A- A+

(Lalo: otro experimento, en este el chiste fue tener mucha separación de puntos de vista, no salió como quise, pero se los dejo por si les sirve de ejemplo.)

“Todos los soldados repliéguense, ahora”

“Mi señora, no podemos, aún si logramos replegarnos estamos muertos”

La cruel realidad llegó a mí, nos estaban superando, y si cuando nos superen será el fin para todos.

Somos lo último que queda en esta parte del mundo en cuanto a seres conscientes, somos varias razas, humanos, elfos, enanos, sílfides, de todo un poco, incluso hay seres que se les llamó demonios por vivir en la parte más alejada, como arpías, diablillos, trolls, ogros, y las súcubos como yo, aunque en un principio fuimos enemigos hace ya varios cientos de años convivimos en paz y armonía.

Todo iba bien hasta que hace unos 5 años una fuerza apareció, verdaderos monstruos, seres que incluso los archidemonios tenían problemas en enfrentarse a ellos en cuanto a fuerza y número. Esto provocó enormes bajas, reduciendo poblaciones a cenizas y llevando a casi la extinción a varias razas, entre ellas la mía, ahora estamos soportando como podemos en esta enorme ciudad fortaleza, sabemos que si logramos defenderla lograremos sobrevivir como especie todos los que estamos aquí, pero es más fácil decirlo que hacerlo.

“Mi señora, el hechizo está listo, pero no veo como podrá eliminar a los monstruos, y es demasiada magia, quedaremos casi indefensos si lo lanzamos”

“No les hará nada, servirá para llamar a alguien que sí podrá eliminarlos, es nuestra única esperanza, láncenlo y volvamos al combate todos los que puedan”

Ahora comenzará la verdadera batalla, espero mi amado pueda venir, es todo lo que espero.

 

“Almirante, se ha detectado un poderoso estallido de energía que coincide a la que usted reportó, las coordenadas son en otro universo, le entrego el informe”

“Gracias, teniente, esto es interesante. Alexandra, comienza el análisis y obtén las coordenadas, comienza con el protocolo embestida”

Un estallido de magia en otro mundo, eh, bueno, sólo puede significar algo, mi amada demonio me necesita.

Bueno, creo que es justo dar mis saludos, soy el almirante de una gran flota espacial, a mi cargo están 1 nave clase pilar, la Gaia, la cual tiene 700 km de largo, y dentro de ella van miles de naves menores, desde las clase luna con 20 km cada una que sirven de naves de choque pesado, a las pequeñas naves de desembarco atmosférico de unos pocos cientos de metros, pasando por fragatas, cruceros y destructores, toda una flotilla que ha destruido enormes ejércitos en el pasado, todos son soldados con muchas horas en el campo de batalla.

“Los cálculos se realizaron, coinciden con ese universo al que fuimos llevados, todas las naves están entrando en la Gaia y estarán listos para partir en 20 minutos”

“Reduce ese tiempo a 10 y prepara todos los sistemas, que los cuerpos de desembarco y las plataformas orbitales estén listas para partir al instante”

Sé lo que se viene, una tormenta de fuego donde habrá muerte y destrucción, no me sorprendería que estén a punto de ser aniquilados, después de todo cuando fui transportado ayudé a controlar un par de conflictos que amenazaban a ese mundo, jamás esperé que mi armadura y armas fueran tan terroríficamente destructivas en algún lugar, mi sola presencia ya era suficiente para hacer temblar a los enemigos, espero que les vaya bien con todos mis amigos.

“Todo listo comenzando salto”

Y así entramos a un puente eintein-rosen que nos llevaría a ese mundo.

 

La batalla es cruda, en apenas unos pocos minutos hemos perdido a muchos, demasiados, esos monstruos toman a sus víctimas y los destrozan, vi cómo eran partidos por las mandíbulas de los monstruos, incluso cómo algunos enanos eran devorados enteros por los mayores monstruos. También vi heroicos sacrificios de las sílfides, que con sus vides lograban llevarse con ellas a varias docenas de monstruos, es triste ver a mis compañeros su vida les es segada, arrebatada por seres horribles.

“Mi señora, estamos por caer, no tenemos… eh, en el cielo, ¿qué demonios es eso?”

“Te tardaste, idiota”

Un gran resplandor como el de miles de estrellas fugaces viene sobre nosotros, sé lo que es, misiles, algo que mi amado me explicó, máquinas de destrucción masiva que vuelan por si solos a su destino, detrás de ellos veo enormes objetos, deben ser esas naves de desembarco que me platicó, llenas de miles de soldados humanos y mecánicos, junto a otros armamentos que ni puedo entender, pero su poder es algo que nos ayudará.

Mientras estaba en mis ensoñaciones golpeó uno de los primeros misiles, la explosión fue a cientos de kilómetros, donde creemos está la fuente de estos monstruos, el poder que resultó fue tal que a esa distancia todos, incluyendo los monstruos, lo sentimos. Había sido correcta mi decisión.

Pocos segundos después los demás golpearon cerca, pero estos con mucho menos poder, volaban decenas de monstruos a la vez, en miles de pedazos, y no era uno, eran cientos de misiles los que golpeaban, apenas 10 segundos después un perímetro de 800 m alrededor de la ciudad fue limpiado de monstruos, jamás pudimos si quiera alejarlos de las paredes, y ellos lograron eliminarlos en cientos de metros a la redonda, el júbilo era enorme entre los soldados, tenemos esperanza.

 

“Señor, confirmo la eliminación de monstruos alrededor de la ciudad y de la eliminación del objetivo alfa por un devastador de antimateria, los equipos de desembarco están por tocar tierra y enfrentarse al resto, ¿hay otra orden?”

“Gracias, teniente, y la hay, preparen mi caza, iré abajo, también, quiero que los ingenieros de combate bajen con suficiente equipo como para reconstruir 10 ciudades, comiencen a minar asteroides si es necesario”

Di las órdenes necesarias, había que volver a ese mundo al que una vez juré destruir con tal de regresar a mi mundo, ahora estaba preservando esa vida, junto a mi amada, era hora de que fuera diferente para ellos, todo.

A bordo de mi caza, un caza raptor modificado para servir como plataforma de mando y bombardeo, salí a toda velocidad. Apenas unos minutos después entré a la atmósfera y vi los rastros del devastador, una gran burbuja de aire que comenzaba a bajar, y también vi la ciudad, siendo defendida por mis hombres y mujeres, casi estaba completa la limpieza, así que bajé en picado y lancé un par de bombas, eliminando a los últimos sobrevivientes, pasado eso fui al aterrizaje en la ciudad.

 

Fue increíble, nos salvaron, y al último momento vi una nave veloz que soltó unas bombas eliminando a los últimos sobrevivientes. Luego de eso comenzó a descender en el centro de la ciudad. Me acerqué a dar las gracias, ya que tenía las señas que mi amado me enseñó para identificar a un almirante.

Mi sorpresa fue mayúscula al ver cómo mi amado bajaba de esa nave con una armadura diferente, más ligera y con adornos dorados indicando su rango, un almirante. Fue el quien nos salvó.

Sin pensarlo corrí.

 

Ni bien bajé de mi caza cuando me alcanzaron, pensé que era un enemigo, pero no, era mi amada que al fin podía reunirme con ella, fue algo hermoso, al fin podía abrazarla, tal vez me quede aquí una temporada, ayudando en la reconstrucción y apoyando en la repoblación.

 

Tener a mi amado en brazos es todo lo que quería, ahora toca reconstruir, veo naves llegando con lo que parecen ser metales muy valiosos, me pregunto qué traerán. En fin, mi amado debe tener algo en mente, ahora sólo queda poner orden en esto, nuestra nueva oportunidad.

Autor: Lalo