Class ga Isekai Shoukan Capitulo 107

Nadie sabe cómo podría acabar el destino.

Una montaña desapareció y el suelo que la rodeaba fue excavado.

La montaña natural y abundante que había hace apenas unas horas no se veía por ninguna parte.

Flotando sobre esa tierra devastada, Scala parecía estar buscando algo.

 

«¡Ese mocoso! ¡¿A dónde se fue?!»

 

Murmuró para sí misma mientras estaba irritada. En el momento en que usó su habilidad de destrucción total, vio claramente a Yato sosteniendo a Lina en sus brazos y desapareciendo. Por eso estaba segura de que él no había muerto a causa de su ataque y que ahora mismo estaba escondido en algún lugar de ella.

Ella había estado por ahí destruyendo la tierra como un intento de hacerlo aparecer por su cuenta, pero él todavía no mostraba ninguna señal de que regresara.

 

«No debería haber ido demasiado lejos.»

 

Ella ya le dijo lo que pasaría si él escapaba en medio de la pelea. Además, el ángel que estaba con él debe saber el resultado de dejar a Scala sola mejor que Yato.

 

«¡Aah! ¡En serio! ¡No sale nada de pensar en ello!»

 

Mientras Scala se acercaba a los límites de su paciencia, gritó el nombre de Yato con voz fuerte.

 

«¡Aparece ya! ¡Convertiré todo este lugar en polvo si no apareces!»

«Estoy justo aquí.»

 

Inmediatamente después de ese grito, ella escuchó su voz por detrás. Dándose la vuelta, lo primero que vio fue la expresión de Yato, rebosante de confianza.

Seguramente, Scala se sorprendió al verlo frente a ella de repente. Ella no esperaba que él respondiera a su fuerte llamada. Pero de inmediato, su expresión se transformó en una de deleite.

 

«Oye, no tenías que decirme que estabas aquí. Podrías haberme golpeado por la espalda o algo así.»

«No necesito eso para noquearte.»

 

Scala se sorprendió al ver al hombre que estaba a punto de perder hablar con tanta confianza. Ella resopló y contestó.

 

«¿Todavía no lo captaste después de ver mi habilidad? No puedes ganar contra mí.»

«Nunca se sabe. Pruébame.»

 

Yato le contestó de manera provocativa.

 

«¡Por qué no! Muy bien, ¡entonces ven aqui!»

 

El cabello de Scala comenzó a pararse en la dirección opuesta mientras creaba un ambiente similar al que ella usaba hace un momento.

La reacción de Yato a lo que había hecho no fue exactamente la que esperaba. Permaneció tomando su desalentadora pose mientras sonreía.

 

«Escucha, ¿crees que vendría y te enfrentaría de nuevo sin ningún plan en mente?»

«¿Aa?»

 

Incapaz de entender lo que estaba insinuando, Scala expresó sus dudas con una voz fuerte.

Viendo su confusa reacción, Yato declaró con voz serena.

 

«Voy a tener esas habilidades tuyas selladas…. Tensión baja.»

 

 

Inmediatamente después de pronunciar esas dos palabras, Scala sintió un cambio repentino en su cuerpo.

 

«¡¿Qué es esto?!»

 

Una tenue luz azul se manifestó a su alrededor y rodeó su cuerpo. No podía ocultar su desconcierto ante la aparición repentina de una misteriosa luz que la rodeaba, pero poco después puso fin a la habilidad que se disponía a utilizar.

 

«No puedo hacer que lo use. ¿Qué es esta sensación…? De repente no estoy de humor para hacer nada…»

 

La habilidad mágica de la tensión disminuyó la tensión de Scala, lo que resultó en el debilitamiento de sus poderes. Su cabello volvió a la normalidad y parecía haber perdido el humor para luchar. Yato se aseguró su victoria tras ver el claro resultado de su habilidad.

 

«Ahora me toca a mí. Déjame pagarte por todo lo que me hiciste.»

 

—————————————————————————–

 

Al mismo tiempo, en cierto lugar del cielo, un hombre y una mujer estaban conversando.

 

«Ya era hora.»

«Tienes razón.»

 

Las mujeres declararon y el hombre estuvo de acuerdo. Ambos estaban sentados en majestuosas sillas dentro de un espléndido salón similar a un salón del trono.

 

«Sin embargo, nadie hubiera podido predecir este resultado.»

«Esto también debe ser el destino.»

 

El hombre miró al techo mientras exudaba un ambiente algo solitario y sin vida. La mujer también estaba revelando una expresión de determinación.

 

«Scala ya debe estar actuando fuera de control.»

«Lo más probable es que cause un daño enorme, sin embargo, no hay necesidad de preocuparse, ya que no tendrá influencia en los residentes del mundo.»

 

Cuando el hombre pronunció una sonrisa amarga, la mujer le respondió con un rostro confiado. En este lugar no hay televisión ni herramientas mágicas que reflejen la situación de ese mundo. El hombre y la mujer tampoco tienen ninguna habilidad para vigilar la batalla de Scala, pero hablaron como si lo supieran todo sobre ella desde el principio.

Poco después, un soldado que tenía alas en la espalda entró en la sala a toda prisa y se acercó a los dos.

 

«¡¡Dios divino!! ¡Tengo malas noticias! ¡Se escapó! ¡¡Ese prisionero escapó de la【infinite prison】!!»

«Como pensaba…»

 

El hombre o el dios divino cerró tranquilamente sus ojos como si estuviera esperando esa noticia.

 

«Querida.»

«Lo sé. Escapó, pero creo que todo saldrá bien.»

«¿Sí?»

 

El soldado que vio al dios divino cerrar precipitadamente el tema del prisionero, con rigidez en su lugar, incapaz de comprender lo que quería decir.

La【infinite prison】 es una cárcel hecha para castigar a un sinnúmero de presos.

Cualquiera que entre en ella está destinado a no salir de ella por el resto de su vida. Seguramente, aquellos que se encuentran allí han pecado lo suficiente como para merecerlo. El soldado no podía entender por qué el dios divino reaccionó con tanta serenidad al enterarse de que alguien de esa prisión había escapado.

El soldado se quedó rígido en su lugar, confundido. Afortunadamente, la mujer siguió la ambigua conclusión del dios divino con un ligero regaño.

 

«¿Cariño? Todavía es un recién llegado, ¿no deberías explicarle la situación más a fondo?»

«¿Hn? Ah, sí, tienes razón. Me disculpo.»

 

Con una expresión de disculpa, el dios divino que olvidó que el soldado era todavía nuevo, le explicó la situación.

 

«El prisionero que escapó será capturado muy pronto. Sólo mantente a la espera.»

«¡Sí! ¡Entendido, dios divino y diosa!»

 

El soldado contestó con una voz llena de espíritu y respeto. Pero la mujer hizo un comentario sobre su respuesta.

 

«No es dios y diosa. Sabes muy bien que somos dos en uno.»

«¡Ah! ¡Mis disculpas!»

«Ya puedes irte.»

«¡Sí!»

 

Al darse cuenta de que había fallado, el soldado se inclinó con nerviosismo y abandonó la sala. El hombre y la mujer le vieron marcharse en silencio.

El dios divino no es en realidad una sola persona. Para ser más precisos, un dios divino es la combinación de dos dioses.

Es por eso que este hombre y esta mujer son ambos referidos como un solo dios divino.

Después de que el soldado abandonó la sala, el lugar se calmó de nuevo y la mujer finalmente reveló su preocupación.

 

«Todo va a estar bien, me pregunto.»

«Estará bien, se trata de esa persona.»

 

A diferencia de la mujer preocupada, el hombre no parecía estar preocupado en absoluto. Puso sus manos en el reposabrazos de la silla.

 

«Si no son capaces de lidiar con eso, no serán capaces de seguir el ritmo del futuro, después de todo.»

«… sí, tienes razón.»

 

De acuerdo con el hombre, la mujer suspiró ligeramente y se apoyó en su silla.

 

«Me pregunto cómo resolverá el destino el resultado.»

 

La mujer murmuró mientras miraba la esquina del techo. La palabra ‘destino’ que se ha mencionado regularmente en su conversación aún no se ha revelado. Nadie podía predecir cómo resultará el resultado, pero el momento en que ambos comenzarán a moverse fue seguramente en un futuro lejano.

 

———————————————————————————

Bonus

 

Muchedumbre

 

«¡Jefe!»

«¿Qué pasa, Rouga?»

«Me siento como si me hubiera convertido en un personaje de la muchedumbre recientemente. ¿Qué debo hacer?»

«Por cierto, ¿dónde aprendiste la palabra muchedumbre?»

«¡Respóndeme primero!»

«Veamos, honestamente, no lo sé.»

«¿De verdad?»

«Sí. Quiero decir, yo soy el protagonista aquí.»

«Jefe, ¿puedo pegarle una vez?»

«No puedes hacer eso.»

Índice