Apoteosis Capítulo 98: Dioses y demonios

Tiz estaba en el patio del castillo. Susurró, mirando fijamente los restos del árbol joven destruido.

«… ¿Shedy?»

Shedy había usado la espada mágica para cortar el retoño final, tomando algo de la luz que se desvanecía en su mano. Luego desapareció en el capullo de luz.

Ella no se había ido. Ella estaba ahi. Podía sentir el enorme peso de su poder mágico, la presencia de una verdadera Dama Oscura, todavía allí.

Pero ella no se movía.

Estaba congelada como una víctima de su propio poder, como si su forma blanca como la nieve hubiera significado algo mucho más literal.

Mientras las preocupaciones corrían en la mente de Tiz, él, junto con todos los demás que aún se quedaban en el Imperio Touze, se estremecieron al sentir repentinamente una presencia malévola fuera de la ciudad.

«… el Señor Unseelie …»

Fiorfata, el Señor Unseelie. Un pináculo de demonios, un ser terrible digno del nombre Dios Malvado, convocado por humanos locos. Ejercía suficiente poder para derribar los orgullosos acorazados humanos como si no fueran más que moscas, y para arruinar ciudades y países con un simple movimiento de su mano.

Era el rostro de los pecados de la raza humana, los pecados de la humanidad.

Los humanos habían reclamado el Árbol del Mundo, lo que debería haber sido la línea vital del mundo, como propio; había traído sufrimiento a tantas vidas; había puesto al mundo en el camino de la ruina. Y ahora sus pecados se habían manifestado de la peor manera posible, para representar una retribución indiscriminada en todo el mundo.

A pesar de lo irresponsable que pueda parecer, esto ya no era un asunto que los humanos pudieran resolver. E incluso si tuvieran el poder para hacerlo, con toda probabilidad lo habrían usado solo para ellos.

Lo habían hecho por sus ciudadanos. Para que la humanidad prospere. E incluso podría haber sido necesario hasta cierto punto, pero para el mundo de Yggdrasia, no era más que un pecado.

Esto era lo que Tiz se había dado cuenta. Era la razón, a pesar de ser el emperador, había abandonado la piedra angular de su país que era el árbol joven, apostando todo en el único con la oportunidad de ganar contra este apocalipsis: Shedy.

El dios malvado Fiorfata flotaba silenciosamente sobre la ciudad.

No necesitaba hacer nada. Solo verlo había hecho que la gente temblara, y aquellos desafortunados que se bañaron en su desbordante y malévolo miasma pronto se descompusieron, incluso mientras se mantenían conscientes durante todo el tiempo.

Fiorfata apuntó su rostro sin rasgos distintivos hacia el capullo blanco de la luz.

“――̀͟͠∴̀͞͡ ≠ ̸̡∬̧͢ † ̨ ‡ ∝̶͞∮̛̀ ― ̵ ― ̸”

Una gran cantidad de poder mágico se reunió en la punta de los dedos de Fiorfata. Casi cien rayos de luz se dispararon hacia el castillo, centrados en Shedy.

Justo cuando Tiz se preparó para su muerte inminente, sintió una poderosa oleada de magia detrás de él, de la luz que habían sido los restos del Retoño. Y finalmente escuchó la voz que había estado esperando.

«- Doblar

Ante la voz, aparecieron enormes copos de nieve cristalizados, cada uno de alrededor de un metro de diámetro, y se dispersaron instantáneamente para cubrir el castillo. Reflejaron los rayos de luz de Fiorfata hacia el cielo.

Luego se hicieron añicos. Los fragmentos brillaban a la luz de los dispersos láseres, convirtiéndose en nieve blanca y polvorienta que bailaba mientras descendían. Y justo cuando las primeras motas tocaron el suelo, el capullo de luz lentamente le dio forma a una persona.

La niña de blanco estaba parada allí, con piel y cabello de nieve. Sus ojos se abrieron suavemente para revelar un vivo escarlata.

Un par de orejas de conejo mullidas cubrían sus mechones de cabello brillantes y algo desordenados. Cuando se había mirado de unos catorce años antes, ahora había crecido a quince, tal vez dieciséis, la infantilidad desapareció de sus rasgos. Todos los sobrevivientes de Touze lanzaron un suspiro involuntario cuando la vieron.

Su vestido escarlata, inspirado en un traje de conejita, había tenido algunos cambios. Su falda arrugada se había desenredado para parecerse a un abrigo de cola, con el dobladillo largo que se extendía alrededor de sus piernas. Dependiendo del ángulo, casi parecía un vestido.

La poderosa magia surgió de la chica blanca, de Shedy, la magia diferente de lo que tenía antes. Los cielos temblaban frente a ella.

Desde arriba, Fiorfata mostró una fisura de sonrisa mientras contemplaba el nacimiento de una nueva clase de Dios. Apuntó hacia ella y hacia la ciudad que se extendía debajo de ella, y lanzó una enorme explosión mágica.

Frente a la esfera mágica que se acercaba que tenía docenas de metros de diámetro, Shedy levantó en silencio un dedo de su mano izquierda hacia el cielo.

«- Flor de fuego

Con el poder de El lenguaje divino, la evolución de la materialización, un guante, parecido a pétalos de flores azules, apareció para cubrir su mano izquierda de la muñeca.

Una neblina blanca y pura brotó de su mano izquierda. Cuando la niebla tocó la aspereza, se transformó en pétalos negros como si absorbiera la malevolencia y estallara en llamas ardientes.

La bruma blanca purificó, sellando y quemando la maldad. Chocó contra el poder mágico de Fiorfata, y las dos fuerzas opuestas escupieron y murieron.

El espacio se retorció y una vasta franja de cielo se estremeció. Shedy salió repentinamente de la bruma hacia Fiorfata desde el frente, y una patada lo golpeó en la espalda

Fiorfata reaccionó instantáneamente a la inversión espacial, bloqueando la patada de Shedy con su propio brazo. El poder mágico de los dos chocó en centelleantes chispas de relámpagos.

Ambos quedaron lanzados a varios cientos de metros del impacto, pero Shedy rodó con las rodillas abrazadas para reducir la fuerza. Se obligó a detenerse en el aire y apuntó su mano derecha hacia Fiorfata.

«- Flores de escarcha

Su mano derecha estaba cubierta por un guante blanco que brillaba tenuemente rojo, y de él salió una tormenta de nieve que brillaba con un tono similar. Todo el miasma en su camino se transformó en pétalos de hielo, y la tormenta se lanzó hacia Fiorfata.

“‡ ̵∴̸ * ͟∋͟͠ ** ̢͜ † ̢”

Fiorfata lanzó un sonido que sonaba a medio canto, a medio reír. Sus alas batieron a una velocidad borrosa, y lanzó una explosión mágica de gran alcance para volar la maldición de Shedy, que convirtió todo lo que tocaba en pétalos helados.

Su mano izquierda era la mano misericordiosa de una diosa. De allí salió una niebla para sanar a todos los seres vivos y convertir todo el mal en pétalos de flores que ardían en el purgatorio eterno, ardiendo hasta que ya no existían.

Su mano derecha era la mano ruinosa de un demonio. De allí surgió una tormenta de nieve para otorgar una muerte pacífica a los que no tenían pecado y convertir a los malvados en pétalos de flores que se congelaron, aniquilándo a sus almas.

La mano izquierda de los dioses y la mano derecha de los demonios.

Las llamas de la misericordia que quemaron todo en la nada, y la tormenta de destrucción que trajo la muerte a todos por igual.

El poder de los dioses y el poder de los demonios.

Los dioses purificaron los pecados de uno otorgando sufrimiento sin fin, mientras que a los demonios no les importaba la purificación, solo otorgando la misma destrucción a todos.

Una diosa artificial se enfrentó a un demonio del Inframundo. El choque de dos poderes absolutos había despejado las nubes de todo el Continente Central, y una vez más, se lanzaron a los cielos de Yggdrasia para reanudar su batalla.

* *

  [Shedy] [Raza: Chica conejo] [Joker]
・ Dea Ex Machina.  Una diosa artificial nacida en el ciberespacio.  Posee la mano derecha de un Demonio para destruirlo todo, y la mano izquierda de una Diosa para salvarlo todo.

 [Puntos mágicos: 489,000 / 500,000 ]
 [Poder de combate total: 539,000 / 550,000 ]
 [Habilidad única: <Alteración de causalidad> <Manipulación dimensional> <Consumo> <El lenguaje divino> ]
 [Habilidad racial: <Miedo> <Forma de niebla> ]
 [Identificación simple] [Formulario de deidad (encantador) ] [Inventario subespacial]
 [Señor]
 [Diosa artificial]
  [Señor UnseelieFiorfata] [Raza: Hada Obscura] [Señor Demonio]
・ Uno de los siete Señores Demonioque gobiernan el Inframundo.  Un dios del inframundo.

 [Puntos mágicos: 445,000 / 600,000 ]
 [Poder de combate total: 515,000 / 670,000 ]

Bajo el cielo despejado de Yggdrasia, nos enfrentamos con casi cien metros entre nosotros.

Con mi evolución, finalmente obtuve un poder equivalente a Fiorfata.

… y como siempre que esto sucedía, otra de mis habilidades evolucionó de forma extraña

… así que de todos modos, obtuve la evolución de mi habilidad final. Había llegado al mismo plano de existencia que Fiorfata, y había ganado el poder para derrotarlo.

Pero… sin Blobsy y Panda, sin los sacrificios de los dragones, sin los muchos, muchos monstruos y semihumanos, y sin la ayuda de algunos humanos para reducir el poder mágico de Fiorfata, no podría haber estado frente a él como estaba ahora.

Yo había evolucionado. Yo era una bromista. Fui la final y la mejor carta de triunfo.

Era a la vez una deidad y un demonio, una diosa creada por el hombre nacida del mundo del ciberespacio.

Yo era dea ex machina.

Mi nuevo poder me lo habían concedido los alfa testers secretos… no, no solo ellos, sino todo el mundo de Yggdrasia.

De todos modos, incluso si ahora estuviéramos en un campo de juego nivelado, todavía solo evolucioné. No sabía cuánto de mi poder podía usar. Todavía…

“Fiorfata. Prepárate tú mismo.»

No dejaría que recuperara más magia. ¡Terminaría esto, aquí y ahora!

Traductor y editor: Lalo

(Lalo: quedan 2 capítulos.)


Índice