To be a power in the Shadows -198- Olvide cerrar la puerta

 

Violet-san y yo regresamos a la capital del Reino de Oriana.

La capital estaba rodeada por el ejército de la realeza. Había oído que lanzarían un ataque a gran escala mañana o pasado mañana.

«Que silencioso…»

Hablé solo, caminando por la calle vacía.

Tal vez porque es de madrugada, no había peatones en la calle.

Sin embargo, no había luz proveniente de las casas al borde de la carretera, lo que parecía muy poco natural. Ni siquiera podía oír las voces de las casas.

«Puedo sentir la presencia de otras personas…»

Sorprendentemente, encontré el olor de la sangre en el aire mientras caminaba por la calle.

«Bueno, el olor a sangre no es nada inusual durante la guerra» Pensé.

La nieve de la calle estaba teñida de rojo por la sangre.

Ropa rasgada estaba esparcida por todas partes, dedos de cuerpos desmembrados yacían en el suelo.

Saqué a Violet-san de mi bolsillo en estado de pánico.

«Creí que te había dejado caer»

*Temblor, temblor* – Violet-san tembló.

«Bueno, es común ver dedos en el suelo durante la guerra»

*Splash*

Vi varias huellas en la sangre del suelo.

Hice un recuento aproximado de las huellas y había más de una docena.

Estaba un poco preocupado, así que seguí las huellas.

Las huellas me llevaron desde el distrito de los plebeyos a un barrio rico.

En ese momento.

«Kyaaaaaahh»

Oí un grito que venía de muy lejos.

Corrí hacia alla y vi una mansión noble.

Era una mansión de tres pisos con un amplio jardín, pero había huellas ensangrentadas esparcidas por todas partes.

Derribé la lujosa puerta doble y entré en la mansión.

«Oh, esto es como una escena de una película de terror»

La sala estaba llena de un mar de sangre.

Los cuerpos fueron apilados en el suelo. La sangre tiñó los lujosos murales y decoraciones.

Desafortunadamente, todos estaban muertos.

Debe haber habido una batalla muy feroz aquí.

Crucé las mareas de sangre y subí al segundo piso de donde vino el grito.

Caminé por el pasillo salpicado de sangre y le di una patada a la puerta al final del pasillo.

«¡Maldición… vete a la mierda!»

Dos personas estaban luchando entre sí.

Un hombre con frac se sentó sobre una mujer, tratando de morderla.

La mujer con un vestido se resistió desesperadamente.

¿Qué estaba pasando?

¿Estrangular a la mujer no es una forma más rápida de matarla?

Retuve mi curiosidad para preguntarle a este hombre por qué quería morder a la mujer, y la ayudé en el papel de un personaje mob.

«Al, ale, aléjate de ella~~»

Luego le di una patada mob.

«¿Hmm?»

¿Qué? El hombre no flaqueo en absoluto.

Aunque fue sólo una patada con el poder de un mob normal, debería haber golpeado en el lugar correcto.

El hombre me miró con los ojos enrojecidos.

Le di una patada en la cara.

Gutya.

«Ahhh…»

Su cuerpo era más débil de lo que pensaba.

Su cara se agrietó, la carne se cayó.

La mujer cubierta de sangre me miró.

«Gracias por salvarme»

Sorprendentemente, estaba muy tranquila.

Se limpió la carne del hombre de la cara con las sábanas, y luego cogió la espada que cayó al suelo, cuya empuñadura estaba grabada con la cresta de la Academia de Espadachines Mágicos de Midgar.

«Espera… ¿Te he visto antes en alguna parte?»

Encendió una lámpara de aceite para que la habitación se iluminara.

«¿Eres… Sid Kagenou-kun?»

Me miró y me preguntó.

«Emm, tú deberías ser… ¿Srta. Mob?»

«No»

Le di la espalda, pero no funcionó.

«Mi nombre es Christina. Somos compañeros de clase, ¿no te acuerdas?»

«Por supuesto que sí. Estoy bromeando»

Me resultaba un poco familiar. Recordé que pertenecía al grupo superior de la jerarquía de la clase, así que, por supuesto, nunca había hablado con ella.

Es una belleza pelirroja con ojos rojos.

«Pensar que contarías chistes en esas circunstancias aunque no parezcas ese tipo de persona… además, lo derrotaste de un solo golpe»

Christina miró al hombre muerto con frac cuya cabeza había reventado.

«No de un solo golpe, lo pateé dos veces más o menos. No sé por qué el es tan frágil. Tal vez tiene osteoporosis»

«¿Qué es la osteoporosis…? Bueno, estos tipos son muy fuertes, pero son sorprendentemente frágiles… aunque tengo que darte las gracias, Sid-kun. Estaba en una situación bastante peligrosa allí, ya que mi espada había caído al suelo»

Christina sonrió.

«Oí tu grito cuando pasé, así que subí a ver qué pasaba»

«¿Oíste mi grito?»

Christina coloco una cara amarga.

«Sí, lo hice»

«Dios, esos tipos vendrán corriendo por el grito»

«¿Quiénes son esos tipos?»

«Como este tipo a tus pies»

Christina señaló al hombre muerto con frac cuya cabeza había reventado, pero yo no entendía lo que quería decir, así que la miré con la cabeza inclinada hacia un lado.

«¿No sabes nada?»

«Me sentí un poco incómodo cuando viajaba, así que he estado durmiendo en el hotel recientemente»

Me di un escenario completamente normal, nada fuera del personaje.

«Viajando durante este período… de todos modos, ahora no hay tiempo»

Christina se puso un abrigo que cubría su vestido.

«Bueno….»

Fingí ser un transeúnte en pánico que no sabía nada.

De hecho, realmente no sabía nada.

«Si esos tipos oyen gritos, vendrán todos juntos. Ellos… son monstruos»

«¿¡Mon, monstruos…!?»

Qué situación tan emocionante.

Entonces de repente recordé algo muy importante.

«Ah, rompí la puerta y la dejé abierta»

«… ¿Qué?»

La cara de Christina estaba temblorosa.

Los rugidos que no pertenecían a humanos vinieron de abajo.


Traductor: Hamlet


 

Índice