Shinigami Wo tabeta shoujo cap 3

Capítulo tres: Los frijoles asados son bastante deliciosos.

 

 

Castillo Antigua Branch, puerta trasera.

 

Un solo soldado, que averiguaba el estado de las cercanías, hizo señas con la mano y llamó a su compañero.

 

El guardia, que debería haber sido el portero en este momento, envió una señal con un ligero movimiento de cabeza y sacó una llave.

 

No era la llave de las rígidas puertas del castillo. Era para la pequeña puerta de hierro construida en las cercanías.

 

Era una puerta pequeña que estaba prohibida se abriera, a menos que, fueran circunstancias extremas. El guardia, encargado con el deber de vigilar esta misma puerta, la abrió para los soldados que decidieron escapar.

 

Este portero había colaborado con el Ejército de Liberación y sido designado con el deber secreto de bajar la moral y ofrecer sus servicios a los desertores. Esta era una escena que ya se había repetido muchas veces. El sistema de guardias en el interior del castillo estaba bastante flojo, y esta noche también, no había nada que sucediera y debería haber terminado como siempre, con él despidiendo a los soldados desertores.

 

—…No se encuentran los vigilantes, en un momento, te agachas y sigues adelante. En una casa en ruinas, en lo profundo del bosque norte, hay un contacto en espera. Aquí hay un mapa hasta ahí. Una vez que no sea necesario, asegúrese de destruirlo y deshacerse de el.

 

Cuando el portero les entregó un mapa, un hombre lo recibió y echó un vistazo.

 

—…Lo siento. Nos has salvado.

 

—Además, entregue estos documentos a la persona en espera.

 

La persona sacó un sobre con los documentos internos.

 

—Sí. Entiendo.

 

—La vigilancia es débil, pero se lo suficientemente cuidadoso…

 

—Tú por ahí, ¿qué está pasando?

 

 

— ¡——–!

 

En medio de la entrega de los documentos, una voz inadecuada para la ocasión les habló a los hombres. Aunque sentían que sus corazones se detendrían, el portero y los desertores giraron en esa dirección.

 

—Si estoy en lo cierto, ustedes eran del Pelotón de Infantería Undécima, creo. ¿A dónde vas llevar ese tipo de equipaje? Me pregunto, ¿ustedes también van a pasear para contemplar las estrellas?

 

—Usted es… del Décimo Tercer Pelotón de Infantería.

 

—Oi, espera. Esta persona…

 

El hombre era aún muy joven, estaba en una postura como si estuviera listo para sacar su espada en cualquier momento, al ver la figura de Schera, dejó escapar un gran suspiro de alivio. Se sintió aliviado, ya que ella los dejaría ir.

 

El portero no relajó su mirada vigilante. Si ella dejaba escapar una voz fuerte, él planeaba matarla. Todo terminaría si ella hiciera una raqueta.

 

—Subteniente temporal Schera.

 

—Ahhh, el niño que tenía un trabajo molesto para mí. ¿No es el «Temporal» llorón?

 

—Se ha convertido en un tema en otros pelotones también. ¿Cuánto tiempo vivirá, dicen? Ella se ha convertido en un blanco de algunas apuestas. *

 

—Más importante, ¿qué está pasando?

 

Preguntó Schera, sonriendo mientras ponía su gran guadaña en su hombro.

 

— ¿No es obvio? Estamos huyendo de este ejército de mier*. Todo el mundo quiere estar en el lado ganador, ¿verdad? Se rumorea que el Imperio se unirá pronto. A este ritmo, moriríamos como perros.

 

—Nos uniremos al Real Ejército de Liberación de la Capital. Escuché que uno puede ganar mucho dinero. Lo siento, pero no tengo ninguna intención de morir por el Reino.

 

—Todos los miembros del grupo han estado de acuerdo. Tenemos armas apropiadas como regalos y también alimento. Probablemente no nos traten mal.

 

El hombre, que parecía ser el líder, con su mano palmeó la bolsa en su espalda con un ‘Pomf’. Schera, quien había escuchado su respuesta, asintió varias veces después de haber entendido la situación.

 

—Veo. Pues bien, aquí es donde nos despedimos.

 

—… ¿Quieres venir? Simplemente morirás en algún lugar a este ritmo.

 

—H-hey.

 

Uno de los desertores replicó espontáneamente. Le preocupaba que sus extrañas cargas aumentaran.

 

—No podemos dejarla así… Ella es un testigo ocular de nuestro crimen. Oye, no te importa si traemos a una persona más, ¿no?

 

El portero frunció el ceño cuando el líder del pelotón le preguntó, pero como no había otra forma, asintió con la cabeza.

 

—No está en el plan, pero no hay problema. Matar a mujeres y niños es inquietante como uno esperaría. Sin embargo, sólo tú. No puedes llamar a ningún otro miembro de tu grupo.

 

—Eso dice él. ¿Vienes verdad? Nosotros, como pequeños alevines, no tenemos ninguna obligación con un ejército como este.

 

—…Supongo. Entonces iré contigo. Lo más probable es que sea poco tiempo, pero cuídame.

 

Con una brillante y dulce sonrisa, Schera expresó su consentimiento. Los hombres asintieron en silencio y escaparon silenciosamente por la puerta lateral.

 

—La deserción fue un delito grave. Si se exponen a los militares, la discusión sería inútil: la pena de muerte.

 

~ ~ ~

 

Los desertores ahogaron su respiración y se apresuraron a los bosques mientras presionaban sus cuerpos en la hierba. No había nada más difícil que moverse con un equipaje, pero no podían continuar con las manos vacías. Schera también tenía su gran guadaña, no era diferente de los hombres.

 

—Oye, Sra. Temporal Segunda Teniente Schera, ¿no va a tirar eso, esa extraña y enorme guadaña? ¿No es un dolor constante en el tr@sero?

 

—Sin esto, no puedo luchar.

 

Schera cepilló suavemente el mango de su guadaña. El hombre, sorprendido, susurró:

 

—Dios mío. Bien. Te dejaré llevar esa guadaña. Desde que quisiste. Aunque no mires más allá. Una vez que lleguemos al Ejército de Liberación, date prisa y regresa a tu aldea. No voy a pensar menos de ti.

 

—Lo tendré en cuenta.

 

(Celty: Esto huele mal a km)

 

— ¡Lider del pelotón! ¿No es eso de allá?

 

Uno de los miembros del grupo informó al abrir el mapa para confirmar su posición actual. Había un gran árbol con una X para servir como un punto de referencia. Aunque estaba oscuro y no podían ver bien, a treinta pasos de ellos, ciertamente había un solo árbol grande sobresaliendo entre los muchos árboles más pequeños.

 

Los soldados desertores comenzaron a caminar en silencio hacia el árbol mientras intentaban no hacer ningún ruido.

 

Gradualmente, habían llegado al punto más allá de la vigilancia de los soldados del Reino. Pero, no relajaron su guardia incluso hasta el final. Esto era lo único que habían aprendido de las fuerzas armadas; Fue la clave para la supervivencia.

 

—Ciertamente, esta incisión parece que fue hecha por un humano. ¿Así que giramos a la izquierda aquí?

 

—Sí. Probablemente de esta manera. Hay algún tipo de rastro de animales.

 

—Sólo por aquí hay algunas huellas. Parece que llegaremos si seguimos estas.

 

—A pesar de que el enemigo estaba realizando sus operaciones tan cerca, no se dieron cuenta en absoluto. Qué cómodo. ¿Están huecas las cabezas de nuestros líderes?

 

Murmuró el Líder de Pelotón mientras acariciaba el gran árbol con su mano. Todos los miembros del grupo hablaron de acuerdo.

 

—Puedo adivinar por qué se descubrió nuestro ataque sorpresa, jeje.

 

—Nuestra decisión de escapar fue acertada. Para haber podido elegir la elección correcta en el último momento, somos hombres bendecidos. Si llego a casa, rezaré a las estrellas. Este es el favor de dios para nosotros los devotos.

 

—Alabado sea la estrella de dios.

 

—Oye.

 

Estos hombres habían dejado atrás a las familias. No querían morir en vano, morir como un perro. A pesar de que serían llamados traidores, la supervivencia era todo. Este pensamiento compulsivo fue compartido por todos.

 

Schera estaba felizmente contemplando la escena desde un lugar un poco distante de ellos, todo mientras jugaba con su guadaña sobre sus hombros. Incidentalmente, su estómago estaba vacío, y ella tiró en su boca los frijoles tostados que había estado llevando consigo. Los frijoles esta vez eran solo un poco salados. No era bueno, pero parecía que tampoco era malo.

 

—Bien. Nuestro descanso ha terminado. Vamos a romper el mapa y enterrarlo. Una promesa es una promesa. No dejes huellas.

 

— ¡Entendido!

 

—Oye, Schera. No solo comas esos frijoles, ayúdanos un poco.

 

Un miembro del grupo se quejó con Schera, quien estaba masticando tranquilamente sus frijoles. En lugar de una respuesta, golpeó con la punta de la gran guadaña e hizo un pequeño agujero.

 

— ¿Así que esa guadaña es más un azadón? Si llegas a casa, asegúrate de ayudar a tus padres. Mientras vivan, dales el debido respeto.

 

Dijo con un toque de tono de predicación mientras giraba su mirada en dirección a Schera.

 

El mapa se rasgó, se puso en el agujero y luego se cubrió con tierra. Aplanaron el suelo con sus botas militares. Lo trataron de una manera que no dejara ningún vestigio. Un «Eso es lo suficientemente bueno», marcó el final para todos.

 

—Si tengo ganas.

 

—Empieza a poner algo de esfuerzo y trata.

 

—Bueno. Por cierto, ¿eres mi papá?

 

— Tengo un lindo hijo esperándome en casa. Lo siento, pero no puedo ser tu papá. Ve a buscar a un buen tipo con tu propio poder.

 

—Muy desafortunado.

 

Mientras que tenía esta charla frívola. Schera intentó imaginarse a sus padres anteriores. Sin embargo, ella no pudo desenterrar ningún recuerdo. Pero, no le pareció particularmente desafortunada en lo más mínimo. Su odio hacia el Real Ejército de Liberación de la Capital era cierto. Sus recuerdos de la destrucción de su aldea eran ciertos. No obstante, no podía recordar las caras de ninguna de las personas que deberían haber estado allí. A ella no le pareció tan triste. Lo que podía recordar que era triste, era solo esa sensación mortal de hambre.

 

–Sí. Lo único que recordaba era ese sentimiento enloquecedor de hambre.

 

Schera, en silencio, tiró el último frijol en su boca. Ella lo aplastó violentamente y no fue consciente de su sabor.

 

~ ~ ~

 

Ejército de Liberación, Cuerpo de Inteligencia: Una casa oculta y en ruinas.

 

Normalmente, solo los exploradores usarían este lugar, pero esta noche, un solo comandante del Ejército de Liberación, el Coronel Voleur, estaba de visita para una inspección en la cara del enemigo.

 

Voleur era un oficial militar de alto rango enviado desde el ejército del Imperio como refuerzo. Tenía un físico alto y sus músculos. El genio militar con el que nació, había sido templado habitualmente y luego más pulido.

 

Su habilidad con la lanza fue reconocida como distinguida incluso entre todo el Imperio. Como instructor de lanza, también se desempeñó como instructor del Segundo Príncipe Alan. Su fortaleza y su vigor, eran amados por los soldados, y también poseía talento como comandante.

 

—Bien hecho, continuando tu tarea hasta altas horas de la noche. Vengo a conocer la situación del Castillo Antigua Branch con mis propios ojos.

 

—Coronel, su Eminencia no necesita haber venido. La situación aquí es la habitual… Por favor, use esto.

 

—Lo haré.

 

Uno de los exploradores le colocó un ocular a Voleur. Esta herramienta mágica, que tenía un encantamiento especial colocado en ella, podía proyectar el paisaje a través de la lente como si fuera de día. Era una tecnología excavada en cierta ciudad laberíntica. Era un artículo que solo los oficiales comisionados al Cuerpo de Inteligencia del Imperio lo tendrían.

 

—Veo todo a través de la lente, de «¿Es esta una trampa destinada a bajar nuestra guardia?» Por favor, eche un vistazo a la torre principal de ahí.

 

Voleur giró el ocular en la dirección que señaló el miembro del Cuerpo de Inteligencia. Dentro de las murallas había una torre descaradamente conspicua. Seguramente fue una atalaya utilizada para descubrir al enemigo. Sin embargo, el puesto de observación estaba apoyado contra la pared sin un solo movimiento.

 

—…El vigilante está durmiendo en el trabajo. ¿Se ha perdido la disciplina?

 

Voleur murmuró con un tono de asombro, mientras averiguaba el estado de los asuntos del Castillo Antigua Branch a través del ocular.

 

—Es bastante raro que haya un puesto de observación que tome en serio su puesto. Mientras mantenemos una sensación de tensión, eso lo hace bastante difícil.

 

—Sin embargo, absolutamente no sea negligente. El enemigo también debe tener a alguien increíblemente fuerte. El Reino no habría durado hasta hoy de lo contrario.

 

Voleur regresó el ocular al explorador y dio una advertencia.

 

—Ordenes escuchadas, Coronel Voleur. …Algo tropezó con nuestro cordón. Voy a ir a confirmar de inmediato.

 

El cordón de advertencia especial, se ha desarrollado de acuerdo con la tecnología de hechicería del Imperio, y se había distribuido uniformemente alrededor del perímetro de la casa en ruinas. Un hombre subordinado utilizó un ocular y fue a identificar.

 

—…Parecen ser desertores. Son diez, no, once. Hay una persona más.

 

—Había gente que desertaba antes. En este momento crítico, estos chicos también lo están haciendo, eh. Después de hacerles las preguntas habituales, llévelos al cuartel general del Ejército de Liberación. No te olvides de sacar sus documentos del espía.

 

—Entendido.

 

—…El Cuerpo de Inteligencia, ¿ha estado guiando a los desertores? —Voleur preguntó mientras se frotaba la barbilla.

 

—Sí. Ordenes de nuestro estratega: debemos actuar para presionar aún más el colapso interior. El número de desertores ya ha aumentado a más de mil. De los traidores de los que recibimos contacto, incluso ha habido quienes han alcanzado un rango superior después de comenzar desde abajo. …En cualquier caso, los frutos de nuestros esfuerzos deben ser evidentes.

 

Hubo una gran cantidad de personas que sostuvieron animosidad hacia el Reino. Había sido un trabajo fácil aprovecharse de ellos. Las personas que naturalmente vinieron a vender el Reino no eran pocas.

 

—…Eso es. Así que el Reino ha empezado a pudrirse por dentro.

 

—Sí. Es exactamente como usted dice.

 

Un árbol gigante podría tener una apariencia imponente en el exterior, pero podría estar completamente descompuesto en el interior. Incluso si no se le hiciera nada, se marchitaría miserablemente, y su colapso sería solo una cuestión de tiempo. En ese caso, el Cuerpo de Inteligencia era responsable del deber de acelerar ese proceso.

 

—Me gustaría preguntar a los desertores sobre la situación en el interior. ¿Te importa?

 

—…No estoy del todo de acuerdo. No hay forma de que esos tipos hayan jurado lealtad a la Princesa. Como están, escaparon por su insatisfacción. Estoy diciendo esto por si acaso.

 

El miembro del Cuerpo de Inteligencia advirtió, pero Voleur negó con la cabeza diciendo que no había nada que temer.

 

— ¿Qué pasaría si los desertores nos atacaran furtivamente? Soy un hombre que toma eso en consideración. Voy a pedir información primero, con estos oídos de primera mano.

 

—…Entendido. Sin embargo, por favor permítanos acompañarle. Si algo le sucediera al Coronel, seríamos responsables.

 

Cuando el miembro del grupo sonrió, Voleur se echó a reír.

 

—Jeje, cuando tienes un subordinado con un fuerte sentido de responsabilidad, es bastante preocupante.

 

—Cuando uno tiene un Oficial Superior de voluntad fuerte, hay varios problemas.

 

Voleur salió del pequeño cobertizo y, los miembros del Cuerpo de Inteligencia en espera, lo siguieron.

 

~ ~ ~

 

Soy el coronel Voleur, miembro del Batallón de Lealtad del Imperio del Real Ejército de Liberación de la Capital. ¿Ustedes son las personas que han venido de Castillo Antigua Branch?

 

—S-sí. ¡Eso es correcto! ¡Hemos escapado del castillo para unirnos al Ejército de Liberación encabezado por la Princesa Alturia! ¡De ahora en adelante, daremos nuestras vidas y lucharemos por el Real Ejército de Liberación! —Desvergonzadamente dijo el líder del pelotón.

 

Voleur lo sabía, pero asintió solemnemente con la cabeza. Después de todo, en lo que respecta a un soldado privado, las guerras de hegemonía eran ese tipo de cosas.

 

—…Umu. Acogemos con beneplácito la llegada de camaradas de la misma opinión. A continuación, bajo el Ejército de Liberación, me gustaría que ejercieras libremente tu fuerza.

 

— ¡Señor-!

 

El jefe de pelotón y el resto de los soldados se inclinaron respetuosamente. Voleur miró las caras de todos ellos uno por uno.

 

Pero, su mirada se detuvo, en un solo soldado con un arma peculiar.

 

—Chica. ¿Qué es tan gracioso, me dejas oír?

 

—………

 

—Te estoy preguntando por qué tuviste esa sonrisa plasmada en tu cara todo este tiempo.

 

—Aha, ¡Ahaha-! ¿Qué es tan gracioso, te preguntas? ¡Todo, todo! Es tan divertido, ¡no puedo evitarlo!

 

(Celty: Rayos)

 

— ¿Qué?

 

—Quiero decir, ‘¡Hemos escapado del castillo para unirnos al Ejército de Liberación!’ ¡Dijo algo así muy seriamente, sin embargo, se escapó porque no quería morir en realidad! —Schera se rio mientras sostenía su estómago, ahora ya no puede contenerse.

 

Los miembros del Cuerpo de Inteligencia en espera fruncieron el ceño y tomaron sus armas personales. Si continuaba su falta de respeto, planeaban deshacerse de ella de inmediato.

 

— ¡H-Hey, eso es descortés! ¡¡Schera!! ¡Detente!

 

El jefe de pelotón extendió la mano para contener a Schera, pero ella la rechazó bruscamente.

 

—Oh no. ¿Podría no tocarme un perro del ejército rebelde? Ya no eres mi aliado después de todo.

 

— ¡H-hey Schera! ¿¡¡Hablas en serio-!!?

 

—Tú, ¿entonces no has venido a unirte a nuestro Ejército de Liberación?

 

Voleur planteó la pregunta. Como la intención de matar había sido liberada de Schera, esta sería la pregunta final.

 

Agarró la lanza con fuerza y fortaleció su agarre.

 

— ¿No está claro que no lo he hecho? Todo esto de escabullirse, he venido a cazarlos, perros. Cuanto más grande sea la presa, antes podré distinguirme, ¿verdad?

 

— ¡¡Hey Schera!! N-no, no es eso. Por favor, perdónala de alguna manera. E-esta persona está un poco discapacitada en la cabeza.

 

El líder de pelotón fue a pedir por la vida de Schera, pero ella lo arrastró, diciendo que era una molestia.

 

— ¿No puedes dejar de tratar a las personas como idiotas? Estar protegido por un perro, hiere mis sentimientos.

 

Al ver esta jugada, Voleur dejó escapar un gran suspiro.

 

—Así que esa es tu respuesta. Parece que te has vuelto loca debido a la tormentosa vida del ejército. Ahora te daré la paz.

 

— ¡Por favor, detén al coronel! ¡Para alguien así, trataremos con ella!

 

—Tu preocupación no es necesaria. Al menos tengo algo de lástima. No puedo levantar la mano contra una chica de tan tierna edad, pero no hay otro remedio. Su apariencia ya es la de un perro rabioso. No puedo soportar mirar.

 

Con un gesto de su mano, Voleur detuvo a los miembros del Cuerpo de Inteligencia y tomó una postura con movimientos fáciles.

 

Después de varios segundos, Schera moriría. Ella no sería rival para un hombre tan grande y, además, un Coronel del Ejército de Liberación. Ya no se podía hacer nada por los desertores. Se implicarían y morirían seguramente. Lo que podían hacer, era tragar la saliva que tenían en la boca debido a la tensión y ver los momentos finales de Schera.

 

Sin embargo, Schera, a pesar de su preocupación, dio un paso adelante con una expresión alegre.

 

—Fufu-, por el bien de mi deliciosa comida. Lo siento, pero ¿morirás por mí?

 

La fuerza entró en su cuerpo, junto con la gran guadaña que tenía en las manos. Los labios de Schera se torcieron, y ella apuntó su guadaña a Voleur.

 

 

Traductora: Celty Strulson

 

Editora: Aucifer Sakuya

 

 

 

Índice