To be a power in the Shadows -138 El hombre que arde de venganza

 

Cuando Yukime abrió los ojos, estaba sobre un caballo.

Cabalgando detrás de ella está Gettan, sujetándola.

El lugar donde la perforaron todavía le duele, pero la sangre ya se ha detenido.

Los beastmen tiene una fuerte fuerza vital, su herida no es tan mortal como para que le quite la vida de inmediato.

Sin embargo, el hecho de que esté gravemente herida no cambia. Será difícil para ella escapar.

[¿A dónde planeas llevarme…?]

Con una débil voz, Yukime preguntó. Lo que yacía delante es un campo de nieve hasta donde ella podia ver.

[La fuente de esas falsificaciones vino de la Lawless city. El oro también está ahí, ¿verdad?]

[… Ya veo, así que planeas que te lleve hasta el oro]

[Así es. Si me lo dices honestamente al menos te perdonaré la vida]

Yukime hizo una pequeña sonrisa.

[El oro huh… incluso si te llevo allí, no serías capaz de poner tus manos en el]

[…¿Qué dijiste?]

[Ese lugar tiene a John Smith protegiéndolo. No hay forma de que puedas ganarle]

[Ese tipo es tu cómplice huh… pero para mí que he adquirido este nuevo poder, nunca perderé. Nadie puede quitarme nada otra vez]

[¿Nuevo poder….? Gettan, de qué estás hablando]

[Quien quiera que no posea poder se le arrebatara. Ya debes saber esto, hay un culto que está al acecho en la parte oscura del mundo. Es una organización atroz que manipula, captura y experimenta con beastmen. Su objetivo fue la tribu Yoko y mi tribu Great Wolf, que tenían un gran poder]

[Nuestras tribus fueron sus objetivos…]

[Aah. Acepté el trato, a cambio de mi obediencia adquiriría un gran poder. Si tuviéramos poder no nos la quitarían. Es por eso que obtuve este poder, ¡pero….!]

Gettan puso una fuerza en sus brazos.

[Gettan… Si eso es cierto, ¿por qué la aldea fue destruida? ¿Por qué entraste en ese culto?]

[¡Cállate! ¡Se suponía que eso no iba a pasar! Si hiciéramos lo que Lord Mordred dijo, eso no… pero… no me detendré ahora. Nunca más entregaré cosas que son preciosas para mí, obtendré el poder que evitará que eso suceda. Si la asociación tiene éxito, puedo entrar en los Rondas. Si hago eso nadie podrá interferir más, por ese motivo, tengo que convertirme en el [Tercer] despertado] (NT: Rondas: el grupo antagonista de alto rango del primer arco)

[Tercer despertado…]

Así llamaban a los que podían utilizar al máximo el poder de la pildora, el poder necesario para entrar en los Rondas.

Gettan se levantó.

[Hey Yukime, dime. ¿Dónde está el oro?]

[…¿En serio piensas que te lo diré?]

[Si entro en los Rondas, no nos volverán a quitar nada otra vez. La tribu Yoko y la tribu Great Wolf también, tú y yo somos los únicos que quedamos. Hazlo junto a mi, Yukime]

[Gettan…]

[El hecho de que no me mataras en ese entonces significa que aún sientes algo por mí. Eras una mujer apasionada desde hace mucho tiempo. En ese entonces éramos novios, esta vez casémonos de verdad]

Gettan abrazó a Yukime por detrás.

Acercó su cara y puso sus labios en la mejilla de ella. Yukime cerró los ojos y miró hacia abajo.

Entonces…

[…No]

Ella lo rechazó.

[¿Qué has dicho?]

[El Gettan que conozco no era tan débil. Él no era un hombre que dependería de las pildoras, ni del oro y traicionaría al que le era preciado para entrar en una secta]

[…Cállate.]

[Gettan….por qué nunca nos dices que derrotemos al culto juntos]

[—¡¡¡TE DIJE QUE TE CALLARAS!!!]

Gettan rugió.

Tiró a Yukime del caballo, se subió a ella y le apretó el cuello.

[¿Qué es lo que sabes? Ni siquiera has conocido a Lord Mordred, ¿cómo podrías entender mi desesperación? A ese hombre…. ¡todos ceden delante de ese hombre! ¡No fui sólo yo, no fui sólo yo!]

Era como un niño que pedía perdón desesperadamente.

[Get…tan…]

El brazo que la estrangulaba se tenso.
.
En su desvanecida conciencia, lágrimas cayeron de sus ojos.

[Ayuda….John…han…]

Luego soplo el viento y causo que la nieve baile.

De la noche que fue teñida de blanco puro, apareció un solo hombre.

Las nieve baila a su alrededor y los cables de acero cortan el cielo.

[—- Así que fuiste tú quien me quitó lo importante]

El hombre con un traje negro que esconde su cara detrás de una máscara. El hombre que dio un paso hacia ellos era… John Smith.

Un hombre que ardía de venganza.


Traductor: Hamlet


 

Índice