Class ga Isekai Shoukan Capitulo 103

¿¡Qué pasa si un Dios es realmente un Último Jefe!?

Al mismo tiempo que Yato se sentía desesperado con Lina, Metron sostenía su cabeza con ambos brazos dentro de su habitación.

 

«¡Uwaah! ¡¿Por qué las cosas salieron así?!»

 

Se exclamó a sí mismo mientras rodaba en su sofá. La razón de su situación crítica actual fue el hecho de que fue convocado por el Dios Divino con Scala el día anterior. En aquel entonces se hablaba de muchas cosas, pero lo más importante que llegó a Metron como conmoción fue el hecho de que el Dios Divino conocía todos los actos que había realizado hasta ahora.

 

En el momento en que Metron fue informado sobre su conducta de enviar a los humanos de la Tierra a otro mundo bajo su responsabilidad, dejó de sentirse vivo.

 

El Dios Divino es bien conocido por ser pensativo y pasivo, pero el miedo que abrumaba a Metron en ese momento no se alivió a pesar de saber ese hecho. Su cara se puso horriblemente pálida y sudor frío corría por su espalda, lo que le impedía siquiera dar una excusa. El único pensamiento que tenía en mente en ese momento era el tipo de castigo que iba a recibir.

 

Mientras se sentía abrumado por los sentimientos de desasosiego y nerviosismo, Scala, de pie a su lado, no parecía preocupado por él en lo más mínimo. Metron tampoco tenía la compostura para comprobar su expresión.

 

¿Qué me va a pasar ahora?

 

La respuesta a esa terrible pregunta fue decidida por el Dios Divino. Sorprendentemente, no fue tan duro. Su castigo era ocuparse de algunas tareas rutinarias y nada más. Además, el Dios Divino incluso permitió que Scala se peleara con Yato. Metron se quedó sin palabras mientras Scala alababa al Dios Divino de una manera irrespetuosa.

 

«Como se esperaba del Dios Divino. Kukukuku, qué gran corazón.»

 

Por lo general, Metron la habría reprendido ligeramente por esa actitud irrespetuosa, pero ahora, apenas se mantenía al día con la situación.

 

¿Por qué me perdonó?

 

Cuando preguntó por la razón, se enteró de que el Dios Divino también estaba interesado en Yato. Un humano con habilidades que podrían superar a los dioses. Incluso el Dios Divino parecía haber captado su atención atraído por una existencia tan irregular. Por eso permitió que Scala, uno de los cuatro dioses únicos, luchara contra él; para medir el alcance de sus habilidades. Seguramente, no se olvidó de darle un límite que no debería sobrepasar. Si no, la tierra podría ser destruida en medio de la lucha. Scala tampoco se opuso a esa condición, sin embargo, Metron todavía no podía liberarse de su malestar.

 

«¡Tiene que haber otra razón detrás de todo esto!»

 

Era demasiado extraño para el Dios Divino permitir que 【El Dios de la Destrucción】Scala luchara contra Yato. Al menos podría haber pedido a otro Dios que midiera sus poderes. Algo se sintió mal con esa decisión. Pero no importaba lo largo y duro que Metron pensara en ello, no se le ocurría una explicación aceptable.

 

«¡¿Podría ser que el castigo ligero que me dio fue sólo un pretexto, mientras que su verdadera intención es destruir la Tierra enviando a Scala allí?!»

 

El Dios Divino insistió en que Scala no lanzara un ataque que pudiera destruir la Tierra, pero Scala es famosa por su talento para romper todo, incluyendo las reglas. No sería una sorpresa si se olvidara de la condición en medio de la pelea.

 

«Tal vez incluso está planeando destruir mi mundo también….»

 

Una vez que uno comienza a tener pensamientos negativos, no puede recuperar su compostura tan fácilmente. La imaginación pesimista de Metron se intensificó rápidamente convirtiendo su visión en la del futuro.

 

«Ah…. estoy tan cansado…»

 

Todavía sosteniendo su cabeza con ambos brazos, Metron continuó imaginando su futuro sin esperanza.

 

«¡Maldita sea! ¡Meh, lo que sea!»

 

Aparentemente, harto de predecir las infinitas posibilidades que le esperaban, Metron se levantó de su sofá y gritó con fuerza. No había necesidad de pensar en ello en este momento. No importa si el mundo se acaba o no. Caminó hacia la computadora que estaba en el escritorio y la encendió precipitadamente.

 

«¡Juguemos a los videojuegos!»

 

Ya estaba cansado de pensar. Así que decidió escapar de la realidad jugando al juego que trajo recientemente de la Tierra. En efecto, consideró la posibilidad de su futuro oscuro, pero las intenciones del Dios Divino aún eran desconocidas para todos.

 

—————————————————————————

 

Dos días después de conocer a Scala. Doy un pequeño suspiro al llegar a la hora designada para la pelea.

 

«¿De verdad vamos a pelear…»

 

Llegué a una cima de montañas en un lugar al azar en Japón. Elegí este lugar, ya que no había civiles presentes. Realmente no quería luchar contra Scala, pero no tenía otra opción. Sin embargo, por alguna razón, no me sentía nervioso, puede ser porque alguien más se sentía nervioso por mí. Eché un vistazo a Lina desde el rabillo de mis ojos.

 

«Haa, así que finalmente es el momento…»

Incluso después de transformarse en su verdadera forma de ángel, parecía que Lina se desmayaría en cualquier momento. Incluso parecía tener dolor de estómago por el intenso nerviosismo. Claramente estaba entrando en pánico por la situación actual. He oído que cuando alguien actúa tan nerviosamente como Lina, los que están a su alrededor se vuelven más tranquilos. Ese era exactamente el caso para mí en este momento.

«¿Estás bien?»
«Sí, estoy bien.»

Ella respondió con la mejor sonrisa que pudo revelar, pero su nerviosismo forzó sus expresiones faciales, haciéndola parecer más insegura. Supongo que sería una tarea imposible pedirle a Lina que se calme en este momento, así que dejémosla así. Aunque, no creo que ella esté bien con su condición actual. Cuando empecé a preocuparme por Lina, Meru me animó desde mi teléfono.

«¡Hazlo lo mejor que puedas, Maestro! Incluso un  【Dios de la Destrucción】será pan comido para ti, Desu!»
«Eso espero…»

Me pregunto cómo pudo creer en mí tanto. Le revelé una sonrisa amarga a Meru, que interpretaba la situación con optimismo, a diferencia de Lina. Si hubiera alguien normal aquí conmigo; alguien que no esté ni demasiado nervioso ni demasiado relajado. Mientras esperaba la llegada de Scala, llegó el momento y apareció un círculo mágico frente a mí.

«¡Ay!»
«Ah.»

Pude ver a Scala saliendo de ese círculo mágico sólo por un segundo, ya que cayó del cielo directamente sobre una montaña.
Fue una caída libre perfecta. En el momento en que lo pensé así, Scala volvió a mi posición con la ropa sucia y la apariencia desaliñada.

«Tú…. ¿cómo te atreves a lanzar un ataque sorpresa desde el principio?»
«No hice nada.»

Inmediatamente pero con calma respondí a su ridículo malentendido. Acaba de caer del cielo sola. Preferiría que dejara de acusarme de sus propios errores. Mientras miraba a Scala quitándose las hojas de su cabello, intenté preguntar algo que tenía en mente.

«Oye, déjame preguntarte esto primero. ¿Cómo supiste de mí?»
«¡¿Ah?! ¿Quién más que Metron me habría hablado de ti? Me dijo que alguien que lucharía contra mí está aquí en la Tierra.»

No me sorprendió la respuesta natural de Scala. El único Dios que sabía de mi existencia era Metron. Tuve esa duda durante estos dos días, pero ahora todo está confirmado.

«Meru.»
«Sí, Desu.»
«¿Recuerdas el ordenador de la habitación de Metron? ¿Crees que puedes hackearlo de nuevo?»
«Es posible hackear todas las máquinas que ya he hackeado una vez, Desu.»
«Ve y haz un desastre ahora. También, arrebata cualquier información útil que puedas encontrar en esa habitación.»
«Entendido, Desu.»

Con esa respuesta, dejé de escuchar la voz de Meru desde mi teléfono. Parece que ya fue allí. Alguien que anda por ahí hablando así de mí necesita un castigo justo. Haré que se arrepienta de haber hablado de mí a Scala. Con un resoplido, me reí mientras revelaba una siniestra sonrisa. Quería ir a su habitación personalmente, pero por alguna razón, no puedo teletransportarme a ese lugar. Lo más probable es que esté protegido por alguna magia especial. Por eso le dije a Meru que fuera en su lugar, ya que parece ser capaz de invadir su habitación sin ninguna dificultad. Bueno, incluso si pudiera teletransportarme allí, no hay forma de que pueda salir de mi casa en este momento de todos modos. Si no, haría enojar a Scala, lo que resultaría en el fin del mundo. Me gustaría evitar ese resultado.

«Lo más importante, ¡peleemos ya! ¡Me estoy emocionando demasiado aquí!»

No podía contener la intensa necesidad de luchar más. La intención de matar en sus ojos hizo desaparecer mi estado de ánimo relajado.

«Bueno, Kamiya Yato, rezo por tu victoria.»
«Sí…»

Lina dejó esas palabras y se distanció de mí. Así que no tenía intención de pelear todo este tiempo. De repente le contesté mientras fijaba mis ojos en Scala. Como si su sed de sangre me abrumara si mirara para otro lado.

«Muy bien, haz que disfrute mi tiempo.»
«¿Qué clase de declaración malvada es esta…»

Scala, el Dios villano que no actúa como un verdadero villano, me sonrió mientras me revelaba su sed de sangre. Su excitación y entusiasmo por esta lucha eran anormales. Me preparé para la batalla sintiéndome un poco sorprendido.

«Veré lo que puedo hacer.»
«¡Empecemos!»

En el momento en que me preparé, Scala anunció el comienzo de la batalla. A partir de entonces, mi lucha contra el peor último jefe existente en el universo acababa de empezar.

————————————————————————–
Bonus

Castigo

«Muy bien, juguemos muchos hoy también.»

*Click*

«Ah, un correo anónimo, me pregunto qué es.»

*Click*

«¿Eh? ¿Qué es esto? ¿Virus? ¡Se está extendiendo por mi ordenador ahora! ¡¿Qué está pasando?!»

Te han hecho una broma.

«Esto es…»

«¡Tengo algunos datos nuevos, hasta luego, viejo!»

«¡Ese bastardo…!»

Índice