Gato Capítulo 4: No hay nada qué hacer, dejaré que cuides de mí

En la casa del hombre, había una mujer y una niña.

Me di cuenta de que la mujer adulta era la esposa del hombre y la niña era su hija. Podía oler el mismo aroma saliendo de esa pequeña niña como el hombre. Además, sus auras también eran similares.

Fue agotador seguir llamando a esa niñita, ‘niñita’, así que la llamé ‘chica’. (Lalo: aquí es un desmadre, le llamaba little girl, niña pequeña o niñita, y luego girly, lo dejaré como chica, porque es femenina literalmente)

Como si hubiera estado esperando que el hombre me llevara de regreso a casa, la mujer, con su largo cabello atado detrás de ella, vino trayendo una toalla en la mano, envolviendo la toalla alrededor de mí y me abrazó.

Quizás la toalla se había calentado de antemano; la suave toalla blanca y cálida emitía una agradable fragancia.

«Oh, Dios mío, se ha puesto tan fría».

«Miyoko, póngala en el baño primero».

El hombre dice, y la mujer niega con la cabeza.

«¿Qué estas diciendo? Tú también vas a entrar.»

«Ehh…»

El hombre coloca el paraguas en la esquina de la puerta mientras deja escapar un ruido miserable.

Te lo digo ahora, pero nunca he criado un gato antes. Cuando de repente dijiste que querías mudarte a un departamento que permitiera mascotas, me sorprendió tanto … Ah, déjame limpiarlo. Oye, déjame manejar la secadora, eres demasiado torpe. Está bien usar la configuración baja, ¿sí?

«… Um, sí, debería ser».

El hombre dijo vagamente. Sin embargo, la mujer continuó independientemente.

«Ya he preparado tu cambio de ropa para que puedas ir directamente».

Después de escuchar un «bien», la mujer me entrega, envuelta en una toalla, al hombre. Ver a la chica al lado de la mujer que miraba en esta dirección llena de curiosidad me hizo sentir incómoda, y lentamente me alejé de ella.

«Hola mamá, quiero usar la secadora ~»

«Si quieres jugar con el gatito, primero debes terminar tu tarea, Yuuka».

El hombre se pone de pie, cargándome cuando pasó junto a las dos.

Cuando pasé junto a ella, eché un vistazo a la cara de la chica. Ella dejó escapar un suspiro y levantó las mejillas, luciendo como un mantou.

«Solo estoy en la escuela secundaria, ¿por qué hay tanta tarea?»

«Hay mucho que aprender después de todo».

Mientras escuchaba a la mujer decir eso a la chica, el hombre y yo entramos en cierta habitación.

Un aire cálido y húmedo me hormigueó la nariz cuando el hombre cerró la puerta detrás de él de una manera familiar y comenzó a desvestirse. Tenía un mal presentimiento sobre esto. Ese sentimiento se hizo realidad en el momento en que el hombre abrió la puerta de al lado, después de haber terminado de quitarse la ropa.

El baño, con el cálido vapor blanco flotando, tenía una bañera llena hasta el borde con agua caliente.

Esa fue mi primera experiencia con un baño.

Saqué mis garras e intenté escapar de todas las direcciones, y cada vez que lo hacía, el hombre entraba en pánico al atraparme. Cuando todo lo que estaba debajo de mi cuello se metió en el agua caliente, finalmente perdí toda la energía para moverme, y finalmente lo dejé hacer lo que quisiera. Luego, en mi estado de aturdimiento, me entregaron a la mujer fuera del baño y esta vez me atacó una toalla.

Maldita sea, ¿por qué estoy siendo sometido a esto?

Murmuro molesto, sentí que ya no importaba lo que viniera después. Después de todo, no podía imaginar nada que me agotara más que ese baño aterrador.

Sin embargo, esperarme fue algo peor que eso.

Mientras la mujer me sostenía con la toalla, una ráfaga de viento que sonó una gran explosión comenzó a golpear mi cuerpo.

Mi corazón todavía joven comenzó a temblar ferozmente por el sonido intenso y el viento caliente. En algún momento, el hombre había salido del baño y fácilmente me contuvo, que estaba tratando de escapar, con las garras alardeando, como si estuviera acostumbrado.

La chica que estaba haciendo su tarea o lo que sea, me miraba con curiosidad.

……………。

Habiendo perdido mi capacidad de hablar, fui liberado y colocado sobre un cálido cojín antes de darme cuenta.

Sin embargo, los seres vivos son inesperadamente simples.

Después de venir a esta casa, he agotado casi por completo toda mi energía, y estaba mirando impotente a los dos humanos, pero inmediatamente me sentí consolado y de buen humor debido al calor en mi cuerpo y la esponjosidad de mi cama.

Meto la cara en el cojín, y un gran olor invadió todo mi cuerpo.

Ahh, esto es el cielo.

Sentí la presencia de los tres humanos que me rodeaban mientras asentía, pero decidí ignorarlos.

No hay nada… más que me harán, ¿verdad?

«Oye, ¿qué debemos hacer por su nombre?»

La mujer preguntó alegremente.

Podía escuchar el sonido de la manta justo al lado de la mía alborotándose, y luego una mano grande acarició suavemente mi cabeza.

«Hmm, de hecho… un nombre eh… nunca pensé en eso».

«¡Alexandria! ¡Ese será un gran nombre!

De repente, una voz aguda sonó cuando la chica gritó.

Sentí un nivel instintivo de peligro y salte instantáneamente. Frente a mí estaba sentado el hombre, y junto a él, la mujer y la chica hablaban entre sí.

“Oye, mamá, llamémosla Alexandria. ¿No suena genial?

«… ¿No es un nombre demasiado deslumbrante?»

“¡Eso es lo bueno de eso! ¡Si no, algo como Elizabeth!»

¡De ninguna manera!

Al escuchar los nombres con los que surgió la chica, grité en lo más profundo de mi corazón.

Me estremecí, imaginándome a mí misma siendo llamada esos nombres, nombres que temía absolutamente.

En serio, solo que no, nombres deslumbrantes no por favor.

 

¿No hay nombres que suenen mejor? Le rogué al hombre. El hombre inclina la cabeza hacia un lado y gime un poco como si tuviera problemas para pensar.

Originalmente no tenía nombre. No me importaba si tenía un nombre o no, pero si quieres darme un nombre, me gustaría un nombre que me convenga.

No me interesa que me llamen algo así, Alexandria.

Si vas a nombrarme entonces, algo simple y que suena como yo sería suficiente.

«Mira, incluso al gatito no parece que le guste, ¿ves?»

La mujer dice mientras se ríe con ironía. Exactamente, le digo a la mujer.

Habiendo dicho eso, la chica, con su cabello semi largo que estaba dividido en dos, parecía que estaba pensando un poco, y luego hizo una mueca como si tuviera un momento eureka.

«Entonces, ¿qué tal un nombre japonés, como Sei Shounagon?» (Famoso autor japonés)

Por favor, detente, chica.

No tengo idea de a quién pertenece este nombre, pero mi instinto me decía que no.

Será suficiente, así que por favor solo dame una sugerencia normal , le dije al hombre. El hombre me mira mientras coloca su mano en su barbilla.

«Hmmm, está bien… Ah, ¿qué tal, Kuro?»

«¿Kuro? No me gusta, es tan normal «.

La chica discute mientras hincha las mejillas.

Traté de repetir en silencio el nombre que el hombre acababa de murmurar. Era corto y simple, pero parecía un nombre que me quedaba muy bien.

Me gusta , digo mientras la esquina de mi boca se levanta. Mi hombre, te permitiré que me llames Kuro .

«Oh, Dios mío, al gatito parece gustarle».

«¿Eh? ¿De Verdad?

El hombre se ve sorprendido y me miró.

Sus ojos se abrieron un poco como si fuera feliz, y se veía orgulloso, tosiendo un «Ejem», mientras acariciaba mi cabeza.

“A partir de hoy, serás Kuro de la familia Itou. Encantado de conocerte.»

Pareces estar muy apegado a mí, así que supongo que tendré que dejarme a tu cuidado.

Respondo como tal, y así, cerré los ojos mientras caía en un sueño profundo.

Índice