Tensei Slime: SS- Visita a lo desconocido- 08 Michelle

En cuanto vieron a Michelle, Karman y sus hombres la saludaron e inclinaron la cabeza.

Michelle les devolvió el saludo.

Entonces había un nerviosismo en la sala, pero se borró rápidamente con la risa bulliciosa de Veldora.

«¡Kaaaaahahaha! ¿Dijiste que tu nombre era Michelle? ¡Bueno, pareces muy importante! ¿Ves? Parece que mi plan de usar a Karman como cebo ha funcionado después de todo. ¡Me llamo Veldora! Esto es perfecto. Tú…»

Zaza y los demás oyeron estas palabras tranquilas y arrogantes y se pusieron pálidos en un instante.

No sólo la resistencia, sino que Karman y sus hombres tenían los ojos muy abiertos.

«¡Cállate, idiota! Cállate. Eres un inútil, así que cállate!!»

Zaza intentó desesperadamente cerrar la boca de Veldora.

Ramiris parecía divertirse mientras se encogía de hombros.

Beretta suspiró en voz baja.

El nombre de Michelle era bien conocido en toda la resistencia.

The Machinery Four. El destello de luz en el campo de batalla.

No era de extrañar que se llamara Bakusenhime.

Se decía que con sus habilidades de combate, podía enfrentarse sola a un cuerpo de soldados.

Así que Michelle no tenía guardias.

No sólo no los necesitaba, sino que sólo se interponían en su camino.

Si hicieras enojar a una persona así, podría convertir este escondite en escombros en un segundo.

Así que no fue ninguna sorpresa que Zaza y los otros estuvieran tan asustados.

«Estoy…. conmocionado. Sólo llevo aquí dos días y tu trato conmigo sólo empeora…»

Veldora empezó a enfurruñarse, pero Zaza no se dio cuenta.

«¡Es porque nunca escuchas a los demás!»

Gritó, y Veldora se quedó en silencio.

Zaza había aprendido a manejar a Veldora en un solo día.

No tenía sentido ser amable con él.

No sólo eso, sino que había que decírselo claramente, o interpretaría las cosas a su manera o las ampliaría para que se ajustaran a sus propios deseos.

Zaza lo sabía porque lo había experimentado.

Ya habían tratado a Veldora como si no fuera importante, pero ahora tenían que tratarlo como un niño problemático.

«¡Hmph! ¡No me molestes!»

«¡Idiota! Si te dejamos las cosas a ti, ¡sólo llevará al desastre!»

«Grrr. ¿Cómo te atreves a hablarme así…?»

Ellos continuaron de esta manera.

(¡Maldición, maldición! ¡Si no fuera un adulto, te ahogaría en un mar de sangre!) Dijo Veldora con lágrimas amargas.

Había perdido la discusión y se dio cuenta de que iba a perder la oportunidad de volver a ser el centro de atención…

«Hehe. Escoria. Como es apropiado para esos insectos que viven bajo tierra, han estado plagados alrededor de esta comida parecida a la basura»

Las palabras de Michelle cambiaron la situación.

Algunos niños comenzaron a llorar después de escuchar su fría declaración.

Y así los adultos se apresuraron para protegerlos.

Sabían que era inútil, pero querían ganar tiempo.

Sin embargo, Michelle los ignoró y se volteo hacia Karman y sus hombres.

Y luego se llevó un dedo a los labios.

“!?”

«Hmph. Traidores. Ya no vale la pena manteneros vivos como sirvientes del Imperio. ¡¡Ahora mueran!!

Dijo con una voz que no contenía emoción.

Y luego cerró un ojo y le hizo una señal a Karman.

“¡¡…!! ¡¡M-maldita sea!! ¡N-nosotros no los hemos traicionado…!»

Karman empezó a gritar desesperadamente.

Michelle asintió en voz baja.

Y luego chasqueó los dedos.

En un instante, un relámpago púrpura resplandeció. Atacó justo al lado de Karman y sus hombres y explotó.

«¡¡GAAAAA!!»

Gritaron. No fue tanto la explosión, sino sus propios reflejos los que los tiraron al suelo.

Aunque eran muy ruidosos, había algo en sus movimientos que parecía falso.

«Hehe. Eso es lo que obtienes por traer vergüenza al Imperio. Ahora que se han ido, es hora de eliminar la amenaza. ¿Cual es Beretta?» Dijo Michelle después de mirar ligeramente a Karman y a sus hombres.

Estaba bastante claro que no estaban muertos, pero a Michelle no parecía importarle.

Sharma y Rindo lo notaron y se preguntaron si Michelle también estaba actuando.

¿Y si cayeron? No, deberían esperar y ver cómo se desarrolla esto.

«Soy Beretta…»

Beretta dijo eso después de que Michelle mirara hacia atrás y hacia adelante entre él y Veldora.

Sabía que nada bueno saldría de hacer esperar a Veldora.

Sin embargo, este oponente era de la clase de un Señor Demonio Despierto, que se superó a sí misma.

Sin embargo, la fuerza no era sólo la cantidad de energía, así que no podías saber quién era más fuerte hasta que peleabas. Y por eso, retroceder aquí sería lo mismo que admitir la derrota.

Pero más que eso, Beretta pudo ver que sólo estaba actuando.

(Aunque puedo estar de acuerdo, no estoy seguro de Lord Veldora…)

Beretta estaba muy preocupado por esto.

Después de todo, Veldora nunca fue bueno en leer el ambiente, era un cabeza hueca.

Si le dejaba las cosas a Veldora aquí, había una posibilidad de que la hiciera enojar de verdad.

Sin embargo, Veldora pareció como si hubiera llegado a sus límites en términos de insatisfacción…

En cualquier caso, fue una apuesta peligrosa.

(Este es un dilema muy inesperado. Quizás debería haber halagado un poco a Lord Veldora.)

Beretta pensó con arrepentimiento.

Pero aquí, una persona inesperada extendió una mano salvadora.

«Hehe. Eso significa que hay dos personas que no puedo ignorar. No, en todo caso, eres tú quien es realmente peligroso. ¿Puedo preguntarle su nombre?»

¡Bien! Beretta pensó.

El plan de Michelle hizo mucho para restaurar el estado de ánimo de Veldora.

«Hehehe. Kahaha. ¡¡Kahahahahahaha!! Muy bien. Eres muy inteligente. Sí, una mujer inteligente que reconoció que yo era especial con sólo una mirada. Bien. Te lo diré, entonces. ¡Soy Veldora! Amigo del Gran Señor Demonio Rimuru y el más fuerte de los dragones. Me llaman ‘Dragón de la Tormenta’, Veldora Tempest!!»

¡Ta-daaaa! Dijo Veldora con una gran voz.

Se aprovechó de la ausencia de sus hermanas y afirmó ser el más fuerte de los dragones.

Veldora estaba muy contento consigo mismo.

Estaba feliz.

Estaba tan contento que se le salían las lágrimas de los ojos.

(Hehehe. Ahora la gente sabrá lo genial que soy. Adultos y niños por igual se arrastrarán ante mi grandeza)

Estaba borracho en sí mismo y se ahogaba en sus delirios.

Ahora que Veldora estaba feliz, siguió hablando con Michelle.

«Así que, Michelle, ¿era así? ¿Qué es lo que quieres? Como estoy de buen humor, escucharé lo que tengas que decir» Dijo eso.

Todos los que miraban se volvieron pálidos por su actitud.

No se sabía si Michelle actuaría así por mucho tiempo. No sería sorprendente que de repente se volviera muy hostil.

Pero no había nadie que pudiera reaccionar a tiempo.

Esto se debió a que nadie habría creído jamás que alguien pudiera actuar como el frente a un Mercenary Four. (Mercenario cuatro)

Nadie podría haber imaginado que alguien se esforzaría tanto por provocarla y enfadarla.

Bueno, quizás no la estaba provocando tanto. No lo habría parecido si fuera una persona normal.

Pero ella era la líder del Imperio.

No estaban seguros de cuál sería la reacción que tendría de un don nadie como Veldora ante tal insolencia.

Y así sólo podían ver cómo se desarrollaba.

«No es nada en realidad. Pensé en cortar las cosas de raíz antes de que se conviertan en un desastre para el Imperio»

«Hehehe. En otras palabras, ¿quieres matarme?»

«Puedes tomarlo de la forma que quieras»

Michelle y Veldora no hicieron caso a los espectadores mientras continuaban su conversación.

Ninguno de los dos parecía muy ansioso. Era como si estuvieran hablando del tiempo.

Pero Zaza miraba con un sentimiento que le recordaba un malestar estomacal, aunque no lo tuviera.

Estaba esperando el momento adecuado para entrar en la conversación y cambiar de tema.

«E-espera…»

Fue justo cuando Zaza trató de interrumpirlos, cuando Ramiris comenzó a darle un codazo en el hombro.

Y luego susurró.

«Esta es sólo mi opinión. Pero es mejor que dejemos que el Maestro haga algo pronto, o se enfadará, lo que será muy malo… Además, no creo que esa persona esté seria. ¿Por qué no dejamos que él se encargue de las cosas esta vez?»

Zaza aceptó a regañadientes.

No fue persuadido por su argumento, pero sintió que le haría bien a Veldora sentir un poco de dolor.

Después de todo, Michelle de repente se veía muy diferente.

Había algo muy poderoso en ella ahora, y Zaza ni siquiera podía abrir la boca.

«¿Qué?»

Ramiris también estaba sorprendida y con los ojos muy abiertos.

«¿Qué pasa…?»

Beretta rápidamente se movió para proteger a Ramiris.

Sentía que el aire alrededor de Veldora había cambiado. Los otros adultos también empezaron a alejar a los niños…

Y cuando terminaron…

«Entonces, ¿estás listo? Da todo lo que tengas. ¡Te mostraré lo incomparable que soy!» Declaró Veldora.

 

◆◆◆

Michelle había venido por sí misma para un cierto propósito.

Después de escuchar el informe del Coronel Gratham, ella había esperado ansiosamente el siguiente informe.

Simplemente no fue posible que la resistencia creara nuevas armas con su tecnología.

Así que había dos posibilidades.

La primera fue que los sobrevivientes de la ciudad caída la habían desarrollado en secreto.

La segunda fue que una de las otras ciudades la había desarrollado y las estaba «probando».

No había forma de que la resistencia pudiese crear algo tan bueno como lo mejor del Imperio.

La razón fue clara. No tenían el personal, las instalaciones ni los materiales.

Y por eso la posibilidad de que la hicieran los supervivientes de la ciudad caída era muy improbable para ella.

En cualquier caso, sólo necesitaría ver los resultados de la batalla de Karman para estar segura, eso es lo que Michelle pensaba…

Aunque el teniente segundo Karman tenía problemas con su temperamento, era muy fuerte. Así que ella no tenía dudas de que él tendría éxito.

Sin embargo, recibió un informe de lo más sorprendente.

«¡Noticias terribles! Karman y sus hombres han entrado en una batalla con el enemigo, pero parece que han sido derrotados…»

El informe del teniente Hiragi fue transmitido con voz temblorosa anoche.

Y así Michelle habló con Jegyll, su ayudante.

Se ordenó al Teniente Primero Hiragi que continuara su vigilancia. Y Michelle y Jegyll discutieron el informe.

«No puedo creerlo. Karman tenía los últimos trajes de poder. Deberían ser casi tan fuertes como los soldados Cyborg…»

«Ciertamente. Son inferiores en términos de especificaciones del catálogo, pero son iguales en términos de armamento. Tal vez esto significa que fueron derrotados antes de que se convirtiera en un combate de potencia de fuego»

Michelle estuvo de acuerdo con la respuesta de Jegyll.

Pero, de nuevo, me pareció muy extraño que los cinco estuvieran juntos y sin embargo no tuvieron la oportunidad de usar sus armas…

«En cualquier caso, no podemos ignorar algo que sea lo suficientemente fuerte para derrotar a Karman y a sus hombres»

«Sí. Deberíamos enviar un cuerpo especial de ataque para que se ocupe de este misterioso enemigo. Al mismo tiempo, me pondré en contacto con las otras ciudades y averiguaré si han estado realizando experimentos con armas secretas»

«Sí, eso es bueno. Gracias, Jegyll»

«¡Sí! Déjamelo a mí, Michelle»

Con esa conclusión, se hicieron los preparativos esa misma noche.

Jegyll se puso en contacto con todas las demás ciudades, pero no pudo reunir información sobre el misterioso enemigo.

Lo que significaba que realmente era de la ciudad caída, o…

Si era el resultado de un experimento secreto, era probable que ellos no lo admitieran.

Así que Jegyll pidió permiso para destruir la cosa, y las otras tres ciudades estuvieron de acuerdo.

Aunque había procedimientos oficiales para esas emergencias, sólo enviaron un mensaje de que no harían de esto un problema en el futuro. Y así se resolvió.

(-Entonces, ¿eso significaba que las otras ciudades no estaban realmente involucradas…?)

Aunque Michelle no estaba segura, decidió que así debía ser.

Si ese era el caso, entonces no podían evitar destruir la cosa, ya que era una posible amenaza.

«Esta cosa derrotó a Karman y a sus hombres. No pienses en capturarlo. Destrúyelo lo más rápido posible. Todas las restricciones serán…»

Justo cuando Michelle estaba a punto de enviar el cuerpo especial de ataque, el Teniente Primero Hiragi hizo una llamada de emergencia.

«Hemos confirmado que el Subteniente Karman está vivo! Sin embargo… por increíble que parezca, parece habernos traicionado…» Dijo.

El Primer Teniente Hiragi había estado monitoreando las ondas sonoras y había podido escucharlas. Ese fue su informe.

Todos los que estaban presentes se quedaron sin habla por esto.

Pero entonces llegó el resto del informe.

Les había sorprendido la palabra «traicionado», pero parecía que sólo había dicho algo comprensivo hacia la resistencia.

Estaban exagerando y armando un escándalo, diciendo que era una traición al Imperio.

El Primer Teniente Hiragi era bien conocido por jurar lealtad al Imperio, y juzgando lo leal que era, no permitiría que su amistad con Karman le afectase.

A pesar de que fuera bueno o malo, Michelle lo encontró bastante triste.

Pero más que nada, Michelle se preguntaba si esta situación no podría ser aprovechada en su beneficio, por lo que se puso a trabajar.

¿Karman y sus hombres los traicionaron?

No, claramente seguían siendo leales al Imperio.

Bueno, fue menos el Imperio y más la Ciudad Sur lo que los salvó.

Además, parecía estar un poco agitada al escuchar la situación con respecto a la resistencia.

Esto significaba que había una buena probabilidad de que Karman se convirtiera en uno de los cooperadores personales de Michelle.

Especialmente si ella le dio información interna, sí, él definitivamente la ayudaría.

¿Pero por qué el misterioso enemigo permitió que Karman y sus hombres vivieran?

No era un arma recién desarrollada de las otras ciudades. Si lo fuera, habría matado a todos los testigos.

¿Entonces fueron realmente sobrevivientes de la ciudad caída…?

Nada era seguro, excepto que no estaba relacionado con el Imperio.

Entonces tal vez si ella explicara la situación…

En el peor de los casos, significaría que tendría que matarlo ella misma, pero podría valer la pena intentar hablar con eso.

Después de considerar todo esto, tomó una decisión.

La verdad es que, aunque Michelle era una de las gobernantes, tenía pocos subordinados en los que realmente confiaba.

Estaba su ayudante, Jegyll, y sólo unos pocos más.

Todos la obedecían para estar seguros, pero solo porque tenía la fuerza del Imperio a su espalda.

Si ella declarara que la resistencia iba a ser perdonada, entonces habría algunos que no la seguirían.

No sólo eso, sino que podría resultar en otro disturbio. Tal vez Michelle y sus allegados serían purgados.

Y….

(De la información que he recopilado en secreto, hay claramente disidentes dentro del Imperio…)

Sí, mientras Michelle estaba en la cima de la jerarquía, no puso su confianza en el Imperio.

En ese caso, ¿no había una buena posibilidad de que este enemigo, que no tenía nada que ver con el Imperio, se convirtiera en un valioso colaborador?

Ella esperaba que si.

Y por eso-

«¡Maldito! ¡Así que me has traicionado! ¡¡Pagarás por esto, Karman!!»

Hizo una demostración de estar furiosa.

Y como todos estaban demasiado asustados para acercarse a ella cuando estaba así, tenía una buena excusa para decirles a todos que esperaran mientras ella salía sola al terreno.

………

……

-…Y ahora.

Michelle reprimió sus sentimientos de sorpresa al enfrentarse a Veldora y a los demás.

Había un hombre grande con cabello dorado y piel oscura.

Un muñeco de combate con una máscara.

Y una niña pequeña de la que no podía decir nada.

Pudo distinguir a Beretta, ya que los informes describían la máscara.

Sin embargo-

(Esta persona llamada Beretta es realmente muy poderosa. Pero este hombre llamado Veldora-)

-Tenía un poder inmenso que era incomparable a Beretta.

Michelle tenía un método específico para medir esas cosas, y podía ver a través de casi cualquier persona.

Podía ver cuánta energía contenía la gente en su interior.

El de Beretta era inmenso.

Fue casi increíble, pero sin excederse en la comprensión.

Sin embargo, este hombre llamado Veldora….

Ella había intentado provocarlo, pero este no era el tipo de persona que querías que se enfadara de verdad.

Y así continuó su actuación.

Aprovecharía esta oportunidad para ponerlo a prueba.

Juzgar su verdadera naturaleza y determinar si se puede confiar en él o no.

 

◆◆◆

La pelea comenzó.

«Entonces, ¿estás listo? Da todo lo que tengas. ¡Te mostraré lo incomparable que soy!»

Veldora declaró eso y Michelle se movio.

Un destello cortó el aire por la mitad.

El cabello rubio de Michelle parecía dejar un rastro de luz cegador mientras corría hacia Veldora.

Fue su puño derecho el que se liberó con inmenso poder.

Artes mecánicas -Vibración Onda de Puño.

Incluso sin hacer contacto con su objetivo, podría aplicar ultra ondas de energía, causando un cambio interno que pone a las moléculas en un estado de agitación de alta vibración.

Aunque parecía un simple puñetazo, era tan rápido que el ojo no podía verlo, y tenía más que suficiente poder para matar en el primer golpe.

Era un arte de combate único en este mundo: las Artes Mecanicas.

Para los cyborgs cuyas articulaciones podían moverse libremente, había que cambiar las viejas ideologías de combate.

Además, como sus puños estaban hechos de superaleaciones, el que les daba puñetazos solía ser el que era herido.

Como todo esto no tenía sentido, se hizo necesario desarrollar una nueva forma de luchar que te permitiera mantenerte a salvo al mismo tiempo que infligías daño a tu oponente.

Artes mecanicas fue creado durante este tiempo como un método que no dependía del contacto directo.

Veldora recibió el puñetazo de Michelle de frente.

Detuvo el puño derecho de Michelle con la palma de su mano izquierda, luego su torso se movió hacia adelante a la izquierda.

Desde el punto de vista de Michelle, el brazo de Veldora debería haberse volado, y todo su cuerpo debería haber sufrido daños en ese momento.

Ella no había querido matarlo, sino solo causarle un poco de daño.

Sin embargo, Veldora no sufrió ningún daño.

Su cuerpo estaba hecho de sustancias misteriosas llamadas esencia mágica y era capaz de detener libremente las vibraciones.

Si hubiera sido contra Beretta, habría sufrido daños por este ataque desconocido.

Sin embargo, el daño físico no era efectivo en Veldora.

Y en un mundo donde esta esencia mágica no existía, Veldora era una anomalía.

No había tiempo para pensar en las leyes de la naturaleza.

Así como Beretta se había quedado perplejo ante lo desconocido, Michelle también estaba confundida por la irracionalidad de Veldora.

Veldora trató de ir detrás de Michelle, pero las cosas no fueron muy bien.

Aunque Veldora la confundía, sus instintos la llevaron a actuar con rapidez ante cualquier situación.

Su ímpetu no murió porque usó el pie derecho que había plantado en el suelo como eje y movió su pierna izquierda para dar una patada giratoria.

Veldora vio esto y empujó su mentón y se inclinó hacia atrás para esquivarlo.

Continuó girando en el aire y aterrizó a unos metros de Michelle.

Y con eso, había evitado ser golpeado por sus ataques dos veces seguidas.

«Estoy sorprendida. No creí que fueras capaz de esquivar mis ataques»

«¡Kahahaha! Muy impresionante. ¡Esto es más divertido de lo que jamás podría haber imaginado! ¡Beretta! Creo que esta mujer podría ser más fuerte que tú»

Dijo Veldora con una risa de buen humor.

Hacía tiempo que Veldora no parecía tan importante.

Pero había una cosa que no había que olvidar, y era que Veldora era el maestro de Zegion.

Debido a las palabras y acciones habituales de Veldora, era fácil pensar que no era mucho, cuando en realidad era un artista marcial de primera clase.

De un golpe, había visto la verdadera naturaleza del arte de Michelle, e incluso lo había adquirido.

Y Veldora siempre quiso probar las artes que había aprendido.

«¿Así?»

Dijo mientras lanzaba su puño hacia Michelle.

Era el tipo de puñetazo de un novato en donde uno regresa su puño de vuelta al oído.

O eso parecía. Pero Veldora había convertido parte de su energía en energía vibratoria.

Michelle estaba sorprendida por esto, pero no estaba tan sorprendida como para ser golpeada por sus propios movimientos.

Y así lo detuvo fácilmente y murmuró con voz exasperada.

«Realmente eres anormal. He oído hablar de la desviación del lanzador de neutrones durante la pelea con Karman, pero parece que no era ninguna broma. Supongo que tendré que ir enserio si quiero ganar…»

Mientras decía esto, una esfera negra apareció en su mano derecha.

Al mismo tiempo, se llevó el dedo índice a los labios y envió la señal mirando a Veldora.

A pesar de sus palabras, Michelle ya no tenía ningún deseo de luchar contra Veldora.

Ella había terminado de inspeccionarlo y había decidido que este misterioso hombre no era del Imperio.

En cuanto a si ella podía confiar en él o no, ese era otro asunto.

Ella esperaba que él viera su intención – mientras ella se daba la vuelta, exponiendo completamente su espalda a Veldora.

Si él la ataca aquí, bueno, no se podia evitar.

Fue esta naturaleza atrevida la que la impulsó a la cima.

Michelle miró las escaleras que había bajado y luego lanzó la esfera negra hacia él.

La esfera negra subió la escalera como si estuviera controlada por su voluntad…

Y con eso, el piso superior fue consumido por las llamas del purgatorio.

Sin embargo, no afectó a los pisos inferiores.

Campo gravitacional – distorsión del espacio – aislamiento de espacios topológicos específicos.

Michelle estaba utilizando un ataque paranormal que daba un indicio de su poder.

Obviamente, su propósito era evitar las intercepciones.

Como el Primer Teniente Hiragi estaba observando desde el cielo, tuvo que crear una situación en la que pudiera cubrir sus ojos entrometidos mientras hacía que pareciera natural.

«¿Ohh….?»

Veldora mostró interés pero no se movió.

No era que no pudiera, no quería.

Parecía un poco decepcionado de que no fuera un ataque hacia él.

Veldora era demasiado testarudo para darse cuenta del significado de la señal de Michelle.

La única razón por la que no atacó a Michelle mientras su guardia estaba baja, fue porque sintió que era algo que sólo alguien insignificante haría.

Luchando audazmente y por el frente.

Esa era la verdadera esencia en la mente de Veldora.

Y Veldora no tenía intención de matar a su enemigo ahora. Detendría sus ataques con su abrumadora fuerza superior y esperaría a que ella se rindiese.

Al hacer esto, se vería colmado de elogios de todos los que lo observaban. Eso es lo que pasaba por su mente.

Sin embargo, sus planes se arruinaron cuando Michelle hizo algo inesperado.

Veldora había estado esperando el siguiente ataque de Michelle con una actitud calmada, pero todo el mundo lo tomaba como si no fuera capaz de reaccionar a tiempo.

Nadie podía entender lo que estaba pensando…

«Gracias. Así que debes haber notado mi señal. Ahora ya no tendremos que preocuparnos por ser monitoreados. Podemos hablar con honestidad» Dijo Michelle. La confusión de los otros sólo empeoró.

¿Qué? pensó Veldora. Pero ya era demasiado tarde.

En otras palabras, no era que Veldora fuera tan genial, pero Michelle se había estado conteniendo. Eso es lo que pensaban.

Además de eso, Michelle claramente no tenía voluntad de luchar, como lo demostró la explosión que causó en el piso superior. Y con eso, la tensión parecía desaparecer de la sala.

Todo fue un error de cálculo de Veldora.

Zaza fue el primero en moverse.

«¡Tienes mucha suerte! Ya te habrías convertido en cenizas si ella no te hubiera ido fácil contra ti»

Se rió mientras golpeaba a Veldora en la espalda.

«¿…Huh?»

«¿Qué?»

No sólo fue Veldora, sino que Michelle también se sorprendió.

Ambos se dieron cuenta de que Zaza y los demás lo habían entendido todo mal, pero no podían hacer nada.

No había malicia en la voz de Zaza, sólo decía lo que todos pensaban.

«Así que esa es la razón. Sí, no hay manera de que un mero cyborg se enfrente a la Machinery Four!»

«De verdad, me preguntaba qué pasaría cuando Veldora salio. Pero estoy feliz de que esté bien!»

Los otros adultos interpretaron la situación de manera similar.

«Sí, sí, esa mujer no estaba peleando seriamente…»

«¿Verdad? Aún así, estoy impresionado con él. ¡Incluso pararse frente a la legendaria Bakusenhime requeriría mucho coraje!»

«Ciertamente. No es de extrañar que sea amigo de Ramiris y Beretta. ¿Es un predicador de las Artes mecánicas? ¿Es por eso que lo llaman maestro?»

Se habían equivocado completamente y ahora estaban celebrando la seguridad de Veldora.

En sólo un día, todos habían llegado a pensar en Veldora muy favorablemente. Su actitud despreocupada y animada debe haber sido bien recibida.

Aunque no era tan bueno como Beretta, probablemente había enseñado a Ramiris y Beretta las Artes mecánicas.

Eso es lo que pensaban los adultos.

Eso explicaría por qué Veldora parecía tener tan buena opinión de sí mismo.

Y como Ramiris lo llamaba «maestro», esta suposición parecía tener más sentido.

(¡¿Qué?!? Después de todo lo que he hecho, no esperaba esta reacción. No sé, pensé que me consentirían y me alabarían hasta los cielos…)

Veldora estaba perplejo.

Pero Michelle ya no parecía que quería luchar, así que no había ninguna forma para que él se luciera.

Fue justo cuando Veldora se dio por vencido. Miró a su alrededor y vio que las expresiones de asombro resplandecían.

Fueron los niños.

Había respeto y admiración cuando lo miraron.

«¡¡Tan genial!!!»

«¡Quiero que me hagan cirugía de cyborg para que me enseñes también Artes mecánicas!»

«Saliste para salvarnos, ¿verdad? ¡Eso fue tan genial!»

Palabras de apasionada gratitud llovían ahora sobre Veldora.

(¡Eso! ¡Esta es la alabanza que he estado esperando!)

Veldora se movió.

Era desafortunado que los adultos no hubieran entendido lo asombroso que era, pero ya no le importaba.

Mientras fuera popular, no importaba si eran niños.

«Kaa-ahahahahaha! Todos ustedes tienen ojos muy agudos. Muy diferente de estos adultos que no saben nada! ¡Bien! Me siento muy generoso, y deseo derrochar! ¡Ahora! ¡¡Que la gran fiesta de pancakes vuelva a empezar!!!»

La emoción de Veldora había alcanzado un nuevo punto culminante, y volvió a preparar su parrilla.


Traductor: Hamlet


 

Índice