Goblin Kingdom Capítulo 170: El Caballero Sagrado, Gowen Ranid

Goblin Kingdom

Capítulo 170

El Caballero Sagrado, Gowen Ranid

 

Las chispas parpadeaban cuando la espada de Gowen se topó con la de Gi Go.

 

«¡KU!»

 

«¿¡NU!?»

 

Ambas espadas se desviaron la una de la otra, y como si ambas hubiesen estado esperando este resultado, inmediatamente retiraron sus espadas y atacaron una vez más.

 

Los dos guerreros lucharon ferozmente mientras ponían en juego su orgullo en este duelo. Su batalla era tan feroz que no dejaron espacio para que otros interfirieran mientras sus armas chocaban repetidamente.

 

Cuando parecía que estaban a punto de cerrar las espadas, Gowen saltó hacia atrás, haciendo que ese cuidadoso equilibrio de poder se rompiese en un instante.

 

Pero incluso cuando lo hizo, Gi Go no apartó la mirada. Eso le salvó la vida.

 

Porque cuando Gowen saltó hacia atrás, envió una patada hacia él, y en ese momento cuando él y Gi Go estaban en el aire, el brazo de Gowen destelló con una precisión como la de un maestro artesano.

 

Gowen había enviado un ataque al cuello de Gi Go.

 

Para esquivar eso, Gi Go utilizó el impacto de la patada anterior de Gowen.

 

Normalmente, uno resistiría cuando es golpeado. Eso era aún más cierto cuando el enemigo de uno no era otro que el viejo veterano, Gowen Ranid. Esta era una batalla en la que apartar los ojos por un instante significaba la muerte, sin embargo, Gi Go fue capaz de tomar esa decisión crucial de saltar hacia atrás con la patada de Gowen.

 

Como resultado, Gi Go no sufrió mucho daño.

 

Tan pronto como Gi Go aterrizó, movilizó todos sus músculos de clase duque y se acercó a Gowen una vez más.

 

Gowen había enviado con fuerza una patada y golpeado con su espada a pesar de su incómoda posición. Ese movimiento casi inhumano tuvo un costo, y no dejó a Gowen con otra opción que la de defenderse. Se notaba una ligera arruga en su rostro.

 

Cuando Gowen se acercó, Gi Go liberó la espada curva que tenía a su lado.

 

Gowen rompió su postura para girar la parte superior de su cuerpo hacia Gi Go, mientras que Gi Go intentó partir el cuerpo de Gowen por la mitad.

 

Al instante siguiente, Gowen usó su pierna derecha como eje y giró.

 

«¿¡NU!?»

 

Aunque sorprendido, Gi Go creyó que se trataba de un error fatal por parte de Gowen, por lo que siguió cortando con su espada curvada.

 

El sonido del choque de hierro resonó una vez más mientras las chispas parpadeaban.

 

Una mirada más de cerca mostraría que Gowen había logrado detener el ataque de Gi Go girando su cuerpo y dejando que la mayor parte de la fuerza detrás del ataque de Gi Go se deslizara fuera de su hoja, cambiando efectivamente el curso de la espada de Gi Go.

 

Con ese intercambio, Gowen había demostrado que ambos poseían un coraje que le permitía enfrentarse a los peligros de exponer la espalda durante un duelo y las habilidades para hacerlo funcionar.

 

Si se tratara de una cuestión de esgrima pura, ese super parry ahora mismo probablemente situaría a Gowen en el top 1 o 2 del Reino de Germion.

 

“!”

 

Gi Go recuperó su espada cuando fue desviada, y luego empezó a empujar de nuevo.

 

Si uno analizara con calma la batalla, vería que Gi Go estaba ganando claramente en términos de resistencia.

 

La razón por la que Gowen ejecutó ese parry fue para conservar sus fuerzas y evitar ser herido.

 

Todo lo que Gi Go necesitaba hacer ahora era atacar.

 

Pero incluso si quisiera, la Habilidad de Barrera Marcial de Gowen no era algo que se caería tan fácilmente.

 

Un paso en falso, y Gi Go se encontraría rápidamente muerto.

 

Esa posibilidad colgaba ante sus ojos como si no le dejara olvidarlo.

 

Desde el principio, este duelo se había desarrollado como un hombre que caminaba sobre una cuerda suspendida entre dos valles, pero a pesar de ello, Gi Go no se acobardó y se adelantó valientemente.

 

«¡GURUuoGOOO!»

 

Mientras Gi Go gritaba un poderoso grito de guerra, su cuerpo destelló.

 

Gi Go cerró instantáneamente la distancia entre él y Gowen mientras se dirigía hacia el cuerpo de Gowen.

 

Esa espada suya llegó empujando con un poder suficiente para penetrar a través de la armadura de Gowen, pero la espada de Gowen vino balanceándose desde abajo, dando lugar a chispas una vez más.

 

Sin embargo, Gi Go ya se había esperado esta situación. Larga y corta distancia existían incluso en un duelo entre espadas.

 

Cuanto más hábil fuera uno, mayor sería su comprensión con respecto a la profundidad del alcance de las armas.

 

Esta peligrosa batalla hizo que Gi Go lo entendiera.

 

Comprendió que no podía ganar una batalla de largo alcance con este hombre. Incluso con la protección del dios de la espada, incluso con sus elevadas facultades físicas con las que un humano no podría compararse, incluso con su inagotable fervor por la espada, no sería capaz de ganar contra la espada de este hombre.

 

Con sentimientos incomprensibles que pesaban sobre su corazón – quizás celos o envidia – Gi Go se enfrentó al peligro y forzó a Gowen a una batalla de combate cercano.

 

Mientras Gi Go cargaba con todo su cuerpo, Gowen pasó de largo y golpeó con su espada.

 

Gowen había usado su excepcional concentración y perspicacia para ver a través de la jugada de Gi Go. Se encontró con el empujón de Gi Go con un contraataque y le pegó a Gi Go en la nuca.

 

«¡GU!»

 

Gi Go recuperó su espada en el último momento y giró su espada hacia Gowen.

 

Las dos espadas volvieron a chocar, y los dos espadachines se distanciaron el uno del otro.

 

Gowen recuperó el aliento.

 

«Él es realmente fuerte» Murmuró Gi Go, y luego, débilmente, frunció el ceño. Sintió una delgada línea de calor a través de sus mejillas. Se dio cuenta de que le habían cortado.

 

Como alguien que ha recibido la protección del Dios de la Espada, Gi Go era sin duda un maestro de la espada entre los goblins.

 

La resistencia que tenía como duque estaba más allá de la de cualquier humano, y con ello tenía una fuerza que le permitía aplastar fácilmente la cabeza de cualquier humano. También podía saltar como ningún humano podría soñar.

 

El hecho de que Gowen pudiera luchar al nivel de Gi Go o por encima de él se debió nada menos que a la espada que había pulido todos estos años.

 

Gowen no tenía la protección divina del Dios de la Espada ni de los otros dioses.

 

Este era un reino al que llegó sólo con sus esfuerzos.

 

Este fue el resultado de un hombre que pulió la fuerza de un humano normal hasta sus límites.

 

Este era el caballero conocido como Gowen Ranid.

 

◇◆◆

 

Su aliento era débil.

 

Ya había intercambiado más de 30 golpes decisivos con el enemigo ante él, todos y cada uno de los cuales sólo eran posibles gracias a su entrenamiento.

 

Gowen comprobó el estado de su cuerpo.

 

Ya había superado la cima del cuerpo humano. En sus 20 o 30 años, podría moverse sin quedarse sin aliento, pero eso ya no era cierto a su edad actual.

 

Como la bisagra de una puerta que no había sido mantenida durante muchas lunas, sus articulaciones lloraban mientras los años consumían sus fuerzas.

 

Para empeorar las cosas, la herida de ese Rey Goblin lo debilitó aún más.

 

Aunque envuelto en vendas, su vida estaba fluyendo sin duda alguna.

 

Su única gracia salvadora era que no podía sentir el dolor debido a su extrema concentración. El propio Gowen creía eso, aunque lo hizo con burla.

 

Sea como fuere, Gowen no se atrevería a jactarse de que podía vencer fácilmente al goblin que tenía ante él, incluso con su cuerpo juvenil.

 

Ya había concluido anteriormente que simplemente tener más resistencia no le permitiría vencer a este espadachín.

 

Los humanos envejecemos con el tiempo.

 

No se puede ir contra ello. Era tanto la bendición de Jurana, el dios del tiempo, como una odiosa maldición.

 

Con la edad, venía la debilidad, la pérdida y, sin embargo, más gente a la que proteger.

 

Había pulido a la perfección su mezquina habilidad con la espada, quitando todo el movimiento innecesario. A pesar de que sólo tenía una técnica para acercarse a sus oponentes, a pesar de que la agudeza de su técnica con la espada era… ¡No! Era más que eso. La forma en que respiraba, la forma en que caminaba, todo era algo que Gowen había entrenado cuidadosamente a lo largo de los años.

 

Su posición como señor feudal, su feudo, su fama.

 

Todo eso se estaba desmoronando en este mismo momento.

 

Y como era de esperar, ante la muerte, de la que Gowen no podía escapar, el caballero sagrado volvió a ser un mero caballero.

 

Gowen lentamente levantó su espada que había estado sosteniendo en una postura baja todo este tiempo, y la empuñó en la postura media.

 

Él ya no era el señor feudal, el que sobresalía en la defensa. En ese momento, era el experto artista marcial, Gowen Ranid, y por primera vez, iba a luchar ofensivamente.

 

Sus fuerzas disminuyeron, miró débilmente a la persona que estaba de pie ante él. Un gran goblin con una espada curvada a su lado.

 

Normalmente, no sería capaz de ver una abertura en este goblin. Pero sólo un poco, una abertura del tamaño de una aguja se podía ver por esa presión intimidatoria que venía del goblin.

 

De repente, una estocada.

 

La pierna derecha de Gowen salió como si quisiera hacer un agujero en el aire. Apenas había resistencia en el poder que provenía de sus piernas. Pasó suavemente de sus rodillas a sus caderas, luego a su espalda, y finalmente, a sus brazos, mientras la fuerza de todo su cuerpo fluía hacia su estocada.

 

En ese momento, Gowen pareció desaparecer de la vista de Gi Go.

 

Casi no había movimientos previos cuando Gowen se movió. Era tan preciso y tan natural…

 

Por supuesto, el impulso resultante fue aún más aterrador.

 

Todos los indicios del dolor que torturaba al viejo caballero desaparecieron de su cara cuando hizo ese ataque y atrapó la vida de Gi Go.

 

Pero aún había un hilo conectado a la vida de Gi Go, un hilo nacido del goblin que miraba a los ojos del viejo caballero.

 

La cara de Gowen no tenía emoción cuando hizo ese ataque, pero en sus ojos ardía la voluntad de luchar.

 

Tan pronto como Gi Go vio esas llamas, el dios de la espada dentro de él gritó alarmado. Y sin siquiera el momento de pensar en lo mal hecho que sería ese movimiento, Gi Go intencionalmente se dejó caer para esquivar. Inmediatamente después, una racha de calor le atravesó la nuca.

 

Gi Go blandió su espada curva antes de siquiera poder sentir el dolor.

 

Desafortunadamente, sin embargo, Gowen aún no había terminado. De hecho, parecía como si estuviera recién comenzando, ya que recuperó su espada y rápidamente golpeó la espada de Gi Go, y luego volvió a empujar hacia el centro del cuerpo de Gi Go.

 

Gi Go saltó hacia atrás, pero las estocadas de Gowen no se detuvieron.

 

Cuando un ataque terminaba, Gowen se acercaba a él. Siempre que Gi Go estaba en el aire, Gowen daba un paso.

 

La aterradora percepción de Gowen le permitió comprender perfectamente hacia dónde se dirigía Gi Go. Era tan preciso que casi parecía premonitorio.

 

Gi Go rechazó la estocada de Gowen, pero Gowen simplemente la regresó por el mismo camino.

 

La sangre brotó cuando cortó el brazo de Gi Go.

 

◇◆◆

 

Rashka y Gi Zu Ruo gimieron desde un rincón de la habitación mientras veían a Gi Go Amatsuki luchar contra Gowen.

 

Gi Zu se quejaba porque Gi Go estaba teniendo dificultades, mientras que Rashka se quejaba porque no podía luchar.

 

«¡Maldita sea, quería pelear!»

 

Rashka no se molestó en ocultar su disgusto.

 

«… ¿Es realmente humano?» Dijo Gi Zu inadvertidamente al ver lo diferente que era Gowen de los humanos a los que se han enfrentado hasta ahora.

 

Todo el poder de Gowen que finalmente se ha desatado ante la muerte era una amenaza demasiado grande para los goblins.

 

«Lord Gi Go podría odiarnos por esto, pero creo que deberíamos interferir…»

 

Cuando Rashka oyó a Gi Zu decir algo tan cobarde, se mofó.

 

«Suenas como esos débiles humanos» Dijo.

 

«¿¡Qué!?» Se encendió Gi Zu.

 

«Inténtalo y Gi Go te cortará la cabeza en el momento en que entres en la contienda.»

 

Gi Zu estaba descontento con el comentario de Rashka, pero sin palabras para refutarlo, sólo podía mirar en silencio el duelo.

 

El cuerpo de Gi Go ya estaba teñido con el color de su propia sangre, pero sus duros movimientos llegaron con un calor que parecía evaporar la sangre de su piel.

 

Si Gi Zu conociera la palabra «heroico», seguramente describiría esta visión como tal.

 

Gi Go ya se había enfrentado a varios peligros en este duelo, pero a pesar de ello, siguió sonriendo. Esa era la sonrisa de uno completamente fascinado por la espada, una sonrisa nacida de un fervor que estaba más cerca de la locura que del interés.

 

Gi Go era un goblin cuyo único objetivo era alcanzar mayores alturas en el camino de la espada, mientras que Gowen era un humano que practicó su espada un estúpido número de veces. Los dos se pelearon como si no pudieran esperar a ser los primeros en morir.

 

Dos guerreros, dos razas diferentes, pero persiguieron una cosa… ¡La culminación de la espada, el ápice! Un reino que nadie ha visto ni tocado.

 

Gowen siguió leyendo con su percepción inhumana para maximizar su ventaja, mientras que Gi Go, entendiendo que los goblins no morirían por un pequeño rasguño, se preparó y se adelantó.

 

El enemigo puede cortar su carne, pero a cambio, cortaría su hueso. Gi Go cruzó espadas con Gowen con esa determinación.

 

«¿Todavía no han terminado?»

 

Mientras los dos espadachines luchaban, Gi Za Zakuend entró en el cuarto. Él era la persona encargada de guiar a los druidas a perseguir a los humanos.

 

«No puedo creer que puedas decir algo así después de ver lo intenso que es su duelo» Dijo Rashka con una mueca de desprecio, pero Gi Za no se vio afectado en lo más mínimo.

 

Gi Za respondió con un rostro sin emociones. «¿Por qué no lo estás ayudando a matarlo? Podríamos evitar bajas innecesarias si pudiéramos colgar su cabeza en las puertas. Permítame recordarle que nuestras fuerzas no son tan laxas.»

 

«… Interferir sólo expondría a Lord Gi Go a riesgos innecesarios» Dijo Gi Zu mientras controlaba sus emociones.

 

Gi Za se mofó. «Entonces déjame hacer pedazos a ese hombre con mi viento.»

 

Gi Za sacó su bastón, pero tan pronto como lo hizo, Gi Go sintió lo que estaba a punto de hacer, y aulló con una furia como la de un fuego encarnizado.

 

«¡Este duelo es mío! ¡Intenta interponerte en mi camino! ¡Te voy a cortar en pedazos! ¡Déjame a este hombre a mí, definitivamente ganaré!»

 

«Pero eso llevará demasiado tiempo. Puede que ya hayamos ocupado los terrenos que rodean el castillo, pero todavía hay gente que se resiste. Si pudiéramos coger la cabeza de ese hombre y colgarla, podríamos quitarle la poca moral que le queda al enemigo.» Gi Za hablaba con frialdad y sin emociones.

 

En contraste, las manos de Gi Go temblaban de rabia mientras empuñaba su espada curva. «… No te metas en mi camino.»

 

Gi Go sacudió su espada curva y se distanció de Gowen.

 

El mismo aire se desgarró cuando Gi Go blandió su espada. A partir de ahí, estaba claro que Gi Go se había resuelto a sí mismo.

 

Ahora, despertado de la intoxicación de la espada, Gi Go dio un paso al frente para concluir el duelo de una vez por todas.

 

◇◆◆

 

De repente, el enemigo que tenía delante parecía más grande que antes. Viendo eso, Gowen entrecerró los ojos.

 

«Planeando terminarlo, ya veo.»

 

Gowen se mantuvo cauteloso con su brazo de hierro al frente.

 

«¡Yuan!»

 

«¡S-Sí!»

 

Gowen habló con Yuan sin volverse hacia él. Este joven soldado había intentado asegurar una ruta con la esperanza de ayudarlo a escapar.

 

«¡Lidera a los soldados, protege al pueblo! ¡Así somos los caballeros!»

 

«¿¡L-Lord Gowen!?»

 

«¡Vete!»

 

Gi Go y Gowen se movieron al mismo tiempo. Al ver el gran cuerpo de Gi Go mientras empuñaba su espada curva a su lado, Gowen decidió sacrificar un brazo.

 

La sangre que ha perdido a lo largo de este duelo ya estaba cerca de niveles fatales. Si hubiera uno de esos raros sanadores alrededor, las cosas podrían ir de otra manera, pero con la capital occidental ya en su último suspiro, esas cosas tan convenientes sólo podrían ser soñadas.

 

Debido a eso, Gowen no podía huir de la muerte.

 

¿Qué debe hacer entonces? Se preguntó a sí mismo.

 

Eso era obvio. Un goblin derrotado era un goblin menos. Sus predecesores lucharon con la misma mentalidad, y fue por eso que la humanidad pudo abrir un camino para los que quedaron atrás.

 

De esta manera, Gowen se resolvió a sí mismo. Cortaría a este goblin, luego cortaría a otro… Y luego, moriría.

 

Gowen comprendió después de luchar contra este goblin todo este tiempo que él poseía un poder y una espada diferentes a los demás.

 

Una espada normal no podría cortar los gruesos músculos de un goblin. Mucho menos cuando era un goblin como este el que poseía una espada superior a la de sus compañeros.

 

Por eso Gowen decidió recibir la espada de su enemigo con su brazo de hierro, y luego, a quemarropa, soltaría un movimiento mortal que no podría ser esquivado.

 

Sabiendo que el goblin estaba a punto de poner fin a la batalla, Gowen intentó ponerle fin también… en su victoria.

 

Su choque duró sólo un instante.

 

Gi Go movió su espada desde abajo.

 

En el momento en que le quitaron el brazo derecho, Gowen supo que había ganado, pero…

 

Algo inesperado sucedió.

 

El paso de Gi Go era más profundo de lo que esperaba, y cuando Gi Go cortó desde abajo, llevó consigo algunos fragmentos del suelo. Esa pequeña desviación rompió la postura de Gowen.

 

«¡GURUuuGOOOAAAAA!»

 

Si el último movimiento de Gowen era una estocada mortal, entonces el último movimiento de Gi Go era un golpe mortal.

 

Gi Go tomó el brazo de hierro de Gowen mientras levantaba fragmentos de piedra dentro de una nube de polvo.

 

«¡NUu, UuoOOOAAAA!»

 

En ese momento, Gowen, que normalmente se encontraba en calma, soltó de repente un apasionado grito de guerra.

 

Intentó fijar su postura forzosamente y soltar esa estocada mortal suya. Aunque Gi Go intentara esconderse detrás de una cortina de humo, no había forma de que Gowen fallara con su incomparable precisión.

 

Su objetivo era la garganta de Gi Go.

 

La espada curva de Gi Go se movía hacia arriba a una velocidad demasiado rápida para seguir, pero fue en ese momento cuando Gi Go dio un paso más y sacó su mano izquierda.

 

Gowen había visto por sí mismo el momento en que Gi Go le cortó el brazo derecho, así que pensó que había ganado, pero cuando su estocada finalmente aterrizó, aterrizó en el brazo izquierdo de Gi Go. En ese punto, su último ataque no pudo alcanzar la vida de Gi Go.

 

En el momento en que pensó que había fracasado, una luz plateada apareció en sus ojos.

 

El silencio lo saludó.

 

Cuando un sonido resonó, Gowen supo que había caído de rodillas.

 

Ante él estaba su detestable enemigo, un espadachín con una habilidad comparable a la suya, el fuerte guerrero que lo venció.

 

Gowen esperaba que la gente que le siguiera pudiera superar este momento.

 

«Adiós, orgulloso y fuerte hijo del hombre.»

 

La espada curva de Gi Go destelló con una luz plateada.

 

Fue en ese momento cuando el señor feudal occidental, uno de los siete caballeros sagrados del Reino de Germion, la vida de Gowen Ranid, llegó a su fin.

 

◇◇◇◇◆◆◆◆

 

El nivel de Gi Go ha subido.

 

97 => 43

 

La clase ha cambiado debido a la influencia del dios de la espada.

 

Duque => Barón.

 

Estado
Nombre Gi Go Amatsuki
Raza Goblin
Nivel 43
Clase Barón; Rey De La Espada
Habilidades <<Maestría De La Espada S->>  <<Relámpago Púrpura>>

<<Decapitación De Hierro>>  <<Demonio De La Espada>>  <<Perspicacia>>  <<Sentido>>  <<Discernir>>  <<La Prueba De Un Maestro Espadachín>>  <<Naturaleza Silenciosa>>  <<Veterano>>  <<Asesino De Hombres>>

Protección Divina Dios De La Espada
Atributos Ninguno
Estado Anormal Bendición Del Dios De La Espada

 

Maestría De La espada A+ => Maestría De La espada S-

— Un reino que sólo los elegidos pueden alcanzar. La espada de uno ya no será dañada.

 

Demonio De La Espada

Cuando te enfrentas a un enemigo usando una espada, las habilidades de batalla se elevan. La fuerza, el éter y la agilidad aumentan.

 

Asesino De Hombres

— La presión hacia los humanos aumenta. La defensa enemiga se reducirá.

 

———————————————————————————————————-

Y con esto se decide la captura de la capital occidental.

Te veo en el infierno Gowen.

Traductor: Krailus

Índice