Cheat Pharmacist’s Slow Life Capitulo 11

No es acero, es Medicina.

 

Las ventas han sido buenas, el tiempo dedicado al desarrollo de medicamentos también ha aumentado considerablemente, por lo que la oferta de la tienda ha llegado a ser bastante importante.

Mi tiempo libre también ha aumentado, por lo que los días que he pasado espaciándome mientras me ocupaba de la tienda también han aumentado.

 

Y entonces un día.

 

Un viejo mayordomo vino a la tienda.

 

«Bienvenido.»

«Envenido.»

 

Noela me siguió.

 

El viejo mayordomo se quitó el sombrero y se inclinó.

 

«¿Sería Reiji-sama tu honorable yo?»

«Sí, ese soy yo, ¿pero…?»

 

Me pregunto qué necesita.

Los clientes de mi tienda son los más comunes, así que aunque es un poco descortés decirlo, no hay mucha gente vestida tan elegantemente.

 

«Soy Rein, un mayordomo al servicio de Casty Fein Doran Vargas-sama.»

 

¿Castella Don? Eh, ¿qué dijo?

 

«En esta ocasión, la Madame, jefa de la Casa Vargas – Flam-sama, les invita a la mansión.»

«Haa….n? ¿Mansión? Disculpa, ¿quién podría ser ese Castella-san…?»

 

«El Señor, Kasty Fein Doran Vargas-sama es el señor feudal que gobierna este Karta y otras dos o tres ciudades. Por no mencionar que es un conde».

 

Entonces, ¿es un Noble-sama?

Me pregunto por qué me están llamando.

Y es la esposa.

 

«Es el deseo de Flam-sama hablar con usted directamente sobre su negocio. Me gustaría que me acompañaras a la mansión rápidamente, pero…»

 

¿No es un evento forzado?

Bueno, soy libre, ¿por qué no?

 

«Así son las cosas, así que te dejo la tienda a ti, Noela, ¿de acuerdo? Si hay algo mal, díselo a Mina, ya que creo que es capaz de hacer algo al respecto».

«Lo tengo. Vete.»

«Ou.»

 

Al acariciar la cabeza de Noela, reabastecí mi suministro de esponjoso.

 

Subí a un carruaje junto con el viejo mayordomo Rein-san y me dirigí a la mansión.

 

Clatter clatter; llegamos a la mansión después de haber sido sacudidos en el carruaje durante unos cinco minutos.

 

Cuando entré, Rein-san me guió y caminé por un pasillo con un alfombrado tendido.

 

Rein-san llamó a una puerta particularmente magnífica.

 

«Señora, he traído a Reiji-sama.»

«Entra».

 

La puerta se abrió y entré en la habitación.

 

«¿Es usted el genio alquimista del que se rumorea? Siéntate ahí».

«No lo soy, pero creo que probablemente se refiere a mí.»

 

Me senté en la silla que ella señaló.

 

Madame Flam lleva ropa de aspecto noble y caro.

Y solamente por la forma en que habla, es una tía un poco arrogante.

 

Lleva un abanico que también parece caro con piel pegada a él, golpeándolo ligeramente en la palma de su mano.

No habría ninguna rareza si terminara sus frases con «-zamasu». (estereotipo de artistas arrogantes)

 

«¿Qué clase de negocios tienes conmigo? Rein-san dijo que querías que la recibiera directamente.»

«Entonces seré franca. – Deseo que compongas una medicina secreta para hacerme joven de nuevo.»

 

Medicina para restaurar la juventud….

 

Por el momento, pensé en los ingredientes. Pero no creo que pueda reunirlo todo pronto.

Pero el terror de Drug Discovery Skill se muestra de nuevo, ya que puedo hacerlo una vez que reúna todo.

 

«¿Cuánto tiempo tengo para el desarrollo…?»

«Cinco días – no, la cena es después de cinco días, así que tendrías hasta el mediodía después de cinco días, supongo.»

 

Hohouh, de alguna manera pude leer sus intenciones subyacentes.

¿Quiere que los otros nobles la halaguen cuando vean su aspecto juvenil en la cena?

 

«Es imposible en cinco días. Hay cosas que puedes y no puedes hacer cuando te lo dicen en tan poco tiempo».

 

Cuando lo dije claramente, sus hombros se desplomaron un poco, desanimados.

 

«Entonces, una vez más, los Señores y Señoras estarán chismorreando sobre mí, diciendo, ‘qué cara más vieja, qué cara más vieja,’ ….»

 

Lo. Los nobles son maliciosos.

 

«¡Eso no es verdad! Flam-sama, ¿no sois jóven y guapa?»

 

Es algo que aprendí de mi vida como esclavo corporativo. Alabemos a las damas.

Es una regla absoluta.

 

Swish; la señora usó su abanico para cubrirse la boca, diciendo: «Me pregunto», y aparentemente no le desagrada del todo.

 

«Pero no es bueno. …incluso si tú lo crees, no parecen estar de acuerdo».

 

Por supuesto.

Esta señora es un poco lamentable.

 

Calumniarla por su cara, es prácticamente intimidación.

No puede hacer nada al respecto.

 

Quiero darle algo de fuerza, pero no puedo hacer una medicina de restauración para la juventud en cinco días, después de todo….

 

«¿Hm? Entonces, ¿qué se debe hacer con una cara envejecida…?»

 

«Sólo que tiene una cara de anciano…»

 

Ella enloqueció de inmediato. Su reacción es rápida, na….

 

«Aah, lo siento, no quise decir eso…»

«Señor Alquimista, ¿hay algo que pueda hacer? Tengo más que suficiente dinero.»

 

«Mientras sea una cantidad razonable, la tomaré cuando el producto esté terminado.»

 

Si usted puede rejuvenecer la piel entonces probablemente parecerá joven.

Es una idea simplista, pero puede que no esté tan lejos de la realidad.

 

Su piel es tal que hasta un hombre como yo puede darse cuenta al verla.

 

Si puedo decirlo, eso significa que las nobles damas con alta conciencia tendrán un ojo aún más perspicaz.

 

«Entiendo, manejaré esto con cuidado. …restaurar tu juventud es imposible, pero intentaré hacer un producto que haga que la señora parezca joven.»

 

«Ooh. ¡Oooh….! Ya veo, ya veo. ¡Lucharás contra la vejez…!»

«Pero no es algo tan exagerado».

 

«El genio alquimista que va en contra de la regla de los dioses…»

«Gracias por el chuuni.»

(estudiante de secundaria delirante)

 

Madame Flam parece estar profundamente conmovida, así que, con los ojos llorosos, trató de Motivarme contándome las diez mejores de las calumnias más dolorosas que tuvo.

 

No voy a estar motivado… así. Aunque quisiera serlo, no lo sería…

 

«Entonces voy a tratar de desarrollar la medicina, así que volveré a la tienda.»

 

Parece que seguirá hablando para siempre, así que dejé la mansión como si estuviera huyendo.

Al ser enviado con el carruaje hasta mi tienda, tomé varios de los ingredientes que había organizado correctamente e inmediatamente me encerré en la sala de medicina.

 

Leche de cabra, una fruta que se parece a una pera, y luego los pétalos de una flor que se utiliza para otras medicinas y cosas por el estilo -.

 

[Perfect Gel: hidratante de la piel, contiene ingredientes blanqueadores de la piel, defiende contra la pérdida de humedad, y hace que la piel sea suave y flexible.]

 

«- ¡Lo hice!»

 

En lugar de un líquido, resultó ser más como una crema.

 

Me enteré de la ubicación de la mansión del Señor por Mina, salí de la tienda y me llevé la cosmética terminada.

 

Caminando por el camino que me enseñaron, llegué a la mansión extremadamente grande y les dije a los porteros mi negocio.

El viejo mayordomo de antes salió y me guió de nuevo a la habitación de la señora.

 

«¿Cómo van las cosas, Sir Alchemist? ¿Necesitas preguntar algo?»

«No. Está hecho, así que vine a entregarlo.»

 

«Haa…? … ¿Qué quieres decir con que está hecho?»

 

Parece que no tiene ni idea, así que le di el cosmético recién hecho, Perfect Gel.

 

«Por favor, unta esto en tu cara cuando salgas del baño. Todos los días».

«¿¡Es, este tipo de cosas en mi cara…!? ¿¡Y además, todos los días!? …. Señor Alquimista, supongo que no tiene ninguna intención de engañarme, ¿no?»

 

Madame Flam me miró con desconfianza.

 

«Entonces, intenta usarlo si crees que te estoy engañando. Si no hay efecto, no aceptaré dinero».

 

Madame Flam abrió la tapa de la botella y olfateó su aroma.

Sus cejas temblaron.

 

«Es un olor agradable…»

«Porque las flores y las frutas son algunos de los ingredientes.»

«Sin embargo, para untarlo es…»

 

Para probarlo, unté un poco de crema en el dorso de la mano de la señora.

Afortunadamente, pareció adaptarse bien a la piel de la señora, y la aspereza de su piel desapareció.

 

Sin embargo, sigue dudando, y parece que la señora está colgada hasta el punto de que tiene que ser untada en la cara.

 

«No soy yo la que tiene que sentirse frustrada o triste en la cena. Es Madame, ¿verdad? … Si dices que no lo usarás, entonces se acabó el asunto».

 

«Muu. … Si vas a decir eso, lo probaré. Estoy harta y cansada de que me conviertan en el blanco del ridículo».

 

«¡Mostrémosle a esos tipos que quieren hacer el ridículo a la señora!»

 

A mis palabras, la señora puso una cara seria y asintió profundamente con la cabeza.

 

Y así comenzó la semana de anti envejecimiento de la señora.

 

Dicho esto, sólo me enteré de la situación por el informe del antiguo mayordomo Rein-san cuando vino a la tienda.

 

Parece que está siguiendo el método que le enseñé al pie de la letra, untándolo todas las noches.

 

En el quinto día.

Me preguntaba si Rein-san vendría, un carruaje se detuvo frente a la tienda y la señora descendió.

 

Ah- Puede que sea un poco diferente.

En lugar de cómo luce su cara, es cómo luce su piel.

 

Aunque parecía una tía, con su aspecto actual, podría llamarla Onee-san.

Y también, su expresión es brillante y hermosa

 

«¿Cómo está, Sir Alchemist?»

«¿No es genial? Has trabajado duro.»

 

«¿Cómo puedo agradecértelo?»

«Es demasiado pronto para decir eso. Vas a salir después de esto, ¿verdad? Puedes darme las gracias después de que hayas triunfado sobre ellos.»

 

La señora detuvo al mayordomo que estaba sacando la billetera y se subió al carruaje una vez más, dirigiéndose a donde sea que esté el salón de banquetes.

 

Mis cosméticos tuvieron algún efecto, y parece que le han dado algo de confianza, ¿no es así?

Si lo pienso de esa manera, era la respuesta correcta para hacerlo.

 

Y luego, varios días después, el pago de la medicina y una gran cantidad de dulces de alta calidad vino de la señora.

También se adjuntó una nota de agradecimiento.

 

Cuando lo leí, Madame Flam había escrito que había obtenido una gran victoria.

 

Ella había escrito «gracias» una y otra vez.

 

«Haa~. Reiji-san Reiji-san. ¿No son estos muy caros, dulces, dulces horneados? ¿¡Cómo has podido conseguir esto!?»

 

Mina y Noela miraron excitadas las cajas de dulces apiladas como una montaña.

 

«Ayudé un poco a una dama noble, así que estos son sus regalos de agradecimiento, supongo.»

 

Noela abrió violentamente las cajas y se sentó, comenzando a comer con éxtasis.

Con una cara de felicidad como si fuera a derretirse, murmuró,

 

«Sabor sabroso…»

 

Su cola moviéndose hacia la izquierda y hacia la derecha golpeó ruidosamente el suelo.

 

Yo también tomaré uno.

Según los gustos de los japoneses modernos, no es que no me parezca demasiado dulce, pero sí sabroso.

 

«Noela-san, si comes demasiado, no podrás cenar, ¿sabes?»

 

Mina también comió los dulces casi de la misma manera que Noela.

 

«Mina, sé que es delicioso, pero… engordarás, ¿sabes?»

 

«“-! … ¿Por qué? ¿Por qué dirías tal cosa? ¡Reiji-san es un Tonto, tonto! No podré comer felizmente, ¿verdad?»

 

Incluso mientras lo decía, se estaba rellenando las mejillas, así que para alguien que tiene un estómago separado para los dulces, parece que la cadena de su razonamiento se ha roto.

 

La señora está muy satisfecha, y Noela y Mina, a quienes se les han dado dulces, también están muy satisfechas.

Fue un día en el que también me sentí muy satisfecho, rodeado de la satisfacción de todos.

NT: jaja no tengo palabras…

Índice