To be a power in the Shadows -145 Campo de concentración

 

Inesperadamente termine el interrogatorio rápidamente.

El reino de Oriana estaba en un estado en el que la guerra podía estallar mañana mismo. Obviamente no tienen tiempo para un mob como yo.

Me pusieron un collar sellador de maná y me llevaron a un edificio grande.

«Te quedarás en este campamento»

«¿Campamento?»

«Lord Doem está en proceso de purgar a la realeza. Las prisiones están llenas»

«Ya veo»

«Bueno, buena suerte, chico. Que puedas vivir o morir aquí depende de tus decisiones»

«Huh, que deci…»

El soldado que me aconsejaba sonrió sabiamente, abrió la gran puerta de hierro y me empujó adentro.

La puerta se cerró tras de mí con un ruido sordo cuando miré a mi alrededor.

Lo que yo había estado imaginando era una triste mazmorra de piedra maciza de fantasía medieval, pero esto ciertamente no era así.

En pocas palabras, era un gran patio rodeado de altos muros.

El suelo estaba empedrado de piedra, y el lugar estaba lleno de prisioneros.

Algunos de ellos parecían estar durmiendo con ropas hechas jirones, otros simplemente se sentaron allí con los ojos muertos y me miraron. Y otros estaban en grupos, discutiendo sobre algo o algo. Parece que han hecho facciones aquí.

Nuestros carceleros se pararon sobre los altos muros, supervisando todo.

En realidad, esas paredes parecían tener habitaciones pegadas a ellas. Al parecer, a los prisioneros se les concedió la entrada libre a ellos.

No es tan rígido como me lo había imaginado.

En primer lugar, necesitaba un lugar seguro para dormir. Empecé a caminar con ese propósito en mente.

Y, «Oh, recién llegado»

Llegó una voz desde el costado.

Me di la vuelta para ver a un hombre alto, rufián, con el cabello despeinado. Mi radar interno de bandidos comenzó a sentir un hormigueo de inmediato.

Estaba 100% seguro. Este tipo era un bandido.

«¿Tú eres…?»

«Me llamo Zack. En pocas palabras, soy un buen tipo que enseña a la gente nueva como tú cómo funciona todo aquí». Dijo Zack, mirándome como una presa.

«Mi nombre es Cid. Muchas gracias, realmente no sé qué hacer…»

«Te entiendo, amigo. Si te atrapan y te meten aquí, no hay nada que puedas hacer al respecto. Entiendo totalmente que tengas miedo». Dijo Zack mientras me daba palmaditas en el hombro.

Entonces se acercó y me susurró para que sólo yo pudiera oír:
«Escucha, Cid. Comida, cama, diversión, nada de eso es igual en este campamento. Mira hacia allá»

Zack señaló a un grupo de personas acurrucadas en una esquina. Todos se veían delgados, harapientos.

«La gente de este campo está dividida en tres grupos. Los que ves allí son los que están peor y también tienen más gente. Son lo que llamamos la Basura. Basura inútil que no vale nada. Consiguen unos cuantos tragos de agua e incluso menos comida. Esperando la muerte. Son basura que no tienen poder, ni inteligencia, ni información… ahora, mira allí»

Luego, Zack señaló a un grupo de personas que estaban de pie y hablando entre sí.

«Esos son de la realeza. Son todos idiotas que fueron contra el Señor Doem y ahora están aquí. Consiguen el mínimo de comida y cama. También son nuestros objetivos»

«¿Nuestros?»

«Sí, nuestro grupo. El Campamento Doem. Tenemos gente que traicionó a la realeza, gente como yo, criminales de verdad.

«Nosotros en el campamento de Doem tenemos buena comida, ropa, camas cómodas y algunos otros privilegios»

«… ¿Privilegios?»

«Te daré un ejemplo. Verás, les importa un bledo si golpeas y matas a cualquiera de la basura, ¡así!» Zack pateó a un hombre cercano»

El hombre andrajoso gritó y huyó, y los guardias en los muros vieron todo lo que sucedía.

No dijeron ni una palabra de advertencia a Zack.

Haciendo una sonrisa de perplejidad, Zack se acercó una vez más y me habló a los oídos. «No es como si las peleas y matarse entre sí estuvieran permitidas aquí. Pero los de arriba lo ignorarán. Aún así, no significa que podamos ir por ahí matando a todos los cabrones que nos miran mal. Incluso la basura puede ser útil de vez en cuando. Y oponerse innecesariamente a ellos no es una buena idea. ¿Estas conmigo, Cid? Es curioso, ¿verdad? Cómo podemos salirnos con la nuestra»

«S-sí, lo es»

«Así es como funciona… todo eso es porque mantenemos un ojo en esos de la realeza y filtramos cualquier información que le damos a los guardias». Hazlo, y fácilmente tendremos comida, cama, y esos cómodos retretes. Un buen trato, ¿cierto?»

«¿Por, uh, información…?»

«Cualquier cosa que no quieran que sepamos. Consíguenos buena información, y estarás del lado de Doem, pronto. Y si la información es realmente buena, incluso útil, también puedes divertirte un poco. Incluso tenemos prostitutas»

«Pero, ¿cómo se supone que voy a…»

«Lo entiendo, de verdad. ¿Cómo se supone que sabrás algo? Piensa. Sacude la cabeza un poco. Sólo los traidores de la realeza tienen esa clase de información interna, ¿no? Ahora, ¿cómo entró alguien como yo?»

«Yo, uh…»

«Honestamente, hay muchas maneras de hacerlo. Uno, podrías intentar capturar a uno de ellos y arrastrarlo para una buena y vieja tortura. Bueno, también están en guardia últimamente, así que puede que no sea tan fácil. Y los guardias no pueden ignorarlo si te pasas de la raya.

«Dos, podrías intentar entrar en su facción y obtener información de esa manera. Están en guardia para eso también, así que algo así puede requerir una mayor destreza.

«Tres, escuchar a escondidas. No lo harán fácil, pero definitivamente puedes intentarlo.

«Y cuatro, está el hecho de que probablemente tienen gente que está bastante dispuesta a vender información. En realidad, cualquiera se cansaría de ello eventualmente. Van a querer comida, alcohol, mojar sus penes. Pero, por desgracia, siguen siendo de la realeza y los guardias no se inclinan exactamente a creer nada de lo que dicen. Ahí es donde entramos nosotros. Lo hacemos para que puedan conseguir la comida, el alcohol y las putas por las que se mueren de hambre»

«Yo, entiendo…»

«Estoy seguro de que sí, Cid. Ahora entiendes muy bien que si no haces nada, serás parte de la Basura. Basura inútil, sin valor. Lo único que puedes hacerte sobrevivir aquí es conseguir algo de información, o tratar de conseguir la confianza de los de la realeza»

«P-pero, ¿cómo…?»

«Soy un buen tipo, Cid. Así que esto es todo lo que puedo hacer. Te diré algo, si consigues algo bueno, ven a mí. Conozco a unos tipos muy amables entre los guardias, así que definitivamente podemos llegar a un acuerdo». Dijo Zack, dándome una sonrisa obviamente desagradable.

«¡Gracias, muchas gracias, Zack!»

«La mejor de las suertes, chico»

«¡Oh, Zack, por favor, espera!» Lo llamé cuando estaba a punto de irse.

«¿Qué pasa?»

«En realidad, podría saber algo muy bueno.» Dije en un susurro.

«…Huh. Si esa información es falsa, los carceleros no te dejarán ir con una paliza. ¿Qué tal si te escucho antes de que vayas con ellos?»

«¿Podemos… ir a un lugar más privado?»

«Claro que sí. Sígueme»

Siguiendo a Zack, fui más allá de los muros.

Dentro había pasillos de piedra con celdas a ambos lados, que contenían prisioneros aquí y allá.

«Los únicos que tienen cuartos privados somos nosotros, el campamento Doem y una pequeña parte de los de la realeza. La basura se acurruca en los pasillos o simplemente duerme afuera. Dicho esto, tenemos nuestro propio territorio en estos pasillos y fuera. Duermes allí sólo porque está vacío y… puede que no despiertes. «¿Lo entiendes?»

«… Por supuesto»

«Aquí dentro». Caminamos un poco hacia el pasillo y Zack abrió una puerta.

«Esta es mi morada. No está mal, ¿eh?» Zack dijo con una sonrisa después de cerrar la puerta.

Era del tamaño de una habitación normal. Más que suficiente para que una persona viva cómodamente. Había una cama limpia, unos cuantos juegos de ropa, libros, un juego de mesa, e incluso revistas pornográficas y un estante con bocadillos.

«Bueno, esto no es lo más parecido a lo que tienen los peces gordos. Dicen que nuestro jefe hizo un espectáculo de striptease en su casa». Zack lo dijo con una sonrisa obscena.

«Allá vamos, total privacidad. Ahora, oigámoslo»

«Bien, la información real… sí, no tengo nada»

«Huh-¿Qué?»

Con un solo paso, me puse a la altura de los brazos de Zack, le agarré el cuello y lo levanté. Sus pies ahora colgaban en el aire.

«Fuh, mal, di, to, pagaras, por…» Zack grito de dolor.

«No se puede trabajar el cuerpo sin comida. Quiero decir, puedo sobrevivir sin hacer nada durante un mes, pero me debilitaré un poco si lo hago. Así que realmente no quiero saltarme las comidas. Supongo que puedo ir a la ciudad a comer. Y, dormir afuera no es realmente un problema… oh, pero, no quiero dormir afuera bajo la lluvia, supongo» Hablé mientras apretaba poco a poco mi agarre.

«Pa-parraaa…»

«Sr. Zack, tiene dos opciones. Vivir o morir. Ahora elige sabiamente»


Traductor: Hamlet


 

Índice