Apoteosis Capítulo 92: Poder en evolución

Había dejado la batalla al Maestro de la espada, Calimero, para dirigirme a la República de Sondoze. Por ahora, solo había tres dragones que me acompañaban.

Miré hacia atrás. Podía sentir el poder mágico cada vez más intenso de Fiorfata, y podía escuchar las retumbantes explosiones detrás de mí.

¿Calimero seguía peleando? ¿O ya había caído…?

“¿Qué te preocupa, Maestra Oscura?” Preguntó el dragón de oro.

«… nada». Negué con la cabeza.

Había tenido algo de historia con Calimero, pero eso no significaba que no le desearía lo mejor. Incluso si no pudiera ganar, tampoco podría imaginarlo perdiendo muy fácilmente. Miré hacia adelante, enfocándome en nuestro viaje por delante.

«… ¿mm?»

De repente, el Árbol del Mundo envió otra piedra mágica blanca a mi mano.

A juzgar por cómo se sentía, esto era… ¿el retoño en el reino de Swantol? El gran país a varios miles de kilómetros al oeste. No sabía quién lo hizo, pero probablemente se dirigirían al pequeño país de Xantecinq al este de Swantol a continuación. En ese caso, ¿debería reunirme con ellos y dirigirme a Xantecinq juntos después de terminar con Sondoze?

…no. Si Fiorfata lo alcanza, tanto la gente de Xantecinq como mis aliados podrían ser eliminados.

¿Qué tengo que hacer? ¿Les dejo este continente a ellos? Ese probablemente sería el camino de la menor víctima. Sin embargo, se suponía que este conflicto concluiría conmigo aseverando que soy el Mal de este mundo. Una parte de mí era reacia a involucrar a otros.

“¡Señora oscura! Mis hermanos me han enviado un mensaje telepático. ¡Vuelan naves voladoras humanas desde el Continente Central!” Dijo el dragón dorado, con preocupación y nerviosismo entrelazando su voz.

«¡¿Qué?!»

Me puse inmediatamente en contacto con el Árbol del Mundo. Me enviaron imágenes de una flota lejana de más de una docena de acorazados voladores que cruzaban el océano desde el nuevo Retoño de Quanneuf, un país cerca del mar.

A juzgar por el ángulo, venían por nosotros.

Con suerte, la flota apuntaba a Fiorfata. Sin embargo, teniendo en cuenta cómo habían atacado a los dragones, aún podrían decidir centrarse en mí y en mis ayudantes una vez que llegaran.

«¡Cambio de planes! ¡Dejaremos los retoños de este continente a nuestros aliados mientras me dirijo a la flota!»

«¿Pelearás?»

«… Comprobaré primero sus intenciones».

Había tomado la decisión de destruir la civilización desenfrenada de los humanos. Pero si estas personas realmente entendieran la amenaza que enfrenta el mundo, si realmente estuvieran luchando por el mundo en lugar de por su propio egoísmo… entonces me gustaría ver si eran sinceros.

Los dragones me dijeron que lo seguirían, aparentemente pensando que había llegado a una pelea. Ya deberían haber estado cerca de sus límites, con la cantidad de vuelo que habían hecho… realmente, tan tercos.

Cambiamos nuestro rumbo para dirigirnos al Continente Central.

Tanto las aeronaves como los dragones podían volar tan rápido como un avión de pasajeros de la Tierra, así que esperaba que tuviéramos contacto con la flota humana en este continente.

Sentí la señal mágica de Fiorfata persiguiéndonos justo cuando cambiamos nuestra dirección… el Señor Demonio estaba a unos treinta minutos de nosotros, al parecer. No tan lejos, pero tampoco lo suficientemente cerca como para que nos ataque directamente.

En Yggdrasia, el sol salió en el este y se puso en el oeste al igual que la Tierra. Habíamos estado volando todo el camino hacia el oeste desde el continente occidental, y fue bajo el cielo aún brillante que vi la flota de más de una docena de barcos ligeramente hacia el sur.

«Maestra Oscura, ¡los humanos están atacando a alguien!»

«¡De prisa!»

Podía escuchar sonidos débiles de artillería mágica ahora. El lugar que vi a lo lejos en la distancia debería ser el Reino Swantol, el país que acababa de perder su retoño hace poco tiempo, pero la flota bombardeaba la ciudad desde cierta distancia.

Se me cortó la respiración en el momento en que vi a lo que disparaban.

Refugiados humanos. Y protegiéndolos estaba la resistencia semihumana. Salté de la espalda del dragón, usando la teletransportación para llegar allí lo más rápido que pude.

«- [Nadir]

Creé un espacio de frío extremo, apuntando al centro de la flota en el momento en que entraron en mi rango. Mi ataque no golpeó directamente ninguna nave, pero había causado una turbulencia, obligando a la flota a dejar de disparar mientras se estabilizaban. Seguí volando, ignorándolos, y aterricé junto a la resistencia semihumana.

«¡M-mi señora!»

«¿Que esta pasando? ¿Por qué los humanos disparan a los refugiados?»

Uno de los elfos estaba a punto de responder, con una mueca en la cara, pero fue interrumpido por otra voz que provenía de un par de siluetas, una grande y otra pequeña.

«Afirmaron que solo estaban atacando a la resistencia», dijo la menor, una niña.

«…eres tu.»

Ella era la mitad de los elfos gemelos que había rescatado en la subasta en ese entonces. A su lado no estaba su hermano, sino alguien a quien conocía muy bien.

«…¿Un héroe?»

«…soy yo. Ha pasado un tiempo, Dama Oscura.»

Era el héroe humano que se había quedado hasta el final para luchar por la gente. Él era… Gold, ¿verdad? Teniendo en cuenta que estaba con la resistencia semihumana, debe haber encontrado su propia verdad .

Pero este no era momento para la contemplación.

«¿Están disparando a los refugiados porque se quedan con usted?»

«…sí. Les suplicamos que acogieran a los refugiados, pero de repente comenzaron a dispararnos a todos, incluso a la gente del pueblo.» Gold respondió.

«Dijeron que todos aquí eran resistencia, sin excepciones», dijo la chica élfica.

Así que los mejores humanos eran todos así, entonces…

«Me ocuparé de la flota humana. Mientras tanto, deberían correr hacia el bosque.»

«¿Vas a pelear sola…? ¡Absurdo! ¡Voy contigo!” Dijo Gold acaloradamente, dando un paso adelante con una mano en su espada justo como pensé que lo haría.

Puse una mano sobre su hombro para detenerlo.

“Fiorfata viene aquí en unos treinta minutos. ¿Entiendes, verdad? Aléjate de aquí, ahora.»

«… lo tengo». Gold cedió, sintiendo la disparidad de poder entre él y yo. Con solo una de mis manos, no había podido moverse ni una pulgada antes de que lo soltara.

La flota lejana en el cielo había recuperado el equilibrio. Estaban a punto de reanudar su bombardeo.

Me convertí en niebla y volé hacia arriba para atraer su atención. Una vez que me aseguré de que sus cañones apuntaran a mí, utilicé la teletransportación para acercarme a la flota. Rompí la barrera que cubría la aeronave más grande y rompí el puente del barco.

Una conmoción temerosa estalló entre los miembros de la tripulación. Un hombre mayor, probablemente el capitán, les gritó.

“¡Dejeen de entrar en pánico! ¡Baja tus armas!” Ordenó y dio un paso hacia mí. “Soy el almirante Rhodon del Reino Quinze, y estoy a cargo de esta flota. ¿Podrías ser la Dama Oscura?»

«…sí lo soy.»

Parecía un hombre tan tranquilo y gentil.

¿Por qué estaba disparando a los refugiados, sus compañeros humanos? ¿Era realmente el hombre que había dado la orden? Había asaltado la nave con toda la intención de matar, pero el almirante no había sido lo que esperaba, y antes de darme cuenta, ya lo estaba escuchando. Rhodon sacudió la cabeza con una expresión de dolor en su rostro.

“Debes haber venido aquí para condenar mi decisión. Pero no tuve elección. No había forma de saber si había semihumanos escondidos entre los refugiados, y si los acojo, corro el riesgo de que nuestros barcos sean saboteados. Entonces no podríamos luchar contra el Señor Unseelie.

Estuvimos en silencio por un momento mientras reunía mis pensamientos. Estaban preparados para hacer sus propios sacrificios por el bien del mundo, ¿era eso? ¿Era eso lo que estaba diciendo?

“No tienes que preocuparte por Fiorfata, me encargaré de eso. Solo lleva a los refugiados. Hablaré con los semihumanos.” Ofrecí.

“Oooh, eso sería maravilloso. Salvemos vidas, entonces. Es, después de todo, nuestro verdadero deber «.

Rhodon sonrió con la sonrisa de un anciano amable y asintió profusamente.

… ¿era cierto? ¿Realmente habían venido aquí para proteger el mundo, nada más?

“Entonces lleva a los refugiados a tus barcos y aléjate. Fiorfata vendrá pronto.»

«Entiendo.»

Salí del puente para ir a la cubierta del barco, y desde allí, salté sobre la espalda del dragón blanco que había venido a recogerme.

«¡Peligro!»

Pero justo cuando caí de espaldas, el dragón blanco de repente retorció su cuerpo para cubrirme, y ni un momento demasiado pronto. Un impacto terrible nos dejó alucinados.

«¡Gah!» Tosí, recuperando mi visión y mi equilibrio en el aire. Lo primero que vi fue el cuerpo del dragón blanco cayendo hacia el suelo. Ya estaba muerto.

«¡Señora Oscura!»

El bombardeo continuó. El dragón de oro y otro dragón volaron para cubrirme con sus propios cuerpos.

«¡¿Que acaba de suceder?!!

Me giré para mirar el acorazado. Rhodon todavía me miraba con esa misma sonrisa amable.

Pero cuando enfoqué mis ojos para mirar, por un solo momento, su rostro se volvió borroso para revelar una sonrisa burlona.

«¿Un hijo de Dios…?»

Debe haber sido uno de esos Hijos de Dios, como Tiz, los que poseían una habilidad especial. Algo que podría hacer que otros creyeran en él, o tal vez ocultar sus verdaderos pensamientos… maldito sea.

El dragón de oro seguía vivo, pero no por mucho tiempo. Su voz llegó a mis oídos cuando estaba a punto de perderme en mi ira.

«… Ama Oscura».

«¡No! Lo siento, si no hubiera…»

«… no… te dejes arrastrar por la malicia de los humanos… no pierdas de vista tu objetivo…»

«…Entiendo.»

Todos los dragones habían muerto protegiéndome.

No pierdas de vista mi objetivo… ¿proteger el mundo? Pero había sido mi culpa… moriste porque fui descuidada…

…Entiendo. No lo olvidaré… lo siento, dragón de oro, no dudaré más… así que déjame enojarme por ti, solo por esta vez.

En ese momento, una lluvia de artillería mágica cayó sobre mí. Mi poder mágico disminuyó lentamente por el daño.

… pero algo dentro de mí hizo clic , y de repente, mi reserva de maná se disparó.

«- [Consumir]

Levanté la mano derecha. Todos los proyectiles se reunieron allí como si fueran absorbidos por un agujero negro, transformándose en una bola masiva de energía.

No dudaría más.

Tiré la bola de energía hacia atrás. La cara de Rhodon se crispó, y el gran acorazado se desintegró en un abrir y cerrar de ojos.

  [Shedy] [Raza: Chica Conejo] [Archdemonio Lv.  50 ]
・ El demonio de Laplace.  Uno que había ascendido más allá de un Archdemon.

 [Puntos mágicos: 107,500 / 172,000 ] 3,000 ↑
 [Poder de combate total: 124,400 / 189,200 ] 3,300 ↑
 [Habilidad única: <Alteración de causalidad> <Manipulación dimensional> <Consumo> <Materialización> ]
 [Habilidad racial: <Miedo> <Forma de niebla> ]
 [Identificación simple] [Forma humana (maravilloso) ] [Inventario subespacial]
 [Dama Oscura]

Traductor y editor: Lalo

(Lalo: Quedan 8 capítulos.)

Índice