Tensei Slime: SS- Visita a lo desconocido- 05 La excusa de Veldora


⌈ ¿Qué está haciendo, maestro… ⌋

Preguntó Ramiris a Veldora, que estaba cocinando okonomiyaki con una gran sonrisa.
Ella había sido la primera en regresar.
Como Veldora había ido en contra de su acuerdo después de haber estado solo por un corto tiempo, no pudo evitar que su voz fuera más aguda.
Sin embargo, Veldora no pareció darse cuenta. Siguió vertiendo más masa sobre la parrilla y agregó repollo desmenuzado por encima.
Era un misterio saber de dónde venían estos ingredientes, pero los manejó de forma experta mientras los mezclaba con la masa.
Y luego dijo:

⌈ Kaaa-hahahaha! Ramiris, ¿quieres un poco también? ⌋

⌈ Sí. ¡Pero ese no es el problema! ⌋

Ramiris asintió a la respuesta alegre de Veldora, pero rápidamente recordó.
¡No me engañará la comida! Fue con esta fuerte voluntad que hizo llover palabras de reproche sobre Veldora.

⌈ Acabamos de hablar de esto antes. ¡Se supone que debemos actuar con precaución! ⌋

Sin embargo, Veldora se rió de ella.

⌈ Ramiris, cálmate. Si te vas a quejar de todo, tendré que quedarme con este botín de guerra para mí, ¿no? ⌋

⌈ …¿Qué? ⌋

⌈ Mira esto. Si lo unes así… ⌋

Mientras esperaba a que se cocinara la masa, Veldora ensambló rápidamente un robot.
Era un torso encima de lo que parecía un tanque.
Una simple máquina con dos brazos.
Sin embargo, el brazo izquierdo tenía forma de taladro.

⌈ Esa es una combinación interesante. ⌋

⌈ Se ve tan genial. ⌋

⌈ Voy a copiar eso… ⌋

Los niños lo vieron con interés y quedaron claramente impresionados.
Esto sólo hizo que Veldora se volviera cada vez más arrogante.

⌈ Jejeje. Por supuesto. No debería sorprenderme que pueda crear un compañero que sea a la vez genial y fuerte. ⌋ Dijo con un asentimiento satisfecho.

Luego miró a Ramiris y continuó.

⌈ ¿Qué opinas, Ramiris? ¿Aún fingirás no estar interesada? ⌋

Debe haber estado seguro de su victoria, porque lo dijo con el pecho hinchado.
Sus palabras fueron más que suficientes para que Ramiris dudara.

⌈ ¿¡Huh!? ¿¡Uh!? ⌋

La cabeza de Ramiris pareció girar cuando empezó a preguntarse qué hacer.
Y fue entonces cuando se le puso delante un plato de okonomiyaki recién cocinado.
Era un plato exquisito que utilizaba mucho camarón y cerdo.
Salsa sabrosa, algas y hojuelas de bonito lo cubrieron. El olor por sí solo era suficiente para hacerla babear.
Ramiris tragó.

⌈ Esto es para ti. Come. ⌋

⌈ Uh, aah….vale. Entonces lo haré… ⌋

Esa fuerte voluntad de resistirse a cualquier engaño desapareció del corazón de Ramiris.
Veldora pensó que había ganado, pero no duró mucho.

⌈ Lord Ramiris. No se deje engañar. ⌋

Ramiris estaba mirando al okonomiyaki con ojos brillantes cuando la advertencia de Beretta llegó a sus oídos.

⌈ ¿Eh? ¿Qué? ⌋

Estaba claramente agitada cuando miró a su alrededor.
Miró a Veldora, luego a Beretta y luego al plato de okonomiyaki. Era obvio que su corazón no estaba seguro.
Ramiris realmente quería ponerse del lado de Veldora, pero su cerebro le decía que no terminaría bien.
Ella no sabía qué hacer.

Veldora la miraba y sonreía. Entonces, él de repente, gritó: ¡Puño coheeete!
Y entonces, justo delante de los ojos de Ramiris, el robot que hizo comenzó a moverse.
¡¡Bang!! Hubo un sonido fuerte.
Y luego la parte pasó por el codo del brazo derecho disparado como un cohete.
El puño se estrelló contra la pared.
Veldora volvió a gritar.

⌈ ¡Y ahora el golpe mortal! ¡Taladro rompedor! ⌋

El robot escuchó esto y empezó a moverse de nuevo.
La excavadora gruñó y entonces la cuerda unida al brazo derecho comenzó a jalar el cuerpo hacia adentro.
Una vez que el brazo derecho volvió a estar en su lugar, el brazo izquierdo giró como un taladro a una velocidad tremenda y se estrelló contra la pared.
Hubo un sonido ensordecedor.
Y luego, destrucción.

⌈ ¡¡¡WOOOW!!! ⌋

Los niños estaban muy entusiasmados con esto.
Y Ramiris también.
Se levantó mientras aún agarraba sus palillos y luego gritó excitada.

⌈ ¡Increíble! ¡Eso fue increíble, maestro! ⌋

⌈ ¡Kaahahahaha! ¡¡Kaa-hahahaha!! Por supuesto que lo es. ⌋

Delicioso okonomiyaki.
Niños para jugar con ellos.
Un robot genial.
Nuevo entretenimiento.
Todo estaba aquí.
Así que no hace falta decir que Ramiris cedió.

 

◇◇◇

Ramiris comenzó a comer felizmente el okonomiyaki.
Beretta suspiró con irritación.
Sin embargo, aún no se había dado por vencido.
Ramiris era simple, por lo que esperaba que Veldora la engañara.
Lo que era importante, cuando se trataba de determinar quién era el responsable, y eso era seguro que ocurriría, era cómo asegurar que Ramiris no se metiera en problemas.
Porque los errores de Ramiris = a él siendo reprendido. O eso pensaba Beretta.

«Estuviste allí, ¿y sin embargo no pudiste detenerlos?»

Beretta podía imaginar la cara de Rimuru mientras le preguntaba esto.
Me pides demasiado, fue lo que realmente sentía, pero nunca lo diría en voz alta.

Beretta se tomaba las cosas muy en serio.
Así que se preguntó qué era lo que necesitaban.
Por ejemplo, lo que él consideraba el ideal, era la relación entre Milim y Frey.
Tan egocéntrica y enérgica como era Milim, de alguna manera siempre obedecía lo que Frey decía.
Veldora tampoco podía ir en contra de sus hermanas.
Si fuera una orden de Velzado o Velgrynd, él no tendría más remedio que escuchar en silencio.
En el mundo, todos tenían a alguien para quien no eran rivales.
No se trataba necesariamente de la capacidad de combate, pero había una relación especial que determinaba quién estaba por encima de quién.

(Tal vez si fuera de más confianza para Lord Ramiris…)

Beretta pensó.
Creía que Ramiris le escucharía más si confiaba en él.
Pero estaba equivocado.
Cuando se trataba de Milim, a Frey también le dolía mucho la cabeza.
Lo mismo ocurría con Veldora y sus hermanas.
Si Veldora realmente las hubiera escuchado obedientemente, entonces no lo habrían pasado tan mal con él.
Aunque él no ha hecho muchas travesuras en estos días, ha sido responsable de muchas cosas en el pasado.

En cuanto a la confianza… no era algo que se ganaba de la noche a la mañana, y Beretta había ganado más que suficiente de la confianza de Ramiris en las últimas décadas.
Sucedió que ella había sido susceptible a los trucos de Veldora en esta ocasión.
Si sólo hubieran estado Beretta y Ramiris aquí, él no lo habría pasado tan mal.
Pero Veldora también estaba aquí.
Y esa fue la razón principal de su desgracia.

Beretta vio como Ramiris se metió el okonomiyaki en la boca con hambre.
Volvió a suspirar.
Luego cambió de tema y habló con ella.

⌈ Lord Ramiris. Por favor, cálmese y escúcheme. Si sigues con esto, te convertirás en cómplice de los crímenes de Lord Veldora. ⌋

⌈ ¿Huh? ⌋

Ramiris se quedó paralizada por la sorpresa.
Beretta intentó continuar con su advertencia, pero…

⌈ Jejeje. Ramiris, no te preocupes. ¡Ya eres cómplice! ⌋

⌈ ¿Qué? ⌋

⌈ No puedes poner excusas ahora que has mordido el okonomiyaki. ¡Ahora debemos caminar por el mismo sangriento camino! ⌋ Dijo Veldora riéndose.

⌈ Lord Veldora, no es momento de reírse. Por favor, deje de involucrar a Lord Ramiris en esas cosas. ⌋

⌈ ¡Kaa-ahahahaha! No te preocupes, Beretta. No soy estúpido. Tengo todo esto pensado. ⌋

Me gustaría que no pensaras en tantas cosas, pensó Beretta.
Estaba seguro de que lo que fuera que Veldora estaba pensando, no sería bueno.
Sin embargo, él no escuchó.
Se rió, «Ka-hahahahaha» y continuó cocinando su okonomiyaki y cambiándolo por las partes que los niños habían traído.

⌈  Oye, tú. ¡¿Qué estás haciendo?! ⌋

En ese momento, Sharma, que finalmente había alcanzado a Ramiris y Beretta, miró a Veldora y gritó.
Junto a ella, Rindo se quedó de pie con una expresión de asombro mientras miraba la parrilla.

⌈ Hey, hey. ⌋ Dijo Zaza mientras suspiraba.

Beretta sabía muy bien lo que sentían, pero no sabía qué hacer.
Sin embargo, Veldora no parecía que le importara en absoluto…

⌈ ¡Oh! ¿Quieres un poco también? Pretendo quedarme aquí por un tiempo, así que no hay necesidad de actuar con tanta reserva. ⌋ Dijo con una sonrisa cegadora.

⌈ Ahora espera un minuto. ¿Qué es esto que les estás dando a los niños…? ⌋

⌈ Q-que atrocidad. Una cosa era que tuviéramos que hacerlo, pero obligar a los niños a sufrir también…. ⌋

Sharma y los demás estaban furiosos.
Sin embargo, al igual que había estado con Beretta hace un momento, Veldora se rió sin un ápice de remordimiento.

⌈ No veo ningún problema. Por lo que he oído, ésta ‘ciudad’ tiene ingredientes naturales, ¿no? ⌋

⌈ No, eso es… ⌋

⌈  Eso es sólo un rumor. No sabemos lo que pasa dentro de la ciudad. Sin embargo, hemos oído historias cuando éramos niños… ⌋

⌈ Pero, bueno, a diferencia de las plantas de producción de alimentos fuera de la ciudad, la seguridad parece ser muy estricta allí. No sería demasiado sorprendente si tuvieran ingredientes ‘reales’ que no fueran sintéticos. ⌋

⌈ Hmm. ⌋ Veldora asintió.

Este enemigo contra el que luchaba la resistencia -el Imperio Mecanizado de Almsbada- había oído hablar mucho de ellos en su última conversación.
Pero Veldora no pensó en cosas tan difíciles como cuál de los dos bandos tenía razón.
Él sólo escuchó el hecho y lo aceptó.
Los enemigos deberían ser aplastados, pero este Imperio no era exactamente un enemigo de Veldora.
Pero tampoco eran aliados.
Si había comida allí, entonces deberían compartirla con la resistencia. Esa fue la idea que le vino a la mente a Veldora. Y no se detuvo a considerar sus razones por un segundo.
En cualquier caso, no tenía sentido esperar que Veldora se preocupara por sus circunstancias.

⌈ ¿No es eso cierto? Así que deberíamos tomarla por la fuerza. ⌋

⌈ ¿Eres estúpido? ⌋

⌈ ¡Eso es imposible! ⌋

Zaza y Sharma gritaron al mismo tiempo.
Por supuesto.
Al igual que el incidente más reciente, podrían atacar una planta de producción de alimentos que tenía la seguridad más débil y aun así perder hombres.
En cuanto al ataque a la propia ‘ciudad’ con toda su estricta seguridad, era prácticamente un suicidio.

⌈ ¡Ka-hahahahaha! Qué bromista. No puedes pensar así y esperar que los niños tengan esperanza, ¿verdad? ⌋ Dijo Veldora mientras miraba las caras jóvenes que lo rodeaban.

Luego se puso serio y continuó.

⌈ Tengo una idea. Quiero mostrarles a estos niños que el mundo está lleno de cosas maravillosas. Este alimento que cambia de sabor no es malo en sí mismo, pero no es suficiente para satisfacer el corazón. Tienes que saber las alturas y luego quererlo. ¡Creo que es esa búsqueda lo que es noble! ⌋ Declaró.

⌈ No, pero… ⌋

⌈ Eso sólo pondrá furioso al Imperio. En cierto modo, nos pasan por alto. Pero empezarán a mostrar su verdadero poder si seguimos presionando. ⌋

⌈ Ciertamente. Aunque nos llamamos a nosotros mismos la resistencia, no tenemos realmente el poder para derrocar al Imperio. Aunque pudiéramos unir todos los distritos, no bastaría con tomar una ciudad… ⌋

Los tres rechazaron las palabras de Veldora.
Y tenían razón, a juzgar por los hechos conocidos.
Incluso si la resistencia se desplegara con toda su fuerza, serían fácilmente acorralados por las fuerzas de defensa de la ciudad.
Habían trabajado tan duro hasta ahora que eso no sucedió, así que no era de extrañar que no estuvieran de acuerdo con Veldora.
Sin embargo-

⌈ ¡¡Blando!! ¡Eres demasiado blando! ¿No hubo una vez un tiempo de prosperidad? ¿No quieres que te lo devuelva? ¿Realmente quieres que estos niños tengan que caminar por el mismo camino de la desesperación que tú? ⌋

Todos se callaron ante ésta discusión, que parecía seria de un vistazo.
El propio Veldora pensó que había dicho algo bastante bueno, y se veía engreído.
Mientras miraba a su alrededor con la cara satisfecha, Ramiris le preguntó con indecisión.

⌈ Pero, maestro. Este okonomiyaki es delicioso, y los niños están contentos. ¿Pero qué harás si no tienen este tipo de comida en la ciudad? Podrían saber lo que es la verdadera desesperación entonces, ¿sabes? Beretta tiene razón. No quiero involucrarme y luego meterme en problemas por ello… ⌋

Ramiris no sabía qué hacer y sus ojos se movían constantemente.
Tenía miedo de que hacer algo sin permiso ahora fuera un desastre mayor.
Las palabras de Beretta la habían hecho darse cuenta de que se estaba involucrando demasiado.
Y mientras que Ramiris era usualmente del tipo despreocupada, las cosas estaban yendo demasiado lejos.
Fue aquí donde Veldora sonrió y se rió de repente.

⌈ No te preocupes, Ramiris. He pensado en ello y he llegado a una conclusión. ⌋

⌈ …¿Una conclusión? ⌋

Ramiris miró a Veldora y esperó su respuesta.
Esta vez se rearmó con una fuerte voluntad. No la volverían a engañar.
Asintió solemnemente y dijo:

⌈ He decidido, que incluso si todo falla, ¡podemos relajarnos y dejárselo todo a Rimuru! ⌋

⌈ ¡Ya veo! ⌋

⌈ ¡No le haga caso, Lord Ramiris! ⌋

Beretta gritó, pero su voz no les llegó.
Veldora y Ramiris ya estaban sonriendo como si el problema se hubiera resuelto.

⌈ Rimuru sería capaz de resolver un problema como este muy fácilmente. Sólo tenemos que esperarlo. ⌋

⌈ ¡Eso es verdad! ¡Sería fácil para Rimuru! ⌋

No era nada.
Si tenían problemas, podían dejárselo a Rimuru. Eso fue lo que dijo Veldora.
Y Ramiris había aceptado.
Ya no había preocupación en su cara. Y mordió emocionada su okonomiyaki.

◇◇◇

Esos dos estaban perdidos.
Beretta se lamentó.
Dejar un desastre para que Rimuru lo arreglara era una buena forma de enfadarlo.
Pero ninguno de ellos parecía querer considerar eso.
Además, el plan original había sido volver a su mundo antes de que Rimuru regresara y destruir todas las pruebas.
Pero deben haberlo olvidado ya que Veldora y Ramiris se reían como si lo hubieran resuelto todo.

(Realmente no tienen remedio. Lord Ramiris está completamente involucrada ahora, pero ni siquiera parece darse cuenta…)

Sólo Beretta se dio cuenta de la situación en la que se encontraban.
Era muy simple. Veldora había estado enfurruñado y quería hacerse popular. Y simplemente arrastró a Ramiris a su plan.
Y ahora Sharma y los otros también fueron arrastrados e iban a declarar la guerra al Imperio.
Hizo lo que quiso.
Desafortunadamente, aunque Beretta supiera por qué Veldora estaba haciendo esto, no podía hacer nada para detenerlo.
Aunque estaba bastante irritado por dentro, al menos era capaz de prepararse para cualquier cosa del enfado de Rimuru.

⌈ Entonces, ¿qué van a hacer? Ahora que hemos llegado a esto, les ayudaremos con todo nuestro poder. ⌋ Dijo Veldora.

(¿Sales con eso? ¡Todo es culpa tuya!) Beretta pensó. Pero mantuvo la boca cerrada.

Él sólo miraba.
Sharma estaba tranquila.
Veldora no podía hacerla perder los estribos con su charla. Y por eso no le dio una respuesta inmediata.
Si hubiese sido ayer, Sharma nunca hubiese soñado con permitir un ataque a la ciudad del Imperio.
Ella lo habría ignorado como la idea ridícula de un loco.
Sin embargo, después de presenciar los poderes de Ramiris y Beretta, ella comenzó a preguntarse si podían usarlos.
Incluso si no atacaban el Imperio, ella no quería perder su cooperación.
-Saber las alturas y luego quererlo-
Esas palabras ardían en su pecho.

(Haces que suene tan fácil. Y sin embargo, no sabes cuánto hemos sufrido por lo que queríamos, pero tal vez sea lo mismo para él. ¿Quizás él también ha experimentado un tiempo de esas dificultades?)

Sharma se dio cuenta de que esas palabras la habían conmovido.
Aun así, tenía que tener cuidado.

⌈ Atacar al Imperio. Una cosa así no puede decidirse tan a la ligera. Debemos contactar con el cuartel general de Luz del amanecer y discutir lo que debemos hacer. ⌋

Así que evitó una respuesta inmediata.
Aun así, dentro de su corazón, Sharma pensaba en ello con optimismo.
Rindo también estaba pensando.
-Haciendo que los niños caminen por un camino de desesperación–
No, eso no puede pasar.
Era una realidad que no había querido admitir, y por eso miró hacia otro lado.
Era tan difícil vivir, que no sabía si lo hacía mientras buscaba algo.
Pero este hombre llamado Veldora había venido hoy, y sin embargo los niños ya lo habían aceptado y jugaron felizmente.
Rindo se sintió celoso.

(De hecho…¿Qué había estado mirando todo este tiempo? Eran sólo los adultos los que estaban desesperados. Los niños se estaban divirtiendo mucho -quizás la verdadera felicidad no era algo que se daba o se tomaba, sino algo que se encuentra por sí mismo. Si es posible, me gustaría hablar con alguien del Imperio, sólo una vez.)

Eso es lo que él pensaba.
Entonces algo podría cambiar.
Cuando miró al increíblemente confiado Veldora, empezó a sentir que él también podía hacer cualquier cosa.

⌈ Estoy de acuerdo con Sharma. Sin embargo, estoy personalmente muy contento con su oferta ⌋Dijo Rindo con una sonrisa.

Por una vez, permitió que su verdadera emoción se manifestara un poco.

Zaza tenía una opinión similar a la de Sharma.
La única diferencia era que él sabía lo fuerte que era Beretta en el combate.
Así que no pudo evitar preguntarse, ¿qué pasaría si…?
La fuerza de Beretta podría darles una oportunidad.

(Sin embargo, no puede ser tan fácil, ¿verdad? El Imperio era enorme. Esto era como pisar la cola del tigre. Pero…)

Zaza tenía muchos años de experiencia en combate, y por eso sabía de primera mano lo poderoso que era el Imperio.
Por lo que no podía aceptarlo tan fácilmente.
Pero esa no era la única razón…

(Y si…)

Zaza ha visto una nueva esperanza en Veldora y en los demás.
Había vivido desesperadamente en este lugar claustrofóbico durante tanto tiempo, y por eso, a sus ojos, la forma despreocupada en que Veldora y los demás actuaban era casi cegadora.
Después de pensarlo un rato, Zaza llegó a una conclusión en su corazón.
Pensó que esta situación sería el catalizador.
Sería el primer paso para cambiar la relación entre el Imperio y la resistencia.
Sin embargo, un paso en falso podría conducir a un desastre.
Y para evitarlo, Zaza miró a Veldora con determinación.
Al hombre que sonrió con tanta confianza.

(Qué persona tan extraña. No pelea en absoluto y le deja todo a Beretta, y sin embargo actúa de forma tan importante. Pero…)

No me desagrada, pensó Zaza.
En cualquier caso, las cosas sólo empeorarían si no hicieran nada.
Tenían que tomar una decisión en alguna parte, o se les acabaría la suerte.
No sabían cuánto tiempo seguiría funcionando la planta de energía de su escondite.

⌈ Si vamos a hacerlo, también llamaré a mis amigos. Podemos contactar con todas las tropas mercenarias supervivientes aquí. Si lo hacemos, tenemos que ir con toda la fuerza. ⌋

Sharma había retrasado su decisión, pero el momento llegaría muy pronto.
Era sólo cuestión de actuar tarde o temprano.
En ese caso, sería mejor tomar esa decisión mientras tengan aliados confiables.
Y así fueron las reacciones a las palabras de Veldora.
Fueron en su mayoría favorables.
Bueno, excepto por Beretta…

(…Bien, bien. Parece que todos han sido engañados. Veldora no está pensando mucho en ello. Sólo quería una razón para cocinar okonomiyaki para los niños…)

¿Por qué?
Sólo lo habían dejado por un corto tiempo, y se había convertido en esto.
Beretta no podía entenderlo.
Y ahora parecía que el mundo estaba a punto de ser lanzado a una gran guerra.

Mientras que Beretta estaba molesto por lo equivocado que estaba todo, también comenzó a considerar lo que podía hacer para minimizar las bajas.


Traductor: Hamlet

Editora: Nami


 

Índice