The Little Flower God and the Emperor Capitulo 6

6

 

Los pensamientos del pequeño Dios de las Flores eran así: Bai Shi tiene más de mil años, ¿por qué sigue soltero? Obviamente, porque tiene un bajo nivel de Inteligencia Emocional y es un hombre grande y heterosexual.

 

Era muy difícil para un hombre heterosexual ser iluminado. Aunque esperara otros 1000 años, podría no entenderlo todavía, así que el pequeño Dios Flor decidió ser directo.

 Era la primera vez que Bai Shi se encontraba con una persona tan franca y no sabía si reír o llorar, «¿Sabes quién soy?»

 

«Lo sé. Eres el Emperador.» Liu Zhenyun frunció los labios, «Soy el pequeño Dios de las flores, puedes llamarme Liu Zhenyun».

 

Bai Shi se frotó la cabeza, «¿No me tienes miedo?»

 

«¿Por qué debería tenerte miedo? No es como si fueras feo.» Liu Zhenyun hizo un anillo con las rosas, «Toma, para ti.»

 

Bai Shi no lo aceptó, «No pienso casarme con una esposa.»

 

«No importa, puedes casarte conmigo.»

 

“…” Bai Shi se quedó sin palabras:»Yo tampoco pienso casarme contigo.»

 

Liu Zhenyun deliberó por un momento y dijo con asombrosa rectitud (y desvergüenza): «Si quieres que te siga sin un título, eso también está bien. ¡No puedes echarte atrás!»

 

Bai Shi cambió el tema, «…vi a tu padre crecer y en un abrir y cerrar de ojos, ya eres tan grande. Es una pena, no he salido mucho últimamente. Ni siquiera he bebido en tus banquetes de cumpleaños.»

 

«Así es», se quejó Liu Zhenyun, «colgué tu cuadro en mi pared y lo adoraba todos los días. Con tanta sinceridad, pensé que vendrías a mi casa.»

 

Bai Shi, «¿Es blanco y negro o de color?»

 

«¿Qué?»

 

«El cuadro que colgaste, ¿es blanco y negro o de color?»

 

«Está en color, por supuesto.» Liu Zhenyun dijo:»No soy estúpido.»

 

Liu Zhenyun no sólo no era estúpido, sino que también era de piel muy gruesa. Después de usar una técnica mágica para limpiar el suelo, se negó a irse e insistió: «Mi padre está lejos. Tengo miedo de quedarme solo.» 

 

Bai Shi, «No hay habitación de huéspedes.»

 

«¿Quién quiere un cuarto de huéspedes?» Liu Zhenyun puso sus manos detrás de su espalda y levantó la cabeza para mirar a Bai Shi, «Estoy aquí para cortejarte, así que por supuesto me voy a acostar contigo.»

 

Bai Shi: ….

«Lo vi mientras estaba en el árbol. La cama del dormitorio es muy grande, me gusta.»

 

Liu Zhenyun sintió que los rumores eran demasiado ciertos. La cara del Emperador parecía hecha de acero, estaba congelada todo el tiempo que hablaban.

 

Índice