezar a llamarla así también, porque de lo contrario, no habría podido mantener mis sentimientos bajo control.

 

La hermana mayor era muy especial.

 

Podrías llamarla una estratega. Mientras la siguiéramos, todas las batallas sólo podían terminar en victoria.

 

Ese fue el Ascenso a la Libertad (Clan de los Alces) que construimos en los últimos 10 años.

 

El hermano mayor llegó a ser conocido como las «Alas del Heraldo» y la hermana mayor llegó a ser conocida como la «Luna Silenciosa». También recibí un segundo nombre vergonzoso: Brazo Fuerte; pero en realidad, fueron ellos dos los que sostuvieron al clan.

 

Lo que me dio fue un calor que nadie más podía reemplazar.

 

Por eso, cuando regresó al bosque, aunque yo me sentía triste, en alguna parte, exhalé un soplo de alivio. Después de todo, sabía lo fea que podía ser una guerra entre humanos.

 

No fui tan tonto como para creer que nuestra racha de felicidad continuaría para siempre. Por eso la despedí felizmente.

 

Hermana mayor, por favor sé feliz.

 

Estoy seguro de que… todos piensan lo mismo.

 

Haré algo con los demás miembros. Quizá nos convirtamos en bandidos o algo así… Estoy seguro de que al menos puedo proteger a un puñado de mocosos.

 

Así que… No me importa aunque sea en sueños, pero sólo un poco, déjame escuchar tu voz…

 

◆◇◆

 

«Tch…»

 

«¡Hermano mayor!»

 

«Cállate.»

 

Desperté mi chirriante cuerpo. Cuando vi el vendaje teñido de sangre envuelto a mi alrededor, finalmente me di cuenta de que una flecha había penetrado en mí.

 

«¿Cuánto tiempo estuve inconsciente? ¿Cuál es la situación, Sophia?»

 

«Ah, estuviste inconsciente por un día. La Daga de Webrus no ha atacado desde entonces. Kirina está explorando actualmente.»

 

«Ya veo… ¿Cuándo volverá?»

 

«En 2 horas.»

 

«Bien. Prepárate. Ya que han encontrado nuestra ubicación, definitivamente volverán. Deberíamos irnos antes de eso.»

 

«Pero tus heridas…»

 

«Hey, hey, algo como esto es sólo un rasguño. ¿De qué crees que está hecho el Maestro Ryutanu el Brazo Fuerte, huh?»

 

Estaba acalambrado, pero de alguna manera me las arreglé para sacar una sonrisa.

 

De repente, algo golpeó la puerta y todos se pusieron tensos. Mirando a Sophia, le hice señas para que viera quién era.

 

Ella abrió un poco la puerta y…

 

«¡Kirina!»

 

«Ku… ¡Lo siento! ¡Me atraparon!»

 

Inmediatamente después, Kirina saltó a la habitación. En su espalda había dos flechas clavadas en su cuerpo.

 

Viéndola aferrarse a su vida, las llamas de la ira ardían por dentro.

 

«Pagarán por esto…»

 

Muy pronto la sangre fluyó de su espalda.

 

«Estamos contraatacando. ¡Cómpranos algo de tiempo!»

 

A mi orden, Sophia y los demás empezaron a disparar flechas a través de las ventanas.

 

«Hermano mayor… Lo siento. Her, mano.»

 

Probablemente ella ya no podía ver, pero extendió las manos y yo las tomé.

 

«No te preocupes. Un pequeño desliz como este no atormentará a tu hermano mayor. Soy el Maestro Ryutanu, el Brazo Fuerte. Todo saldrá bien.»

 

Su aliento se fue desvaneciendo poco a poco. Maldita sea. Maldito sea todo. Ni siquiera es mayor de edad.

 

«Her, ma… no, Yo… Her, ma…»

 

Justo así, otra vida pasó en mis brazos.

 

Apretando fuertemente sus frías manos pequeñas, quemé su calor en mi corazón, luego me puse mi armadura de cuero y saqué mi hacha.

 

¡Bastardos, todos ustedes! ¡Pagarán por esto! ¡Lo harán!

 

———————————————————————————————————-

Estoy contento de que no haya aparecido Pale al final, esas pequeñas muertes le dan sabor a esta novela.

Traductor: Krailus

Índice