Goblin Kingdom Entreacto: Tiempo De Estudio

 

Goblin Kingdom

Entreacto

Tiempo De Estudio

 

Status
NombreGi Za Zakuend
RazaGoblin
Nivel97
ClaseChamán, Sublíder
Habilidades<<Manipulación Mágica>>  <<Canto De Tres Versículos>>  <<Anulación De Canto>>  <<Protección De Viento>>  <<Control Del Viento>>  <<Guía De La Diosa De La Sabiduría>>  <<Adherente del Rey>>  <<Transferencia De Éter>> (Anteriormente Movimiento de Éter)
Protección DivinaDios Del Viento
AtributosViento
Estado AnormalPoseído

 

El rey es generoso como se esperaba.

 

Traté de pedir una habitación privada para ayudar en mi investigación, en parte con sarcasmo, pero para mi sorpresa, en realidad me dio una. Además, me dio una décima parte de la capital occidental. Dicho esto, esto puede haber sido lo mejor, ya que los goblins no sabemos como usar la ciudad.

 

Por ejemplo, los guardias imperiales de Gi Ga Rax.

 

Su lealtad al rey es admirable, pero aparte de Gi Ga, los más fuertes de ellos son las clases raras.

 

Para goblins como esos, que han estado viviendo en el bosque toda su vida, no será fácil adaptarse a la ciudad.

 

Por supuesto, por lo menos pueden lavarse, pero aparte de eso, no tienen remedio… Dejan la sangre de las bestias que comen en el suelo, y esperan a que la lluvia se la lleve, causando que el hedor dentro de la ciudad se acumule, dando lugar a niveles sin precedentes de repulsión.

 

Era un olor tan repulsivo que incluso ese elfo llamado Fei no pudo evitar hacer una cara que parecía que se hubiera comido una mosca.

 

«¿Qué te parece?» Me preguntó.

 

Es gracioso mirar, pero es una molestia involucrarse. La expresión de mi cara era probablemente la misma que la de Fei.

 

«… Necesitan que se les enseñe» Dije.

 

Por favor, deja de mirarme con esos ojos que dicen que has encontrado un camarada. No me gustan los elfos.

 

«Como cabría esperar de Lord Gi Za. ¿Qué hay de ese?» Fei señaló hacia la dirección de los demihumanos araneae.

 

Estaban envolviendo diligentemente los edificios con sus hilos de araña.

 

Su Alteza les ha dejado la seguridad, pero nunca les ha dicho que cubran los edificios con sus propios hilos.

 

Lord Nikea es una mujer seria, pero algunas de las araneae debajo de ella a veces pueden ser irresponsables dependiendo de su estado de ánimo.

 

Si mal no recuerdo, ahí debería estar el mensajero del Clan Corazón de León.

 

«¿Ellos… comen edificios?» Pregunté, en parte con sarcasmo, ya que se suponía que estaban a sus órdenes.

 

Fei contestó sin el más mínimo indicio de timidez. «Lord Shure prefiere dejarlos solos. En realidad es bastante problemático.»

 

‘¡Estás hablando de tu señor!’ Quería intervenir, pero me tragué esas palabras y me volví hacia los elfos. Actualmente estaban demoliendo edificios mediante los minotauros y cultivando árboles en su lugar.

 

«Hey» Le dije.

 

«¿Sí?» Contestó Fei.

 

«¿Qué están haciendo?»

 

Si quieren cultivar árboles, deberían hacerlo afuera. Finalmente hemos adquirido una ciudad humana después de tanto esfuerzo. ¿Qué sentido tiene si no la utilizamos?

 

«Están cultivando árboles» Dijo Fei con naturalidad. «Aparentemente, tenían dificultades para obtener la luz del sol.»

 

Este también es un problema…

 

«Bueno, es una ciudad construida por humanos. Necesitamos modificarla, para que nos resulte más fácil de usar» Añadió.

 

Fei tarareó mientras veía a los elfos trabajar.

 

«Ustedes los elfos no consideran el cultivo de árboles como su razón de ser, ¿Verdad?» Le pregunté.

 

«Razón de ser no suena muy bien. Preferiría que te refirieras a ello como nuestro noble deber. Además, cuanto más grandes son los bosques, menos espacio hay para que los seres humanos vivan en ellos. Las bestias también aumentarán, y a tu especie le resultará más fácil luchar. ¿Sí?»

 

Eso ciertamente suena interesante, pero también sospechoso.

 

«¿Desde cuándo empezaste a pensar así?»

 

«Hace unos 80 años. De todos modos, creo que deberíamos convertir esta zona en un bosque maravilloso lo antes posible.»

 

El marco de tiempo de este elfo es muy amplio.

 

Como pensaba, no me gustan los elfos.

 

Después de dejar a Fei, mientras caminaba por mi cuenta, noté por el rabillo de mi ojo que la bestia del rey se frotaba contra un edificio.

 

«¿Qué demonios estás haciendo?» Le pregunté a ella.

 

Esto es algo que he aprendido recientemente, pero aparentemente, este gran lobo puede entender lo que la gente dice.

 

«¡No puedo dejar que los bichos malos se acerquen a papá!»

 

En otras palabras, es eso. Está marcando su territorio. No lo entiendo muy bien, pero parece que tienen algún tipo de jerarquía a la que se adhieren.

 

Dicho esto, ella no necesita preocuparse por otros lobos. El único lobo que trataría de acercarse a su majestad es ella, después de todo.

 

«Ya veo, da lo mejor de ti.»

 

«¡Puedes apostar!»

 

El lobo gris, al que su majestad llama ‘Cynthia’, se alejó con un aire de compostura.

 

◆◇◆

 

Dentro del territorio que se me dio había un lugar al que podía llamar mi habitación privada. Era bastante grande y las cajas de madera apiladas eran útiles para guardar cosas. Incluso podía cambiar su altura moviéndolos de un lado a otro. Era realmente novedoso. No teníamos esas cosas en el bosque, así que tuve que preguntarle a Yoshu cómo se llamaba, y resulta que los humanos llaman a esos lugares ‘almacenes’.

 

A los humanos se les ocurren cosas interesantes.

 

«Gi Za, ¿Estás dentro?»

 

Mientras estaba leyendo el libro que me dio ese viejo elfo, Falun, oí que su alteza me llamaba.

 

Aparentemente, se había esforzado mucho para visitarme personalmente. Cielos, podía haber hecho que alguien me llamara si necesitaba algo. Bueno, es un hombre honesto, supongo.

 

«¿Sí?» Lo saludé.

 

«¿Estás ocupado?» Preguntó.

 

El rey inclinó su cabeza en perplejidad mientras miraba a mi habitación.

 

En respuesta, le mostré el libro en mis manos y me encogí de hombros.

 

«Leyendo, ya veo. Mis disculpas.»

 

«Está bien. ¿Necesitabas algo?»

 

«Sí, en realidad…»

 

Por alguna razón, el rey no tenía esa poderosa aura habitual en él. Incluso ese pecho suyo que parece tan grande cada vez que se enfrentaba a sus enemigos parecía tan pequeño. Esa sonrisa siempre segura de sí mismo también estaba perdida. Era como si estuviera preocupado por algo y no tuviera ni la más mínima fuerza. Estaba frunciendo el ceño y parecía preocupado. Hasta su cola se balanceaba por todas partes.

 

¿¡Qué sucede, Su Majestad!?

 

«En realidad…»

 

Sus palabras eran débiles e impotentes.

 

¿Qué demonios ha pasado? ¿¡Adónde se fue mi determinado rey!?

 

¿Está enfermo? ¿Podría haber contraído algún tipo de enfermedad que debilite la determinación de uno? Gastair podría tener alguna medicina… No, ¿¡Tal vez debería hablar con Kuzan primero!?

 

«… Me gustaría que me enseñaras.» Dijo el rey en voz muy baja.

 

Me quedé sorprendido por un momento, pero poco después asentí con la cabeza.

 

Aparentemente, el rey quería aprender a leer.

 

Si eso es todo lo que quería, ¡Debería haberlo dicho! A causa de todo esa inquietud, terminé preocupándome por todo tipo de cosas.

 

«Sí, pero parece que simplemente no puedo aprenderlo…» Dijo el rey con cara de preocupado.

 

Mientras tanto, decidí empezar con lo básico.

 

«Ya veo…»

 

Ver a su alteza memorizar todos los caracteres básicos en medio día no me dejó otro pensamiento que el de ‘Como se esperaba del rey’.

 

«Como era de esperar, tu memoria está muy por encima de lo normal.»

 

«Mi profesor resulta ser bueno, eso es todo.»

 

Hmm… Profesor, ¿Huh? ¡Eso no está mal!

 

Desafortunadamente, mientras me sentía eufórico, alguien tenía que aparecer y arruinar mi desfile. Por supuesto, no era otro que ese elfo, Fei, que venía con un montón de documentos.

 

«¿Oh? ¿Qué estás haciendo?» Preguntó.

 

«… No tiene nada que ver contigo» Dije amargamente.

 

«Estoy aprendiendo a leer» Dijo el Rey Goblin.

 

Los ojos de Fei se abrieron de par en par mientras dejaba el paquete de documentos sobre el escritorio.

 

«Ya veo…»

 

La forma en que miraba alternadamente entre el rey y yo era como la de un depredador.

 

Necesito deshacerme de este elfo.

 

«Parece que ya has comprendido lo básico» Dijo de repente Fei. «En ese caso, deberías empezar a estudiar cómo usarlos. En otras palabras, literatura. Creo que este tema puede ser un poco difícil para Lord Gi Za, sin embargo.»

 

«… Bastardo» Dije. «Siempre he querido saldar cuentas contigo. ¡Hagámoslo! ¡Tú y yo! ¡Ahora!»

 

¡Fuera, maldito elfo! Inconscientemente, invoqué el poder del viento. Por alguna razón, los espíritus del viento parecían estar vitoreándome.

 

«Bueno, bueno, ¿No estamos muy valientes? ¡Pensar que realmente desafiarías a un elfo a un concurso de magia!» Mientras Fei sonreía, el éter de viento también empezó a reunirse a su alrededor.

 

«¡Basta! ¡Nos estamos tomando un descanso! ¡Un descanso!» Gritó el rey.

 

Como resultado, terminamos posponiendo nuestro duelo para otro día.

 

Aún así… Ese bastardo, Fei.

 

¡Sólo mira! ¡Un día te romperé la nariz! ¡Lo juro!

 

———————————————————————————————————-

Siento que Gi Za está actuando un poco extraño, después de todo la forma en la que se refiere a Cynthia no me parece normal, en especial considerando que él fue uno de los que ayudó a elegir los nombres de Gastra y Cynthia.

Además ese estado anormal ‘Poseído’… Espero que no pase nada malo.

Lo bueno es que a pesar de todo no parece tener intenciones de matar a Fei, solo romperle la nariz xD

Traductor: Krailus

Índice